INEI

Querida Manuela,

Estoy recordando que:

52.7% de encuestados está de acuerdo con que las mujeres deben cumplir el rol de madre y esposa después de sus sueños.

33.2% de encuestados está de acuerdo con que las mujeres infieles deben tener alguna forma de castigo por parte de su pareja.

33.1% esta de acuerdo con que una mujer que viste provocativamente busca la acosen

27.7% de encuestados está de acuerdo con que si una mujer le falta el respeto a su esposo o pareja merece castigo.

26.6% de encuestados está de acuerdo con que la mujer esté dispuesta a tener relaciones sexuales cuando el esposo o la pareja desee.

Esta data fue el resultado de la Encuesta Nacional sobre Relaciones Sociales (Enares) 2019 y la leí en un evento que organizamos cuando trabajé como Directora Ejecutiva del Programa Nacional Contra la Violencia Hacia la Mujer e Integrantes del Grupo Familiar- PN Aurora en julio de 2020 . En ese evento estuvo la Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, las viceministras del sector, el Jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática y más de 500 personas vinculadas al mundo de la academia y del Estado. 

¿Te parece conocida esa forma de pensar? Te condenaron por dejar a tu marido, uno al que fuiste forzada a aceptar. Tuviste que vivir sin pensión por el acoso político de los enemigos de Simón Bolivar por haber sido su consejera y pareja. No sé si alguna vez imaginaste el Perú de 2019, pero parece que sigue siendo casi igual al de tu época: mujeres condenadas por “normas” sociales patriarcales.  

¿Para qué se gastaron miles de soles en realizar esta encuesta? ¿Para que sirven estas encuestas? ¿Por qué seguimos pensando de esta manera? ¿Alguien ha tomado esta data en cuenta? ¿Qué acciones concretas se tienen para revertir esta data desde el Ejecutivo, las regiones, las provincias, los distritos? 

Cada cierto tiempo se ocurren escándalos relacionados a congresistas, ministros, viceministros, funcionarios de alto nivel que han tenido un comportamiento basado en este tipo de pensamiento. ¿La solución es llevar un curso? Esto propone la Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerable y no creo que así funcione la cosa. El caudillaje se acabó, hoy el Estado cuenta con documentos de gestión que dan los lineamientos de acción y marcan una etica para procesar este tipo de acciones. Me queda claro que este gabinete no cuenta con esa información. ¿Tú qué dices Manuela? ¿En tu época llevaban cursos los grandes caudilllos para respetarte? ¿Hubiera funcionado? 

Tomo una pausa, sabes, no tengo solución, miro por mi ventana, vivo frente a un parque, y veo cómo niñas y niños del colegio vecino se están tomando sus fotos de graduación. Vestidos color pastel, tules y bordados, deben tener entre seis y ocho años. Las niñas complementan sus galas con flores de tela en el pelo. Los pequeños en ternos azules, camisas blancas y corbatitas color vino tinto haciendo cola para retratarse. Todos igualitos. Todos con mascarillas por la pandemia. Los padres los ven orgullosos y felices mientras ellos posan con soltura. Sus “príncipes y princesas” que terminan el año escolar. Todos iguales, pero todos distintos, con mentes abiertas a cientos de posibilidades. A pesar de la estandarización, existe la oportunidad de diferenciarse si desde temprana edad se les inculca la importancia del enfoque de género. Me pregunto si los dejarán ser ellos. Los veo y pienso, ¿qué futuro les espera?.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Enfoque de género, INEI, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerable, mujer