Liderazgo

Ocupar una jefatura o gerencia no asegura liderazgo, pues esta no se trata de jerarquía, sino de tener las capacidades y habilidades necesarias para dirigir a un grupo por el mejor camino posible. Entonces, ¿cómo reconocer a un líder? ¿Cómo puedo convertirme en uno? El psicólogo Nahum Montagud explica algunos aspectos clave a tomar en cuenta si se desea lograr el liderazgo.

Ser inclusivo: En el proceso de creación de un proyecto dentro del negocio, es importante que todos los miembros se sientan involucrados. Trabajar juntos para conseguir alcanzar un objetivo común, logrado de manera democrática, hará que los implicados ganen más conocimiento sobre los procesos, mientras se sienten motivados con el éxito alcanzado.

Ser accesible: Es importante que el líder no sea visto como una persona fría y distante, sino como alguien que mantiene una comunicación constante y personalizada con cada persona del equipo. “Con unos 15 minutos semanales es suficiente. En ese período de tiempo, se debe hablar sobre los objetivos, las metas, las dificultades y los logros que se hayan logrado o planteado desde la última reunión”, recomienda Montagud.

Reconocer logros: Los éxitos de una empresa dependen del trabajo en equipo, y además, de los éxitos individuales de cada persona que permite lograr los objetivos. Es fundamental que un líder reconozca el trabajo de su equipo, de manera clara, explícita y pública. “Los comentarios que se hagan hacia el trabajador deben ser concretos, positivos y directos, especificando qué ha hecho bien y por qué le ha gustado”, precisa el psicólogo.

Buena comunicación: El líder debe tirar abajo las caretas de apariencias y superficialidad, pues esto no permite dar paso a la autenticidad de los integrantes del equipo. Un líder debe tener la capacidad de generar una comunicación humana, sincera y genuina y, para lograrlo, debe dar el ejemplo a los demás. “Aspectos tan simples como preguntar qué tal está la familia, o que cenó ayer son formas de iniciar una conversación que pueden llevar a una mejor comunicación”, sugiere el experto.

Expectativas claras y alcanzables: Es necesario que el líder evite las rutinas tediosas mediante la propuesta de metas y objetivos definidos, pero tomando en cuenta que estos deben ser alcanzables. Esto, de la mano con una comunicación clara,  ayuda a saber si es que algún miembro del equipo requiere de mayor apoyo, o si es que es necesario reencaminar el proceso.

Gestionar el conflicto: Los momentos tensos son inevitables y deben ser gestionados de la manera correcta a tiempo. El líder debe ser capaz de identificar el conflicto y exponerlo a los miembros del equipo, para gestionarlo. Así, mientras se logra solucionar, se puede prever este tipo de conflictos en el futuro.

Tags:

Habilidades blandas, Líder, Liderazgo

Para muchas personas, las condiciones económicas en un puesto laboral son un factor crucial para determinar si vale la pena continuar trabajando en determinada empresa, pero la realidad es que en la figura de esta decisión se encuentra también el salario emocional.

Se trata del nivel de satisfacción personal que una persona obtiene en su centro de labores y está compuesto por elementos como calidad del trabajo en equipo, compañerismo, buen clima laboral, posibilidad de seguir aprendiendo, acceso a la formación continua, liderazgo y medidas de conciliación, explica un informe de la EAE Business School.

“El salario emocional es una inspiración porque ofrece reconocimiento a cada persona. Actualmente, el cambio frecuente es un ingrediente habitual en la vida profesional de la mayoría de los trabajadores. Las novedades pueden producirse como consecuencia de causas externas, pero también por una decisión interna”, explica la institución educativa en negocios.

El salario emocional debe ser siempre una fuente de bienestar, motivación y felicidad. La ausencia de este incrementa la frustración, el estrés, los conflictos interpersonales y los errores de comunicación. Por ello resulta tan importante que las empresas cuiden su clima laboral y velen por el bienestar de todos sus trabajadores.

Encontrar la motivación

El psicólogo Luis Martínez-Casasola explica que al firmar un contrato que indica un salario económico, se firma de manera tácita un contrato psicológico, y uno de sus principales efectos es la motivación.

“Todas las expectativas y esperanzas depositadas en su nueva relación laboral le harán estar especialmente motivado y por lo tanto aportar un buen rendimiento en su nuevo puesto. Esto se mantendrá en el tiempo si dichas expectativas se van cumpliendo y por lo tanto recoge los frutos que esperaba”, explica el experto.

