adicto al WhatsApp

De acuerdo con Osiptel, los usuarios de Internet en el Perú incrementaron en 19.7% la demanda de WhatsApp en sus conexiones fijas, convirtiendo a esta aplicación en la más utilizada durante la primera cuarentena. Si bien se trata de una herramienta muy útil que permite comunicarnos día a día, su uso excesivo podría generar una adicción.

El estudio “WhatsApp addiction and borderline personality disorder: A new therapeutic challenge”, elaborado por el Indian Journal of Psychiatry indica que el uso excesivo de Internet tiene una alta correlación con un mayor aislamiento social, baja autoestima, agresión y conductas impulsivas. Esto también puede ser aplicable a la adicción a WhatsApp.

Proceso de la adicción a WhatsApp

Según expertos, el proceso de esta adicción se da a modo de proceso y de la siguiente manera:

  • Usar WhatsApp es agradable y gratificante para la persona. Esto es lógico debido a las características de la aplicación.
  • El usuario comienza a pensar más en usar la aplicación cuando no la usa.
  • Empiezan a usar WhatsApp con mayor frecuencia. En consecuencia, comienzan a perder interés por otras actividades que antes les interesaban como leer, escuchar música, hacer deporte, u otros.
  • La persona tiende a minimizar el interés que tiene en la aplicación. A esto se le llama el mecanismo psicológico de la negación.
  • Existe un intenso deseo periódico de usar WhatsApp. Tiene expectativas muy altas sobre el alivio de la incomodidad que se sentirá después de usar la aplicación.
  • Sigue usándolo incluso después de experimentar consecuencias negativas.
  • Por lo general, estas personas justifican el uso de la aplicación e intentan convencer a los demás de que están bien. Ven sus acciones a través de una distorsión acentuada de la realidad.
  • A medida que aumentan los efectos adversos del uso de WhatsApp, el adicto comienza a tomar conciencia de la realidad. Intenta y fracasa en controlar su comportamiento sin ayuda. Lo que mantiene el comportamiento en marcha no es el hecho de que sea placentero. Más bien, sienten que tienen que seguir usando la aplicación porque alivia las molestias. Este alivio se vuelve menos intenso y dura menos a medida que pasa el tiempo.
  • La persona muestra una capacidad cada vez menor de aguantar frente a las emociones negativas y las frustraciones cotidianas. Las estrategias de afrontamiento se agotan debido a la frecuencia con la que la persona adicta usa la aplicación. Por lo tanto, usar WhatsApp se convierte en la única forma de lidiar con el estrés.
  • Una crisis externa, como una ruptura, lleva a la persona o la familia de la persona a buscar ayuda y tratamiento.

Según el experto en temas de liderazgo, Diego Peralta, para reducir la adicción a esta aplicación, limita su uso. Entendemos que por temas laborales mucha comunicación se desarrolla por esta vía; pero pasado el horario laboral, busca reducir el tiempo que le dedicas al WhatsApp e inviértelo en otras actividades, como la lectura. Durante ese periodo, aconseja el experto, puedes desactivar las notificaciones de la app.

Según el experto las personas adictas al WhatsApp pueden pasar una hora 15 minutos a la semana leyendo y escribiendo mensajes. Es decir, unas cinco horas al mes. ¿Qué otra actividad podrías hacer durante ese tiempo que pasas en la app?

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

adicto al WhatsApp, WhatsApp