Un día Juan llega tarde a su casa. Estaba súper cansado de trabajar todo el día y para complicarlo aún más, su jefe se la había agarrado con él. Le había dejado trabajo extra que debía terminar, incluso si era necesario, haciéndolo desde su casa.

Cuando finalmente se sienta a la mesa, ya estaba su pequeña hija, Julia, esperándolo para cenar juntos. María, su esposa, que había tenido un día también muy pesado, arreglando y limpiando la casa, lavando la ropa, cocinando, se disponía a servir la cena a su esposo y a su hija.

Cuando pone el plato delante de su esposo, se ve que la carne estaba quemada, que las verduras de la ensalada estaban marchitas y sin ningún aliño. Su hija, que también recibió un plato similar, le pregunta: “Papá, esta comida está horrible. ¿No te vas a quejar? ¿No le vas a decir nada a mamá?”

A lo que Juan, con una tierna sonrisa, le responde: “tu mamá ha tenido un día muy duro. Quizás igual o peor que el mío. Está cansada y ha hecho su mejor esfuerzo para darnos esta comida. Esta cena va a durar 30 o 40 minutos, y si comparamos esos minutos con todo el tiempo que hemos estado y que estaremos juntos, te das cuenta que es insignificante en el balance total. Para mí, es más importante nuestra vida, nuestra relación, que este momento. Prefiero ver el bosque hermoso que tengo frente a mí, que ver un árbol seco”. En ese momento, volteó a ver a su esposa, le mandó un beso volado y le agradeció por la comida. Julia se paró de la mesa y abrazó muy fuerte a mamá.

¿Qué hubieras hecho tú? ¿Cómo habrías reaccionado? ¿Qué le habrías dicho a María? ¿Qué le dirías a tu hija? ¿En qué te enfocas? ¿Qué es lo realmente importante? ¿A que le dedicas tu tiempo?

Podrías decir: “Pero no es justo. He tenido un día muy duro, el jefe encima se la agarró conmigo, yo estoy cansado, estoy hambriento, tengo derecho a que me den una buena comida al llegar a mi casa”. Quizás sí… Quizás es cierto que todo eso es lo que debería de pasar, pero ¿Qué o cuál es la experiencia que quieres tener? Depende de cuál sea tu foco. Depende de en qué te enfocas, depende a qué le dedicas tu tiempo, la experiencia que vas a vivir. Puedes tener razón en que deberías recibir una comida bien hecha, pero piénsalo… esa comida es uno de tantos momentos, esa comida es sólo una pequeña parte de tu vida, ¿deberías “arruinar” tu noche, tu día, tu vida por una comida?

Y seamos claros, no se trata de “una comida”. Se trata de los eventos a los que le dedicas tu tiempo, a lo negativo que sucede, a las cosas que no te funcionan, a las cosas que no te gustan. O quizás le dedicas tiempo a lo que se alinea contigo, lo que te sirve, lo que te funciona, lo que te gusta. De acuerdo, a lo que le dediques tu tiempo, esa será tu experiencia, por lo que, si le dedicas más tiempo a lo que no te sirve, a lo que no te funciona, esa será tu experiencia y tu vida estará coloreada de negatividad, fastidio, enojo, frustración, etc. Pero, si, por otro lado, te enfocas en las cosas que funcionan, lo que sirve, lo que se alinea con tu propósito, de la misma manera: esa será tu experiencia.

Pregúntate ¿Cuál es la experiencia que quiero en mi vida? Y de acuerdo con esa respuesta dedícale tiempo y enfócate en lo que realmente es importante. Lo que realmente es valioso para ti. Usando el ejemplo de la comida: ¿qué es más importante? ¿la relación con tu esposa, la relación con tu hija o una comida, una cena? ¿qué es más importante, un momento o toda una vida?

Así que la invitación es a que le dediques tu tiempo a lo que realmente es valioso para ti. No pierdas tu tiempo, no pierdas tu vida, no desperdicies los momentos dedicándoselos a lo que no suma en tu vida. Dedícale tu tiempo a las cosas importantes, y deja de dedicárselo a las cosas que no valen. Si comienzas a dedicarle tu tiempo a lo que realmente vale, te darás cuenta como tu vida va a comenzar a tener un sabor diferente, un sabor a vida plena.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Creciendo entre amigos, Germán Diaz, Tiempo

Héctor se levantó muy temprano. Estaba súper emocionado y con el entusiasmo a mil: tenía un nuevo trabajo y era su primer día. Era algo que lo llenaba de entusiasmo y esperanza. Así que se dirigió al campamento en el bosque, donde se desempeñaría como leñador. Llegó al campamento, preguntó por el administrador, la persona a cargo, y se puso a disposición, para iniciar sus labores. El administrador le entregó un hacha reluciente, la cual recibió con una sonrisa contagiante, como la de un niño al que le dan el regalo más esperado.

Unos instantes después le preguntó al administrador, cuántos árboles cortaban normalmente durante la faena diaria (para darse una idea clara de qué se podía esperar de él).

El administrador respondió que, normalmente, se cortan entre ocho a nueve árboles al día, en el caso de los más experimentados. Entonces Héctor observó el hacha y le respondió: “con esta hacha, mi actitud, mi entusiasmo, dedicación y esfuerzo, sé que haré esos nueve árboles por día. Así que me comprometo para, al final del día, tener al menos 9 árboles talados. El administrador le sonrió y le deseó el mejor de los éxitos en su nueva labor.

