¿Pudo Keiko Fujimori ganar en las urnas lo que hoy pretende su staff de abogados ganar en la mesa? Al cierre de esta nota, con el 99.440% de actas contabilizadas, la diferencia entre ambos candidatos era de 173.707 votos en territorio nacional y 71,455 si contamos los votos del extranjero. Ambas cantidades representan menos del 10% de las personas que no votaron en las regiones en las que el fujimorismo tuvo mayoría.

En Tumbes y Piura, por ejemplo, donde el fujimorismo alcanzó las preferencias de más del 60% de la población, aproximadamente 378.000 personas no acudieron a las urnas. Una cifra que está lejos de los más de 594.000 que faltaron en las regiones de Lambayeque y La Libertad, donde Fuerza Popular alcanzó más del 50% de las preferencias.

Lima y el Callao merecen una mención aparte. En ambas regiones el fujimorismo arrasó, pero ¿pudo ser aún más importante este bastión para los intereses de Fuerza Popular si las más de 1.800.000 personas que se ausentaron acudían a votar?

Mientras los ausentes en regiones donde ganó Fujimori sumaron 3.332.139; en las del profesor suman 2.434.480. Es decir, 897.659 personas menos. ¿Cuántos votos pudo haber sumado Castillo si los más de 492.000 votantes ausentes de Puno, Huancavelica y Cusco, por ejemplo, donde el candidato sacó más del 80% de las votaciones, hubiesen acudido a las urnas?

Como fuese, el mapa del Perú se tiñó de rojo. Pedro Castillo venció en un mayor número de regiones y obtuvo un porcentaje contundente en varias de ellas, como ya hemos mencionado.

Por el lado de Keiko Fujimori, si bien no alcanzó a pasar el 70% de los votos en ninguna región, logró obtener el 64.60% en Lima, el equivalente a 3.965.876 votantes. Un número significativo que influyó en que la segunda vuelta terminara siendo bastante apretada. Su bastión, cómo no, fue San Isidro, donde obtuvo el más del 88% de las preferencias. Pero en San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de la capital, la cosa fue más reñida. Keiko obtuvo el 58% de los votos, mientras que Castillo, poco más del 41%.

Tags:

ausentismo electoral, Elecciones 2021, mapa del peru, Regiones, resultados segunda vuelta

 

Infografía sobre las elecciones peruanas 2011-2021

Son muy pocas las regiones que han mantenido su apoyo a un candidato entre la primera y segunda vuelta de los años 2011 y 2016. De hecho, la costa norte parece ser la única: en ambos procesos se impuso el fujimorismo.

Por otro lado, la mayor parte del sur suele votar en bloque por el mismo candidato, ya sea que este cambie o no para la segunda vuelta. En el 2011, mantuvieron su voto por Ollanta Humala en ambas instancias. Mientras que en el 2016, luego de haber apostado por Verónika Mendoza, quien no alcanzó a pasar a la segunda vuelta, apoyaron masivamente a PPK.

Finalmente, en la década pasada, cuatro regiones pueden considerarse las más volátiles, al haber cambiado al candidato más votado en su territorio en ambos procesos. Estas son Loreto, Lima, Cajamarca y Pasco.

En la capital, por ejemplo, el fujimorismo se impuso el 2016 en primera vuelta. Y en la segunda, la victoria fue para PPK. Pero es el caso de Pasco en el que pondremos el foco.

Pasco es la única región que ha acertado, en los dos años de elecciones, al vencedor de la segunda vuelta a nivel nacional con un porcentaje sumamente similar al que se obtuvo en el recuento nacional. Varía solo en milésimas. ¿Podría considerarse a Pasco un reflejo representativo de la elección general y valdría analizarlo más a fondo?

Fuente: Twitter José Luis Bacigalupo (@Pepe_Bacigalupo)

José Luis Bacigalupo profundiza un poco más en esta población a la que llama “votante mediano”.

 

No se sabe qué pueda ocurrir en estas elecciones, sin embargo, los resultados que se obtengan podrían confirmar a Pasco como una región de referencia frente al voto a nivel nacional. No tendrá la población de Lima para ser una región totalmente decisiva, pero sí podría orientar hacia dónde se dirigiría el voto total en una segunda vuelta. Esperemos.

 

Tags:

elecciones perú, infografia, votacion por regiones

 

Electorado
Informe – Sudaca.Pe

 

La composición del padrón electoral ha cambiado en la última década. Una modificación importante, y poco percibida, ha ocurrido en la edad de la población apta para votar. Si echamos un vistazo diez años atrás, a las elecciones generales del 2011, los jóvenes menores de 30 años solo han aumentado alrededor de medio millón. Sin embargo, la población de entre 30 y 59 años, donde está la mayoría de peruanos, se ha incrementado en casi tres millones y la de adultos mayores de 60 años se ha casi duplicado.

 

En cuanto a la distribución por ubicación geográfica, tomando las cinco provincias con mayor y menor cantidad de electores se halla que estas solo han variado unas pocas milésimas en diez años. Aún así, su crecimiento se ha dado junto al aumento del electorado total. Lima resulta la provincia con mayor población electoral de lejos con un 34% del total, seguida por La Libertad con casi un 6%.

 

En tanto, a pesar de haber crecido de 16,494,906 a 25,287,954 personas, en comparación con el año 2006, la distribución entre hombres y mujeres se ha mantenido bordeando el 50%.

La gran incógnita que queda es: ¿cuántas de estas personas, cada vez con más años encima, irán a votar el día de hoy?

Tags:

11 de abril, Elecciones 2021, Voto