Líder

En cada grupo humano es necesario que alguien desempeñe el rol de líder. El psicólogo Arturo Torres explica que a pesar de la confusión que rodea al concepto del líder, hay que tener claro que el liderazgo no se basa en imponer los propios intereses sobre los del resto, sino en adoptar un rol estratégico de toma de decisiones que dirija al grupo hacia sus metas de la mejor manera posible.

La crisis sanitaria y económica que venimos sobrellevando en los últimos meses ha impulsado a empresas, trabajadores y líderes de equipos a adaptarse a los cambios repentinos. En ese sentido, resulta crucial que sobre todo los líderes continúen trabajando en sus habilidades blandas para guiar a sus equipos de manera humana y eficiente, adoptando un liderazgo flexible.

Estos son los pilares que todo líder flexible debe tener presentes:

Ser empático: El líder debe saber comunicarle a los integrantes de su equipo qué se espera de cada uno de ellos, de modo que puedan autogestionarse y la flexibilidad se les sea otorgada de forma natural. Si el trabajador conoce cuál es su propósito de vida personal y cómo se alinea con su trabajo y objetivos de la empresa, será más fácil administrar su tiempo.

Tener confianza: Es necesario empoderar al equipo trabajando la confianza. Para ello se deben llegar a acuerdos de libertad que permitan cumplir objetivos. El líder tiene que trabajar bajo un acuerdo de seguridad y confianza, lo cual generará un ambiente productivo, donde se viva la congruencia y se asegure el cumplimiento de los objetivos.

Crear acuerdos de libertad: Cuando existe libertad y confianza es posible que una cultura flexible funcione. Se puede empezar por definir acuerdos y objetivos autogestionables y medibles. Al sentir la libertad, las personas reaccionan de manera positiva, lo cual aumenta su compromiso y genera más productividad dentro del área. Por ejemplo, si sabes que tus trabajadores tienen hijos y dedican tiempo a ayudarlos durante las mañanas con sus clases en línea, puedes cambiar las reuniones hacia la tarde o darles más tiempo para entregar algún pendiente.

Impacto social: Abre tu panorama y pregúntate cómo tu trabajo puede impactar de manera positiva a la sociedad. Es importante considerar que tu empresa sea socialmente responsable, lo cual genera grandes beneficios para todos los involucrados.

Siempre medir: Ser un líder flexible requiere métricas. Asegúrate que los horarios, fechas de entrega y resultados sean comunicados a todos los trabajadores y estos estén conformes con los tiempos fijados.

 

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Flexibilidad, Líder, Liderazgo

El conocimiento que un ejecutivo tiene de la empresa o de la industria puede ser una de las razones que explican su elección como máximo responsable de la compañía o CEO (Chief Executive Officer). Sin embargo, su designación también puede obedecer a sus habilidades de liderazgo, una instrucción que no todos poseen y que pocos reciben de parte de su organización.

Desde el 2013, un estudio de The Miles Group y la Escuela de Negocios de Stanford, en la que participaron 200 directores generales de empresas, encontró que dos tercios de ellos no recibían asesoramiento sobre liderazgo fuera de sus empresas, pero que casi 100% decía que sí querían recibirlo para mejorar su desempeño.

De acuerdo a María Eugenia Pistacchia, country manager en México de Von Der Heide, en el coaching que se realiza a pedido de la organización, el CEO ya no acude tanto para corregir un problema, sino para prevenirlo.

“Si sabe que tiene que afrontar una transformación en la organización o es nuevo en ese rol va al coaching para apoyarlo en ese proceso, a veces también porque recibe uno u otro mensaje de la organización para alertarlo de que algo no está bien”, indicó al portal El Empresario.

Cómo se usa y para qué sirve

En líneas generales, el coaching viene a ser un proceso de acompañamiento interactivo que permite a los ejecutivos conocer sus incompetencias y, de alguna forma, reeducarlos para que reviertan esas dificultades en favor del equipo y la organización.

Para Mayte Tortosa, CEO y fundadora de YUcoach, plataforma de coaching profesional, en este momento de pandemia, el coaching es una herramienta que facilita la gestión de todos los cambios que están ocurriendo.

“Es una ‘vacuna’ para prevenir y tratar determinadas enfermedades contagiosas como la desmotivación, la falta de enfoque o la inacción porque estimula la generación de ideas llevadas a la acción (‘anticuerpos’) para la productividad, con lo que se consigue una ‘inmunización’ para el mediano y largo plazo”, explicó al portal RRHH Digital.