Héctor tomó el hacha y se dirigió a la zona donde iba a desarrollar sus labores. Con una actitud envidiable, con toda la fuerza, con un optimismo a toda prueba, inició sus labores. Sin descanso, con el entusiasmo al 100%, avanzó y al final del día tenía nada más y nada menos que nueve árboles talados. Estaba súper feliz, pero, sobre todo, muy orgulloso de lo que había logrado. De regreso al campamento se cruzó con el administrador y le contó que había cumplido con su meta de nueve árboles, y que se comprometía para el día siguiente a dar la milla extra y talar diez. El administrador nuevamente le sonrío y le deseó el mejor de los éxitos.

Al día siguiente, Héctor nuevamente decidido, empoderado, y con el entusiasmo al 100%, se dirigió  al bosque. Dio su 100%. De hecho, incluso, se esforzó aún más que el primer día. Pero sólo logró ocho árboles. Él se había propuesto 10. Es decir, no sólo no había cumplido con su meta, sino que había logrado menos que en su primer día. Esto lo tenía molesto, contrariado e incómodo, porque a pesar de darlo todo y aún más, de su entusiasmo, de su actitud positiva, de su empoderamiento, no logró su meta. No estaba claro que había pasado y eso lo confundía más. Nuevamente, y de regreso al campamento, se encontró con el administrador y le contó lo sucedido. Que a pesar de darlo todo no había podido lograr su meta. Pero que se comprometía al día siguiente a esforzarse aún más, a no detenerse, a no dejarse vencer, a comprometerse al 100% y con su entusiasmo, su dedicación y su actitud, él estaba seguro de que ahora sí lo lograría. Él iba a cortar al menos nueve árboles.

El tercer día, estuvo preparándose mentalmente y esta vez no iba a dejar que nada ni nadie se interpusiera entre él y su meta de cortar 9 árboles. Incluso fue más temprano a su trabajo. Sin embargo, al final del día, y con las justas y casi muerto, solo logró cortar siete árboles. De regreso al campamento, confundido, totalmente desanimado, a punto de tirar la toalla, sin tener claro porque a pesar de su entusiasmo, su dedicación, su optimismo y su actitud 100% positiva, no había podido lograr su meta. Entonces se encontró con el administrador. Y cuando le contó lo que le había pasado, y cómo a pesar de todo, de su actitud, de su optimismo, no había logrado su meta. Fue cuando el administrador puso su mano sobre el hombro de Héctor, lo miró a los ojos y le preguntó: “¿Hace cuánto no afilas tu hacha?”.

Y esa es la pregunta para ti: ¿Hace cuánto no afilas tu hacha? ¿Hace cuánto tiempo no aprendes cosas nuevas? ¿Hace cuánto tiempo no le dedicas un tiempo a prepararte para los nuevos retos? Y no me malinterpretes, no es que el entusiasmo, la actitud positiva, el empoderamiento, como el que tenía Héctor, no sean importantes ¡claro que lo son! Sin embargo, no bastan… porque en ciertos momentos de tu vida, sobre todo para los nuevos retos, ya no alcanzan, ya no son suficientes. Debes complementarlos con nuevos conocimientos, desarrollar nuevas habilidades y destrezas.

Nuevos retos, nuevos desafíos, nuevas situaciones, nuevos problemas requieren actitudes, acciones y soluciones nuevas. Si quieres lograr lo que aún no has logrado en tu vida, debes estar dispuesto a hacer, quizás, las cosas que hasta este momento no has hecho. También es posible que debas tomar las decisiones que, hasta ahora, por alguna razón, no has tomado o quizás hayas postergado.

Te invito entonces a que “afilies tu hacha”, que te prepares, que crezcas como persona, que te desarrolles, que enfrentes nuevos retos, pero con nuevas herramientas, con nuevos conocimientos. Hoy por hoy, el acceso a la información es muy sencillo, ya no hay razón para no aprender constantemente. Recuerda, el que quiere y se compromete… encuentra el camino. El que solo lo ve como una buena idea, siempre va a encontrar una excusa. ¿Qué eliges? Vamos, entonces, por esas metas y esos sueños. Vamos entonces a “¡afilar el hacha!”.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Creciendo entre amigos, Germán Diaz, Hacha

Un día Lucía fue a visitar a Pancho a su casa. Cuando llegó se dio cuenta que, en la entrada, había un perro que se quejaba y se quejaba y se quejaba. Entonces Lucía preguntó qué le sucedía. Pancho, sonriendo, le contó: “lo que pasa es que está echado encima de una madera que tiene un clavo que sobresale”. Entonces Lucía le insistió: “¿Y por qué no se mueve? ¿Por qué sigue estando en un sitio donde le duele, dónde está incómodo, en donde de una u otra manera, no está feliz? A lo cual Pancho le contestó: “lo que pasa es que no le duele lo suficiente, como para que se pare y se mueva del sitio”.

Muchas veces, eso es lo que nos sucede en nuestra vida. Por más que haya cosas que nos molestan, que nos incomodan, que nos duelen, que nos fastidian, no nos movemos porque es más cómodo, es más sencillo, es más fácil, requiere menos esfuerzo el quedarnos tal y como estamos. A ese estado o situación es a lo que se le llama zona de confort, que de una u otra manera, es un espacio en el que nos quedamos atrapados. Y puede ser física, emocional, o mental. No nos movemos porque estamos más cómodos, “más seguros”, “más tranquilos”, no hay riesgo, no hay absolutamente nada que nos incomode. Sin embargo, lo que sucede en esa zona de confort es que no podemos crecer, no podemos desarrollarnos, y obviamente, nuestros sueños y metas, no los vamos a alcanzar si permanecemos ahí.

