Gestión de la felicidad

En una empresa, los costos de salud disminuyen pues los trabajadores felices buscan hábitos que promueven el bienestar físico, mental y emocional.

 

Contar con trabajadores felices, motivados y comprometidos con la empresa y sus valores significa contar con un equipo más productivo. Acudir al trabajo pasa de ser una obligación a algo que deseamos hacer, una actividad en la que estamos contentos y nos agrada.

Para conseguirlo es importante aplicar la gestión de la felicidad. Muchas veces esta se tangibiliza mediante un Gerente de Felicidad o un Chief Happiness Officer. Se trata de la persona que tiene que dirigir al equipo y promover las condiciones que faciliten la creación de un buen ambiente laboral.

Bumeran y el Instituto de Desarrollo Económico de ESAN, brindan algunos beneficios de la gestión de la felicidad que pueden aplicar las empresas e incrementar la productividad de los colaboradores.

Incrementa el compromiso y productividad

Un trabajador feliz ha encontrado el sentido y la utilidad a su labor. Por ello, la realiza con optimismo y compromiso, siempre con gran disposición para resolver problemas. Además, conoce su potencial y sabe manejarlo para sacar adelante cualquier proyecto. Tiene menos probabilidades de equivocarse, pues piensa menos en los errores y eso le ayuda a no cometerlos.

Reduce los niveles de ausentismo y rotación

Los trabajadores felices no necesitan cambiar de trabajo. Si lo hacen, será por motivos mayores.  Estos se convierten en embajadores de su centro laboral, pues hablarán bien de su institución, ayudando a que otros y mejores talentos busquen trabajar allí también.

Disminuye costos de salud

El bienestar humano también es influenciado por el ámbito laboral. Los trabajadores felices buscan hábitos que promueven el bienestar físico, mental y emocional. Esto ayuda a prevenir desde las enfermedades más comunes como las indigestiones y resfriados, hasta los males de la era moderna como el estrés o la ansiedad, cuyo impacto es severamente perjudicial en la salud física y mental.

Minimiza tiempos improductivos

Los malos hábitos no suelen ser parte de los trabajadores que se sienten felices en la empresa. Vivir comparándose con los demás y envidiando aquello que no se tiene es algo que el bienestar laboral evita. La gestión de la felicidad impulsa a los trabajadores a enfocarse en sus metas y ser capaces de alegrarse con los logros de otros, permitiéndoles adaptarse a distintas personalidades y poder trabajar muy bien en equipo. Esto evita conflictos y chismes entre los equipos.

Reduce costos por robos

Los trabajadores de una empresa que se encarga de gestionar la felicidad respetará y cuidará su centro laboral como si se tratara de su propia casa. Además, estará alerta a comportamientos extraños o sospechosos.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

bienestar, Gestión de la felicidad, Trabajo