Según Francisco Cárdenas, chair de Vistage Perú, el coaching ayuda a comprender todo lo que interviene en el proceso de toma de decisiones, como las creencias o paradigmas. “El CEO que tiene un coach reconoce la importancia de escuchar y de hacer preguntas. Habla menos y logra conectar con la gente porque consigue una mejor empatía”, sostuvo.

También agregó que un CEO que ha recibido coaching está más abierto a leer mejor la situación, las conversaciones y la performance de la empresa y de quienes la rodean, lo que fortalece y acelera su liderazgo. “El proceso de coaching también permite que uno sea más consciente de la necesidad de apostar por el desarrollo de otros y delegar”, anotó.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

CEO, Coaching, Líder

En Youtube:

En Spotify:

En Soundcloud:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​ #DavidGavidia​​​​ #Management

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Empresa, Líder, Liderazgo

Un líder productivo influye en el comportamiento de su equipo para lograr un resultado generando más, con menos

En los últimos años se ha reconocido los distintos tipos de liderazgo que una empresa necesita para que sus áreas puedan funcionar en sinergia y de forma óptima. Uno de ellos es el liderazgo productivo. Se trata de una habilidad que ayudará a hacer partícipes a los trabajadores en las estrategias, la lluvia de ideas, la mejora del clima laboral, la motivación y el desempeño general.

Un líder productivo es la persona que tiene la capacidad de influir en el comportamiento de su equipo para generar un resultado determinado, y, para ello, genera más con menos. Sus objetivos son claros y contundentes y responden a las preguntas:

  • ¿Qué quiero lograr?
  • ¿Por qué lo quiero lograr?
  • ¿Cómo lo voy a lograr?
  • ¿Cómo lo voy a medir?

Un informe de la revista Forbes explican que existen características en las personas orientadas a la productividad. Si dividimos a los individuos en dos grupos grandes, están las personas que tienden a ser muy expresivas y sociales, y las personas que están orientadas a las tareas. Se trata de este último grupo el que se encuentra más encaminado a la productividad, pues cuentan con un empuje natural y capacidad analítica.

Productividad a futuro

Raciel Sosa, consultor de liderazgo empresarial explica que la productividad es una tendencia marcada en los próximos diez años y estará determinada por el avance tecnológico y digital que va creciendo día a día.

La productividad ya no estará vinculada únicamente al potencial humano, sino también al apoyo tecnológico que tenemos a nuestra disposición. Esto además de los nuevos sistemas de trabajo como la jornada laboral de 4 días a la semana. El experto indica que el líder del siglo XXI se va a enfrentar al trabajo remoto como una constante realidad en la que vivimos actualmente y cada vez demuestra ser un sistema eficiente de trabajo al reducir costos y tiempos.

Sosa explica que el líder productivo confía en su equipo y establecer métricas muy bien definidas, ya que lo que le va a permitir saber que su equipo está cumpliendo con su trabajo no es el que lo esté observando, sino el logro de resultados.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Líder, Productivo

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​ #DavidGavidia​​​​ #Management

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Líder, Liderazgo

Cada año, Forbes elabora un ranking con los líderes más innovadores a nivel mundial. Entre ellos aparecen Jeff Bezos (Amazon), Elon Musk (Tesla) y Mark Zuckerberg (Facebook). ¿Pero qué hace de estos líderes unos especialistas en innovación?

Pamela Valdés, CEO de Beek, plataforma de audiolibros y meditación, considera que los líderes innovadores son capaces de transformar las ideas en productos y servicios diferentes, únicos y originales. Valdés explica además algunos puntos a tomar en cuenta si es que un líder desea empezar a promover la innovación dentro de su empresa.

Ser original: Es necesario que el líder aprenda a pensar de forma original, logrando generar nuevas ideas sin temor a romper esquemas ni lo previamente establecido. Aprende a defender tus iniciativas, aunque vayan en contra de la corriente. Es necesario que el líder innovador se oponga a la conformidad y a la tradición, siempre siendo respaldado por estrategias. Concéntrate en desarrollar la habilidad de reconocer una buena idea y sé persistente para convertirla en realidad.

