Y la lluvia caerá…

"La propuesta del ejecutivo no es descabellada. En varios planes de gobierno que presentaron los partidos políticos para las elecciones generales del 2021, se proponía, por ejemplo, la creación del Ministerio de Obras Públicas, con similares características a la idea de la ANI."

Y la lluvia caerá…

Era el verano de 1970. Mis padres decidieron alquilar una casita en Punta Negra para enero de ese año así que, felices, partimos a veranear en ese balneario de playas amplias y peligroso mar.

La casita era simple, chiquita, 2 o 3 cuartos, un pequeño solar y a un par de cuadras de la playa. Mi hermano menor y yo compartíamos un camarote cuando, la tarde del 15 de enero, empezó una lluvia torrencial que en un principio nos alegró, porque claro, nunca llueve en Lima.

Al llegar la noche, fuimos a nuestro cuarto a dormir y ocupamos nuestros lugares en el camarote compartido. De pronto, la lluvia comenzó a traspasar el techo de la casita, cayéndome las gotas en la cara ya que yo ocupaba la litera superior. No caía agua de manera abundante, pero sí con la intensidad necesaria como para coger baldes y trapeadores para que no se inunde el predio.

Esta lluvia limeña fue la primera de mi entonces corta vida, pero mis padres me contaron que era así, que cada cierto tiempo, 5, 6 u 8 años, lluvias altas de la sierra llegaban a cruzar los andes causando desbordes de ríos, huaicos e inundaciones que paralizaban la ciudad, causando también destrozos materiales y pérdidas de vidas.

A lo largo del tiempo, el fenómeno se repetiría. Algunos años que saltan a la memoria son 1983, con trágicos destrozos en el norte del país, 2017 con la anunciada “ Autoridad de Reconstrucción Con Cambios” (ARCC) de PPK y ahora, en este 2023, con una amplitud inusitada desde Tumbes hasta Lima, con lluvias que vienen tanto de la sierra como del ciclón Yaku.

Ya la Presidente Dina Boluarte anunció la propuesta de crear una nueva institución que nos salve de la falta de planificación, desidia permanente y corrupción intravenosa, llamada “Autoridad Nacional de Infraestructura” (ANI), que no solamente absorbería a la fallida “Autoridad de Reconstrucción Con Cambios” sino también, las unidades de los ministerios que desarrollan proyectos de infraestructura.

La propuesta del ejecutivo no es descabellada. En varios planes de gobierno que presentaron los partidos políticos para las elecciones generales del 2021, se proponía, por ejemplo, la creación del Ministerio de Obras Públicas, con similares características a la idea de la ANI.

Sin embargo, una propuesta aislada de una reforma del ejecutivo solamente traerá más burocracia, seguirá imperando la desidia y muy probablemente, continuará la corrupción.

Más bien, mientras se diseña una reforma del ejecutivo en consenso político con el horizonte de las elecciones generales del 2026, lo que se debería hacer es recomponer el programa de Reconstrucción Con Cambios y enfocarlo en estos próximos 3 años a trabajos de canalización de ríos, expansión de salida de ríos al mar, descolmar cauces, trabajar en conjunto con los Gobiernos Regionales para una redefinición de zonas habitables en laderas y cuencas, y la consecuente reubicación de las familias vulnerables.

Quien lleve las riendas de la ARCC debe ser un profesional experto en gestión de proyectos, altamente calificado, pragmático y con comprobada probidad, que pueda estar rodeado de los mejores técnicos con similares características, para priorizar y ejecutar las acciones pertinentes en estos 3 años.

En paralelo, urge que se inicie la discusión de la reforma del ejecutivo, para pasar de una burocracia del siglo XIX a una del siglo XXI, con la cuarta revolución industrial encima, la cual nos obliga a implementar políticas públicas que combinen técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que generen un nuevo valor e integración en las organizaciones, las personas y los activos.

Una parte consiste en definir o unificar Ministerios, por ejemplo, es necesario juntar Midis con Mujer, Pesca con Agricultura, pasar Mypes a Mincetur, reorientar Minedu en Ministerio de Formación, Ciencia y Tecnología, la creación del Ministerio de Obras Públicas, entre otras reformas posibles.

Pero aún es más importante definir sus roles, sus procesos y sus objetivos, con el convencimiento de que el uso de las tecnologías inteligentes más que una necesidad, son herramientas vitales para el desarrollo del bienestar de nuestras sociedades.

Porque la lluvia, la lluvia caerá…

Tags:

ANI, desastre natural, Gobierno, Perú, reformas

Mas artículos del autor:

"¡A sus marcas!"
"El beso francés"
"¿Dictadura Congresal? Ja, ja…"
x