Pandemia

Emerger de una turbulenta etapa donde todo es posible y pararse en la tabla cuando hay que correr una ola, esa ola, no cualquier potencial ola, es muy difícil. El miedo de ser el gato de Schrodinger en un estado particular —una identidad asentada— es real y potente. La conciencia de que nuestras acciones tienen consecuencias reales, aunque aún no asomen achaques articulares y divorcios incurables, es perturbadora. Sí, es verdad, nuestro yo futuro es un extraño. 

Definir las tareas propias de una etapa, las tareas de desarrollo, ponerles un nombre, establecer objetivos realistas, criterios para evaluar logros, así como anticipar riesgos y peligros, ayudar a descubrir recursos personales y colectivos, es lo que hicimos en la segunda parte del encuentro. Negar el pertubador curso de los acontecimientos, aquí en nuestro país y en el resto de coordenadas geográficas, es torpe; pero explicar todas las emociones en función de ese escenario es renunciar al poder de la educación.  

Tags:

adolescentes, Pandemia, traumas

“El hijo” conmueve profundamente. Gracias a esta obra contemplamos con pena y desasosiego la vida de un adolescente deprimido, su dolor y sufrimiento, su desgano y sus pocas ganas de seguir con vida. Asimismo, a los padres y su desconcierto frente a lo que le ocurre y, en consecuencia, de no encontrar el camino para aproximarse y proteger a su hijo del modo en el que él lo necesita. La obra es, además, una alerta para poner atención al estado de ánimo y el comportamiento cotidiano de nuestros hijos adolescentes, quienes soportaron a duras penas el distanciamiento social durante la pandemia privados del afecto y compañerismo de sus pares. Finalmente, una vez más, ratifica nuestro convencimiento de que la salud mental debe ser el eje central de nuestro bienestar personal y colectivo.

Tags:

colegio, Pandemia

Poemas Posthumanos es un libro que coquetea con la muerte y sus diversos significados. Abundan los dichos populares, lo que se interpreta como parte de un amplio imaginario social, pero también hay un reconocimiento por las pérdidas ocurridas durante la pandemia. El diálogo encontrado en este poemario con el emblemático César Vallejo nos permite ver una doble relación de Mazzotti con el poeta de Santiago de Chuco. La apertura dialógica pretende manifestar una especie de “engaste” que para Ribeyro era destacar un rasgo fundamental de un escritor y ponerlo en un cuadro, como enmarcándolo. Así veo yo la relación de Mazzotti con Vallejo en este reciente poemario publicado el 2022 y recientemente presentado en Lima. Sin embargo, también desarrolla a Vallejo y lo revivifica de manera actual, lo vuelve contemporáneo, con lo que el cuadro adquiere movimiento y contorno, como entrando en una dimensión que interpreta ya no el caos que vivió Vallejo en el periodo de entreguerras, sino el de nuestra era neoliberal y sus propias destrucciones. 

Definitivamente, Mazzotti es un poeta muy vigente que escribe con solidaridad, empatía y conocimiento y que siempre está innovando tanto en contenidos como en formas para seguir sobresaliendo en las letras peruanas. De esa manera, la poesía de Mazzotti constituye una de las cimas de la tradición peruana y latinoamericana en espera de difusión a la altura de su complejidad y su rigor rítmico, la riqueza de su imaginería y el cuestionamiento del sujeto contemporáneo a través de la experiencia de la migración y la apertura a voces hasta ahora inéditas en español. 

Y no he hablado de sus grandes aportes académicos en temas como el Inca Garcilaso, las culturas criollas, la documentación de las culturas amazónicas, José María Arguedas y el mismo Vallejo, aparte de sus exploraciones por la poesía latinoamericana contemporánea. El homenaje de la Municipalidad de Lima no solo honra a Mazzotti, sino a la propia Municipalidad, porque es de almas nobles reconocer la grandeza ajena.

Tags:

Literatura, Medio ambiente, Pandemia

En lo que respecta al punto dos, las plataformas políticas horizontales cada vez cobran mayor importancia para la representación. Las redes sociales (Facebook y Twitter) son la evidencia empírica de poder felicitar o confrontar directamente al político de turno. A esto habría que agregar la socialización que han recibido los jóvenes, durante dos décadas y media en un entorno de informalidad, tornando sus demandas fuertemente por el lado del día a día, de lo economicista y de lo anti-estatal. De acuerdo a ello, representarlos implica tomar en cuenta estos elementos.

