Sergio Pinto

Soy un fiel creyente que “El éxito es predecible e inevitable”, frase que he repetido cual mantra desde hace ya muchos años. Pensando de la misma manera, si existe un Ganar-Perder el fracaso también es predecible e inevitable. ¡Piénsalo!

Si en una pareja hay un Ganar-Perder… La ruptura, quiebre, peleas y discusiones se vuelven parte de la relación siendo la dolorosa antesala de una separación.

Si en una relación de amistad existe un Ganar-Perder, en la que uno de los amigos se aprovecha del otro, ya sea emocionalmente o de cualquier otra forma, llegará un momento en que una de las partes, lisa y llanamente se alejará.

Si en el contexto político económico de un país, en el que en las más altas esferas del poder, los pseudo líderes se apropian del poder político, económico, judicial y legislativo en su directo beneficio y en desmedro de la calidad de vida de todos los habitantes del país, estableciendo un profundo Ganar-Perder, el destino de dicho país es, definitivamente y como diría Gabriel García Márquez: “Crónica de una muerte anunciada” y más temprano que tarde una revolución – con sus muertes, división de familias y un sinnúmero de efectos colaterales, que por experiencia y propia historia, durarán varias generaciones – brotará desde lo más profunda de las entrañas de aquel pueblo sometido.

La “Marsellesa” es el himno nacional de Francia y una profunda narración de la rebelión de aquellos que lo habían perdido todo, incluyendo alimentos, techo, libertad, esperanza, futuro y dignidad. ¡Todo! ¡Hasta la vida de sus esposas e hijos! Es por eso que ante un escenario final de tragedia y desamparo, los valientes campesinos se entregan por completo a la verdadera y más profunda revolución. ¡Si ya han perdido todo, qué más da perder la vida!

Es por eso que hoy advierto a aquellos que ostentan el poder. ¡Atención! ¡No se equivoquen subestimando al ser humano! Nada es más poderoso que los movimientos que nacen producto del socavo del más poderoso instinto humano… la sobrevivencia.

Todas aquellas empresas que establezcan políticas comerciales que perjudiquen a sus clientes, así como interrelaciones Ganar-Perder para con proveedores, personal interno, entidades de control, etc., todas ellas estarán condenadas al fracaso y dado el actual contexto de hiper conexión en función del desarrollo tecnológico y de las redes sociales puesto a disposición de líderes, provocará la caída más estruendosa, inminente e impensada de gigantescos imperios.

Es más, hasta en una pequeña sociedad de negocios compuesta normalmente por amigos que lo único que desean es construir un futuro de prosperidad y abundancia, si existe un Ganar-Perder, más temprano que tarde habrá un quiebre, una ruptura y una profunda sensación de fracaso provocando una lamentable separación que echa por tierra el extraordinario potencial de los talentos que en conjunto pudieran tener trascendencia mundial… Y esa también es parte de mi historia.

Es que el ego y la pleonexia o ambición enfermiza, son el cementerio de ideas extraordinarias y proyectos incomparables.

La clave es elevar el nivel de consciencia y decidir jugar un juego Ganar-Ganar. Desarrollar la habilidad de analizar cada situación desde diferentes ángulos y puntos de vista, procurando establecer para todos y cada uno de los “actores” un verdadero beneficio, reconociendo el talento, compromiso, energía y dedicación. Finalmente, la fórmula del verdadero éxito es crear relaciones de largo plazo, asegurando un Ganar-Ganar para todas y cada una de las partes.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

éxito, Sergio Pinto

Fito Páez dice en su tema Buena Estrella: «Ya ha corrido mucha agua debajo de este puente, me ha sobrado y me ha faltado inspiración…», también dice «… es genial por fin haber tocado fondo, porque ya no se puede bajar mucho más. ¿Ves ese hilo de luz que está allá arriba? Es tu buena estrella, te protegerá; entonces cuando todo al fin se vuelve insoportable, cuando el mundo y el veneno dan dolor, todavía sigue allí tu buena estrella, buena estrella para todos, para vos».

Hoy te escribo desde Santiago, ciudad capital de un país largo y delgado situado al sur del continente. Tierra de guerreros y colonos que buscan construir una vida mejor, una vida de esperanzas, una vida de prosperidad, abundancia, felicidad y trascendencia. Y yo no soy la excepción.

Es por eso que desde lo más profundo de mi cerebro reptil se ha forjado una idea, un deseo, más bien una necesidad: «Transformar la vida de las personas por medio de la educación». Es por eso que ha nacido NIUFLEEX, un nuevo espacio virtual de educación, pero hoy no te voy a hablar de eso.

El nacimiento de NIUFLEEX ha sido el resultado de una decisión, una sólida decisión, clara y consciente, inamovible e inalterable.

En el camino, se han presentado múltiples oportunidades (y siguen apareciendo). Personas maravillosas y correctas se han abierto paso brillando con una poderosa luz interior permitiendo que cada desafío sea superado con valentía e hidalguía. Un gran equipo se ha formado y se ha forjado con base en la disciplina, foco y trabajo. Sin embargo, dichos desafíos han sido innumerables, permanentes y algunos de ellos, de gran nivel y la neta, tengo absoluta claridad que lo seguirán siendo. Les hemos hecho frente a todos y cada uno de ellos y si bien, en algunos casos hemos salido fastidiados e incluso lastimados, pero al final del día y como siempre, hemos vencido.

