Trabajo

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​ #DavidGavidia​​​​ #Management

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Covid-19, Empresa, Trabajo

Empezar el día con una relación de actividades definidas por orden de prioridad puede ser muy beneficioso para aprovechar al máximo una jornada laboral, más aún cuando se realiza trabajo remoto. Sin embargo, llenar la relación con un gran número de tareas que difícilmente se puedan ejecutar en un día, puede más bien agregarle un estrés innecesario a su vida.

Para Sebastián Lagos, subgerente de Desarrollo de Negocios de HumanNet, las listas sirven para incrementar la productividad y hacer un uso adecuado del tiempo, si es que cumplen con dar claridad sobre las tareas y el orden en que se llevarán a cabo.

“Es como tener una hoja de ruta antes de emprender un viaje, por ejemplo. Lo ideal es que la persona al final de su jornada diaria pueda planificar su día siguiente, confeccionando un nuevo listado de tareas”, explica. Recomienda tener presente en qué horarios somos más productivos para colocar en ese horario las tareas que requieran más esfuerzo.

Tácticas de abordaje

Las dos características fundamentales de una buena lista de tareas es que sea acotada y realizable. Si en una de estas actividades hay algún paso que resulta desconocido, el trabajo mental para llevarlo a cabo hace que empecemos a dejarlo de lado. Por ello, John Williamson, profesor adjunto de neurología en la Universidad de Florida, plantea desglosar las tareas más complejas en pasos específicos.

En un artículo de Bloomberg, el especialista resalta la importancia de tomarse unos minutos para confeccionar la lista como una rutina diaria. “La repetición es la manera de controlar un proceso para que se convierta en un proceso automático”, dice Williamson. “Es necesario internalizar que es algo bueno que puede ayudarnos hasta el punto de garantizar que lo hagamos todos los días”, precisó.

A pesar de la existencia de muchas aplicaciones para hacer estas listas, Bennett Bertenthal, profesor de psicología y ciencia cerebral en la Universidad de Indiana, recomienda empezar por escribir las listas a mano. De esta manera, se puede involucrar las distintas funciones cerebrales y retener las actividades de memoria.

Pero si es de las personas que prefiere hacer uso de la tecnología, existen aplicaciones como Trello, Do it, Wunderlist, Some to do, entre otras, que permiten planificar grandes proyectos y compartir las listas de actividades con otros colegas. Algunas cuentan con función de recordatorio para hacer seguimiento a alguna tarea en particular.

Por último, el portal Estrategias sugiere crear también una lista de “Trabajo Hecho”, un listado que incluya todas las tareas completadas simplemente porque tachar actividades de la relación resulta satisfactorio y hasta inspirador.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Lista de tareas, Productividad Laboral, Trabajo

Un estudio realizado por Trabajando.com reveló que un 70% de los trabajadores peruanos encuestados sufre de estrés laboral en este contexto de pandemia. Entre los principales motivos por los que los peruanos sufren de este mal, un 39% dijo que esto tiene relación con la fuente de trabajo, un 27% con el desempleo y un 18% con las responsabilidades.

Por ello resulta tan importante que se genere el mejor ambiente posible en el ámbito laboral, de modo que este estrés pueda reducirse. Otro factor que entra a tallar es la relación de los trabajadores, en la que muchas veces puede aparecer la envidia laboral. El psicólogo clínico Nahum Montagud explica que la envidia en el trabajo aparece al sentir rabia por no poseer las potencialidades de otros compañeros, miedo a que uno sea menos valorado al ser comparado con los demás o temor a perder el empleo por percibir que no se está a la altura.

Al percibir estos casos, ¿qué puede hacer la empresa para evitarlo? Montagud indica que la empresa es tan responsable de las interacciones entre sus trabajadores como el personal mismo. Por ello, al ver malas relaciones interpersonales entre los trabajadores es recomendable plantearse algunos cambios para disminuir las tensiones, sobre todo si se busca que el rendimiento de la organización no disminuya. Estas son algunas acciones a considerar:

Dejar de lado las competencias

Es común que algunas empresas motiven la competencia entre sus trabajadores por un mismo puesto de trabajo o realizar algún tipo de tarea. Esto, que en principio puede parecer positivo porque podría fomentar un mayor empeño y dedicación, con rápidos resultados, implica ciertos riesgos. Es distinto motivar a los trabajadores a dar el máximo, y hacer que se perciban como enemigos, produciendo algún tipo de sabotaje. Si se detecta que en algún equipo hay personas propensas a la envidia y los celos, lo mejor será evitar algún tipo de competencia interna intensa.