Tags:

Jóvenes, Pandemia, Política

Otro sector que tendrá largo crecimiento en la post pandemia es el relacionado a las herramientas tecnológicas que permitan el trabajo remoto y colaborativo. “Se trata de herramientas donde se puedan tener integradas diferentes plataformas de servicios. Esto se denomina interoperabilidad. Esto implica conectar diferentes plataformas, lo cual va a permitir no solamente una mayor eficiencia en el negocio de los emprendedores, sino también para los usuarios”, añade.

Tags:

Educación, Pandemia, transformación digital

Los primeros días de la tercera ola han estado marcados por la búsqueda masiva de pruebas Covid-19. A pesar de que el Ministerio de Salud implementó 222 puntos de detección gratuita en Lima y Callao, la demanda fue más alta y el resultado ha sido el caos. En las colas se juntaron personas con síntomas, los que necesitaban un resultado para justificar su inasistencia al trabajo y quienes no tenían los S/ 250 que, en promedio, están cobrando los laboratorios y las clínicas privadas.

De los dos tipos de pruebas a disposición, las moleculares son las más confiables porque detectan el material genético del virus. Sin embargo, requieren de un laboratorio para obtener el resultado, lo que hoy puede tardar varios días. Las pruebas antigénicas, en cambio, dan resultados en menos de 30 minutos. No requieren ningún laboratorio, pero su precisión es menor porque no detectan el material genético, sino las proteínas generadas en la parte externa del virus.

LA CAPACIDAD DEL SECTOR PÚBLICO

Por la alta demanda, los resultados de las pruebas moleculares que el INS procesa -que antes tomaban máximo 48 horas- empezaron a demorar más de cinco días con el arranque de la tercera ola. Según Óscar Escalante, director ejecutivo de Enfermedades Transmisibles, hasta la última semana de diciembre el instituto recibía unas 3.500 a 4.000 muestras diarias. Sin embargo, la variante ómicron superó cualquier cálculo previo. 

“La primera semana de enero hemos tenido picos de 15.000 y eso ha provocado estos retrasos en los primeros días”, indicó a Canal N, respecto a las muestras que reciben únicamente los laboratorios del INS. A nivel nacional -si se le agregan los laboratorios de regiones, de EsSalud y las FFAA- la capacidad de procesamiento total alcanza las 20.000. 

“Los laboratorios públicos, es decir, los laboratorios de las regiones más el INS, pueden llegar a procesar 20.000 pruebas moleculares; mientras que los laboratorios privados han reportado tener una capacidad para procesar hasta 50.000”, detalla el INS a Sudaca.

Precisamente, el jueves 13 de enero se inauguró en Lima Este un nuevo laboratorio del INS para procesar estas pruebas. Es el número 123 de los autorizados a la fecha. De ellos, 63 laboratorios son públicos y 60 privados.

El INS también comunicó para este informe que se está coordinando la habilitación de ambientes adicionales y el incremento de recurso humano para que la capacidad de procesamiento de muestras crezca. “Sin embargo, es importante tener en cuenta que se aplican diversas estrategias […], como principalmente pruebas antigénicas para los sintomáticos y las moleculares para asintomáticos con factor de riesgo”, indicaron.

Esto último tiene que ver con un anuncio del Minsa del 10 de enero. Para hacer más eficiente el diagnóstico, se ha dispuesto priorizar la toma de pruebas moleculares para personas con comorbilidades y adultos mayores de 60 años, mientras que las pruebas antigénicas se aplicarán al resto de personas con síntomas de Covid-19, quienes también deberán pasar por consulta médica. De esta manera se busca afrontar la alta demanda, mientras se amplía la capacidad de procesamiento.

LOS PRECIOS POR LAS NUBES DEL SECTOR PRIVADO

Según los últimos reportes de la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud), a diciembre más de 100 establecimientos ofrecían el servicio de toma de muestras para pruebas moleculares en Lima. Estas luego son enviadas a los laboratorios para su procesamiento. Los precios van desde S/90 hasta S/467. El promedio se sitúa en S/250, pero varía conforme se incrementa la demanda. Este sistema también ha colapsado y los resultados están demorando más de 48 horas. 

