Opinión

A pocos días de conocer las películas nominadas para los premios Oscar, ya suenan algunos nombres que podrían contender por la estatuilla dorada. Uno de ellos es Passing o Claroscuro según su traducción. Opera prima de Rebecca Hall, quien se hizo conocida por su actuación en el film Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen. La directora britanica ha realizado esta cinta en blanco y negro, con una sobresaleinte fotografia en manos del español Eduardo Grau, que ha sido producida por Netflix y está voceada para las principales categorias de la Academia. 

Rebecca Hall nos cuenta una historia de mujeres, realizada también desde la perspectiva de una mujer, que empezó siendo actriz y que no declinó de su intención de grabar en blanco y negro pese a las presiones y negativas que recibió. Importante experiencia en la actuación, con 32 películas, que le da el crédito necesario para establecer el casting y la construcción de personajes desde una profundidad completamente verosímil. 

Passing es la adaptación de la obra literaria del mismo nombre, escrita por Nella Larsen en 1929 y adaptada al guión por Hall. Cuenta la historia de dos mujeres que se reencuentran después de 12 años pretendiendo tener una vida perfecta, pero que en realidad está llena de apariencias y simulaciones. 

Este reencuentro está planteado con muchos elementos externos que nos hablan más bien de la naturaleza de ambos personajes. Irene (Tessa Thompson) sube apresurada a un taxi. Un hombre se ha desmayado sobre la vereda debido al calor extremo. Ella ha preferido mirar a la distancia la situación hasta llegar a su destino, donde podrá tomar algo para calmar su bochorno. Minutos después, de pie frente al Hotel Drayton en Nueva York, duda en ingresar.  El film que en un inicio la muestra recorriendo las calles, haciendo compras. Deja en claro que pertenece a una clase socioeconómica acomodada, por la cantidad de bolsas que lleva consigo. Sin embargo, se muestra a la defensiva con todos los que la rodean. 

Cuando finalmente ingresa al exclusivo Hotel, lo hace titubeando, limpia con polvos el sudor de su rostro. En la escena, vemos alrededor dos ancianas observando al vacío y una pareja que se susurra al oído, mientras la mirada de otra mujer la invade, ella es Clare (Ruth Negga). 

Desde este momento y hasta el final, una serie de sutilezas irán generando suficiente intriga en la relación de ambas protagonistas como para sostener una narrativa que propone un ritmo lento y un ángulo contemplativo de los sucesos. El marco de esta historia está ambientado en los años 20 ‘s. En medio del conservadurismo y racismo que incluso en la ciudad de los rascacielos imperaba. 

Irene y Clare son mulatas, la segunda ha optado por disfrazar su origen y ocultarlo a su esposo que además de blanco, es racista. La primera, en cambio, está casada con un médico afroamericano, al que no le tiene que ocultar su origen, pero vive a sobresaltos por temor a su seguridad y la de sus hijos, debido a su color. Esta es la época en donde fueron linchados alrededor de 4,400 personas por el color de su piel, sumado a que el Ku Klux Klan buscaba reestructurarse. 

Irene es Tessa Thompson, muchos la reconocerán por su papel de Valquiria en el universo de Marvel, con los Avengers. Sin embargo, la actriz americana de origen panameño, ha interpretado a personajes como Diane Nash en el film Selma, reconocida activista por los derechos civiles en el país del norte y el drama Mississippi maldito, como protagonista, en el personaje de Kari Peterson, entre otros. 

Ruth Negga hace de Clare, la prensa internacional la ve como favorita por esta interpretación para llevarse el Oscar. Anteriormente la vimos como Celeste en la cinta 12 años de esclavitud y como Mildred en Loving, que trata también del amor interracial. 

Claroscuro observa a través de los ojos de Irene, quien se ve alterada por la aparición de Clare.  Personaje que trastoca todo su mundo y lo cambia por completo. No solo su vínculo con el entorno, si no la verdadera naturaleza de la relación entre ellas. 

Un largometraje con dos protagonistas que sostienen una vida que no les genera entusiasmo y con matrimonios que perdieron hace tiempo su encanto. Un ejercicio de observación y de contención a las emociones más intensas como la atracción, los celos, el rechazo y la traición. Emociones que saben explotar con la caída de una taza, con miradas que revelan situaciones, pero que a su vez evitan enfrentar, con gestos que delatan, pero que generan dudas. Las dudas con las que desde un inicio se presentó a Irene y que llevaron a esta historia a convertirse en ambigua, contenida, sutil, desconcertante y por ratos densa. 