En el caso de que las expectativas no logren materializarse, puede que la motivación comience a disminuir, y lo hará en función de la magnitud de la diferencia entre las previsiones que tenía en su contrato psicológico y la realidad que se haya encontrado durante el tiempo en la empresa.

En caso esto suceda, el psicólogo recomienda ver la manera de resolverlo haciendo explícita la disconformidad observada, que pone por ejemplo que el trabajador exponga su disconformidad con aquel elemento o rutina de la empresa que está entrando en contradicción con lo que él esperaba, para que se ajuste o mejore. “También es posible que sea la propia persona la que reajuste sus expectativas previas y las adapte a la nueva realidad, modificando lo que esperaba de la empresa”, finaliza.

Tags:

Clima laboral, Liderazgo, Salario emocional

Cada vez más jóvenes van reinsertándose o entrando al mundo laboral. En junio de este año, la población ocupada joven menor de 25 años aumentó en 71.7% con relación al mismo mes del 2020, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas del Perú (INEI).

Si bien estos jóvenes llegan a las empresas con conocimientos actualizados y una alta experiencia digital, por ser nativos de ella, es importante que puedan ver de cerca a un profesional con larga experiencia laboral en el sector en el que buscan desarrollarse, mediante un mentor.

“Este tiene la capacidad de maximizar y desarrollar el potencial de las personas a través de su experiencia y conocimientos”, explica Paola Chocano, CEO en Career Partners Perú. Agrega que cuando la organización se preocupa en implementar una estrategia de Mentoring, partiendo de sus altos ejecutivos, no solo fortalece la retención del talento, sino que, además, influye positivamente en el desarrollo de sus futuros líderes.

Existen una serie de beneficios cuando un alto ejecutivo comparte su experiencia y conocimientos con aquellos ejecutivos o profesionales que están en la fase de desarrollo. Chocano explica algunos de estos beneficios:

El poder de la retroalimentación

Un alto ejecutivo está en la capacidad de transferir sus conocimientos y experiencias dentro de un proceso estructurado y en un espacio de confianza que estimule el desarrollo y crecimiento del talento. A la vez, los futuros líderes pueden recibir retroalimentación de un mentor confiable y experimentado que ampliará su panorama y su forma de pensar y actuar. Además, el mentor podrá resolver las dudas que el futuro líder tenga en mente.

“Out of the box”

El mentor desafía el pensamiento y motiva el aprendizaje. Los líderes del futuro que reciben el entrenamiento de un mentor, siempre piensan fuera de la caja, pues son más creativos e innovadores en el desarrollo de proyectos y solución de problemas.

Cultura organizacional

El mentor es un embajador de la cultura organizacional a la que pertenece, ya que facilita el proceso de adaptación, encaje y desarrollo de las personas dentro de la compañía.

Retención del talento

El Mentoring es una herramienta potente para retener a los talentos, además de ser una práctica competitiva que favorece el aprendizaje organizativo. “La mentoría es la mejor forma de ganar-ganar-ganar para el alto ejecutivo, el futuro líder y la organización”, finaliza Paola Chocano.

Tags:

Liderazgo, líderes, Mentoring

El 52.2% de limeños sufre de estrés debido a la pandemia, reveló el Ministerio de Salud. Esto puede llevar a una serie de pensamientos negativos, e incluso caer en depresión o trastornos de ansiedad.

El psicólogo Arturo Torres explica que una parte de la felicidad está relacionada con las necesidades básicas objetivas y materiales, mientras que otras están vinculadas a la mentalidad, la gestión de la atención y la frecuencia con la que se tienen pensamientos positivos.

Para que las personas puedan lograr tener una mente más positiva, el experto brinda algunos claves que pueden resultar bastante útiles.

No confundir pesimismo y realismo

Cuando pasamos por un mal momento, tendemos a ver todo desde un punto de vista pesimista, por lo que se puede llegar a creer que todo lo que hace sentir bien es un engaño, y que la realidad está caracterizada por el dolor y el malestar. “Este pesimismo es un sesgo, una manera de deformar la interpretación de lo que nos ocurre. No hay que caer en la trampa de creer que la felicidad es una ilusión”, indica Torres.