Por ejemplo, Luis Dasso, un joven abogado, estuvo recorriendo varios laboratorios de Miraflores el día lunes y muchos ya tenían las citas copadas. Pero en uno de estos, Expertta Salud, lo recibieron y le prometieron darle los resultados entre 12 y 24 horas. Pagó S/210. “Pasaron 48 horas y no me atendían el teléfono, ni el WhatsApp, ni correos. El miércoles tuve que ir hasta el mismo local, ya con algunos síntomas, para que me den mis resultados y ahí recién me los entregaron”, comentó. 

El caso de su novia, Carla Vega, fue más complicado. Desde el miércoles que se enteraron de los resultados, ella solicitó un descarte a domicilio con Rímac, un seguro privado que tiene a través de su empleador. Al día siguiente le pidieron que haga el pago por el servicio (un deducible de S/ 50) y, por más que insistió, nunca fueron a tomarle la muestra. Con la aparición de los primeros síntomas, volvió a llamar para pedir un médico a domicilio. Lo único que obtuvo es que distintas personas la llamaran para repreguntarle los síntomas una y otra vez, sin asegurarle fecha y hora para su atención.

“La última vez que el médico se comunicó conmigo quedaron en venir sábado en la mañana, pero no vino nadie. Llamé al médico, al seguro y me cortaban la llamada. Por redes también me quejé, dejé mis datos y nada”, asegura. Al cierre de esta nota, un cuarto médico le había ofrecido cumplir con la consulta a domicilio, a tres días de reportado el caso. 

Sobre los altos costos de las pruebas, Guillermo Alva, gerente de la Asociación de Clínicas Particulares del Perú (ACP), dice que en los costos se incluye los insumos que se utilizan, el personal capacitado que se moviliza para realizar la toma de muestra, la implementación de laboratorios de análisis, y el soporte administrativo y logístico necesario para la compra de los insumos. 

“Se necesita contar con más proveedores [de insumos]. Esto pasa también por los permisos de importación que tienen las droguerías. Para los mismos hospitales públicos, para que puedan conseguir sus insumos, también sería importante. No es lo mismo tener una sola marca que veinte”, comenta.

Actualmente, solo las droguerías que se encuentran en el Registro Nacional de Establecimientos Farmacéuticos de Digemid tienen permiso para comercializar insumos para pruebas Covid-19, y únicamente pueden venderlos a los establecimientos y laboratorios autorizados.

Alva dice que la causa de los altos precios es la demanda global. “Los proveedores de los insumos también tienen que salir a comprar al exterior, importar y se tiene que considerar el incremento de los fletes. Son factores externos que los laboratorios no manejan”, agrega. En su último reporte de inflación de diciembre, el Banco Central de Reserva (BCR) da cuenta de un aumento persistente en el precio del transporte de productos entre países.

“El costo de transporte de productos plásticos, textiles, químicos y papeles se ha más que duplicado en el tercer trimestre frente al mismo periodo del año anterior [2020]”, anotan. En el caso de productos químicos, el incremento ha sido de 116,5% en el tercer trimestre.

Mientras, hay pacientes que han preferido buscar los autotest para hacerse ellos mismos las pruebas antigénicas, mediante el método del hisopado. El Minsa autorizó desde noviembre la importación de estas pruebas para su venta al público. Según pudimos comprobar, en los catálogos virtuales de las principales cadenas de farmacias el producto “SARS-CoV-2 Antigen Self Test Nasal” de Roche aparece en situación de agotado hace varios días. El producto comprende un kit de cinco pruebas a un precio de S/215.

 

¿Y LOS BIÓLOGOS?

En la toma de la muestra, la cadena de custodia, el procesamiento y la interpretación de los resultados, los biólogos tienen un importante papel. Tanto en el sector público como en el privado.

Según Gardenia Jiménez, decana nacional del Colegio de Biólogos del Perú, en el sector público son más de 4.000 biólogos que están trabajando en laboratorios al diagnóstico de Covid-19. En el sector privado, se cuentan entre 2.500 y 3.000.

Si bien la contratación de estos profesionales debería ser mayor ante la tercera ola, Jiménez advierte que el año pasado, con la Ley 31125 que declaró en emergencia el sistema nacional de salud y plantea su reforma al 2024, se establecieron beneficios que no alcanzan a los biólogos.