Acá ni el final resulta una certeza, porque todo está sujeto a conjeturas. Paradojicamente, este film tiene más de un acierto, desde el reparto, las actuaciones, los diálogos, la atmósfera, la fotografia, los encuadres, el blanco y negro  y todo aquello que subyace en la historia y nunca llegamos a confirmar. Ninguna vida es perfecta. Pero sobre todo, de ese lado de la ciudad y desde el otro, que es opuesto en su población, la infelicidad es compartida. 

 Cr: Netflix © 2021

Tags:

Claroscuro, Netflix, Passing, pelicula

Tremendo alboroto ha causado en un sector de la derecha peruana que el gobierno declare Patrimonio Cultural de la Nación el monumento El ojo que llora. Han salido voceros ultristas a denunciar que la ministra de Cultura, Gisela Ortiz, está, merced a ese acto, reivindicando al terrorismo e igualando al Estado con los movimientos subversivos, añadiendo que en ese monumento se rinde homenaje también a exintegrantes de los dos grupos terroristas que dieron inicio al mayor periodo de violencia interna de nuestra historia.

Se trata, claramente, de una grosera mentira. El conjunto escultórico de la artista Lika Mutal, inaugurado el 2005, busca rendir reconocimiento a las víctimas del periodo de violencia entre 1980 y el año 2000, y en esa medida forma parte del proceso de memoria que el país ha emprendido respecto de la violencia terrorista y la represiva, que ocasionó cerca de 70 mil muertos, según la Comisión de la Verdad.

No hay un solo terrorista en el Registro Nacional de Víctimas, que es en el que se ha basado la lista de nombres que aparecen en El ojo que llora. Se señala explícitamente: “No se consideran víctimas, para los efectos específicos de su inclusión en el Registro Único de Víctimas de la Violencia, a los miembros de las organizaciones subversivas”. Hubo un intenso debate hace muchos años respecto de si se debía considerar, para ser reparados, también a quienes se alzaron en armas contra el Estado de Derecho (en otros países, se ha hecho extensivo a tales el reconocimiento reparador), pero en el Perú se zanjó claramente de que dichas personas no iban a integrarse al referido registro.

Lo que, en verdad, un sector reaccionario de la derecha peruana no quiere que se recuerde, es que no solo hubo muertos ocasionados por Sendero Luminoso o el MRTA, sino que también existieron, y en demasía, por excesos militares y policiales, que merecen ser registrados por la memoria colectiva del país. De modo decreciente, el mayor número de muertos o desaparecidos ilegalmente, por obra de las fuerzas del orden, ocurrió durante los gobiernos de Belaunde, García y Fujimori, mayormente en plena democracia. Es una dolorosa realidad, pero si se quiere restañar las profundas heridas colectivas que ese periodo ha dejado en la colectividad ciudadana, no se puede soslayar ese hecho. Todo lo contrario, hay que resaltarlo como corresponde para que nunca más vuelva a suceder.

Tags:

Comisión de la Verdad, Derecha, El ojo que llora, Patrimonio Cultural de la Nación, Registro Nacional de Víctimas, Terrorismo

UNO

“Los desastres son un castigo por la Ideología de Género, la cual va contra la naturaleza y contra todo principio”

Esdras Medina – Congresista y Pdte. Comisión de Educación

Era 1980, tenía 14 años y la nota más saltante, para los adolescentes, no era la vuelta de la Democracia en el país, sino la aparición, en los quioscos, de revista como Playboy y Penthouse. Nos quedamos cojudos. Para cualquier adolescente, en plena ebullición de la testosterona, ese tipo de revistas, eran una especie de Biblia Libertina. 

A mediados de los setenta, mientras era niño, nadie me habló acerca del sexo, en absoluto. Veía mi cuerpo cambiar y no sabía el porqué. Recuerdo, a los 11 años, vi una foto de Marisol –actriz española- desnuda. Fue como una descarga, que electrizó todo mi cuerpo. Comenzaba el despertar hormonal.  