Algo que debe estar claro es que, si quieres lograr algo, que hasta este momento no has podido, lo más probable es que te tocará salir de tu zona de confort, aprender nuevos conocimientos, desarrollar nuevas habilidades. Porque si sigues haciendo las cosas de la manera en que las has hecho hasta el día de hoy, lo que va a suceder, es que siempre obtendrás lo mismo. Podemos verlo con un ejemplo súper sencillo: si todos los días cocinas un huevo frito de la misma manera, todos los días tendrá el mismo sabor. Si quieres que el huevo frito tenga un sabor distinto, tendrás que cocinarlo de una manera diferente. Así que, si quieres que tu vida tenga un sabor distinto, debes cocinarla/vivirla de una manera distinta. Simple.

Nuestra zona de confort no es algo nuevo. De hecho, existe desde que la humanidad existe. Sin embargo, hay una gran diferencia entre la zona de confort o zona cómoda que hoy experimentamos, comparada con la necesidad de estar “cómodos/seguros” cuando vivíamos en una caverna, donde estar dentro de la caverna era sobrevivir y estar fuera de la caverna representaba el riesgo de morir. En donde lo conocido era seguro y lo desconocido peligroso. En ese momento, nuestra zona de confort o zona cómoda era más un estado o espacio físico. Este instinto nos permitía sobrevivir. Desde ese momento, nuestra mente, nuestra cabeza es donde nos quiere poner, porque estamos seguros, porque estamos cómodos, porque es más sencillo, porque no tenemos peligro, porque de una u otra manera, es sobrevivencia. Sin embargo, hoy por hoy, nuestra mente ya no sólo nos mantiene “a salvo” de los peligros físicos, sino también de los emocionales y mentales. Nuestra mente nos dice que no hagamos algo que nos ponga en peligro “social” (¿qué dirán de mí?), o quizás mental (“¿y si fallo…?”) y muchas otras más.

Entonces la invitación es: si tú quieres lograr las metas que hasta ahora no has logrado, debes estar dispuesto a salir de tu zona de confort.

Lo más importante que debes tener en cuenta es reconocer que estás en una zona de confort y darte cuenta cuál es esa zona dónde te mantienes, cuál es ese espacio en el que te mantienes, cuáles son las acciones, cuáles son las decisiones, que no estás tomando, y que requieren tomar, para poder alcanzar esas metas y sueños que hasta este momento no has alcanzado.

Salir de tu zona de confort, quizás inicialmente requiere que estés incómodo, sin embargo, con la práctica, con las constantes decisiones, el retarse constantemente a hacer las cosas que quizás, te has resistido y buscando la forma de lograrlo, te vas a dar cuenta que, a medida que pase el tiempo, cada vez será más sencillo, cada vez será más fácil y cada vez más vas a poder encontrar, vas a poder lograr que tus metas y sueños se alcancen.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

cómodo, Creciendo entre amigos, éxito, Germán Diaz

Un día soleado, Camilo caminaba cerca de un río y, mientras paseaba, miles de ideas cruzaban por su mente. Mientras estaba absorto en sus pensamientos, algo lo desconcentró y llamó su atención. A lo lejos se veía a una persona pescando al borde del río. Esto quizás no parezca algo que pueda llamar la atención, pero había algo extraño en el comportamiento de este personaje. El pescador tiraba el sedal hacia el río, esperaba pacientemente hasta que algún pez picara y entonces, recogía rápidamente el sedal, para ver qué es lo que había picado. Hasta ahí todo “normal”. Pero lo que llamó la atención de Camilo, fue que el pescador, cuando sacaba los peces, los medía muy meticulosamente, y devolvía los más grandes y conservaba los pequeños. Esto llamó tanto la atención de Camilo, que no podía quedarse con la duda, con la curiosidad, porque para él, hacer esto no tenía sentido alguno. Su lógica le decía que debía ser, al contrario. Que debería quedarse con los más grandes y devolver los pequeños. Así que, no se podía quedar con la duda y caminó hacia donde se encontraba este pescador para preguntarle sobre esto.

Cuando se acerca al pescador, este lo saluda, Camilo se presenta y le pregunta extrañado, porque devolvía los peces grandes y conservaba los pequeños. El pescador, con una gran sonrisa, le dice que le espere unos momentos. Entra a su carpa y saca una sartén pequeña, que tenía guardada. Entonces el pescador le dice: “mire la sartén que tengo, es muy pequeña, no puedo quedarme con los peces grandes, porque no tengo cómo cocinarlos. Con una sartén como la que tengo, sólo puedo conservar los pequeños que sí entran. No estoy preparado para los grandes”.

La pregunta más importante que en este momento te quieres hacer es: Y tú ¿estás preparado para los peces grandes?, ¿estás preparado para las grandes oportunidades que tiene reservada la vida para ti? Y en este punto hay varias cosas que debes tomar en cuenta. En artículos anteriores, te he compartido sobre actitudes, formas de pensar, maneras de actuar que en algunos casos no nos suman, y que, por el contrario, nos restan o disminuyen nuestras posibilidades de lograr nuestras metas y sueños. Una que debes tomar en cuenta es la que compartí en el artículo “Sólo vemos lo que conocemos”, donde te explico que muchas veces no “vemos” algunas cosas porque no creemos que existan.

