ejercicios

Con más de un año bajo restricciones de movilidad como la cuarentena, el agotamiento termina pasándole factura tanto a los que hacen trabajo presencial como a los que están en remoto. De acuerdo a un estudio del Ministerio de Salud, hasta el año pasado, al menos 7 de cada 10 peruanos habían visto afectada su salud mental durante la pandemia.

“En el confinamiento se está viendo muchos cuadros de ansiedad e insomnio. El ser humano puede estar sin comer dos días, pero no puede estar sin dormir. El descansar es un alimento para el cerebro. El 99% de las personas que buscan ayuda tienen problemas de insomnio y es así como empieza a debilitarse su sistema inmunológico», indicó la psicóloga de SISOL Salud, Cecilia Portocarrero.

Comentó que la gran incertidumbre alrededor de la pandemia genera un estrés que se manifiesta en dolores de cabeza, dolores musculares y aburrimiento. Además, el cambio de rutina genera un desorden. “Normalmente la persona salía a trabajar muy temprano y llegaba a casa solo a descansar. Pero al no realizar esa actividad existe demasiada energía acumulada, la cual no le permite continuar con el ciclo de vida que anteriormente llevaba”, precisó.

Sobrellevar el trabajo

Para Óscar Salinas Chalco, psicólogo del Hospital Guillermo Almenara del Seguro Social de Salud (Essalud), una de las causas que genera el aumento de estos cuadros son las largas sesiones de teletrabajo que se realizan desde el hogar.

“Es muy importante no confundir el horario de teletrabajo con el horario doméstico; el hacer todo a la vez aumenta los niveles de ansiedad y de estrés en las personas”, explicó.

El especialista indica que hay una manera muy práctica de enfrentar los cuadros de estrés y ansiedad mientras uno realiza el teletrabajo; dividir los horarios de trabajo para dosificar la carga laboral puede ser un gran aporte en materia preventiva.

De acuerdo a Giovanna Valdespino, jefa de programas preventivos de Sanitas, además de organizar mejor el tiempo, es recomendable no ser muy exigente con uno mismo porque se tiene que saber los límites del cuerpo y la mente para no sobrecargarse. “Genere momentos de pausas activas para poder mantener su cuerpo y mente en equilibrio”, aconsejó.

Portocarrero recuerda que en estas circunstancias muchas personas se sienten invadidas por un miedo desproporcionado y no se puede vivir con el miedo, es necesario enfrentarlo. Si es necesario, busque ayuda profesional sin sentirse mal por ello.

“Si tengo ansiedad, hay que analizar qué me genera ansiedad, ¿mirar por la ventana?, ¿lavarse las manos frecuentemente? Hay que enfocar bien qué está ocurriendo y conversarlo con un especialista. Hay terapias cognitivo-conductuales que son muy breves, que ayudan a enfocar cuál es el problema”, agregó.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

cansancio, ejercicios, Pandemia