Muchas veces, siendo adolescente, amanecía mojado. Había tenido un sueño extrañamente erótico –para mi jolgorio-  y no entendía, el porqué de tal sueño, ni de su lógica secuela. Al tiempo, comprendí que era algo natural. Es lo que se llama Polución Nocturna.

En esos momentos, los que te aconsejaban, sin duda alguna, eran los compañeros de colegio. Y la secundaria ardía de afiebrados expertos, en lo que al sexo opuesto concernía. 

Recuerdo en 1982, cuando uno de ellos, de nombre Manuel, nos describía, sin pelos en la lengua, sus idas al cine Alameda –Barrios Altos- para ver pelis porno. En la clase había pajeros consuetudinarios, onanistas por doquier. En tanto, Manu relataba las escenas minuciosamente; unos, sin pudor alguno, mantenían las manos en los bolsillos. Al final de la perorata, describía como la policía interrumpía la función, a tropel, y los escolares –que eran el 90% de los asistentes- salían corriendo del lugar, entre ellos mi compa.

DOS

“Enfoque de género, busca homosexualizar a los menores y promueve las relaciones sexuales a una edad temprana”. Esdras Medina – Congresista y Pdte. Comisión de Educación

Somos coetáneos con Esdras. Crecimos en los años setenta y ochenta. En los noventa nuestra personalidad ya estaba definida. Eso sí, pensamos distinto.

Debería entender que la tecnología siempre se impone sobre la cultura existente. Mutándola. A personas como Esdras, se les tilda de oscurantistas. Así se denominó a la Edad Media. Tiempo en el cual, las cosas permanecieron iguales, por siglos. 

En mayo de 1960, la tecnología cambió el mundo: se introdujo la píldora del día siguiente, esto es, la píldora anticonceptiva. Permitiéndole a la mujer una libertad absoluta, para controlar la frecuencia y número de embarazos. Ergo, podía copular sin culpa alguna.

Todas las iglesias, con la Católica a la cabeza, dieron el grito al cielo. En julio de 1968 el Papa Pablo Xi prohibió el uso de tal píldora. Años después, como consecuencia lógica, se produjo la Revolución Sexual, en todo el mundo.

¿Alguien podría prohibir la píldora anticonceptiva ahora?

Para más inri, el 2010 la Iglesia admitía el uso de condones, en ciertos casos. Demostrando así, estar, totalmente, desconectada de la realidad.

TRES

En estos tiempos, los niños y adolescentes con su Smartphone -en la mano – tienen un acceso ilimitado de pornografía y al sexo casual. Setenta veces más, de lo que accedían sus padres, cuando tenían la misma edad. Antes, no había Twitter u Only Fans. O sea, nuevas formas de obtener sexo. ¿Cómo controlarlo? De ahí, la importancia de cuando se les debe comprar un celular. Vivimos en un mundo Hiper Sexualizado.

Necesitan información acerca de lo que sucede con su cuerpo, su entorno, del porque su curiosidad acerca del sexo; la cual no es mala, sino natural. No estamos en los años cincuenta o sesenta, para seguir diciendo que la masturbación es mala. Cualquier estudiante de psicología del primer año te dirá que es todo lo contrario. Incluso, lo siguen practicando los casados, ya sea hombres o mujeres, en distintos momentos. 

Las adolescentes embarazadas son todo un problema de Estado. Dícese que el 12,6% de las jóvenes –entre 15 y 19 años – ya son madres. Las estadísticas mencionan que la Pandemia aumento la violencia sexual y doméstica. Incluso, niñas menores de 10 años fueron forzadas a ser madres. 

En la actualidad, la homosexualidad ya no es considerada como una aberración o enfermedad. Y aunque, Esdras y sus adherentes, no lo admitan, los jóvenes de ahora son más tolerantes con los miembros de la comunidad LGBT, ¿porque? Pues porque éstos se muestran tal como son, ya no se esconden. Y está bien, es su forma de vida. Y hay que respetarla. Eso también, es vivir en Democracia, ¿no?

Una de las características intrínsecas de las familias actuales, es que predominan las No Tradicionales, esto es: La madre es la cabeza de familia, o la tía, o el tío, o la abuela, o solo tiene un padre y ausente el otro. Cuando se le citaba a uno de los responsables, pues no podía venir: Estaba laburando. Sé de esto. Fui docente secundario un tiempo. También comprobé que los chicos, en la secundaria, están deseosos de saber de Sexo.

