Logros personales

Al momento de comprar algún producto o tomar alguna decisión, comparar es una acción inevitable y positiva, en la medida en que nos permite elegir lo que es mejor para nosotros. Sin embargo, compararnos con otras personas no solo es odioso –como indica la frase popular-, sino que también limita el crecimiento personal y afecta la autoestima.

Según la escritora y psicóloga, Celia Antonini, realizar estas comparaciones genera mucho sufrimiento y malestar porque se crea una imagen equivocada de uno mismo. “Sus efectos pueden ser devastadores para la autoestima, pero, peor aún, nos hace sentirnos mejores o peores en relación a aquello que estamos comparando y eso provoca una distorsión en nuestra propia imagen”, explicó a Infobae.

Con el uso masivo de las redes sociales, las comparaciones se vuelven todavía más injustas porque, con frecuencia, las personas solamente publican lo más positivo que les ocurre y las mejores imágenes que les toman. En un estudio realizado por una marca de belleza, hasta el 61% de las mujeres encuestadas admitía comparar su aspecto físico con el de otras mujeres en redes sociales, según reporta la revista Vogue.

Para Lidia G. Asensi, psicóloga consultada por ABC, detrás de la comparación existe otra motivación que es la idea de alcanzar la perfección. “Tenemos que tener cuidado con la perfección, dado que genera unas altas exigencias en nosotros y terminamos por no estar conformes nunca con lo conseguido. La perfección es una trampa la cual nos lleva a estar constantemente en el hacer”, advirtió.

Reconocer los logros personales

Para evitar caer en estas comparaciones, la especialista aconsejó identificar en qué momentos recurrimos más a la comparación, qué objetivos se persiguen y preguntarse si la comparación ayuda a lograr aquello que uno quisiera o si, por el contrario, nos limita.

“Es importante observar toda tu historia. Esto te permitirá ser más justo contigo mismo y entender por qué no has logrado determinado objetivo, así como valorarte a ti y a todo lo que has logrado. (…) Centrarte únicamente en lo que te falta no te permite disfrutar de lo logrado. No obstante, es importante tener en cuenta qué te gustaría conseguir. Todos aquellos objetivos que uno se proponga es importante que surjan de uno mismo y no de la comparación externa”, indica Asensi entre sus recomendaciones.

También es importante detectar los atributos que falten desarrollar, pero a través de experiencias elegidas para tener más momentos de los que enorgullecerse a diario. Cuando su inconsciente lo lleve hacia otras personas, lo aconsejable es concentrarse en uno mismo, en las metas que ha trazado y en su cumplimiento.

Florencia Andrés y Verónica de Andrés, autoras del libro “Renuévate con confianza total” aseguran que es difícil visibilizar los logros que obtenemos por un tema cultural. “En la sociedad en la que vivimos sucede algo muy extraño: nos educan para creer que valorarse a uno mismo está mal, que hablar de lo que hacemos bien es un signo de arrogancia”, indican.

Tags:

crecimiento personal, Logros personales