Huir de comparaciones

Para evitar envidias innecesarias, lo mejor es evitar las comparaciones dentro de la organización, ya vengan del líder o de los compañeros. A un trabajador envidioso no le hará gracia saber qué dejan y que no dejan de hacer sus compañeros, especialmente qué bien lo hacen. Esto podría iniciar algún tipo de tensión en forma de pequeñas acciones dañinas de él hacia el resto del equipo.

 Sistema de recompensas transparente

Esto es recomendable para la persona que se encarga de los sueldos y ascensos de sus trabajadores. En toda empresa la gente corre el riesgo de compararse en función de la cantidad de dinero ganado cada mes y puede causar enfrentamientos envidias y celos. Lo mejor para evitar esto es crear un sistema de recompensas transparente, el cual consiste en explicar a los trabajadores los motivos de los ascensos, las subidas de sueldo, recompensas y otras formas de reconocer su buen desempeño laboral.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Empresa, Profesional, Trabajo

Es importante revisar y mejorar los procesos internos de cada equipo para hacerlos más eficiente. Según el estudio “Anatomía del trabajo”, elaborado por la plataforma de organización de tareas y equipos Asana, los trabajadores dedican el 60% de su tiempo a pormenores del día a día y solamente un 27% al corazón de sus labores. Por ello brindan algunos consejos prácticos para mejorar la eficiencia y productividad de los equipos de trabajo:

Elimina las reuniones innecesarias

Una de las maneras más sencillas de mejorar la eficiencia de tu equipo es evitando las reuniones innecesarias. En general las reuniones pueden ser bastante productivas, si es que se cuenta con una agenda clara, si asisten las personas adecuadas y si todos están preparados para aportar. Caso contrario, si se planifica una reunión sin una agenda ni objetivos claros, terminarás consumiendo tiempo valioso de tu equipo. El exceso de reuniones en el día impide el desarrollo de la ejecución del trabajo.

Planifica detalladamente las reuniones

Asegúrate de que cada reunión tenga un objetivo. Crea y comparte una agenda de la reunión para que todos estén al tanto de los temas a tratar. Además, alinea las convenciones acerca de las reuniones, como la necesidad de encender las cámaras. Durante las reuniones toma nota de lo acordado y registra las acciones pendientes con fechas de entrega y responsables.

Reduce el trabajo de menor prioridad

Como es natural, en algún momento tu equipo tendrá demasiadas cosas por hacer. Sin un sistema adecuado que les sea útil para eliminar, posponer, delegar o disminuir tareas no prioritarias, se perderá la eficiencia laboral. Expertos de Asana explican los criterios para cada una de estas acciones:

  • Si una tarea o aspecto del proyecto no es compatible con el objetivo general de la empresa, elimínala.
  • Si hay una tarea urgente que tiene un gran impacto en los objetivos del equipo, termínala y posterga cualquier tarea menos importante para cuando dispongas de más tiempo.
  • Si se te asignan dos tareas de igual importancia, delega una a otro miembro del equipo con mayor disponibilidad.
  • Si hay una tarea que no puedes postergar, eliminar ni delegar, encuentra la forma de reducir el tiempo necesario para finalizarla.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

eficiente, Trabajo, Trabajo remoto

Esos tiempos en que jugar videojuegos se veía como una completa actividad de ocio, sin mayor propósito que la distracción de otras actividades productivas como los estudios van quedando atrás. Diego Regolar Ripoll, neurocientífico de la Universitat Oberta de Catalunya, precisa al portal 20 Minutos que es posible desarrollar varias destrezas a través de los videojuegos.

Asegura que jugar 30 minutos al día videojuegos de acción estimula la materia gris en la corteza prefrontal y el hipocampo derecho, que es la parte del cerebro responsable de la memoria y el cálculo visual. “Juegos como los de conducción mejoran la memoria, la concentración y la capacidad de hacer varias cosas a la vez”, agrega.