¿Entonces qué haremos?, ¿Cómo ilustra la viñeta, vamos a explicarles a los niños que la cigüeña los trajo de Paris? 

¿Es así Esdras?

Tags:

comunidad LGBTQ+, Esdras Medina, ideología de género

El cine negro presenta héroes sumergidos en un camino oscuro, cubiertos del fango hasta la narices. Oscuridad generada por ellos mismos. Lo fascinante del género pocas veces utilizado pero grandemente admirado, es su virtud de esconder giros narrativos en una atmósfera creíble. Pues porque en las penumbras de la mente humana, cualquier camino es una opción. 

Las habilidades de Guillermo del Toro para contar historias trastornadas son un complemento preciso para el cine negro. Despues de treinta años de carrera, resulta una sorpresa que sea el primer encuentro entre el género y el director. Y sí, el sentido retorcido con el que Del Toro contempla la condición humana lo llevan a un nuevo nivel narrativo con Nightmare Alley. 

Stanton Carlise es un solitario viajero que se cruza con un circo ambulante en los profundos Estados Unidos rurales de 1940. Ahí empieza como un ayudante y va en ascenso entre cada acto, aprendiendo de una pareja de pitonisos el espectáculo de leer las mentes. Al darse cuenta de su habilidad para engañar a las personas, emprende un camino a la grandeza a todo costo.

Del Toro enfoca la historia desde el cuestionamiento moral. Cuáles son los límites del show cuando alguien del público involucra su historia personal y tiene mayores expectativas sobre el supuesto poder de un pitoniso, como la imposible habilidad de hablar con los muertos. El cineasta recrea una sociedad dispuesta a consumir mentiras, donde abudan los puritanos morales y los sádicos retorcidos. 

Nightmare Alley es un festín visual. La precisión arquitectónica de cada plano y el nivel de detalle en el diseño de las locaciones son logros admirables. Permiten a Del Toro construir metáforas con los elementos puestos a disposición y utilizar el espacio como un personaje más. Pero a veces el poder visual abunda y el cineasta se enamora de su recreación, frustrando a la audiencia con su parsimonia.

Stanton Carlise es un personaje estremecedor. No solo por el desarrollado de su turbulenta moralidad, sino por tener impregnada la esencia de la estructura del ascenso y caída del héroe, tan útil en la historia del cine. Sin embargo, Bradley Cooper falla en convencer sobre su caracterización de un hustler sucio y trastornado por la codicia. Es demasiado inexpresivo, adulto y serio para ello. 

Tampoco hay química entre él y su coprotagonista Rooney Mara. La actriz está impecablemente pálida en un rol donde debe ser seductora y fría, pero tierna y condescendiente al mismo tiempo. Lástima que no logran hacer atractiva la relación con Cooper. Ella parece extrañar algo más introspectivo y surrealista en el papel de Carlise, con un mayor registro de excentricidades e histrionismo.

Sin dudas Guillermo del Toro debió aplicar una podadora al metraje de la película. Hay mucho por extraer, sobre todo en la primera parte de la historia. El error más sustancial es no centrarse en definir un objetivo claro en el personaje desde el inicio. Por más de una hora, Carlise parece no ir a ninguna parte. Si bien le pasan cosas atractivas, la película no logra transmitir el por qué de sus decisiones. 

Pero toda esa larga espera para entender hacia donde va nuestro anti heroe, bailando la danza lenta de un cineasta con pocas obligaciones debido a sus extraordinarios logros en Hollywood, se compensan en el último acto. El mismo Cooper parece entenderlo y enternece como se entrega por completo, llevado de la mano por dos instituciones del cine como son Cate Blanchett y Richard Jenkins. 

La última poco más de media hora de Nightmare Alley disipa todas las dudas, lustra la brillantez del director y hace recordar la grandeza y crueldad del cine negro. Mientras la sangre sale de la pantalla, la película deja una profunda desazón en el alma, capaz de -irónicamente- estremecer a cualquiera. Y aunque hubiera hecho falta más explicación, es cine de infinito disfrute.

Este último trabajo de Guillermo del Toro es un fracaso en taquilla y, aunque tendrá nominaciones aseguradas al Oscar, da pena ver cómo una película tan personal no recibe los ajustes necesarios para atraer más seguidores. Es un ejemplo de cómo las más grandes virtudes de un artista paradojicamente pueden opacar el resultado final. Aún así, los fieles discípulos del cine negro bien trabajado recomendamos su revisión y goce. 

