Emprende

En el marco de las celebraciones por el Bicentenario del Perú, se han identificado algunas condiciones que caracterizan a las 2.7 millones de empresas formales que existen en el país, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

De acuerdo al estudio “Perfil del Emprendedor Peruano del Bicentenario”, realizado por Ipsos, por encargo del Banco de Crédito del Perú, el 60% de los empresarios de la microempresa son mujeres y el 53% tienen estudios técnicos superiores. En cuanto a la edad, el 20% son adultos jóvenes con una edad promedio de 40 años.

Respecto al sector económico, el estudio que consideró a los negocios con periodos de 5 años a 1 año, como mínimo, identificó que el 48% de las microempresas se dedicaban al comercio, principalmente a la compra y venta de bienes (al por mayor y menor).

Como dato relevante, a pesar de la pandemia, el 80% es optimista con respecto al futuro y tiene planes de adquirir o mejorar equipos o insumos. Además, se distingue a la familia como un actor clave para la continuidad del negocio. En 2 de cada 3 negocios (no unipersonales) trabaja también un miembro de la familia del emprendedor, principalmente, en los emprendimientos de mujeres y del rubro del comercio.

Aspectos actitudinales

Al margen de estas condiciones, también se resalta el aspecto actitudinal. Un estudio del Global Entrepreneurship Monitor señala que somos el cuarto país con mayor intención para emprender en Latinoamérica y el octavo en el mundo. Por ello, Andrea Rivas, coordinadora senior de emprendimiento de Emprende UP, destaca las siguientes características:

Resiliencia. A pesar de las complicaciones, el emprendedor del Bicentenario se recupera y sigue avanzando. Durante la pandemia, la crisis sanitaria no fue impedimento para continuar creciendo en ventas, o transformarse para llegar a los clientes.

Alto poder de negociación. Como emprendedor, sabe tratar con sus clientes, proveedores y su equipo de trabajo. Escucha y propone soluciones o ideas a fin de llegar a acuerdos.

Es organizado. Tiene una agenda organizada para conocer el movimiento de su negocio, desde manejo de redes sociales, mantenimiento, producción, operaciones, entre otros.

Aprende constantemente. Busca capacitarse a diario con cursos, diplomados o charlas motivacionales que le permitan mejorar su emprendimiento. Además, genera importantes contactos que le permiten hacer alianzas en un futuro.

Sabe trabajar en equipo. El emprendedor sabe de la importancia de contar con un equipo, ya que, si bien puede creer que puede solo, sin un equipo no se logran todos los objetivos.

La digitalización es lo suyo. Las redes sociales son fuertes aliados a la hora de emprender. La facturación electrónica, el e-commerce y las billeteras digitales también ayudan a una buena experiencia de compra, de forma segura y sencilla.

Tags:

Bicentenario, Emprendedor, Perfil

Según un informe de Equifax publicado en marzo de este año, más de 6 millones de peruanos no habían cancelado sus deudas con diversas entidades financieras o proveedores de servicios al cierre de 2020. Este alto ritmo de endeudamiento de millones de personas genera una suerte de “sueldo fantasma”, lo cual implica recibir el salario y rápidamente verlo desaparecer al encontrarse en la necesidad de cancelar los pagos pendientes más urgentes.

El economista y asesor financiero Juan Carlos Delgado explica que inevitablemente el sueldo va a desaparecer pero lo importante es saber cómo y en qué. “Lo principal para cualquier persona o empresa es saber cuáles son sus gastos fijos. Saber cuánto se va a gastar mensualmente. Con ello ya tendremos la base para no caer en nuevas deudas que lleva a gastar más de lo que recibimos”, indica.

Para ir aligerándose de las deudas mes a mes sin quedar ajustado, el experto recomienda elaborar un presupuesto mensual. “Suena muy básico, pero pocas personas lo aplican y realmente funciona”, explica Delgado. El tener claridad sobre los gastos con los que debemos de cumplir hace más sencillo saber cuánto de nuestro dinero puede ser destinado a gastos extras, y al ahorro e inversión. Un presupuesto permite, también, prestar mayor atención sobre los gastos que se pueden ir reduciendo para generar mayor ahorro.