En un evento organizado por EAE Business School, Gerard Pous, gamer conocido como ‘StarK’, también refirió que los juegos de roles, como World of Warcraft promueven el liderazgo entre personas habitualmente tímidas o retraídas. “Creo que eso es algo que le ocurre a muchas personas que juegan, porque muchas son personas introvertidas que encuentran una vía para desarrollar sus capacidades sociales”, explica.

Las habilidades del futuro

Para identificar en qué forma esa experiencia “gamer” o del “gaming” es transferible al lugar de trabajo, ManpowerGroup elaboró el estudio “Game To Work”, que entrevistó a jugadores de 44 países y territorios, incluido el Perú. Entre sus hallazgos se destaca que los “gamers” tienen las habilidades del futuro: un mejor pensamiento crítico, creatividad, inteligencia emocional y resolución de problemas complejos.

Según ManpowerGroup, el 43% de los empleadores dice que es más difícil enseñar este tipo de habilidades sociales, que son de las más buscadas a medida que la automatización y las máquinas realizan tareas más rutinarias. Los diferentes géneros de videojuegos (multijugador o de estrategia) permiten a las personas cultivar habilidades distintas.

Por ejemplo, quienes practican juegos de estrategia como StarCraft o League of Legends, desarrollan el pensamiento crítico, creatividad, resolución de problemas y la percepción social. En cambio, quienes se concentran en juegos de acción como World of Warcraft, Assassin’s Creed o Pokémon, desarrollan habilidades como la colaboración, la comunicación, el juicio y toma de decisiones y la resolución de problemas.

De esta manera, con cada juego jugado, la próxima generación de gamers está desarrollando personas con las habilidades más buscadas por los empleadores: un perfil más social, estratégico, competitivo y diverso.

Luca Giovannini, vicepresidente global de Innovación y Analítica de ManpowerGroup, concluye que “los juegos fomentan la habilidad del aprendizaje continuo y esta capacidad es cada vez más crítica a medida que las personas se adaptan al mundo laboral en constante cambio”.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Gaming, Trabajo, videojuegos

Todos hemos procrastinado en algún momento. Se trata del hábito de demorar nuestros compromisos o pendientes de manera irracional e improductiva. Esto a la larga, genera mucho estrés y frustraciones. El psicólogo Cristian Mantilla explica que la procrastinación es el resultado de la lucha entre el cerebro emocional y el cerebro racional, que cuando la voluntad de nuestra razón cede a los caprichos del instinto, caemos en la procrastinación.

El experto brinda algunos consejos para poder vencer la procrastinación y volvernos más eficientes en el día a día:

Acepta que eres adicto a la dilación

El primer paso para afrontar todo problema que estemos cargando es aceptarlo. Asumir que una falla conlleva un derrumbamiento de la voluntad puede resultar útil en algunas personas. Puedes seguir estas pautas para hacerlo:

  • Reflexiona sobre las veces que te has alejado del objetivo y anótalo.
  • Reconoce que la voluntad traiciona con autoengaños como: “solo esta vez”.
  • Ten presente que la primera dilación te permitirá justificar todas las demás.

Genera espirales de éxito

Si nos proponemos una serie de metas asequibles, maximizamos nuestra motivación y le daremos al logro un significado concreto. En las primeras etapas de un proyecto complejo suele ser mejor tener metas de proceso o aprendizaje que de resultado. Las metas consisten en adquirir o refinar nuevas destrezas. La esencia de la espiral de éxito es que el logro crea confianza, mientras se convierte en empeño que genera más logros.

Anímate con otras victoria

Procura rodearte de personas optimistas, pues las actitudes se contagian. Lo que otros creen puede llegar a influir en tu intención de accionar. Comparte tus planes con gente que confíe en ti y te anime a luchar por lo que deseas. Mira películas de motivación, asiste a charlas de personas que han triunfado, y aspira a mejorar para impactar de forma positiva en los demás y la sociedad.

