Reactivación

“Somos uno de los países más afectados en lo que se refiere al mercado turístico, no sólo a nivel regional sino también a nivel mundial”. La respuesta es de Gabriela Fiorini presidenta del gremio de Turismo de la Cámara de Comercio de Lima. A ella le consultamos sobre el impacto negativo que ha tenido el sector turismo en nuestro país con la llegada del Covid-19, hace más de un año y medio.

Para darnos más luces al respecto, un informe de la empresa de análisis de datos GlobalData, nos describe la realidad: “Perú fue el país más afectado por el declive del turismo en la región, con un descenso del 73%. Detrás de nuestro país, quienes más sufrieron están Venezuela (71%) y Ecuador (70%). Luego -aunque bastante detrás- vienen Chile (25%); Argentina (27%); y Colombia (30%).

“MINCETUR ha estimado que aproximadamente 450 mil turistas extranjeros llegarán este año al Perú. Es una cifra bastante baja en comparación con los más de cuatro millones de turistas internacionales que recibimos en el año 2019”, afirma Fiorini.

Siguiendo con el panorama, Carlos Canales, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), indicó que más de 50 mil empresas turísticas se vieron golpeadas con la crisis económica, social y por la pandemia, lo que provocó la pérdida de 650 mil empleos formales.

Para Canales, programas de soporte económico como el FAE Turismo han tenido una baja cobertura entre las empresas de turismo. Por lo que las propuestas de su gremio para salir de la crisis son: la exoneración del IGV, hasta que termine la emergencia sanitaria y que el Estado brinde créditos con tasas de interés muy bajas, cercanas a cero y que estos préstamos puedan ser devueltos en dos o tres años.

Ante este panorama ¿qué necesita el turismo para salir de esta crisis?

“Según la Organización Mundial de Turismo (OMT), el avance en la aplicación de vacunas y la adopción en soluciones digitales permitirán una recuperación más rápida en lo que a viajes internacionales se refiere”, señala Fiorini.

Claves para la reactivación

Pero además de la inmunización, señalan los expertos consultados para esta nota, se requiere promover la conectividad aérea local y con el extranjero, además de invertir en infraestructura; y difundir los atractivos turísticos del Perú en todo el mundo. Esto se lograría con presencia peruana en ferias y eventos internacionales donde se promocionen los destinos de nuestro país.

“Otro factor que influirá en gran medida la recuperación del turismo local es la estabilidad social y política, de la cual todos los peruanos somos responsables. En medio de un clima electoral tenso producto de las impugnaciones de actas y reclamos de nulidad, es vital que se reconozca y acepte cuanto antes al ganador de las elecciones”, escribió Otto Regalado, profesor del MBA de ESAN Graduate School of Business, en una columna de opinión publicada en la revista América Economía.

“Si hay libertad de movimiento, un adecuado costo de viaje y una manejable incertidumbre, el despegue del turismo, tanto receptivo como local, será posible y esta es una tarea de todos”, señaló.

En la misma línea responde Monica Lovera, docente de la carrera de Administración de Negocios Hoteleros y Turísticos de la Universidad Le Cordon Bleu: “El turismo es una actividad muy sensible a todos estos hechos y en estos momentos en los que el mundo tuvo que retraerse por temas sanitarios, a nosotros, además, nos tocó afrontar la inestabilidad que a todo nivel se vivió en torno a las elecciones. Por ahora, nos toca ver cómo se va generando nuevamente ese clima de estabilidad para que los turistas retornen a nuestro país”, señaló.

Un proceso lento

En las últimas semanas Promperú lanzó la campaña Volver a viajar donde se incentiva a la ciudadanía a viajar de manera responsable. En ese escenario, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Claudia Cornejo, señaló que actualmente hay 16 regiones del país y más de 300 atractivos turísticos certificados con el sello ‘safe travel’. De esta forma podemos ver cómo el turismo -poco a poco- se va reactivando en algunas regiones del Perú.

En ese contexto ¿cuáles son las proyecciones para este sector en el 2021?

“La recuperación post pandemia ha marcado nuevas rutas de preferencia: los viajeros eligen ahora destinos de naturaleza, tales como playas y otros espacios abiertos y prefieren efectuar viajes hacia destinos familiares, optando por viajar mayormente a los lugares percibidos como “bajo riesgo”, señala Fiorini. “El turismo urbano será el último en recuperarse y por ende las ciudades como tales deben rediseñarse en su oferta turística para ser más atractivas”, añade.