Tags:

Guillermo Del Toro, Nightmare Alley, premios Oscar

La entrevista que el presidente Castillo le ha dado al periodista Fernando del Rincón, de la cadena internacional CNN, tiene muchos matices y lecturas, pero resaltan algunas conclusiones:

-Castillo no tiene la menor idea de los cambios constitucionales que desea. Sus propósitos de mejorar la salud y la educación, son, como bien le reiteró el periodista mexicano, sin hallar eco cognitivo en nuestro Primer Mandatario, políticas de Estado, que, por ende, dependen de lo que haga o no el gobierno al respecto, no de una modificación del texto constitucional. Si Castillo quiere una educación y salud públicas de primer orden, lo que tiene que hacer es cambiar el Presupuesto y reformar el Estado en ambas áreas, no cambiar la Carta Magna.

-Castillo es un ave de paso palaciega que carece de visión de Estado. Pretender, por asomo, que se puede consultar al pueblo, vía referéndum, la cesión de una franja territorial soberana para darle salida al mar a Bolivia, muestra la pasmosa improvisación e indigencia de nuestro gobernante en materia de política exterior. Lo reafirma con su cobarde evasiva de pronunciarse respecto de las dictaduras en Cuba, Nicaragua y Venezuela. El orden democrático regional no tiene en Castillo a un aliado, ha quedado sentado con claridad.

-Castillo ya aprendió a mentir como estrategia política. Para ello, aunque fallidamente, ha dado estas entrevistas: para justificar su mediocridad victimizándose y anticipar argumentos que le brinden impunidad respecto de su participación en actos reñidos con la moral pública, como son su injerencia en los ascensos militares y su participación en la gestión de intereses privados. Fue vergonzoso, al respecto, su vano intento de demostrar que no tenía relación alguna con la lobista Karelim López. El problema de su performance es que demuestra que no parece haber propósito de enmienda y obliga al país a seguir vigilante respecto de estas inconductas palaciegas.

-Castillo no tiene una barrera moral que lo haga marcar clara distancia del terrorismo. Para él, puede haber personas que hayan estado vinculadas a Sendero o al MRTA, que estuvieron confundidas y que en el presente merecen tener la oportunidad de participar en asuntos de Estado. Así lo dijo explícitamente. Su indolencia en este tema, por supuesto, ofende la memoria de millones de peruanos afectados por la violencia terrorista y da argumentos para seguir haciendo de este tema uno de acuciante vigilancia. No es terruqueo reaccionario el estar alertas al respecto, sino sana actitud democrática y cívica frente a una persona con laxitud ética sobre la materia.

Tags:

CNN, entrevista al presidente Castillo, Pedro Castillo en CNN

La Secretaría de comunicación estratégica de la Presidencia de la República siempre debe fortalecer el liderazgo político del presidente porque todo país democrático comprende que gobernar es saber hacia dónde lo dirigen. Un buen ejemplo peruano fue el de Martín Vizcarra, quien, desde el primer día del estado de emergencia, proyectó dar una conferencia de prensa diaria para informar sobre las medidas del gobierno para contener la expansión del coronavirus. Sus mensajes se realizaban en vivo alrededor del mediodía a través de la mayoría de canales de señal abierta y a través de una empresa de cable y Youtube. Acompañado del gabinete, el cual era presentado como el equipo que lideraba, Vizcarra se concentraba en explicar las medidas que se estaban tomando en función de las cifras y los últimos estudios. También explicaba las razones de los cambios de ministros y de las medidas que iban redimensionado la pandemia y las restricciones sociales. La estrategia era muy funcional: no tenía por qué responder él mismo a las preguntas de los periodistas, sino que las derivaba a los ministros especialistas, utilizaba un lenguaje muy claro y directo, e incluía la traducción simultánea en lengua de señas. En un contexto de muerte continua, crisis económica y sobre todo de incertidumbre, el traductor fue celebrado, pues transmitía directamente el mensaje de cuidado y solidaridad muy necesario en el momento. Apelar a la lucha y compromiso de todos, de pronto elevó la ciudadanía en el público que se acostumbró día a día a esperar las noticias que oscilaban entre el temor y la esperanza. Los periodistas entregaban previamente sus preguntas para responderlas de manera ordenada y se recogían algunas pocas del público por las redes. El poder ejecutivo alcanzó así, un claro dominio sobre la conducta de los periodistas que debían acatar las reglas establecidas para las conferencias. 