En este caso en particular, puede ser que las oportunidades están frente a ti, pero tú no las “ves” porque no crees que existan, porque no crees que te las mereces, o quizás por alguna u otra razón, pero finalmente el punto es que no las “ves”. Hay personas que dicen constantemente: “a mí no se me presentan oportunidades”, y esa termina siendo su realidad. Aunque la oportunidad esté al frente, “no la ven”.

También hay otros factores, que debemos tomar en cuenta, como, por ejemplo: “nuestras palabras crean nuestra realidad”. Es decir, si constantemente estás diciendo que no hay oportunidades, ten por seguro que esa va a ser tu experiencia, que no necesariamente es lo mismo que la “realidad”. De esto también he compartido en el artículo “El poder de las palabras”. En este artículo puedes leer, de qué manera, nuestras palabras tienen la capacidad de “crear” pero al mismo tiempo de “destruir”. ¿Qué te dice sobre ti, tus posibilidades, tus capacidades, tus oportunidades? ¿Qué realidad estás creando para ti? ¿Cuáles son las palabras cuando describes tu vida, tu experiencia, cómo te describes tú?

“Las palabras crean imágenes en nuestra mente”, Zig Ziglar

Entonces te pregunto nuevamente: ¿estás preparado para los peces grandes?, ¿estás preparado para las grandes oportunidades?, ¿estás creciendo personal, mental, profesionalmente para que puedas aprovechar los peces grandes?, ¿estás haciendo que tu sartén sea más grande o te estás conformando con una sartén pequeña y sólo dispuesto a quedarte con los peces pequeños?

Hace algunos años, en un entrenamiento al que asistí, aprendí una manera de no perder oportunidades, de generar resultados extraordinarios, sin embargo, para que te funcione, debes estar dispuesto a salir de tu zona de confort sí o sí, no hay otra opción (en artículos posteriores hablaremos de “nuestra zona de confort”).

A partir de este momento corres un gran peligro. Si sigues leyendo este artículo, el peligro es que alcances tus metas y tus sueños. Y aunque no lo creas, para muchos alcanzar sus metas y sueños, es un peligro, porque hay muchas personas que le tienen más miedo al éxito que al fracaso.

El método es sencillo. Cuando una oportunidad se presente, debes hacer lo siguiente:

–          Di sí, acepto. Vamos con todo. ¡yes!

–          Cuéntaselo al mundo, que muchas personas sepan que lo vas a hacer.

–          Encuentra la manera, descubre el camino.

Y si, cada vez que hagas esto, tu experiencia será retadora. Vas a necesitar salir de tu zona de confort, pero al mismo tiempo vas a ampliar, a expandir tus posibilidades. Esto a la larga va a generar que te veas en la capacidad de lograr cada vez, cosas más retadoras. Retos más grandes y “verás” oportunidades más y más grandes para ti.

Entonces, te invito a “hacer más grande” tu sartén, a salir de tu zona de confort e ir por los peces grandes, dejar de conformarte “con lo que te toca” y aprovechar las oportunidades grandes para ti.

 

Si quieres conocer más sobre estos temas, puedes seguir a Germán Díaz a través de sus redes sociales en Facebook, Instagram, Youtube y Spotify.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Creciendo entre amigos, éxito, Germán Diaz

Sofía le dice a Lucho: “Lucho, ve a comprar un asado para el almuerzo, pero recuerda… deben cortarle las tapas, es muy importante que lo recuerdes”. A lo que Lucho le contesta: “No hay problema Sofía, yo voy a comprar el asado, pero quisiera que me expliques por qué hay que cortarle las tapas, por qué eso es tan importante”. Y Sofía le responde: “Lucho, haz lo que te digo, compra el asado y que le corten las tapas, así es como debe ser, no preguntes tanto, solo ve y hazlo”.

Lucho que no le funcionaba, que no le gustaba hacer las cosas sin saber o sin entender porque las debía hacer de una u otra manera, insiste y vuelve a preguntar: “¿por qué le debe cortar las tapas?”.

Sofía ya bastante molesta y contrariada, le contesta: “Lucho, las tapas se le deben cortar porque así me enseñó mi mamá. Así se hace y punto. Deja la preguntadera y ve a comprar el asado”.

Lucho se entusiasma y le responde: “entonces tu mamá sí sabe porque se le cortan las tapas…” y antes de que Sofía pudiera decir algo, Lucho ya estaba delante de la mamá de Sofía, preguntándole por qué se cortan las tapas al asado.

Cuando Lucho le pregunta a la mamá de Sofía por las famosas tapas y por qué debían de cortarse, la respuesta no fue nada amable: “las tapas se cortan porque así ha sido, así es y así será… ¡punto!, no preguntes tanto y ve. ¡Haz lo que mi hija ya te dijo que hicieras!”.

Lucho no se quería quedar con esa sensación de no saber y, a pesar de todo, insiste y le pregunta nuevamente a la mamá de Sofía, ya con miedo de cómo le iba a contestar. Por qué cortar las tapas. Esta vez la respuesta fue: “porque así me enseñó mi mamá y así es como se hace”.

“¡Ah!”, exclamó Lucho. “Entonces la Sra. Domitila sí sabe”; y antes de que nadie pudiera moverse, Lucho tenía el celular en la mano y le estaba marcando a la señora Domitila. Finalmente, después de unos minutos logra comunicarse y le pregunta por las tapas del asado, a lo que ella le responde: “ay hijito, te explico, es muy sencillo: cuando yo me casé y comencé a aprender a cocinar, no éramos muy ricos, y tampoco teníamos muchos lujos, así que el horno que teníamos con mi difunto esposo Jacinto era muy pequeño, así que para que el asado entre, había que cortarle las tapas”.