De similar opinión es Monica Lovera. “Aún podría haber un poco de temor para realizar desplazamientos largos por lo que en la actualidad las nuevas demandas de un mercado joven, principalmente apuntan a la búsqueda de espacios naturales”, remarca. “En ese sentido, las propuestas orientadas a un mercado nacional, deben considerar esta característica y reinventar una oferta tradicionalmente cultural. Debemos adecuarnos a lo que el cliente, hoy más joven, empieza a demandar”, enfatiza la docente. Cusco es una de las ciudades que viene teniendo la recepción de estos turistas, jóvenes y que buscan espacios naturales. Uno de los lugares con mayor demanda viene siendo Urubamba.

De todos modos -insiste Lovera- se debe realizar una labor de sensibilización con la población y los demás actores de la actividad turística para desarrollar un turismo interno responsable.

Veremos qué sucede en un futuro próximo y con la llegada de un nuevo gobierno.

 

CIFRAS:

-Según datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el 29% de los destinos del mundo tienen cerradas sus fronteras al turismo internacional; el 34% de los destinos están cerrados parcialmente y el 36% solicitan un resultado negativo de pruebas COVID, entre ellos nuestro país.

-El 13% de los destinos europeos se encuentra totalmente cerrado frente al 70% en Asia y el Pacífico, el 20% en América, 19% en África y 31% en Medio Oriente.

-En cuanto al continente americano, Costa Rica y República Dominicana tienen completamente abiertas sus fronteras a los turistas.

 

Foto de portada: Andina.

Tags:

Perú, Reactivación, Turismo

En el mes de octubre, una de las medidas para reactivar la economía fue destinar S/. 988 millones en compras estatales para beneficiar a 13 000 micro y pequeñas empresas (mypes) y para el próximo año, según lo expuesto en el Congreso por el ministro de la Producción, José Luis Chicoma, se dispondrá de S/. 600 millones para apoyar a 6 000 mypes.

Si bien habrá una reducción en el apoyo vía compras estatales, Juan Carlos Mathews, exviceministro de Mype e Industria, precisó que los planes de inversión pública como Arranca Perú, para el que se han destinado S/. 3 268 millones, también tendrán un efecto positivo indirecto.

“Cuando se habla de reactivar programas de infraestructura, esa inversión arrastra la participación de mypes. El 2020 es un año difícil, pero si se compara con la recesión de 1988 o de años anteriores, esta vez saldremos más rápido de la crisis y el próximo año se debería revertir la tendencia”, estimó.

Indicó que el principal problema de las micro y pequeñas empresas es el mercado, y en una situación como la actual, donde el consumo interno se ha contraído, el Estado es un comprador muy relevante para las mypes, que podrían tener más programas de financiamiento.

“Con que se le compre a la empresa, se le está dando una ayuda espectacular. El segundo problema que tiene la mype es el financiamiento. Entonces, sí creo que el Estado como garante solidario puede seguir ayudando a la mype. Ese tema de la garantía solidaria sí lo mantendría para que el financiamiento sea más fluido y a tasas competitivas”, comentó.

 

Ajustes requeridos 

En el caso del programa Compras MYPErú, Dalila Gamarra, presidenta del Comité de la Pequeña Industria (COPEI) de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), recordó que estas convocatorias han sido gestionadas por Foncodes, a través de los núcleos ejecutores, y que al inicio funcionaron bien, pero muchas mypes no han podido aplicar.

“El requerimiento de proveerse de otras empresas que también postulan como proveedores, les encarece el producto. Además, hay un monto que reciben de adelanto, pero la aprobación es un trámite que demora y como se trabaja con un cronograma, si no llegan a la fecha de entrega, las empresas son castigadas. El problema es que las mypes viven el día a día y no tienen el capital suficiente para demorarse en cobrar”, explicó.

Teniendo en cuenta que las mypes no tienen tanta liquidez, aseguró que han pedido en varias oportunidades que las empresas de factoring acepten las facturas del Estado. También consideró que se podría dar algún otro programa de créditos garantizados porque algunos sectores ya estaban en crisis antes de la pandemia.

“Lo bueno es que tienen la experiencia, la maquinaria y la capacitación que, durante el periodo de paralización, ha sido diaria. En un tiempo normal de repente no se hubieran dedicado a capacitarse. Ahora, el riesgo de que queden fuera del engranaje de innovación y tecnología ha aminorado. Las mypes están conscientes de que eso las hará más sostenibles y competitivas”, sostuvo.

Tags:

Estado, MYPES, Reactivación