laboral

Las diferencias de género en las preferencias competitivas pueden tener repercusiones de gran alcance para las opciones educativas y ocupacionales. Estudios empíricos recientes muestran que una parte significativa de las diferencias de género observadas en los resultados educativos y en el mercado laboral pueden atribuirse a las diferencias de género respecto a la propensión competitiva medida. Además, diversos experimentos de campo muestran que los trabajos con salarios competitivos, donde el pago individual depende del desempeño relativo, tienen más probabilidades de desanimar a las mujeres que a los hombres a postularse. Sin embargo, existen otros factores importantes que mitigan la brecha de género en este contexto, por ejemplo, si el trabajo se realiza en equipo y si el puesto tiene claramente características específicas asociadas a un género. Además, existe evidencia de que las diferencias de género en la competitividad contribuyen a las brechas de género en los emprendimientos. Las mujeres que se alejan de las actividades y contextos competitivos tienen menor probabilidad de ser empresarias latentes quienes prefieren el trabajo por cuenta propia al empleo remunerado, y también es menos probable que sean empresarias incipientes, en referencia a quienes realmente toman medidas para iniciar nuevos negocios.

En el contexto de los hallazgos científicos disponibles, surgen planteamientos sobre las implicaciones y las posibles intervenciones públicas. Por ejemplo: ¿Qué medidas se podrían tomar si el objetivo es aumentar la proporción de mujeres en puestos de liderazgo o en la creación de empresas? ¿Deben las políticas públicas cambiar las preferencias por la competencia en un contexto de ingeniería social? Estás preguntas presentan serios planteamientos éticos dadas las inciertas consecuencias sociales de tales intervenciones. Teniendo lo antes expuesto en cuenta, varios países han ido cambiando gradualmente el marco institucional. Por ejemplo, aquí se podrían considerar las cuotas para puestos en directorios corporativos, que ya existen en algunos países. Los estudios experimentales muestran que la introducción de cuotas femeninas puede tener efectos positivos. Sin embargo, tales regulaciones de cuotas pueden ser controvertidas y son difícilmente ejecutables en las industrias de empresas emergentes como los startups. No obstante, una medida relativamente poco controvertida para los formuladores de políticas públicas podría ser el aumentar significativamente la visibilidad de las mujeres en profesiones tradicionalmente entendidas como masculinas, ya que la evidencia empírica sugiere que tanto los modelos a seguir como los efectos de pares son importantes para los resultados en los mercados laborales.


Artículo escrito en colaboración con el Prof. Dr. Werner Bönte.
Más sobre su línea de investigación aquí.

Tags:

“cuotas de género”, género, laboral

La razón por la que alguien tenga que trabajar desde casa podría estar relacionada no solo a las preferencias personales, la intensidad del trabajo, las necesidades personales o familiares, sino también porque el trabajo remoto puede estar estipulado explícitamente en el contrato por iniciativa del empleador. Por un lado, las empresas ahorran dinero al reducir costos fijos como agua, electricidad y alquiler si disminuyen las capacidades en las oficinas. Por otro lado, al trabajar remotamente aumentan los problemas con la privacidad de los empleados y con la supervisión de los datos sensibles. Para evitar fugas de información, las empresas permiten explícitamente, en su mayoría, el trabajo remoto solo con las computadoras personales de la empresa lo cual permite rastrear las actividades y el comportamiento de sus empleados y al mismo tiempo garantizar que los datos sensibles de la empresa no caigan en manos de la competencia, o de personas desconocidas. Los trabajadores que no tienen la opción de trabajar de forma remota en cualquier día de la semana tienen mayor probabilidad de trabajar en un horario no diurno, lo cual es normal en las industrias del entretenimiento y la hostelería. Además, en el transporte y los servicios públicos, y en el comercio mayorista y minorista, no es raro tener horarios no diurnos. Hay muchas alternativas al convencional turno diurno de tiempo completo, como el horario de tiempo completo no diurno, el turno vespertino, turno nocturno, turno rotativo, horario irregular, turno dividido, etc. También debemos tener en cuenta si el trabajo se debe realizar de forma sincrónica, o si se puede hacer de manera asincrónica, lo cual permitiría trabajar en localidades con husos horarios distintos, situación común para los nómadas digitales. Esto es importante sobre todo cuando las empresas tercerizan proyectos y actividades. El rol cada vez mayor del Machine Learning y del Big Data en los procesos empresariales está también contribuyendo a que haya contratos más flexibles. La alta demanda por especialistas en estos rubros les da una buena situación para negociar las condiciones contractuales.  Es recomendable para la gente joven tomar en cuenta todo lo antes expuesto al momento de optar por una carrera. Acceder a un puesto de trabajo implica muchas cosas más allá de solo trabajar.

Tags:

laboral, Trabajo
x