Esta historia puede sonar chistosa, quizás, por lo necio que fue Lucho al querer saber por qué se le deben cortar las tapas al asado. O por lo intransigentes de Sofía y su mamá, que simplemente le decían que haga lo que se le pedía.

Pero vayamos al fondo de la historia. Por un lado, la resistencia de hacer algo porque “se supone que así es cómo se ha hecho siempre”; y por otro lado, el hacer las cosas sin saber o cuestionar el por qué se deben hacer de una u otra manera. Cuántas veces te has preguntado ¿por qué hago lo que hago? ¿Por qué lo hago de la manera en que lo hago?

No se trata de si una u otra posición es correcta o no. De lo que se trata es de preguntarnos, basado en los resultados, cuál de las dos posiciones, en general, nos puede dar mejores resultados. Por un lado, si siempre haces las cosas, como se supone se deben hacer sin cuestionar nada, vas a obtener los mismos resultados: ni bueno, ni malo. Es lo que es y el resultado, lo más probable, es que siempre sea el mismo de siempre. Por otro lado, si te cuestionas porque haces las cosas que haces y por qué las haces de la forma en que las haces, quizás existan posibilidades de que encuentres otras maneras, otras formas, otros caminos para obtener el resultado. Nuevamente ni bueno, ni malo. Como todo en la vida es una elección, y esa elección estará basada en tus creencias y paradigmas, o puede estar basada en los resultados.

Si está basada en tus creencias y paradigmas, lo más probable es que optes por hacer lo de siempre, porque es más cómodo, es más seguro, es más predecible, es más conocido. No requiere cambios de tu parte. Si está basado en tus resultados, es posible que quieras probar soluciones nuevas, nuevos métodos, nuevas formas, sobre todo si no estás conforme con el resultado o crees que podrías mejorarlo.

Entonces, si quieres tener mejores resultados, si quieres lograr lo que hasta ahora no has logrado, debes comenzar a cuestionar. Si la manera en que haces las cosas y, sobre todo, si las cosas que haces te van a generar el resultado que esperas o deseas. Albert Einstein decía: “la locura más grande del ser humano es hacer las cosas de la misma manera, y esperar resultados distintos”.

“Una vida que no permite ser cuestionada, es una vida que no vale la pena vivir”.

Sócrates.

Vamos a vivir una vida plena, cuestionando por qué hacemos lo que hacemos y sobre todo el para qué. Ver de qué manera esto nos puede acercar a nuestras metas, a nuestros sueños. No lo hagamos porque está bien o mal, no lo hagamos con carga o con peso, hagámoslo con la intención de vivir nuestra vida al 100% con dirección y propósito.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

¿Por qué haces lo que haces?, Creciendo entre amigos, Germán Diaz

Un día, durante un seminario que estaba dictando Albert Einstein, el físico más reconocido y respetado en la historia de la humanidad, él escribió en la pizarra:

9×1 = 09

9×2 = 18

9×3 = 27

9×4 = 36

9×5 = 45

9×6 = 54

9×7 = 63

9×8 = 72

9×9 = 81

9×10 = 91

Inmediatamente, en todo el salón, las burlas no se hicieron esperar. Todos, absolutamente todos, se burlaron de lo que acababa de suceder, porque Albert Einstein se había equivocado en algo que aparentemente, supremamente, era sencillo. Ya que, como todos sabemos, la respuesta correcta de 9×10 es igual a 90. Todos sus alumnos, en ese momento sin excepción, se rieron de él.

Entonces, Albert Einstein, sin inmutarse en lo absoluto, esperó a que el salón estuviese en silencio y que todos se callaran, y les dijo: “Hice 10 operaciones de multiplicación, a pesar de haber acertado las 9 primeras, nadie me felicitó. Nadie dijo absolutamente nada al respecto. Sin embargo, cuando fallé solo una, todos se burlaron, todos se empezaron a reír y esto es lo que vemos constantemente, porque en el fondo, lo que significa, es que a pesar de tener mucho éxito, las personas, la sociedad en general, se fijarán en tu más mínimo error y se burlarán de ello. Yo los invito a no dejar que una simple crítica destruya sus sueños”.

Alguna vez te ha pasado que te compras algo, que se supone nadie tiene y te das cuenta de que ahora que lo tienes, resulta que “todos” lo tienen y que en realidad ¿no era tan especial? Vamos a hacer un experimento y te pido que leas con cuidado lo que vas a hacer. En donde estés, te pido que mires a tu alrededor, mira bien, realmente mira muy bien, adelante, detrás, a la derecha, a la izquierda, y fíjate en todas las cosas de color marrón que veas: OJO, justo antes de cerrar los ojos sin quitarlos de esta hoja/monitor/pantalla, lee lo que sigue-  ahora cierra los ojos y con los ojos cerrados, menciona todas las cosas rojas, o verdes que había en la habitación (lee esto y cierra los ojos).

Cuando cerraste los ojos, viste más cosas rojas, verdes o marrones. Probablemente, mientras estuviste con los ojos cerrados, te acordaste/viste más cosas marrones que rojas o verdes. Esto es porque estabas enfocado en ver cosas marrones y no cosas verdes o rojas. Ahora, abre los ojos y mira cuantas cosas rojas o verdes hay, quizás sea muy probable, que ahora con los ojos abiertos veas mas cosas rojas y verdes. Esto sucede porque vamos a encontrar en abundancia, a lo que le pongamos el foco, es decir, vamos a ver en mayor medida en lo que nos enfoquemos.