Distanciarse de opiniones negativas

Muchas de estas opiniones son emitidas por el simple hecho de herir, o para expresar una actitud o defender una ideología yendo en contra de otra. Lo mejor es quedarnos solo con el posible valor informativo de esta clase de mensajes, no centrarnos solo en cómo nos hacen sentir. “Ver el contexto es importante, así que también es importante valorar la posibilidad de que la intención de quien las expresa no sea hacerlo honestamente”, comenta el experto.

Plantearse objetivos concretos

Si nuestros planes son realistas y sus resultados pueden ser valorados a corto plazo, tendremos la posibilidad de alegrarnos con frecuencia. La mejor parte de esto no consiste en generarnos alegrías sino en descubrir una fuente de motivación que nos permita seguir adelante.

Tener proyectos a largo plazo

Estos nos brindan un objetivo general que guía nuestros actos y nos da la posibilidad de pensar en un futuro mejor. “Parte de los problemas de tristeza y malestar psicológico se deben a no pensar en el aquí y ahora, pero también es verdad que si nos planteamos finalidades más ambiciosas, tendremos una sensación de progreso que nos permite esperar con ilusión ciertos hitos”, explica el psicólogo.

Rodearse de personas positivas

La manera de pensar de los demás se contagia con gran facilidad. Por eso, es importante contar con círculos sociales en los que prime el optimismo y la actitud positiva. Si estamos constantemente expuestos a estímulos que brinden alegría, diversión u optimismo, es más fácil que cobre sentido una mentalidad positiva dentro de nosotros.

Tags:

Liderazgo, Mente positiva, Optimismo

La improvisación teatral es el arte de crear historias sin un guión previo, basándose únicamente en el bagaje cultural y los estímulos del presente que el improvisador encuentra. Instaurado por Keith Johnston como un tipo de arte teatral, y popularizado en televisión por el programa “Who’s line is it, anyway?”, la improvisación gana cada vez más adeptos no solo por la libertad escénica, sino por los múltiples beneficios que esta trae.

En los diez años que llevo como improvisadora teatral, y tres como docente de este arte, he podido ver y vivir en mi propio cuerpo, los grandes cambios positivos que la impro ha brindado a cientos de personas, tanto a nivel personal como profesional. Aquí algunos de ellos:

No juzgar: Para la impro, ninguna idea es mala. Como en la vida, todo es perfectible. Practicar esta técnica ayuda a entender que todos venimos de diferentes contextos y por ende traemos a escena ideas y experiencias distintas que pueden ser un buen punto de partida para crear de manera conjunta. Esto permite evitar el descarte sin motivo más allá del “qué mala idea”. Si lo llevamos al plano laboral, podremos notar que una idea, por muy pequeña que sea, es moldeable y mejorada al ser considerada y tratada en equipo.

Escucha activa: Estar atento y escuchar inclusive con el cuerpo, nos genera un mindset de acción. En la impro esto sirve para no dejar ningún cabo suelto, es decir, si el compañero nos comparte cierto dato, es porque tal información es importante para él o para la situación. La escucha activa, además, nos ayuda a encontrar soluciones de forma rápida y asertiva.

Abrazar el error: En la impro, el error es un regalo, porque abre la puerta a una serie de continuaciones inimaginables para las historias que ya estábamos creando. El practicar constantemente esta idea, nos ayuda a recibir los errores en la vida diaria con mejor actitud, pues se tiene presente cuáles son los caminos a evitar, además del aprendizaje que nos deja esta falla.

Manejo de status: En una escena de dos personas, por lo general uno lleva el status alto y el otro, el status bajo. Esto significa que uno representa a una figura de poder, pero lo interesante aquí está en que ese poder es fluctuante: los personajes pueden cambiar de status según lo necesite la historia. En el plano laboral, por ejemplo, es complicado tener una negociación exitosa entre dos personas con status alto, pues ambas buscarán tener la razón. Una de ellas deberá bajar un poco el status para llegar a un consenso. Por lo general esto sucede de forma instintiva y por cansancio en los negocios, pero el estar consciente de poder ejecutar este cambio, resulta una gran herramienta.

Manejo corporal: Nuestro lenguaje corporal revela mucha información sobre nuestra mente. Entender cuáles son las posiciones que toma un cuerpo dócil, así como un cuerpo asertivo permite afrontar situaciones personales y laborales con mayor seguridad y eficacia.