Mira todo desde otro ángulo: No es necesario crear algo desde cero, pues la innovación implica abordar un problema común desde un ángulo distinto para que puedas tener una mayor cantidad de soluciones creativas. Muchos de los innovadores modernos que revolucionaron distintas industrias aplican sus conocimientos y visión alternativa para innovar. Para crear algo innovador es necesario que veas los retos con otros ojos.

Comprende el trabajo de tus clientes: Antes se solía pensar que la clave para ser innovador y exitoso en los negocios era entender al cliente, pero lo realmente necesario es comprender su trabajo y hábitos para poder conseguir que estén interesados en adquirir tus productos o servicios. Una vez que tengas clara esta información, es decir qué hace exactamente que los clientes contraten un producto o servicio en general, podrás mejorar el historial de innovación de tu empresa, creando productos que tus clientes no solo deseen contratar, sino que incluso estarían dispuestos a pagar una mayor suma de dinero para incorporarlos a su vida.

Evita la competencia: Los líderes innovadores que buscan montar un negocio exitoso deben evitar enfrentarse a un mercado lleno de competencia, en el que los rivales luchen por beneficios cada vez más pequeños. No es necesario vivir batallando con la competencia para conseguir el éxito duradero, pues tiene resultados más eficientes el buscar nuevos espacios de mercado sin explorar que estén aptos para el futuro crecimiento.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Líder

Son diversos los motivos por los que se genera un cambio en el líder de un área o de equipo. En algunas ocasiones sucede como resultado de la adquisición de una empresa por otra o por que la organización ve necesario cambiar el perfil de una jefatura. Puede que esto guste o no al equipo, pero lo cierto es que es necesario afrontarlo con la mejor actitud posible para no generar un mal clima o reprocesos en la cadena de trabajo.

Un informe de la revista Forbes recomienda algunas acciones a tomar durante la primera reunión con el nuevo jefe o líder, pues es también la primera evaluación que esta persona hará de nosotros:

Ubicar al jefe en el organigrama: La persona que está llegando a la organización apreciará mucho entender cómo se desempeñan los roles en el día a día. Es importante que sepa cuáles son las responsabilidades de cada posición a su cargo y ayudarlo a entender los procesos.

Explicar los puntos de conflicto: Este punto es delicado y debe tratarse con un alto grado de profesionalismo. Se trata de advertir los posibles obstáculos para anticipar problemas y ofrecer soluciones. Esta es una gran oportunidad para ser apreciado como una persona que está dispuesta a ayudar.

Escuchar lo que el jefe sabe: Cuando llega un nuevo jefe es porque los superiores encontraron en esa persona habilidades necesarias en la organización. Estar atento a su experiencia previa puede servir para entender las formas en que esto impactará los procesos del área.

Forja las bases de una buena relación: La primera reunión sirve como cimiento de lo que se construirá en el futuro. Tener en cuenta que los lazos profesionales son lazos humanos es de gran ayuda. Procura dar la bienvenida en forma empática.

Preparar una lista de preguntas: Piensa en qué información le va a ayudar a desempeñarse mejor al nuevo jefe. Se trata de diseñar una especie de manual con las preguntas más frecuentemente hechas y proporcionar las respuestas.

Pide retroalimentación: Después de tener una reunión, pregunta si ésa es la forma en la que le gustan las presentaciones y si es el tiempo adecuado para presentar la información importante.

Prepárate para el cambio: Un nuevo jefe es una nueva forma de ejercer el liderazgo y hay que estar listo para asumirlo. Quien esté mejor preparado para cambiar y se adapte a las nuevas formas tendrá mayores posibilidades de ser tomado en cuenta.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Líder, Liderazgo, Nuevo jefe

Aprender de nuestros errores es necesario para nuestro crecimiento, y parte de ello es también afrontar momentos de derrota. El psicólogo Andrés Carrillo explica la dinámica psicológica llamada sistema de recompensa: esto nos lleva a intentar realizar las acciones que nos hacen sentir bien, y evitar las que nos hacen sentir mal. Por ello, ganar significa que destacamos positivamente en algo, lo cual nos motiva, mientras que perder es la otra cara de la moneda. Sin las experiencias de derrota, nos daría igual no aprender ni desarrollar nuestras habilidades. Por ello es tan necesario aprender a procesar la derrota.