La iniciativa no era nueva en América Latina. En México, Andrés Manuel López Obrador la desarrolló durante el tiempo que fue jefe de gobierno de la Ciudad de México, entre los años 2000 y 2005, consiguiendo muchísima popularidad. Actualmente, mediante las conferencias llamadas las «mañaneras» (7 am), el gobierno anuncia los programas sociales, responde a los periodistas y da mensajes políticos a todo el país. Esta estrategia le ha permitido construir la popularidad que lo caracteriza, pero, sobre todo, dar instrucciones que con mucho ingenio le permiten construir la agenda política, de tal manera que la opinión pública y sus rivales políticos siempre deben responderle a él y no a la manera inversa, como, lamentablemente, parece estar ocurriendo con Pedro Castillo y sus malas relaciones con la prensa peruana e internacional. 

En las tres entrevistas, Castillo ha dejado en claro que ahora sí se siente dispuesto a responderle a la prensa tras meses de silencio que él justifica diciendo que se había visto muy afectado por cómo había sido maltratado por los periodistas durante la campaña electoral. Ahora, siguiendo a López Obrador, parece que ya no teme a las preguntas incómodas, no obstante, sigue manteniendo un victimismo que lo aleja simbólicamente de la postura del líder que se le reclama. Dice él estar aprendiendo a ser presidente, pero una de sus tareas debe ser discutir con su secretario de comunicación estratégica, su paisano Rodolfo Jaime Idrago, cómo encontrar una manera de contener a la prensa y marcar la agenda política del país. Que lo sigan vinculando con el terrorismo o matengan la presión sobre el caso de Karelim López, en lugar de que Castillo ponga sobre la mesa la corrupción universitaria, el narcotráfico, la salud del país o el bienestar de la población, es la razón por la que continúa bajando en las encuestas. 

Si el señor Idrogo quiere detener las entrevistas en las que los periodistas, por más famosos que sean, sólo se dedican a acorralar al presidente, debe investigar primero cuál es el sesgo mediático del medio del que provienen, y así evitar a personajes como Fernando del Rincón, cuya única fuente citada durante toda la entrevista no fue otra que el diario El Comercio, medio decidido a convencernos hasta hoy día que debe triunfar la vacancia. 

Tags:

Comunicación, Pedro Castillo, política peruana

Hola amigos. Soy Pedro Guevara y esto es: “En pellejo ajeno”. Quiero empezar agradeciéndole a Juan Carlos Tafur por permitirme estar con ustedes este y todos los miércoles. Tengo que hablar un poco de mi porque ustedes dirán: “¿Quién es este pata?”. Soy arquitecto, urbanista, economista, politólogo y músico. Por eso recurrí a mi piano para ponerle una introducción al programa, como algunos me sugirieron.

En este programa hablaremos de política, de gestión pública y de políticas públicas tratando de mirar al futuro con optimismo y con propuestas concretas. Ustedes se preguntarán: ¿Por qué ese nombre: “En pellejo ajeno”? Pues porque los países pueden también “aprender en pellejo ajeno”. Por eso hablaremos de la experiencia exitosa de los “Tigres Asiáticos: Corea del Sur, Singapur, Taiwán y Hong Kong, y también de la experiencia no tan exitosa y nefasta de países como Cuba, Venezuela, Nicaragua o Corea del Norte.

Hablaremos de temas que son urgentes e importantes y de temas que son importantes pero no urgentes. Y también, de los temas que no son ni urgentes ni importantes, porque distraen nuestra atención de lo prioritario.

En la actual coyuntura, tenemos que ocuparnos de lo que es urgente e importante, y es la inestabilidad que está viviendo el Perú, generada por la indefinición y la falta de decisión del Presidente. Estamos viviendo lo que en el mundo académico se conoce como un equilibrio inestable. Es decir, una situación que puede volcarse hacia el éxito y el progreso del país o, hacia el abismo. Y, en el medio, una situación en la que la indefinición no va a -sino- traer perjuicios al país.