Técnicas de ahorro

Una de las técnicas más conocidas para empezar a generar un fondo de ahorro personal es la regla del 10%, que implica reservar esta porción de nuestro sueldo mensual para algún objetivo futuro. El asesor financiero explica que es una buena técnica pero es relativa al nivel de ingresos de cada persona, por lo que es buena idea empezar por guardar cualquier excedente tras realizar los pagos necesarios del mes.

“Una buena forma de ahorrar es invertir, porque así el ahorro a la larga tiene rentabilidad”, explica Delgado. El economista recomienda revisar las opciones al alcance y considerar inversiones en bolsas, adquirir inmuebles, o invertir en algún negocio, según las posibilidades de las finanzas personales.

Sobre las vías de endeudamiento, Delgado recomienda tener cautela con el uso de las tarjetas de crédito, pues esta debe ser utilizada para los gastos corrientes puntuales que puedan ser cancelados en una o dos cuotas como máximo. Cuando se excede este número de cuotas, el nivel de deuda aumentará pues las tarjetas de crédito son productos costosos, y deben ser usadas para aquello que sabemos que podemos pagar rápidamente.

Tags:

Ahorros, Deudas, Sueldo fantasma

Un día Juan llega tarde a su casa. Estaba súper cansado de trabajar todo el día y para complicarlo aún más, su jefe se la había agarrado con él. Le había dejado trabajo extra que debía terminar, incluso si era necesario, haciéndolo desde su casa.

Cuando finalmente se sienta a la mesa, ya estaba su pequeña hija, Julia, esperándolo para cenar juntos. María, su esposa, que había tenido un día también muy pesado, arreglando y limpiando la casa, lavando la ropa, cocinando, se disponía a servir la cena a su esposo y a su hija.

Cuando pone el plato delante de su esposo, se ve que la carne estaba quemada, que las verduras de la ensalada estaban marchitas y sin ningún aliño. Su hija, que también recibió un plato similar, le pregunta: “Papá, esta comida está horrible. ¿No te vas a quejar? ¿No le vas a decir nada a mamá?”

A lo que Juan, con una tierna sonrisa, le responde: “tu mamá ha tenido un día muy duro. Quizás igual o peor que el mío. Está cansada y ha hecho su mejor esfuerzo para darnos esta comida. Esta cena va a durar 30 o 40 minutos, y si comparamos esos minutos con todo el tiempo que hemos estado y que estaremos juntos, te das cuenta que es insignificante en el balance total. Para mí, es más importante nuestra vida, nuestra relación, que este momento. Prefiero ver el bosque hermoso que tengo frente a mí, que ver un árbol seco”. En ese momento, volteó a ver a su esposa, le mandó un beso volado y le agradeció por la comida. Julia se paró de la mesa y abrazó muy fuerte a mamá.

¿Qué hubieras hecho tú? ¿Cómo habrías reaccionado? ¿Qué le habrías dicho a María? ¿Qué le dirías a tu hija? ¿En qué te enfocas? ¿Qué es lo realmente importante? ¿A que le dedicas tu tiempo?

Podrías decir: “Pero no es justo. He tenido un día muy duro, el jefe encima se la agarró conmigo, yo estoy cansado, estoy hambriento, tengo derecho a que me den una buena comida al llegar a mi casa”. Quizás sí… Quizás es cierto que todo eso es lo que debería de pasar, pero ¿Qué o cuál es la experiencia que quieres tener? Depende de cuál sea tu foco. Depende de en qué te enfocas, depende a qué le dedicas tu tiempo, la experiencia que vas a vivir. Puedes tener razón en que deberías recibir una comida bien hecha, pero piénsalo… esa comida es uno de tantos momentos, esa comida es sólo una pequeña parte de tu vida, ¿deberías “arruinar” tu noche, tu día, tu vida por una comida?

Y seamos claros, no se trata de “una comida”. Se trata de los eventos a los que le dedicas tu tiempo, a lo negativo que sucede, a las cosas que no te funcionan, a las cosas que no te gustan. O quizás le dedicas tiempo a lo que se alinea contigo, lo que te sirve, lo que te funciona, lo que te gusta. De acuerdo, a lo que le dediques tu tiempo, esa será tu experiencia, por lo que, si le dedicas más tiempo a lo que no te sirve, a lo que no te funciona, esa será tu experiencia y tu vida estará coloreada de negatividad, fastidio, enojo, frustración, etc. Pero, si, por otro lado, te enfocas en las cosas que funcionan, lo que sirve, lo que se alinea con tu propósito, de la misma manera: esa será tu experiencia.