La ley dispone que el Ejecutivo brinde un seguro de vida a los profesionales de la salud de diferentes regímenes laborales (incluyendo al régimen especial de Contratación Administrativa de Servicios-CAS) y prohíbe la contratación de técnicos o auxiliares bajo locación de servicios. Sin embargo, se exceptúa a algunas especialidades que sí podrían contratarse bajo servicio de terceros, sin incluir a los biólogos.

“Esperemos que esto se supere y se trabaje desde ese enfoque si queremos lograr resultados favorables en nuestra población que es lo más importante. Ya se ha presentado el Proyecto de Ley 921-2021, en la Comisión de Salud del Congreso, para corregir este error. No solo pedimos por los biólogos, sino por los químico-farmacéuticos, psicólogos, trabajadores sociales que han sido excluidos de esta norma”, precisa.

Para el decano del Colegio Médico del Perú, Raúl Urquizo, el déficit de profesionales de salud es a todo nivel y por ello habían planteado que puedan trabajar en dos instituciones a la vez. “El ministro de Salud ha hablado con el Parlamento, pero solamente para Covid-19 y el problema no es solo Covid”, asegura.

A todo ello se agrega que las contrataciones CAS-Covid -que son las contrataciones temporales que se habilitaron para atender la emergencia sanitaria- se renuevan por dos o tres meses. Eso desincentiva el trabajo en el sector público, que es donde se atiende la mayoría de la población. 

Tags:

clínicas, Covid-19, Instituto Nacional de Salud (INS), laboratorio, Minsa, Pandemia, prueba Covid

La capacidad de ahorro de los hogares peruanos incrementó durante el segundo año de la pandemia, indicó la jefe de Producto de Caja Piura, Liliana Lescano. “Con la pandemia, los peruanos aprendieron que es mejor contar con un fondo de respaldo para cualquier emergencia, y buscan soluciones rentables y seguras con tasas preferenciales como los depósitos a plazo fijo”, comentó la ejecutiva.

Si bien miles de hogares están logrando consolidar una cultura de ahorro, aún hay un largo camino por recorrer. David Laurent, economista conductual, explicó a Sudaca que a muchas personas les cuesta ahorrar porque viven en el presente. “Valoramos más el presente que el  futuro porque preferimos maximizar el placer inmediato”, indicó.

Además, se le suma el creer que ahorrar depende de la fuerza de voluntad. “La voluntad es la fuerza bruta más débil. Confiar en ella es un error, porque el día que llega el pago, se prefiere el disfrute del dinero, el disfrute del presente”, explica Laurent.

Errores comunes

El economista conductual recomienda prepararse para el ahorro y empezar a evitar todo lo que nos aleja de ello. “Un gran error es no dividir las cuentas principales. Si tienes una cuenta de haberes y crees que en ella estás ahorrando, estás equivocado. Este dinero está muy disponible. Hay que separarlo en diferentes cuentas bancarias”, recomienda.

Otro error es considerar las suscripciones como gastos fijos. “Si uno se da cuenta de la cantidad de cosas que está suscrito, puede ver la gran cantidad de dinero que se va. Pueden ser el gimnasio, Netflix, Spotify, Amazon y tantas otras suscripciones que se debitan de forma automática”, recuerda.

El hábito del ahorro

Laurent recomienda automatizar el ahorro. “Recordemos: no hay que confiar en la fuerza de voluntad. Lo mejor es crear un débito automático destinado al ahorro. Ahora casi todos los bancos tienen esta opción. De esta manera, cada día que paguen, un monto irá automáticamente a la cuenta de ahorros”, explica.

Otra opción es llevar el dinero que se desea ahorrar a un producto que no permita disponer inmediatamente de este, como por ejemplo una cuenta de plazo fijo. “Desde  la aplicación del banco se puede transferir grandes cantidades de dinero con un solo clic. En cambio, si abrimos un plazo fijo, será más complicado disponer de este ahorro porque no puede ser retirado en cualquier momento”, indica.

Tags:

2022, Covid-19, Cultura del ahorro, Pandemia

En apenas cinco meses el gobierno del Presidente Pedro Castillo ha tenido que sortear varias olas. No obstante, la que se avecina, producto de la peste que se niega a dejarnos y que más bien arremete con la variante omicron, puede ser la más devastadora en términos de políticos, económicos y de salud. Más que el torpe intento de la vacancia esta será su prueba de fuego. Como ya se ha hecho costumbre el panorama se presenta sombrío. Nos vuelve a encontrar poco preparados, a pesar del gran avance en la vacunación, sin las suficientes pruebas de descarte, los hospitales abarrotados, las camas UCI insuficientes, los ciudadanos y los empresarios poco dispuestos a aceptar más restricciones y una inestabilidad política que sólo contribuye al caos.