En esta coyuntura pues, se presentan 3 escenarios que dependen de lo que decida el presidente. En primero lugar, la ruta de persistir en sacar adelante su Asamblea Constituyente para cambiar la Constitución prescindiendo del Congreso. Esta ruta, implica una alianza con las fuerzas de la izquierda radical y, concretamente, con Cerrón.

El segundo camino es el de optar por buscar un equipo de gente que: (i) ame al Perú, (ii) que sea honesta y (iii) que sea competente. Cuando llegan al poder los gobernantes, a veces no tienen idea de qué es lo que hay que hacer. En algunos casos, saben qué es lo que hay que hacer. Pero no siempre llegan al poder sabiendo qué y cómo lo van a hacer. En ese sentido, la segunda ruta del presidente sería -justamente- rodearse de ese equipo que (i) ame al Perú, (ii) que sea honesta y (iii) que sea competente.

Y la tercera ruta para el presidente es la de la renuncia. Probablemente el presidente ame al país. Para muchos peruanos, todavía está en duda si es una persona honesta. Pero lo que ha quedado claro, es que no está rodeado de gente competente. Por amor al Perú, le queda al presidente también la opción de renunciar.

La pregunta que nos hacemos es: ¿por qué es que el presidente opta o ha decidido seguir por ese primer camino? ¿Será que Cerrón tiene algo en el legajo del presidente, y se vale de eso presionarlo y hasta chantajearlo? En los próximos días esperamos que todo esto se aclare…

Tags:

Pedro Castillo, política peruana

Sobre descentralización, dice bien Juan Carlos Tafur (Sudaca, 19 de Enero): “los gobiernos regionales, provinciales y distritales son antros de corrupción, las obras un desastre inacabado, las responsabilidades esenciales son abandonadas” y enumera un largo etcétera de problemas; efectivamente, el resultado de ese proceso es muy malo hasta ahora, pero, como también añade el director de Sudaca,  “No se puede volver al centralismo. Es antirepublicano y antidemocrático”

 

Y tampoco sería realista intentar volver atrás, la descentralización es obligatoria en una realidad como la nuestra: el Perú es enorme, ocupa el lugar número 20 en magnitud de superficie en el mundo, dato que esconde una topografía que parece un papel arrugado, decenas de climas simultáneos, una gran diversidad humana … Las disposiciones del gobierno central normalmente han sido letra muerta fuera de Lima y las principales ciudades, carecen de valor por falta de información específica local actualizada, sus procesos de implante por lo regular se interrumpen por el cambio de autoridades; se necesita instancias regionales que conozcan territorio, población, y trabajen en su propio espacio, y estas solo pueden ser resultado de procesos democráticos para tener legitimidad. 

 

Hablando más precisamente de la regionalización, hay medidas que sería conveniente implementar pero que resultan imposibles sin pasar por grandes tensiones sociales, por ejemplo, reagrupar las regiones que se crearon erróneamente tomando como base los antiguos departamentos. Seguramente esto sería deseable desde la perspectiva de la política pública, pero altamente resistido por la ciudadanía regional.

Buscando alternativas de mejora que pudieran tener viabilidad, creo que vale la pena dedicarle atención a la baja definición de la división del trabajo entre gobiernos regionales y el gobierno central. Para esto propongo usar un esquema muy conocido en el desarrollo organizacional y también en la gestión pública: el ciclo Diseño-Ejecución-Evaluación-Mejora (los términos varían ocasionalmente); casi cualquier actividad puede analizarse siguiendo este flujo de operaciones. 

Si aplicáramos el esquema a la división gobierno central/gobierno regional, habría que asignar la Ejecución al segundo. Por ejemplo, en Educación esto pasaría por habilitar colegios, contratar profesores, garantizar los materiales impresos y electrónicos, etc. La Evaluación, complementariamente, debería ser independiente de los procesos mencionados , nadie puede ni debe ser al mismo tiempo ejecutor y evaluador de una misma actividad (es buena parte del origen de la tensión actual entre SUNEDU y los rectores de universidades truchas). Por esto, lo más razonable sería asignar la función evaluativa al gobierno central, pero coordinando con los gobiernos regionales los estándares respecto a los cuales serán evaluados y amarrando los avances a la disposición de recursos.