Pregúntate ¿Cuál es la experiencia que quiero en mi vida? Y de acuerdo con esa respuesta dedícale tiempo y enfócate en lo que realmente es importante. Lo que realmente es valioso para ti. Usando el ejemplo de la comida: ¿qué es más importante? ¿la relación con tu esposa, la relación con tu hija o una comida, una cena? ¿qué es más importante, un momento o toda una vida?

Así que la invitación es a que le dediques tu tiempo a lo que realmente es valioso para ti. No pierdas tu tiempo, no pierdas tu vida, no desperdicies los momentos dedicándoselos a lo que no suma en tu vida. Dedícale tu tiempo a las cosas importantes, y deja de dedicárselo a las cosas que no valen. Si comienzas a dedicarle tu tiempo a lo que realmente vale, te darás cuenta como tu vida va a comenzar a tener un sabor diferente, un sabor a vida plena.

Tags:

Creciendo entre amigos, Tiempo

Al momento, más de 12 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19 ya fueron aplicadas a nivel nacional. Las tres “Vacunatones” han permitido un rápido avance en el proceso de inmunización de los peruanos. Esto podría representar una pronta reactivación de las actividades presenciales, igualmente manteniendo todos los cuidados necesarios para evitar los contagios.

Frente a la pandemia, las empresas tuvieron que digitalizar sus procesos y adaptarse rápidamente al teletrabajo. ¿Cómo se encuentran ahora las empresas con este modelo laboral?

Según la segunda edición de la encuesta “Retos y desafíos en la gestión de la compensación y el impacto del COVID-19”, elaborada por EY Perú, el 95% de empresas en nuestro país indica que cuenta con colaboradores trabajando a través de home office. Asimismo, el 90% de las empresas que ha implementado este sistema de trabajo, afirma que la productividad de los colaboradores en esta modalidad se ha mantenido o aumentado durante la pandemia.

Permanencia del teletrabajo

“Pese a una resistencia inicial, por una cultura ‘presencialista’, se han ido rompiendo paradigmas, y las empresas han observado las ventajas del home office, tales como la disminución de gastos operativos, la disminución de costos en estructura física y la contratación de talento sin fronteras”, indica Alejandra Osorio, Líder de Capital Humano de EY Perú.

El estudio de EY Perú reveló que la virtualidad también ha sido adoptada por las empresas para sus procesos de selección, pues 51% de ellas adoptaron este proceso y ahora lo realizan netamente de forma virtual, mientras que el 40% ha implementado un mix virtual y presencial.

Los inicios de la pandemia generaron cierto temor en el sector empresarial por la migración al mundo digital debido a una posible reducción de la productividad durante la jornada, pero según la encuesta solo el 10% observó una disminución en los niveles de productividad de sus colaboradores. Esto responde a características propias del teletrabajo: no se pierde tiempo en el traslado entre el hogar y centro de trabajo, hay mayor flexibilidad horaria. Aunque también ha traído complicaciones como el sedentarismo, dolores musculares por la cantidad de horas en las que se permanece sentado, estrés, ya que muchas personas no encuentran el límite entre lo personal, familiar y laboral, generándote estrés y afectando tu sueño, pues tomarás parte de tu tiempo para descansar en cumplir las actividades que tenías programadas.

Igualmente esta modalidad de trabajo podría mantenerse de forma total o parcial en algunos sectores. Según la encuesta de EY, los sectores que destacan el home office son: educación (74%), finanzas y seguros (62%), y petróleo energía (61%).

Tags:

Teletrabajo, vacuna

A S/33,543 millones ascendió la deuda morosa de los peruanos al cierre de 2020, según un informe de Equifax. Cifra que puede haber visto una considerable reducción tras los depósitos de gratificación pero son aún miles los peruanos que mantienen deudas con distintas entidades bancarias debido al uso de tarjetas de créditos.