Y como dice Will Smith en la película «After Earth«: «El peligro es real, pero el miedo tan sólo está es tu cabeza» y como diría yo, el «PINCHE MIEDO» es una creencia arraigada en lo más profundo de tu coco. En este punto se me hace muy importante establecer que el miedo es la creencia que algo negativo va a ocurrir en el futuro producto de ideas preconcebidas e improntas cargadas de muchas y profundas emociones que han nacido en el pasado, quizás tan sólo en algunos pocos segundos.

Ahora quiero que pienses ¿Qué tienes que perder en la vida? Piénsalo, ¡¡¡Nada!!! ¡¡¡En la vida no hay nada que perder!!! Es más, lo más impactante que te pueda llegar a pasar es que mueras. ¡¡¡Pero todos vamos a morir!!! Así es que te invito a que te juegues todas las cartas ahora mismo. ¡No te guardes nada! ¡Y no permitas que el MIEDO te paralice! Y es que yo soy un absoluto convencido que todos los seres humanos tienen un talento, un don, todos somos maravillosos y extraordinarios en algún aspecto de la vida. ¡Todos somos maestros!

Es por eso que te desafío a que te atrevas a tomar acción, a que vivas intensamente cada minuto a partir de hoy y hagas que este viaje, esta travesía, esta jornada, realmente valga la pena. Y tal como le responde Brad Pitt a Anthonny Hopkins al final de la película «Conoces a Joe Black» cuando debían cruzar el puente entre la vida y la muerte y éste último le pregunta si debía preocuparse por algo, Brad Pitt le responde: «Un hombre como tú definitivamente no».

Finalmente, no se trata de la edad que tienes, pero del tiempo que te queda. Recuerda siempre que LA CUENTA REGRESIVA DE TU VIDA NO SE DETIENE.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Miedo, Sergio Pinto

De “Proverbios y cantares”, de Antonio Machado

Caminante, son tus huellas el camino y nada más;
caminante, no hay camino, se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino sino estelas en la mar.

Ante la pregunta: «¿Quién eres?», Clotaire Rapaille, psiquiatra y mercadólogo francés, autor de «Move Up» y «Código Cultural», radicado desde los 18 años en Estados Unidos dice: «¡Muy tarde!… ya soy otro». En una charla en México, en el contexto de un evento denominado «La ciudad de las ideas», menciona que biológicamente, todo es cambio. Desde la presencia de las hormonas, reacciones químicas, el entorno, las ideas e información que ingresan al cerebro, consciente e inconscientemente, hasta la regeneración celular (que en el caso del ser humano y con el paso del tiempo, se vuelve más lenta), todo se manifiesta como un cambio permanente en las personas.

Comprendiendo entonces que lo único permanente es el cambio, la pregunta que deambula por mi cabeza sin cesar es: «¿Existe alguna tendencia, quizás alguna ley natural que rija y encauce ese cambio?» y mi conclusión es que sí, la ley natural es el progreso y la prosperidad. Creo profundamente que los seres humanos, mientras más información tienen, ya sea que haya ingresado al cerebro de forma consciente o inconsciente, más herramientas deben disponer para progresar. Que mientras más tiempo pasan en un entorno de relaciones personales, mayor control e inteligencia emocional deben adquirir. Que mientras más experiencias completen su vida, mayor es la sabiduría. Es decir, todo me hace pensar que la ley natural es el progreso y la prosperidad.

Sin embargo, conocer tantas personas, en tantos países con culturas tan diferentes, me ha demostrado que son muy pocos, aquellos que logran experimentar progreso y prosperidad.

Es que por un lado la genética, el entorno, las improntas familiares y la cultura determinan la información que tenemos en el cerebro y dado que las decisiones que tomamos diariamente están en función de dicha información, es que debemos hacer un profundo análisis de nuestras posibilidades y de ser necesario hacer algún cambio, debemos elevar el nivel de consciencia y trabajar duro y con mucha disciplina para encauzar correctamente este nuevo camino.

En este camino también experimentarás reacciones en el cuerpo, reflejo de la existencia de emociones placenteras y displacenteras como la alegría, tristeza, furia, desagrado, ¡Miedo!, entre otras. Y dado que las emociones no son buenas ni malas, sino tan sólo indicadores, cual instrumentos de navegación de la cabina del avión y que la idea es que logres identificarlas para luego entrar en acción respecto a cada una de ellas, es que conocerte se vuelve tan relevante. Eso es control e inteligencia emocional y es la forma en la que puedas tomar el control consciente de tu vida, para que la dirijas hacia la materialización progresiva de tus sueños.

Por todo lo anterior quiero decirte: «¡Hey!, ¡NO PASA NADA! Tranquil@. Decide no tener problemas, pero si desafíos y ponte en modo solución aplicando control e inteligencia emocional. Esa es la forma de dar un golpe de timón, de forma consciente. ¡Puedes, segundo a segundo volver a iniciar! Y te invito a que aproveches cada minuto de tu vida… ¡Si vale la pena! RECUERDA QUE LA CUENTA REGRESIVA DE TU VIDA NO SE DETIENE.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

¡No pasa Nada!, crecimiento personal, Sergio Pinto