Las otras dos grandes funciones, el Diseño de las acciones y la Mejora post evaluación son más complejas; respecto a la primera, el gobierno central vía el ministerio de educación es rector del sector, por lo que debería ser tarea suya; esto cubre cosas como el currículo (no usar la expresión “currícula”), los lineamientos para materiales impresos y electrónicos, la formación y capacitación docente, etc. Sin embargo, esta también es una función compartida, el diseño central generalizable a todo el país, debería limitarse a lo mínimo indispensable y dar a las regiones suficiente autonomía como para que la regla no termine ahogando la ejecución. Y lo mismo vale para la mejora, la instancia central no debería excederse en sus prerrogativas y entregar lineamientos más que productos acabados; esto implica manejar los tiempos de la gestión de modo distinto y reducir la “creatividad” en las políticas, que en realidad es generada por la alta rotación de las autoridades, la llamada con ironía “gestión por ocurrencia”.

Pero, se preguntará el lector, ¿podemos darle estas funciones a unos gobiernos que se han mostrado ineptos durante años para implementar incluso tareas menores? Podemos si hacemos esto con seriedad, iniciando la transformación de un par de regiones en acuerdo con el gobierno central en un proceso muy pautado y seguido de cerca, donde se pueda aprender y mejorar la propuesta en la propia ruta. 

Pero estos cambios dibujan unos ministerios distintos de los actuales; que dejen de trabajar en paralelo a los gobiernos regionales, contengan su afán regulador, profesionalicen sus capacidades de evaluar, desarrollen programas de asistencia técnica que impulsen la mejora del trabajo en las regiones en acuerdo con ellas. Y que aprendan a gestionar el conocimiento requerido contratando bien y transparentemente, porque para cumplir tareas de esta magnitud no basta el sector público: el Estado nacional y los gobiernos regionales requieren de socios, privados, del “tercer sector”, etc. para poder transformarse.

Tags:

estado nacional, gobiernos regionales, sector privado, tercer sector

No hacía falta, en verdad, que el Congreso expidiera una ley prohibiendo que se pueda convocar a un referéndum para aprobar una reforma constitucional o convocar una Asamblea Constituyente. Pero de lo bueno, mejor que sobre a que falte.

La propia Carta Magna es explícita, y taxativamente señala que la única manera de reformar la Constitución de 1993 pasa por lograr 87 votos en dos legislaturas consecutivas o 66 en una y consolidarla en un posterior referéndum. En ambos casos, el pase por el Congreso es de obligatorio cumplimiento.

El gobierno, mal asesorado por esa decepción ministerial que es el titular de Justicia, Aníbal Torres, ha anunciado que va presentar una demanda de inconstitucionalidad de la ley aprobada en el Congreso, ante el Tribunal Constitucional. Claramente, no hay que ser un erudito constitucionalista para anticipar que el Ejecutivo va a perder, con estrépito, esa causa.

Debemos alegrarnos como país que ocurra así y no prospere el deseo de las izquierdas de reformar la Constitución y tirarse abajo el modelo económico que el texto del 93 dispuso, felizmente, con celo reglamentarista (el trauma de la hiperinflación y la demagogia económica del primer alanismo, fueron la causa política del puntilloso desvelo).

La izquierda peruana es, en su mayoría, antediluviana y a pesar de las experiencias globales, no entiende y se resiste a aceptar que el libre mercado, cuando es competitivo y no mercantilista, es un lecho rocoso inamovible, el único sobre el cual se puede construir prosperidad y reducción de la pobreza.

Los nativos de izquierda siguen creyendo en un modelo estatista, regulatorio, intervencionista. No han logrado, por ventura, retrotraernos a los 70s o los 80s, como parecen desear, y el Perú, a pesar de haber sufrido gobiernos corruptos y mediocres en estas últimas décadas, ha podido, gracias a la vigencia relativa de una economía de mercado (o de semimercado, sería más propio decir), crecer de manera asombrosa y reducir la pobreza de modo ejemplar.

Y por ventura mayor, cuando, como ha ocurrido este año, esa izquierda retrógrada gana las elecciones y llega al poder, no cuenta con los votos suficientes en el Congreso para lograr sus cometidos a plenitud y tiene que resignarse a los corsés democráticos que, felizmente, le ponen coto a sus anhelados desmanes ideológicos.

Tags:

Asamblea Constituyente
x