Convierte tus tareas en un juego

Las tareas que odiamos están entre las que más tendemos a posponer, especialmente aquellas tareas repetitivas, monótonas y que resultan muy sencillas de realizar. Procura convertirlas en un juego o reto, para lograr un equilibrio entre tu propia capacidad para desempeñar la tarea y la dificultad de la tarea en cuestión y así generar un estado de flujo constante, con máxima concentración e implicación en lo que estás haciendo.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

procastinador, procastinar, Trabajo

Todos hemos tenido malos días, pero a veces podemos empezar a sentir una mala racha en el ámbito laboral que ponga en cuestionamiento nuestro desempeño. Esto puede explicarse con diversos factores pero uno de los principales es el agotamiento o la mala organización.

El psicólogo organizacional Juan Armando Corbin explica que el agotamiento mental está relacionado con el estrés, el exceso de tareas y la falta de recursos. En ese sentido es importante que tomes en cuenta algunas de estas pautas para empezar a cambiar tu estado físico y mental de modo que tu desempeño pueda mejorar en el día a día.

Organización y planeamiento de toma de decisiones

La fatiga se puede disminuir con organización y planeamiento. Hay actividades sencillas que, aunque no lo parezca, nos quitan tiempo valioso. Por ejemplo, podemos decidir con anterioridad qué preparar para la semana, qué ropa utilizar o agendar temas laborales importantes que estén pendientes.

El cuerpo funciona como un reloj biológico y suele estar más apto durante las mañanas, momento que debemos de aprovechar para maximizar nuestra productividad. Tomar decisiones importantes durante la noche puede ser contraproducente pues nuestro cerebro ya se encuentra agotado.

Alimentarse de manera correcta

Esto es básico para cualquier persona. Nuestro cuerpo requiere de una buena alimentación para poder obtener la energía necesaria para el día a día y así desarrollar todas las actividades pendientes. El cuerpo requiere también de todos estos nutrientes de forma diaria por lo que tener una alimentación balanceada, respetando horarios de comidas, puede impactar positivamente en nuestro bienestar y por ende en el nivel de productividad.

Dormir bien para rendir más

Este es uno de los factores más evidentes al momento de hablar sobre agotamiento. El sueño incluso en periodos cortos puede impactar positivamente en las habilidades de resolución de conflictos o problemas. Las siestas de 20 minutos por ejemplo pueden ser muy útiles para recomponerse.

Reducir las distracciones

Son diversas las tareas a las que debemos enfrentar en el día a día, y gran parte del tiempo perdido suele irse en actividades menos importantes como la gestión de correos innecesarios. Es importante apoyarse en herramientas que ayuden a gestionar de forma correcta y rápida nuestras tareas y tiempos para tener claro a qué debemos darle mayor prioridad.

Todo el tiempo estamos tomando decisiones y si estas no son gestionadas de forma correcta o en el tiempo adecuado pueden terminar por afectar nuestro desempeño.

Buenas relaciones interpersonales

Es necesario que en el ámbito laboral manejemos adecuadas relaciones interpersonales, mantener un flujo de trabajo claro dentro del equipo y evitar la sobrecarga laboral para así poder reducir el estrés y evitar problemas en el mediano plazo.

Para ello lo mejor será tener claras las funciones de cada uno de los integrantes del equipo, desarrollar las propias capacidades al máximo, organizar el tiempo y establecer y respetar los horarios acordados.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Desconfianza, Gestión del talento, Trabajo

Tener buenas habilidades sociales y poder trabajar bien en equipo son actitudes bien valoradas en el trabajo y demandadas ampliamente en los procesos de selección. Sin embargo, estas habilidades son solo unas pocas características de lo que, actualmente, se denomina inteligencia emocional, y que cada vez está siendo más requerido en el ambiente laboral como una capacidad integral.

En líneas generales, la inteligencia emocional es un conjunto de habilidades para identificar y gestionar las emociones propias y las de los demás. Si bien algunas personas la tienen naturalmente, es una habilidad que puede desarrollarse y mejorarse. En la forma definida por el creador del concepto, el psicólogo Daniel Goleman, comprende hasta 12 características entre las que se cuentan la adaptabilidad, la empatía, el trabajo en equipo o la orientación al logro.

En una entrevista con BBC Mundo, Goleman consideró que las principales cualidades para tener éxito en el trabajo son las habilidades de orientarse al logro, la empatía y la influencia. “Escogería la orientación al éxito, entendida como la capacidad de seguir esforzándome para conseguir los objetivos a pesar de los obstáculos. En estos tiempos esto parece muy importante”, aseguró.

