CADE Ejecutivos 2021

Con la información que se tiene a la fecha, la economía peruana desde el mes de agosto se encuentra en el nivel prepandemia y según el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, al cierre de este año, podría recuperarse la producción perdida en el 2020.

El empleo formal privado también alcanzó en el mes de agosto su primera tasa positiva desde el inicio de la pandemia, pero estos resultados no son uniformes en todo el país y hay factores que pueden jugar en contra como la inflación, que en octubre registró un 6.13% de incremento anual.

Sobre estos temas y su impacto en el 2022, consultamos a tres representantes del sector privado y público que se desenvuelven en las regiones de Piura, Huánuco y Arequipa. Los tres participarán de la 59 edición del CADE Ejecutivos 2021, a realizarse del 16 al 18 de noviembre.

El norte agroexportador

En el norte, Javier Bereche Álvarez, presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Piura, sostiene que a pesar de la incertidumbre política, las empresas de la macrorregión, en especial Piura, han llegado e incluso superado los niveles de prepandemia, en términos de producción.

Sin embargo, entre las mismas regiones del norte existen diferencias. Señala que esta recuperación de la oferta es más fuerte en La Libertad y Lambayeque, pero que en Tumbes y Cajamarca todavía no se ven cifras positivas.

“El empleo del sector formal ha venido en paralelo a su contratación de personal, por lo que a nivel de macrorregión se ha superado levemente los niveles prepandemia, apoyado fundamentalmente en Piura y Lambayeque, y atenuado por el comportamiento desfavorable de Cajamarca que aún se sitúa por debajo de los niveles prepandemia”, explica.

En su opinión, para el 2022, un desafío importante será la incertidumbre de nuevas inversiones en el país y la volatilidad de los precios internacionales, ya que gran parte del sector empresarial importa insumos de capital.

En el norte, además, todavía no se ha terminado con la reconstrucción de la infraestructura dañada por el fenómeno de El Niño. “La inversión para mejorarla solo ha avanzado en un 50% del presupuesto asignado hace cuatro años”, indica.

A pesar de ello, estima que es posible aprovechar potencialidades de la macrorregión como su climatología, la alta demanda de los productos agrarios, y el acceso portuario que les ha permitido llegar a más de 80 mercados en los últimos 20 años. Recomendó también aprovechar los encadenamientos horizontales y verticales entre pequeñas y grandes empresas, y que se fomenten los incentivos tributarios para gremios consolidados.

El reto de las crisis sociales en el centro del país

Como exalcaldesa provincial de Puerto Inca, en la región Huánuco, Daisy Heidinger Zevallos, considera que en la macro región centro hay dos actividades principales, la minería y la agricultura. Ya que estas no se detuvieron durante la pandemia, podría decirse que la economía no estuvo tan afectada. Dentro de estas regiones, Huancavelica es la que ha podido recuperar más su economía con la exportación de minerales. Sin embargo, las crisis sociales pueden poner en riesgo este avance.

“En el 2022, los mayores retos que tendrá un emprendedor serán las reacciones adversas que el mercado tendrá, producto de la inestabilidad política y social, sumado a los que ya teníamos por la pandemia. Recordemos que a ellas se sumarán las crisis generadas por las elecciones regionales y locales”, comenta.

Si bien la agricultura genera oportunidades únicas para exportar productos como el café, cacao, trucha, quinua, entre otros, para ello también se necesita mejorar la productividad con infraestructura y tecnología, que permitan reducir los costos de producción y operación.

También agrega que el Estado tiene el rol de facilitar los trámites para la inversión en infraestructura productiva, tanto con recursos públicos como privados. “Esto genera mayor capacidad de exportación, desde el campo hasta la agroindustria, necesitamos convertir a nuestros agricultores en grandes emprendedores”, asegura.

La dinámica minera en el sur

Para Daniel Escalante, gerente de SAMMI Clúster Minero Andino, en las regiones del sur se ha dado una reactivación escalonada y solo en las regiones donde la minería es la actividad predominante se ha podido tener una recuperación cercana a los niveles prepandemia, debido a que otras actividades importantes como el turismo aún no logran recuperarse.

En ese sentido, resalta el caso de Arequipa y Tacna, donde operaciones como Cerro Verde y Southern ya están alcanzando los niveles de producción planificados para el último semestre y se cuenta también con precios del cobre más altos.

“El desafío más relevante es continuamente adaptarse a las necesidades de los compradores, lo hemos pasado en este año y aún con la pandemia a cuestas, surgieron cambios importantes, dadas las nuevas condiciones. En el caso de la minería, los requerimientos tuvieron y tienen una tendencia más hacia lo digital, hacia automatizar procesos”, precisa.

Destacó que los microempresarios han sido muy versátiles con estos cambios y, en esa línea, para el 2022 se prevé oportunidades importantes para que los proveedores locales generen alianzas con sus pares de otras partes del mundo, considerando su cercanía a las unidades mineras. El clúster al que representa ya viene propiciando estas alianzas mediante espacios de networking, orientadas a generar transferencias tecnológicas.

 

Fotoportada: Darlen Leonardo

Tags:

Arequipa, Cade 2021, CADE Ejecutivos 2021, HUánuco, Piura