Afortunadamente son cada vez más los métodos que se pueden seguir para cancelar las deudas pendientes, que si cumplimos de forma responsable y consistente, lo lograremos. Uno de estos métodos es la “Cascada” o “Snowball”. Este sistema, desarrollado y publicado por la revista Harvard Business Review, está enfocado a la reducción de deuda y plantea dar prioridad a las deudas con saldos más pequeños, en vez de centrarnos en las deudas con mayores tasas de intereses.

Para desarrollar el sistema, se llevó a cabo un experimento, en el que los participantes simulaban pagar deudas de forma virtual. Finalmente se reveló que el factor con mayor impacto no era la cantidad que quedaba por pagar, sino el importe que habían conseguido quitarse de en medio una vez pagado. Esto debido a que las personas se sienten más confiadas y esperanzadas cuando ven que parte de sus deudas se están eliminando, por muy pequeñas que sean.

¿Cómo aplicar el Método Cascada?

Lo primero es calcular tu capacidad financiera. Determina a cuánto asciende el importe de tu deuda total, cuánto de la deuda puedes pagar actualmente y tus gastos fijos. Cuanto más esfuerzo económico hagas cada mes para quitarte la deuda, menos tendrás que pagar más adelante, lo cual te permitirá alcanzar la estabilidad deseada con mayor anticipación.

Lo siguiente es calcular cuánto de tu dinero puedes destinar a las deudas más elevadas. Esto te permitirá saber si tiene la capacidad de destinar un monto mayor cada mes al pago de tus deudas.

Finalmente, apoyado en un documento de Excel, registra todas las deudas que tienes pendientes siguiendo un orden ascendente, es decir de menor a mayor. Incluye la tasa de interés que cada una de esas deudas implica y el pago mínimo mensual que corresponda. Esto te permitirá calcular cuánto meses tendrás que dedicar al pago de tus deudas hasta conseguir eliminarlas por completo. Empieza una por una y deshazte de tus deudas.

Tags:

ahorro, Deudas, método cascada

Nuestras metas y objetivos son una de las grandes razones que nos dan la fuerza de salir de la cama cada mañana y ponernos a cumplir con proyectos o tareas en el día a día. El psicólogo y coach Rubén Camacho explica que plantearse propósitos o tratar de alcanzar nuevas metas implica un proceso de cambio. Se trata del punto de partida para vivir un cambio profundo, una auténtica transformación de vida, por muy pequeños que vayan siendo estos cambios.

Pero, ¿qué resulta más positivo? ¿Plantearse varias metas a corto plazo, o trabajar por un único objetivo? Ana Isabel Sordo, Team Marketing Manager de HubSpot, explica que una meta es un resultado deseado que quieres lograr y, por lo general, es amplia y a largo plazo. Por otro lado, un objetivo define las acciones específicas y medibles que cada uno debe llevar a cabo para lograr la meta general.

Define tus metas

Al plantearnos una meta debemos considerar un determinado tiempo y espacio en el que deseamos conseguirla. Este factor espacio-temporal es lo que otorga la posibilidad de llevarse a cabo de tres maneras: corto, mediano o largo plazo.

Las metas a corto plazo tienden a ser inmediatas, pues se llevan a cabo en pequeños lapsos de tiempo, además de ser precisas y medibles. Por otro lado, las metas a mediano y largo plazo, pueden ser un poco más complicadas de medir y pueden variar con el paso del tiempo ya que normalmente dependen de diversos factores externos. Las metas son todo resultado o punto final que se desea alcanzar, mientras que los objetivos son los componentes necesarios para alcanzar la meta.

Cuando hablamos de objetivos, nos referimos a la serie de acciones concretas, que con intenciones particulares, permiten la tangibilización de la meta. Los objetivos tienen finalidades concretas y son llevados a cabo en cortos periodos de tiempo. También podemos darle el nombre de tareas o pasos a seguir. Al tener resultados específicos, los objetivos pueden ser medidos con facilidad.

Otras diferencias entre los objetivos y las metas, que pueden brindar mayor claridad, son:

  • Los objetivos son específicos, tangibles y concretos, mientras que las metas son genéricas, intangibles y abstractas.
  • El periodo de acción de los objetivos es de corto o mediano plazo, mientras que las metas son de largo plazo.
  • Los objetivos están basados en hechos, mientras que las metas están basadas en ideas.
  • Los objetivos son medios para conseguir un determinado fin, mientras que las metas pueden considerarse como fines en sí mismos o resultados finales.