Con un gobierno enclenque y una oposición agazapada y lista para irle a la yugular al menor desatino, el Presidente y quienes lo acompañan deberán demostrar de qué están hechos. Si todo se maneja con prudencia, buena gestión, celeridad y se toman las medidas necesarias, por impopulares que estás sean, con la finalidad de que los estragos de la tercera ola no resulten tan catastróficos como los de las dos anteriores, el gobierno encontrará una oportunidad de oro -tal vez la última- para recuperar la sintonía con el pueblo y tomar el aliento necesario para realizar las reformas prometidas.

Conjurado el intento de vacancia y sabiendo que ésta se mantiene como la espada de Damocles pendiendo sobre su cabeza, el Presidente tendría que hacer un llamado a la unidad nacional para afrontar esta tercera ola. Recoger la valiosa experiencia y lo aprendido en las dos primeras para no cometer los mismos errores. Hacer un parte aguas entre los que verdaderamente se comprometen a poner todos sus esfuerzos para vencer al enemigo común que es la pandemia y aquellos que quieren aprovechar políticamente la muerte inminente de cientos de compatriotas para sus propios y mezquinos intereses políticos o de grupo.

Deponer las diferencias ideológicas es imprescindible, pues ante un enemigo común sólo Caben soluciones en común. Mezquinar los grandes y rápidos avances que este gobierno ha logrado en la vacunación sería miserable. De igual manera, se debe tomar la experiencia y permitir que sean los expertos quienes, con la orientación política brindada por el gobierno, sean quienes hagan su trabajo. Fue un acierto del gobierno, por ejemplo, no ceder a las voces que exigían la privatización de las vacunas y hoy vemos los resultados con las grandes mayorías populares vacunados con las dosis completas.

Esta tercera ola puede servir también para mostrar que, especialmente en temas de salud, educación y seguridad, no todo puede dejarse librado al mercado sin ningún tipo de regulación. Es momento que el Estado asuma su papel y tome las riendas para garantizar la atención de los más vulnerables, de aquellos que históricamente han sido olvidados por un modelo de bonanza sólo para unos pocos y que nos condenó a tener el peor sistema de salud de la región.

No es causal que la cifra de muertos en el Perú sea una de las más altas del mundo. Eso se debe al abandono histórico de la salud pública en el país. Tampoco es casual que aún no hayamos sido capaces de garantizar el retorno de nuestros niños de los colegios. Eso también se debe al abandono histórico de la educación pública. En cinco meses no se pueden resolver esos temas, pero sí se puede tener la clara decisión de hacerlo y empujar todos los esfuerzos en lograrlo. Una agenda mínima de no más de cinco puntos en los que todos nos comprometamos a trabajar en conjunto y en unidad sería un gran logro después de tanta confrontación.

La pandemia también ha dejado en el Perú una de las tasas de huérfanos más alta del planeta. Más de 93 mil niños se han quedado sin padres o cuidadores. Toda una generación marcada por la desgracia de la muerte y el abandono por parte del Estado. Por ello, desde aquí hacemos un llamado al Congreso de la República para que apruebe el proyecto de ley presentado por la Ministra de la Mujer, Anahí Durand, para que más de 80 mil nuños puedan acceder a una pensión de orfandad. Esa es la política de un gobierno que mira con atención a los más necesitados y vulnerables. Este proyecto aguada su aprobación desde hace más de un mes. Un mes en que nuestros niños habrían podido tener alguna ayuda para paliar la terrible situación en la que se encuentran. Ad portas de la tercera ola esta ayuda se hace imprescindible. Ojalá que el Congreso entienda que no hay nada más importante que los niños y permita en esta legislatura que esa pensión se haga realidad. Esa podría ser la muestra de que para todos lo primero es la defensa de la vida.

Tags:

consecuencias del covid-19, Covid-19, nuevas medidas, Pandemia, Tercera ola
Página 1 de 7 1 2 3 4 5 6 7
x