Así como la orientación al logro puede ser de utilidad en un contexto desafiante como la pandemia, Goleman explica que la empatía y la influencia -entendida como la capacidad de transmitirle un argumento a las personas clave de manera convincente- son características importantes para el nuevo ambiente de trabajo al que los trabajadores se enfrentan. 

El nuevo entorno y la inteligencia emocional

Un artículo de La Tercera de Chile recuerda que, durante el teletrabajo, la capacidad de adaptación se ha puesto de manifiesto. Lo mismo ocurrió con otras habilidades de la inteligencia emocional, por ejemplo, expresar empatía por una colega que trabaja y al mismo tiempo cuida de sus hijos. Incluso el autocontrol ha sido útil cuando el teletrabajo nos abruma.

Paola Rubio, especialista y docente de Aprende Institute, indicó a El Economista que, a pesar del trabajo remoto, la inteligencia emocional cobra relevancia por la necesidad de seguir fortaleciendo las relaciones interpersonales. “Sobre todo en el contexto actual, con clases y jornadas laborales remotas desde casa, la estabilidad emocional, la flexibilidad psicológica y capacidad de adaptación a nuevos escenarios, tolerancia a la frustración y manejo de la incertidumbre son esenciales”, aseguró.

Entre los beneficios de contar con inteligencia emocional en el equipo de trabajo, se cuenta el tener una mayor productividad y crecimiento. Además, los costos asociados a la rotación y el ausentismo laboral se reducen. Esta capacidad también tiene la ventaja de potencial el liderazgo, ya que permite alcanzar metas e influir en otras personas para que, de manera voluntaria, se comprometan con el logro de objetivos comunes.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Inteligencia Emocional, Trabajo, Trabajo en equipo

En estos tiempos de teletrabajo y necesidad de alta eficiencia, muchas personas han recurrido al multitasking, es decir la capacidad de llevar a cabo distintas actividades de forma simultánea. Muchas veces el multitasking puede resultar positivo si se consigue realizar con eficacia, pero para algunas otras personas puede no ser la mejor opción.

Un informe de la EAE Business School explican algunos beneficios del multitasking:

Ahorro de tiempo: Ser multitasking permite ser más rápidos y eficientes al realizar las labores, lo que implica un mayor rendimiento y facilidad para conciliar trabajo con vida personal.

Aumento de productividad: El multitask bien ejecutado permite asumir volúmenes de trabajo importantes gracias a un aumento del rendimiento sin renunciar a la calidad. Esto también se traduce en un rendimiento económico.

Asumir más responsabilidades: Ser un multitasker eficaz facilita asumir más responsabilidades gracias a esa habilidad para hacer varias cosas a la vez para el logro de una mayor eficiencia.

Trabajo de calidad en entorno caótico: Si el espacio de trabajo o el clima laboral exige una atención constante, el planteamiento multitasking será de ayuda para no sucumbir a las distracciones constantes.

Superar los inicios de una empresa: El multitasking puede convertirse en una necesidad en situaciones difíciles, como por ejemplo cuando iniciamos un proyecto empresarial o en contextos de crisis.

Por otro lado, existen algunas desventajas de esta capacidad adquirida:

Estrés: Este es uno de los factores que más afectan a los profesionales multitask, pues la mayor parte del tiempo se encuentran saturados de trabajo y -pese a que lo intentan- sienten que no suelen llegar a los resultados que esperan.

Entorpecimiento del trabajo: En caso de no prestar la atención requerida en cada tarea por estar realizando muchas a la vez, el trabajo multitarea suele sacrificar calidad en beneficio del tiempo de realización.

Efectos negativos en la vida personal: Cuando un trabajador es multitasking suele estar más cansado e irritado de lo habitual debido a la exigencia laboral y puede trasladar estos problemas a su entorno personal.

Lo recomendable es encontrar el punto de equilibrio entre la lista de tareas pendientes y la productividad que se desea alcanzar, generando una sana organización mediante el criterio de prioridades para ordenar las tareas de mayor o menor urgencia. Además de ser posible, es bueno delegar tareas y desconectarse de los dispositivos electrónicos relacionados al trabajo, sobre todo durante los fines de semana para poder recargarse de energía.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

calidad, Estrés, multitasking, Trabajo
Página 1 de 4 1 2 3 4