 

Foto: escueladeteatroengranada.es

Tags:

Improvisación teatral, Liderazgo, Rendimiento laboral

¿Cómo saben los ejecutivos que toman la decisión correcta cuando aplican a una empresa? La respuesta es que investigan tan a fondo como investiga la empresa. “Elegir el lugar adecuado para trabajar es de suma importancia si desean impulsar su desarrollo personal y profesional, pero no es tarea fácil, por lo general, es complejo conocer anticipadamente a la empresa a la que se desea aplicar”, afirma Sandra Cubas, Partner en Cornerstone Group. La especialista comparte los factores clave que consideran los altos mandos antes de aplicar a una empresa.

Alineación de valores y cultura corporativa con los colaboradores. Los ejecutivos de altos mandos buscan construir relaciones a largo plazo. “Investigan sobre la cultura de la empresa, realizando algunas preguntas clave sobre flexibilidad de horarios, oportunidades de formación y apertura para el feedback, también lo pueden averiguar a través de su amplia red de contactos”, rescata Sandra Cubas.

La salud e historia de la empresa. ¿Cuál es la situación financiera de la empresa? ¿Se ubica en un sector que está en crecimiento? ¿Cuál es su nivel de rotación? ¿Están en los titulares por las razones correctas? Los ejecutivos logran conocer la estabilidad de la empresa a través de medios especializados, redes sociales, foros, etc.

El poder de decisión. Contar con cierta libertad para tomar decisiones en beneficio de los objetivos de la empresa es un factor clave para los ejecutivos de alto mando, por lo que, buscan conocer el poder de decisión que tendrán, indagando sobre su papel y funciones dentro de la empresa.

Buen equipo de trabajo. Aunque es limitada la información que se puede obtener anticipadamente de este factor, procuran conocerla a través de todas las interacciones y dinámicas que se susciten, incluidos los mensajes por correo electrónico.

Equilibrio entre el trabajo y la vida personal. “Hoy en día, 8 de cada 10 ejecutivos que solicitamos para puestos de alta dirección buscan que las compañías cumplan con este factor, pues conocen la importancia de disfrutar la vida también fuera del trabajo”, concluye Sandra Cubas.

Tags:

Altos Mandos, Empresa, Liderazgo

El 73% de colaboradores peruanos afirma querer cambiarse de trabajo o dejar su actual empleo, según la encuesta realizada por la consultora Dench. La principal razón de ello son el agotamiento y estrés al ejercer sus labores con más intensidad que antes de la pandemia.

En ese sentido, es importante que los líderes sepan tener un buen manejo de sus equipos para evitar este tipo de situaciones. Un informe de Mensalus, centro de coaching, brinda algunos consejos para reducir el estrés:

Desconectarse al finalizar la jornada

El trabajo es necesario para nuestra vida y es esencial para el bienestar, pero algunas personas se vuelven adictas al trabajo y ellos mismos son los causantes de su situación de estrés. Anima a tu equipo a desconectarse al finalizar la jornada laboral y evita usar tu tiempo personal a tareas pendientes. El descanso es sinónimo de bienestar y el trabajo no debería de comprometer la salud psicológica.

Además, la falta de sueño puede interferir con la productividad, la creatividad, las habilidades de resolución de problemas y la capacidad de concentración. Cuanto más descansada esté una persona, más capacitada estará para hacer frente a sus responsabilidades.

Hacer ejercicio

Si bien descansar es importante, lo es también tener hábitos saludables. El ejercicio físico reduce los niveles de cortisol, la hormona relacionada con el estrés, e incrementa la producción de norepinefrina, un neurotransmisor que puede moderar la respuesta del cerebro al estrés. Además, ejercitarse produce endorfinas que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Gestión del tiempo

La mala gestión del tiempo es una de las causas más habituales de estrés. Por ejemplo, no tener planificada la agenda del día que permita culminar con los pendientes, generará estrés en el equipo en general. Una correcta organización del tiempo es una de las mejores estrategias para prevenir esta situación. Aprovecha los lunes durante las mañanas para alistar los pendientes de la semana y que todo el equipo pueda alinearse.

Practicar Mindfulness

Esta puede considerarse una filosofía de vida que ayuda a afrontar las experiencias de una forma más adaptativa y saludable. Gracias a la meditación y otras técnicas, la persona que practica Mindfulness o atención plena, consigue desarrollar la habilidad de ser consciente, compasiva y de estar en el aquí y el ahora con una mentalidad no enjuiciadora.

Tags:

equipo de trabajo, Estrés, Liderazgo
Página 1 de 4 1 2 3 4