Esto no sería una complicación o algo que no funcione, sin embargo, al mismo tiempo que nos sucede eso, debemos considerar también lo siguiente: a lo largo de nuestra vida, nos enseñan o en muchos casos hemos aprendido, nos han inducido a ser “policía” de los errores. Estamos más buscando los errores y criticarlos, que felicitar el éxito y enfocarnos en lo que funciona. Si nos enfocamos tanto en esto, en encontrar errores, le estamos dando nuestro enfoque y nuestra energía a lo que no nos sirve necesariamente, o a lo que no nos funciona.

Visto de otra manera: en lo que te enfocas se expande – si constantemente te estás enfocando en el error – vas a estar constantemente pendiente del error en vez de ver y enfocarte en lo que si esta correcto o bien hecho. Y esta experiencia negativa o que no te funciona, se va a expandir, generando negatividad y falta de esperanza. Lo que menos funciona de esta forma de actuar, de esta actitud, es que esto no sólo lo hacemos hacia los demás, en realidad lo hacemos principalmente hacia nosotros mismos. Y es que estamos siempre siendo los jueces más severos cuando de nosotros se trata. Si te enfocas más en las cosas negativas, en tus errores, eso se va a expandir, porque tu energía la estás concentrando en eso.

Si estás viendo las cosas negativas de los demás, pero sobre todo de ti mismo, cuál crees que va a ser tu experiencia de la vida. No es que la vida sea así… pero si lo que ves es negativo, los errores, lo que no funciona, lo que está equivocado, o en mayor medida ese es tu foco, esa va a ser tu experiencia, porque eso es lo que estás buscando, eso es lo que vas a encontrar, a pesar de que quizás hayan más aciertos que errores.

Entonces, no es hacernos los “locos” de lo que no funciona, de los errores, de las metidas de pata, pero que tal si comenzamos a generar una experiencia poderosa, generosa, llena de esperanza y posibilidades y también comenzamos a “buscar” nuestros aciertos, lo que sí funciona, las veces que “la hacemos”. Así mismo, podemos comenzar a tener una experiencia positiva de los demás, si dejamos de ser los “policías” de las equivocaciones, los desaciertos, los problemas. Enfócate en construir, enfócate en lo que funciona, enfócate en las posibilidades, enfócate en crear una experiencia positiva de ti.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Coaching, Creciendo entre amigos, Germán Diaz

Alguna vez te has puesto a pensar o te has dado cuenta, cuántas veces al día escuchas a alguien o incluso tú mismo dices la siguiente frase: “No tengo tiempo”. Casi aseguraría que es bastante probable que, si alguien te lo dice o tú mismo la utilizas, en la mayoría de las ocasiones, ni lo vas a cuestionar, o no te vas a dar cuenta, ya que está socialmente aceptado e incluso, en muchos casos, bien visto no tener tiempo.  Es más, dependiendo de la persona, podríamos decir que, en muchos casos, cuando alguien nos lo dice, casi automáticamente vienen pensamientos tales como: “claro, es que es muy importante, por eso no tiene tiempo”, “es una persona que siempre está ocupada”, “su agenda está full porque es muy solicitada”, etc.

Sin embargo, antes de profundizar más en el tema, sería apropiado entender realmente qué es el tiempo y las definiciones que existen de este:

-Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro.

-Oportunidad, ocasión o coyuntura de hacer algo.

-Cada uno de los actos sucesivos en que se divide la ejecución de algo.

Entonces, es importante mencionar un aspecto que la mayoría pasa por alto: el tiempo no es algo físico o material, no lo puedes tocar, o lo puedes ver, no lo puedes comprar, por lo tanto, no se puede poseer.  Nadie “tiene tiempo”, nadie lo puede almacenar, no se puede guardar para ser utilizado posteriormente: o lo utilizamos eficientemente o simplemente lo desperdiciamos.

Y aunque parezca solo semántica, y en realidad no lo es, porque es realmente la forma en que nuestra mente interpreta, entiende y asimila el entorno, la cosas, es importante recordar lo que Zig Ziglar, conocido orador americano, dice: “Las palabras crean imágenes en nuestra mente”.  Piénsalo un poco, y hazte las siguientes preguntas, cuál es la imagen que estás creando en tú mente sobre ti y tu relación con el tiempo, si constantemente te estás diciendo, que no tienes tiempo.

Cada vez que repites esa frase, le estás diciendo a tu mente que no lo tienes, que no lo posees, que no existe. Y en realidad, como hemos visto, no se trata de que lo tengas o no sino de si lo estás usando eficientemente o no.  Entonces, lo que va a suceder es que tu mente va a alinear las cosas de tal manera que ese pensamiento se va a “convertir” en tu realidad: no vas a “tener tiempo” o mejor dicho no lo vas a utilizar de la mejor manera.

Muchos pensamientos y creencias refuerzan esta situación.  Cuando las personas ven sus agendas y no las ven “llenas”, se preocupan con pensamientos de “no estoy haciendo lo suficiente”.  Y esto a su vez tiene que ver con pensamientos como que “si tengo tiempo libre no soy tan importante”.

Stephen Covey, escribió su célebre libro “7 hábitos de la gente altamente eficiente”, sin embargo, él mismo reconoce que todos esos hábitos son insuficientes a menos que utilicemos como base el “8vo habito – Hacer primero lo primero”.  Es decir, si queremos sacarle provecho al tiempo del que disponemos, lo más importante en lo que debemos enfocarnos es en sí estamos haciendo primero lo primero, en otras palabras, si estamos haciendo las cosas importantes y urgentes en primer lugar o estamos llenando nuestra agenda con cosas que no necesariamente nos acercan a las metas y objetivos que tenemos trazados, simplemente por tenerla llena.

