reputación

Aunque las redes sociales están diseñadas para incentivar que sus usuarios compartan públicamente todas las actividades que realizan durante el día, existen motivos de seguridad personal, pero también de imagen profesional por los cuales no es buena idea hacer público todo lo que se nos ocurre.

Según Ernesto Rubio, gerente general de Ronald Career Services Group, lo que los reclutadores siempre buscan es la red profesional LinkedIn, pero también revisan Facebook, Twitter y cualquier otra red social que pueda estar en modo público. “Buscar en LinkedIn, luego en Facebook y finalmente en Twitter, que son las redes que se observan en la preselección”, explicó.

Por ello, se recomienda ser cuidadoso con las opiniones políticas y religiosas y, cada cierto tiempo, revisar la información que comparte públicamente. Una publicación antigua que ya no refleje su pensamiento actual igual puede perjudicar su futuro. Fue el caso del cineasta James Gunn, despedido de Disney por unos tuits antiguos con bromas sobre la violación y la pedofilia.

Precauciones al asumir cargos

Para las empresas, el riesgo reputacional de tener empleados involucrados en mensajes racistas o cualquier contenido que pueda resultar ofensivo es tan grande que pueden tomarse mucho tiempo en revisar perfiles. Uri Martinich, CEO de Agencia ROI, explicó a CNN Chile, que muchas empresas rechazan postulantes por lo que encuentran en sus redes sociales.

“Mientras más alto el perfil del cargo, más probabilidades existen de que el ‘headhunter’, e incluso una empresa dedicada a investigar digitalmente a los candidatos, realicen una investigación profunda en Google”, precisa.

Aconseja revisar en qué publicaciones estamos etiquetados o en qué publicación mediática aparecemos para eliminar cualquier contenido que no nos represente actualmente o que vaya en contra de nuestros ideales morales actuales. Para mitigar estos riesgos, algunas empresas manejan manuales de uso de redes sociales para sus trabajadores.

Para Alba Medina, especialista de IEBS Business School, es bueno que los trabajadores estén claramente identificados en redes sociales como empleado de una determinada marca, sin embargo, deben ser conscientes de que no pueden hacer comentarios a nombre de la empresa, a menos que estén autorizados para ello. En cualquier otra situación, sus expresiones deben ser a título personal.

“Antes de publicar nada se debe comprender que una vez se envíe no habrá vuelta atrás y puede suponer una repercusión muy grande. Aunque se borre una publicación es probable que alguien ya haya hecho una captura de pantalla del mensaje enviado y acabe dando vueltas por la red de forma permanente”, advierte.

Tags:

Redes sociales, reputación, Reputación Online

El camino del líder no es sencillo. Es necesario que este se adapte y sea consciente de los procesos que lleva adelante para guiar a su equipo. Expertos de Forbes explican que las mentalidades y los comportamientos que los líderes deben aprender y desaprender para satisfacer las necesidades de sus organizaciones está en constante movimiento.

Muchas veces sucede que al asumir una posición de liderazgo, la persona asume que ha logrado lo necesario para mantenerse en esa posición y olvida que su trabajo personal debe ser constante. Daniel Godri, conferencista y escritor especializado en venta y liderazgo explica algunos errores comunes que pueden destruir la carrera de un líder:

No comunicarse bien: El líder debe ser capaz de comunicar las cosas buenas y malas, sin ser demasiado emocional o agresivo, para no causar temor en sus trabajadores. El líder es responsable de cerrar la brecha entre los trabajadores y los responsables de la empresa y, por lo tanto, necesitan adaptar su forma de comunicarse.

Ser desmotivado: La motivación es esencial para el liderazgo, pues asegura que los trabajadores se sientan seguros y comprometidos a dar lo mejor para la empresa. Los integrantes de un equipo absorben gran parte de la figura de su jefe, por lo que incluso en tiempos de crisis, el líder debe asumir una postura mental para motivar a sus trabajadores.

Hablar mucho y escuchar poco: Es necesario que el líder esté atento a las críticas y necesidades de su equipo. Saber escuchar mejora las relaciones y humaniza. Un líder que es capaz de escuchar lo que sus trabajadores dicen, aunque sea algo negativo, sin tomarlo como personal, genera confianza y los motiva.

Ser manipulador: El líder debe tener presente la diferencia entre la influencia y la manipulación. Muchos líderes manipulan a sus trabajadores e incluso a veces utilizan el abuso verbal o las amenazas para conseguir lo que desean. El líder debe influir en los empleados para buscar lo que es bueno para la empresa, pero no obligarlos.

Ser arrogante: Las personas arrogantes no respetan y disuaden a los demás. Estas personas suelen ser frías y abusan de su autoridad. Un líder humilde puede movilizar a su equipo para lograr el objetivo propuesto. Es necesario que adopte una postura próxima a sus trabajadores. Para controlar no es necesario faltar el respeto, menospreciar o verse más grande y mejor. La arrogancia destruye las relaciones y los negocios.

Desequilibrio emocional: Es claro que un líder tiene muchas preocupaciones, y ocupaciones, por lo que requiere ser flexible para tener diversos enfoques en frente a cualquier situación dentro y fuera de la empresa. Por lo tanto, también tiene que estar emocionalmente preparado para todo esto. Líderes demasiado emocionales o fríos, a menudo, destruyen sus equipos.

Tags:

Líder, Liderazgo, reputación