Tags:

Metas, objetivos

Un estudio de Social Listening elaborado por la agencia Milenium Group Perú reveló que durante el primer semestre de la pandemia por COVID-19, los peruanos realizaron la búsqueda de la palabra LinkedIn un promedio de 5,542 veces, frente al alto y repentino desempleo. Además, los usuarios peruanos registrados en LinkedIn bordeaban los 5.5 millones hasta enero del 2020, según la plataforma Hootsuite.

Esta plataforma líder en conexiones profesionales se ha reinventado como las demás redes sociales y ahora plantea la introducción de Stories o Historias, tipo de contenido más popular en plataformas como Instagram por ser efímeras.

Las Historias de LinkedIn permiten que los usuarios y las organizaciones compartan imágenes y videos cortos de sus momentos profesionales cotidianos. Compartir historias es una manera fácil de mostrar sus experiencias y conocimientos, así como de construir relaciones significativas con su comunidad profesional. Como en otras plataformas, se puede usar la cámara de Stories para capturar imágenes o videos en tiempo real, o cargar contenido guardado desde la galería del celular.

A diferencia de otras redes sociales con Stories habilitadas como Instagram o Facebook, este tipo de contenido tiene una duración de 20 segundos en LinkedIn, y no de 15 segundos como suele ser común.

Las Stories pueden ser publicadas únicamente desde un celular y es necesario usar la versión más reciente de la aplicación para disfrutarlas. Si publicas o consumes Stories de forma recurrente, podrás verlas en la parte superior del inicio de LinkedIn; de lo contrario, tendrás que desplazarte en el Feed de inicio para encontrarlas.

¿Cómo compartir Stories en LinkedIn?

Su funcionamiento es bastante similar a las Stories de todas las demás plataformas. Para hacer una publicación, ve hacia la pantalla de Inicio en tu aplicación móvil, toca tu imagen con el símbolo (+) en la zona de Stories y verás que se abre la cámara. Aquí puedes registrar contenido en vivo o agregarlo desde tu galería. Además, tienes la opción de añadir un sticker o texto personalizado. Una vez satisfecho con tu contenido, presiona “Publicar” y ¡listo!

Publicar historias de LinkedIn te servirá para mostrar cómo es el detrás de cámaras de los productos que preparas, presentarte como profesional o compartir contenido de interés para esta red social de dedicada a los negocios y al empleo.

Tags:

Historias, LinkdIn, Stories

Estamos atravesando un período de turbulencia política que no le hace bien a la economía. La incertidumbre genera postergaciones de compras e inversiones que desaceleran la reactivación y el aumento del empleo. Mientras tanto en regiones como Arequipa, se encuentran en una ola devastadora de contagios, por la que todos deberíamos estar preocupados.

Hoy más que nunca está claro que la política influye en la economía; no voy a caer en el deporte nacional de buscar culpables como si eso arreglara algo. Aquí no se trata de culpar a unos o a otros; el problema es que no confiamos en nadie ni en nada y en ese contexto es imposible que progresemos como sociedad.

Veamos a los países exitosos, entendiendo por exitosos aquellos que brindan altos niveles de bienestar a todos sus habitantes. Son países con alto nivel de confianza interpersonal. Entonces todo fluye. El gran reto que tenemos como sociedad es volver a confiar, si es que alguna vez lo hicimos.

Lo que pasa es que la economía no funciona en un vacío, sino en una realidad concreta. Y esa realidad se caracteriza por una desconfianza casi total. Entonces nos dedicamos a insultar y agredir a todos aquellos que piensan diferente. No somos una sociedad deliberante, en la que el debate alturado y basado en evidencia empírica nos lleve a lo más cercano a la verdad. La mitad quiere convencer a la otra mitad y si no lo logra, entonces la insulta.  No nos damos cuenta que así nos alejamos más unos de otros.