Así que te invitamos a que la próxima vez que vayas a decir “no tengo tiempo”, recapacites sobre esta declaración y las implicancias que esta tiene en tus resultados y en general en tu experiencia y relación con el tiempo.  Te deseamos una vida plena, abundante y exitosa.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Creciendo entre amigos, Germán Diaz, No tengo tiempo

Era un día soleado, tranquilo y muy alegre para Fátima, que se encontraba con el mejor de los ánimos. Sin embargo, mientras manejaba su carro por la avenida, otro vehículo que circulaba a gran velocidad, la sobrepasa, le cierra el paso y gira por delante de ella hacia la derecha, para luego perderse en el tráfico. Fátima, tuvo que frenar violentamente, para evitar chocar, y, lo que inicialmente fue una experiencia de alivio, por haber podido evitar el choque, se convirtió rápidamente en una ira inmensa, que la invadió posteriormente.

Ella siguió su camino hacia el trabajo, sin embargo, seguía pensando en lo que le había sucedido, y el día ya no se le presentaba ni tranquilo, ni alegre, más bien todo lo contrario. Estaba cargada con esta mezcla de cólera, rabia, frustración. Así que, cuando llega a la oficina, la primera persona con la que se encuentra es Rocío, y le cuenta, con lujo de detalle, viviéndolo nuevamente, todo lo sucedido. Cómo se sintió, el miedo, la ira, la rabia, la frustración. Luego siguió su camino hacia su escritorio y se encontró con Pepe, a quien también, de la misma manera, le cuenta todo lo que le sucedió, y trae nuevamente al presente, el episodio completo y como este individuo tan desconsiderado, le arruinó el día. Y esto se repite por un buen tiempo a lo largo de la mañana. Y mientras todo esto pasaba, mientras Fátima compartía con quien podía lo que le había sucedido, la persona que “le ocasiono” todo esto, probablemente siguió con su vida sin la menor idea, totalmente ajeno a que existe una Fátima en este mundo a quien él, le arruinó el día.

Quizás, cuando escuchaste esta historia, puedes haberte sentido identificado o quizás, te suene conocida. Sin embargo, te invito a que vayas más allá de lo anecdótico. Te invito a que veas a profundidad, y que te des cuenta, cómo la vida, la experiencia, los resultados y en general las acciones de Fátima, luego de este hecho, estaban inconscientemente, en manos de esta persona que cometió la imprudencia. La cual, como ya te mencioné, lo más probable, es que no tenga la menor idea de que lo que hizo o cómo afectó a Fátima.

Y todo esto se debe, a que ella sigue “atrapada” en el momento en que ese evento sucedió. Es como si ella se hubiera quedado atrapada en el pasado y a pesar de que el tiempo a su alrededor, sigue avanzando, ella no. Probablemente, tenga pensamientos como: “no es justo que me haya pasado”, “esa persona debe recibir un castigo”, “las personas son muy imprudentes, no deberían darles brevete” y muchos otros pensamientos.

Quiero que te des cuenta, que es como si esa otra persona, le hubiera puesto “pausa” a la vida de Fátima (y sin la intención de hacerlo). Cuando permitimos que las personas pongan pausa en nuestra vida, estamos al borde del fracaso. Porque hoy es un evento, mañana pueden ser dos, quizás después sean tres y en algún momento estamos dejando que el mundo determine mis acciones, mi experiencia, mis resultados, perdiendo de esta manera el control de mi vida, porque ya no soy la causa, sino sólo un mero efecto. Quiere decir que ya no estoy controlando mi vida y que los hechos de mi pasado determinan mi presente y por consecuencia mi futuro.

En esta historia, Fátima, está permitiendo que esa persona, “le arruine” el día que estaba tan bien encaminado. Pero no es que la persona se lo arruina, es que Fátima permite que se lo arruinen: Fátima está dándole el control y el poder de hacerlo, sin que exista conciencia de la otra persona de lo que está sucediendo.

Ok, me imagino que te estarás preguntando: “ya, ¿qué se supone que debo hacer? ¿dejarlo pasar así no más? Yo estoy seguro, a esta altura de este artículo, que tú ya sabes la respuesta. Es más, si has leído algún otro de mis artículos, estoy clarísimo que lo sabes. ¡Exacto! Simplemente lo sueltas ¿Cómo? ¿Cómo lo voy a soltar? eso no se puede quedar así. Esa persona debe pagar por lo sucedido.

Analicemos los hechos:

¿La persona hizo algo que no debió hacer? cierto.

¿Tú experimentaste un momento de angustia, miedo y otras emociones negativas? Cierto.

¿Es injusto que eso se quede así? quizás sea cierto o quizás no.

Pero lo que no es justo para ti y no tiene ningún sentido, es que tú te sigas cargando con la rabia, la cólera, la ira, la frustración de lo que ya pasó, porque cada vez que lo cuentas, revives la experiencia. Y si realmente lo miras, es justo eso: ya pasó. Y sea lo que sea que hagas o digas no van a cambiar los hechos. Sin embargo, seguir con todas esas emociones negativas en ti, es como tomar veneno y esperar que se muera el otro ¿Tú crees en realidad que te sirve?

