Vehículo

Solo en agosto de este año, 14.879 vehículos ingresaron al parque automotor peruano, según un informe elaborado por la Asociación Automotriz del Perú. Este bien brinda una serie de beneficios como permitir movilizarse con facilidad y rapidez a grandes distancias, así como impulsar tu negocio para la distribución de tus productos y servicios a lo largo de la ciudad.

Sin embargo, un auto puede generar una serie de gastos ya sea por el desgaste que obligue a la compra de repuestos o por el consumo innecesario de combustible. En ese sentido, Vicente Higa, gerente de Posventa en Mitsui Automotriz, asegura que “usar componentes alternativos o acoplar aquellos que no estén diseñados para el modelo del vehículo, acelera el desgaste del auto. Es necesario que el componente sea original de la marca”.

Asimismo, comparte algunas buenas prácticas al conducir el vehículo que evitan el consumo excesivo del combustible:

No tener el motor en ralentí prolongado: Un vehículo se deja en ralentí cuando para de moverse, pero el motor permanece encendido. Sin embargo, dejar el motor demasiado tiempo en ralentí ocasiona mayor consumo de combustible.

Conducir de manera suave: Mantén una velocidad lo más uniforme posible evitando tanto las altas velocidades como las excesivamente bajas, pues debes buscar la fluidez en la circulación. De la misma manera, procura no hacer aceleraciones bruscas y no frenar innecesariamente y/o en exceso.

Mantenimientos y cuidados oportunos: Es necesario tener el vehículo con los mantenimientos al día y asistencias técnicas en un concesionario autorizado. Asimismo, realizar los lavados y limpieza en centros especializados te asegurará que se utilizarán materiales de garantía que no dañará tu vehículo.

Evitar que el combustible llegue a niveles inferiores de reserva: Pues además de correr peligro de quedar varados en el camino, también puede generar el daño de piezas que lo obligarán a gastar en la reparación del auto.

Tener los neumáticos en buen estado: Si los neumáticos no tienen la presión adecuada, se gasta más combustible del necesario.

Además, Higa menciona que otras consideraciones que podemos tomar en cuenta son asegurar que el sistema de la dirección esté alineado, ni tener las ventanas abiertas en altas velocidades, pues esto genera resistencia al avance. Finalmente, llevar en el vehículo más peso de su carga útil puede afectar al desempeño del motor y al desgaste prematuro de todas las piezas, como la suspensión y los frenos.

Tags:

ahorro, Gastos, Vehículo

Para este tipo de inversión, Aaron Vento, gerente de ventas de la división Toyota de Mitsui Automotriz recomienda prestar atención a cuatro factores clave y tener presente el tipo de negocio que desarrollas

La adquisición de un vehículo representa una importante inversión como herramienta de trabajo, sobre todo en esta etapa de reactivación económica. Según Alberto Morisaki, Gerente de Estudios Económicos de la Asociación Automotriz del Perú (AAP), la venta de vehículos nuevos se ha recuperado en los últimos meses, e incluso hasta octubre representó un incremento de cerca del 7% respecto al mismo periodo de 2019.

Esta herramienta brinda múltiples beneficios a los emprendedores como tener la posibilidad de implementar un sistema de reparto a domicilio, incrementar la productividad de su fuerza organizacional, e incluso volverse más conocido al mostrar la marca en las calles durante sus recorridos. Además de ello, le permite al emprendedor hacer su negocio más competitivo, pues reducirá costos, recursos y tiempo.

Aspectos a considerar para la compra

Dado que un vehículo puede representar un gasto fijo a cubrir durante un plazo determinado, la elección de este debe realizarse de forma cuidadosa. Aaron Vento, gerente de ventas de la división Toyota de Mitsui Automotriz recomienda tomar en cuenta los siguientes factores:

Economía: Presta atención a tu presupuesto y las opciones de vehículos en el mercado. Considera modelos que te generen menos costos de mantenimiento. Averigua también los planes de financiamiento con los que trabaja el concesionario de tu interés.

Eficiencia: Esta se expresa en el nivel de ahorro de combustible y se puede medir en kilómetros por litro (KML). Este dato te ayudará a determinar cuánta gasolina consume el vehículo y calcular qué tanto te afectaría una posible alza del precio del combustible.

Rentabilidad: Toma en cuenta el valor de reventa del vehículo. Un alto valor de reventa ayuda a incrementar la rentabilidad del negocio en el mediano y largo plazo.

Autonomía: Considera el tipo de uso que le darás al vehículo. Recuerda que contar con tu propio capital de trabajo, te permitirá hacer crecer tu negocio a tu propio ritmo.

Tipos de vehículos en el mercado

El tipo de transporte que elijas deberá trascender los gustos o intereses personales, y estar acorde al giro de tu negocio. Recuerda que se trata de una herramienta de trabajo. Por ejemplo, si cuentas con un negocio de taxi remisse o uno que implique visitas a clientes, lo ideal será optar por un sedán. Mejor aún si cuenta con un sistema de conversión a gas, pues te permitirá ahorrar en combustible.

En el caso de negocios alineados al rubro de la minería, agricultura o construcción, lo recomendable es adquirir una camioneta 4×4 que te brinde la fuerza de transporte necesaria y cuente con facilidad de acceso a terrenos complejos.

Por otro lado, si tu negocio involucra distribución de productos o transporte de personal, la mejor opción será una van debido a los espacios y versatilidad que brindan.

Toma en cuenta estas recomendaciones y haz tu compra de manera segura y con visión de crecimiento para tu negocio.

Tags:

Inversión, Vehículo