Generación Y

Desde que la Generación Y o los ‘millennials’ forman parte de la fuerza laboral, el ambiente de trabajo ha absorbido algunos de los rasgos que los caracterizan, como el de tener una relación más cercana con el jefe. Según Claudia Cubillos, psicóloga laboral del área de Reclutamiento y Selección de profesionales de GrupoExpro, los millennials no le temen al jefe, pero lo respetan y esperan que los escuche, esto hace que valoren más las relaciones horizontales que las jerarquías.

“Mientras el gerente de mayor edad comúnmente tiene en su oficina una mesa rectangular y se sienta en la cabecera en una silla diferente, en los edificios corporativos ‘millennials’ tienen amplias salas de reuniones, con mesas redondas u ovaladas donde el jefe se puede sentar en cualquier lugar, como reflejo de la relación horizontal”, comentó.

Aunque dejar atrás las estructuras jerárquicas es complicado para las grandes corporaciones, existen empresas nacidas bajo el esquema de las ‘startup’ que funcionan en grupos para aprovechar al máximo la inteligencia colectiva. En algunos casos, los trabajadores tienen tanta autonomía que participan activamente de las decisiones de la empresa, lo que se conoce como “holocracia”.

¿Cómo llevarlo a cabo?

En pequeñas y medianas empresas, puede funcionar bajo un esquema netamente horizontal y en redes, donde no hay un solo líder, todos colaboran. Giancarlo Ameghino, gerente de Gestión y Desarrollo Humano del Grupo Crosland, recomienda no aplicar este proceso de transformación por completo, sino iniciar con un área o equipo y si el modelo funciona, aplicarlo a la compañía.

Esta estructura no es para todas las empresas, por lo que considera que se debería partir de las siguientes preguntas: ¿Pueden las personas autoorganizarse sin problemas? ¿Ya lo hacen? ¿Cuentan todos los individuos que componen la organización con experiencia y conocimiento profundo de su área? Una vez que están claras las posibilidades de llevarlo a cabo, recomienda seguir estos pasos:

Define las reglas. Es vital que la organización defina reglas y cómo se velará por el cumplimiento, generalmente en la holocracia la toma de decisiones ya no solo recae en una sola persona, sino que es el equipo quien será responsable de la decisión final.

Equipos. Este sistema ayuda a los colaboradores a no solo actuar bajo un cargo y una tarea determinada, sino a desarrollarse en distintas actividades, aprendiendo de diversos equipos. A pesar de la libertad generada, los colaboradores tienen que entender la responsabilidad que asumen.

Reuniones. La clave del éxito en un sistema horizontal es la comunicación. Para ello deben establecerse reuniones de gobernanza mensuales donde se decidan aspectos menores y mayores sobre la compañía. Por otro lado, los equipos deberán reunirse frecuentemente para estar alineados en cada proyecto, además de implementar sistemas que permitan un trabajo colaborativo.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Generación Y, horizontal, Millennials, organización