Quizás al principio te pueda costar porque estamos apegados a tener la razón, pero con el tiempo y con la práctica, verás que cada vez será más fácil soltar el pasado, dejar las emociones negativas, para que así puedas realmente gozar de tu vida, alcanzar tus resultados y por, sobre todo, no permitir a nada ni nadie que controle tu vida. Por el contrario, ser el autor y protagonista de tu vida.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

control, Creciendo entre amigos, Germán Diaz, vida

“María, ¿dónde están mis medias negras?”, grita Lucho, quien ya tenía buen rato buscando las famosas medias en el cajón, donde él las guardaba habitualmente. María responde: “Lucho, están en el cajón de siempre”. Lucho más molesto le contesta: “que no están, que ya he buscado por todo el cajón y no hay nada”. “Lucho, aprende a buscar. Las medias están ahí, yo misma las dejé en ese cajón ayer”, le responde María. “Me quieres decir que yo no sé buscar, que soy un inútil”, le contestó Lucho, ya bastante molesto. Finalmente, María se acerca donde Lucho, coloca su mano sobre el cajón, y con un aire de superioridad, sin dejar de mirarlo a los ojos, dejándole claro con esa actitud y en esa mirada que no sabe buscar, que es medio inútil y muchas otras cosas más, estira la mano, toma las medias negras y se las entrega. A lo que Lucho medio balbuceando le dice: “es que ese no es su sitio, es que ahí no se colocan, es que, es que… etc, etc”. ¿Alguna vez te ha pasado o te parece conocida la escena?

Si te parece conocida esta escena, si te ha pasado a ti, personalmente, que no “encuentras” algo que está frente a ti, te invito a que sigas leyendo. Más aún si crees que de lo que te quiero hablar es de que los hombres no sabemos buscar. Con mayor razón quieres leer este artículo, porque no tiene nada que ver con eso. Realmente lo que tiene que ver es con algo que nos sucede muchas veces en diversas áreas de nuestra vida: sólo vemos lo que conocemos.

Solo vemos las cosas como nosotros sabemos que son. Solo vemos las cosas, de la manera que creemos que son o, solo vemos las cosas que creemos que existen. Y no solo se trata de las cosas materiales que no vemos, se trata de cualquier cosa que no creemos que puede ser, que no creemos que es real, o que no creemos que existe. Incluso puede tratarse de la experiencia que estamos percibiendo de nuestra vida o las cosas que están sucediendo en ella.  A esto se le llama sesgo de confirmación, que básicamente es una propensión para dar más importancia y credibilidad a los datos que encajan con nuestras creencias que a aquellos que las contradicen. En pocas palabras queremos confirmar lo que ya sabemos.

Por ejemplo, con Lucho y María. No necesariamente es que Lucho no sepa buscar, puede que sí, puede que no. Realmente, lo que sucede en este caso en particular, es que él estaba “buscando donde se supone” deben estar. Es decir, él en realidad no estaba buscando las medias en todo el cajón, lo que estaba haciendo era buscarlas solamente en el lugar donde se supone deben estar.

Su cabeza le decía: las medias están en el lado izquierdo del cajón, porque allí es donde él las deja. Entonces, lo que estaba sucediendo es que él solo miraba allí, en el lado izquierdo, no en otro lado. Y aquí viene lo importante e interesante: no es que sus ojos físicamente no veían las medias, es que su cabeza le decía que la medias “tenían” que estar en el lado izquierdo, y no en otro lado. Y esto podría pasar con otras situaciones. Como, por ejemplo, cuando tienes un problema. Si tú dices que el problema no tiene solución, lo que le estás diciendo a tu cabeza, a tu mente, es que no se puede resolver y por lo tanto tu cabeza no va a encontrar una solución, porque tú no crees que la haya. Y lo contrario también sucede. Si tú crees que existe una solución, tu mente buscará y encontrará una, porque tú estás diciendo que existe.

Vamos a ver otra forma que nuestra mente “no nos deja ver”.  Digamos que tenemos un amigo que nosotros creemos que actúa de manera “A”, “B” y “C”. Lo que nosotros creemos de esta persona es eso, ni siquiera somos conscientes de que en realidad sólo actúa de esas maneras, que es sólo un comportamiento, lo que sucede es que nosotros creemos que él es así, como una verdad absoluta. (Te recomiendo que leas el artículo Tener éxito o tener la razón de esta columna, donde hablamos de la diferencia entre ser y actuar).  Entonces, puede ser que, en algún momento, por alguna razón, esta persona decida cambiar y comience a actuar de manera “X”, “Y” y “Z”. Lo más probable es que no lo notemos, o que no nos demos cuenta, porque nuestra mente está esperando que actúe de la manera que yo ya sé (A – B – C) y no es capaz de darse cuenta de los cambios, que en algunos casos podrían ser muy grandes. Nuestra mente no quiere lo desconocido, nuestra mente quiere encajar las conductas en las conductas conocidas. Lo desconocido lo desecha.

En los siguientes artículos profundizaremos más sobre porque nuestra mente quiere apegarse a lo conocido, y desechar lo desconocido. Por ahora te dejo con esta frase:

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”,

Henry Ford.

Para desarrollar todo tu potencial, debes comenzar a creer que lo tienes. Todo se crea dos veces: primero en la mente, y luego en la realidad. Así que te invito a que definas como quieres que sea tu vida y comiences a verte en tu mente de esa manera, te aseguro que cada vez estarás más cerca de “ver’” y “vivir” esa realidad.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Creciendo entre amigos, Germán Diaz, Solo vemos lo que conocemos
Página 1 de 2 1 2