La cooperación puede hacer en economía que 2 más 2 sea 5. El conflicto hace que la misma suma sea 3. Vean como funcionan las sociedades con alta calidad de vida. Funcionan tanto el mercado como el estado, tanto el sector privado como el público. ¿Cómo así? Pues el mercado produce riqueza y beneficia directamente a través de buenos empleos a aquellos que tuvieron la suerte de estudiar, entre otras ventajas que les brindó la lotería de la vida. El estado cobra impuestos y con el dinero invierte en aquellos que no se pueden integrar tan fácilmente al mercado, a través de una educación de calidad, salud de primer nivel, seguridad ciudadana, acceso a agua potable y desagüe, etc. Son sociedades libres de corrupción. No se busca lograr cosas con trampa, sino se espera el turno. Son estados que usan bien el dinero que tienen en beneficio de todos.

Nuestra pregunta creo que tendría que ser, ¿cómo hacemos para que el entorno dentro del cual funciona la economía sea conducente a elevar el bienestar? Cada cinco años creemos que lo logramos en una en elección, para luego desilusionarnos. Los mismos que apoyaron a la persona que ganó se le voltean. Es historia vieja. Para desarrollar debemos crecer y reformar, pero por encima de todo, volver a confiar.

Lo que rodea a la economía es tan importante como la economía misma. Necesitamos mejores instituciones y aumentar el capital social, que simplemente se refiere a la confianza, tanto interpersonal como a aquella que tenemos en nuestras instituciones. Es urgente volver a creer para volver a crecer.

Tags:

Carlos Parodi, confianza, Entendiendo de Economía, Turbulencia

Este viernes 23 de julio se dio la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, en la que pudimos ver a las distintas delegaciones de atletas olímpicos y paralímpicos de más de 200 países. A lo largo de los días podremos ser testigos de los logros, luchas y esfuerzos de los más de 11,000 deportistas que representan a sus naciones.

Steve Siebold, ex atleta profesional en tenis y autor de libros de rendimiento psicológico explica algunas de las lecciones que los atletas olímpicos siempre nos dejarán y pueden aplicarse al mundo de los emprendedores:

-Ganar no lo es todo, pero querer ganar sí lo es. Los atletas olímpicos tienen una actitud de “cueste lo que cueste”, pues han tomado la decisión de pagar cualquier precio y soportar cualquier carga en nombre de la victoria.

-Los conflictos son una oportunidad para crecer. Cuando la mayoría de las personas tropiezan con un obstáculo, buscan escapar. Los atletas olímpicos tienen un plan para seguir adelante cuando esto sucede y aprender todo lo que puedan de los desafíos que enfrentan.

-Los atletas olímpicos son máquinas de aprendizaje. Pasan horas practicando, estudiando a sus competidores, viendo videos de sus actuaciones, sesión tras sesión con sus entrenadores y mentores.

Los atletas olímpicos siempre están dispuestos a aprender. La mayoría de las personas solo aceptará la cantidad de coaching que sus egos les permitan. Los campeones, como los atletas olímpicos, son conocidos por ser los más abiertos al entrenamiento de talla mundial.

-Los atletas olímpicos saben aislar sus emociones, pues tienen la capacidad de dejar de lado cualquier otra cosa que esté sucediendo en ese mismo momento, y concentrarse únicamente en la tarea que tienen delante.

-Es necesario pensar en grande. Pregúntale a una persona promedio lo que está pensando en un momento dado y te sorprenderá saber cuántos piensan solo en cómo arreglárselas en el día a día. Los atletas olímpicos son valientes y se concentran en manifestar su sueño más grande: traer a casa el oro.

Este año, los Juegos Olímpicos de Tokio ha recibido a la delegación peruana más numerosa en su historia: 35 atletas. Este fin de semana las actuaciones del skater peruano Angelo Caro, quien quedó quinto puesto en skateboarding conmovió por su esfuerzo y lo cerca que estuvo de alcanzar una medalla para Perú. «Todo es posible cuando lo quieres lograr y todas las piedras en el camino hay que saltarlas con fuerza», le dijo a BBC Mundo.

Caro, durante su participación, no solo demostró su perseverancia: tuvo una mala participación inicial pero supo reponerse y llegar hasta la etapa final. Saludó y festejó a sus colegas atletas que lograron conseguir medalla, demostrando respeto, espíritu olímpico y solidaridad con el otro. Sin dudar que su esfuerzo, la disciplina y la dedicación fueron parte de su rutina. Eso lo hizo lucirse en Tokio.

Tags:

Angelo Caro, Emprendedores, Juegos Olímpicos, Juegos Olímpicos Tokio 2020, Tokio
x