El especialista recomienda algunas acciones concretas para afrontar la derrota:

Reformula tu idea de la derrota: No es recomendable ver la derrota como una pérdida total, ni sentir que hemos perdido nuestro tiempo y esfuerzo. Las derrotas únicamente indican que podemos hacerlo mejor, y nos muestran los aspectos a mejorar. A medida que comiences a ver las derrotas como una oportunidad de mejora, entenderás por qué no lograste el éxito como esperabas.

Gestiona tus emociones: Este proceso es indispensable para asumir las derrotas. Lo ideal es tener la capacidad para reconocer las emociones negativas que se presentan cuando hemos perdido como la frustración, impotencia, o ira. etc. Una vez que reconozcas las emociones debes aceptar que son producto de la derrota y evitar que te dominen.

Deja la derrota en el pasado: Una vez que hayas procesado la emociones y realizado un análisis de la situación, es momento de seguir adelante con el aprendizaje que esta te ha dejado. No ganarás nada positivo si mantienes en tu mente la imagen de la derrota por mucho tiempo.

Reconoce el esfuerzo realizado: Pese a no haber tenido el éxito que deseábamos, es importante que tengas la capacidad de reconocer todo el esfuerzo que realizaste al prepararte. Todo tu trabajo previo al resultado, el tiempo invertido y los conocimientos adquiridos se quedan contigo por siempre.

Aprende a manejar la crítica: Las derrotas suelen venir acompañadas de la crítica negativa, lo que puede hacer más complicado el proceso de superarlo. Debemos entender que las críticas son un efecto colateral del resultado, y que no a todas se les debe dar importancia. Es bueno ser selectivos con respecto a las persona con las que nos rodeamos y sobre todo de quienes escuchan críticas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Derrota, Fracaso, Líder, Liderazgo

El camino del líder no es sencillo. Es necesario que este se adapte y sea consciente de los procesos que lleva adelante para guiar a su equipo. Expertos de Forbes explican que las mentalidades y los comportamientos que los líderes deben aprender y desaprender para satisfacer las necesidades de sus organizaciones está en constante movimiento.

Muchas veces sucede que al asumir una posición de liderazgo, la persona asume que ha logrado lo necesario para mantenerse en esa posición y olvida que su trabajo personal debe ser constante. Daniel Godri, conferencista y escritor especializado en venta y liderazgo explica algunos errores comunes que pueden destruir la carrera de un líder:

No comunicarse bien: El líder debe ser capaz de comunicar las cosas buenas y malas, sin ser demasiado emocional o agresivo, para no causar temor en sus trabajadores. El líder es responsable de cerrar la brecha entre los trabajadores y los responsables de la empresa y, por lo tanto, necesitan adaptar su forma de comunicarse.

Ser desmotivado: La motivación es esencial para el liderazgo, pues asegura que los trabajadores se sientan seguros y comprometidos a dar lo mejor para la empresa. Los integrantes de un equipo absorben gran parte de la figura de su jefe, por lo que incluso en tiempos de crisis, el líder debe asumir una postura mental para motivar a sus trabajadores.

Hablar mucho y escuchar poco: Es necesario que el líder esté atento a las críticas y necesidades de su equipo. Saber escuchar mejora las relaciones y humaniza. Un líder que es capaz de escuchar lo que sus trabajadores dicen, aunque sea algo negativo, sin tomarlo como personal, genera confianza y los motiva.

Ser manipulador: El líder debe tener presente la diferencia entre la influencia y la manipulación. Muchos líderes manipulan a sus trabajadores e incluso a veces utilizan el abuso verbal o las amenazas para conseguir lo que desean. El líder debe influir en los empleados para buscar lo que es bueno para la empresa, pero no obligarlos.

Ser arrogante: Las personas arrogantes no respetan y disuaden a los demás. Estas personas suelen ser frías y abusan de su autoridad. Un líder humilde puede movilizar a su equipo para lograr el objetivo propuesto. Es necesario que adopte una postura próxima a sus trabajadores. Para controlar no es necesario faltar el respeto, menospreciar o verse más grande y mejor. La arrogancia destruye las relaciones y los negocios.

Desequilibrio emocional: Es claro que un líder tiene muchas preocupaciones, y ocupaciones, por lo que requiere ser flexible para tener diversos enfoques en frente a cualquier situación dentro y fuera de la empresa. Por lo tanto, también tiene que estar emocionalmente preparado para todo esto. Líderes demasiado emocionales o fríos, a menudo, destruyen sus equipos.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Líder, Liderazgo, reputación
Página 1 de 2 1 2