capacidad de pago

El Tercer Estudio de Morosidad elaborado por Equifax y la Universidad Pacífico reveló que el 29.1% de las personas que solicitaron una reprogramación de pago de un crédito mantienen moras pendientes con su entidad financiera.

Si bien los créditos son una buena e importante herramienta para cumplir con las metas personales y de negocio, es necesario tener algunos conceptos claros antes de solicitar un préstamo o adquirir una tarjeta de crédito, como la capacidad de endeudamiento y de pago. La head middle office de Experian Perú, Marcela Pinzón, explica en qué consisten cada uno de ellos:

Capacidad de endeudamiento

Se trata de la capacidad general de una persona para endeudarse en base a su historial de crédito, ingresos anuales y otros factores relevantes. “Para definir la capacidad de endeudamiento de una persona se debe realizar un balance financiero general sobre sus ingresos y egresos anuales, incluyendo sus deudas vigentes y las proyecciones de los intereses a pagar”, indicó. Dicho balance permitirá saber si el nivel de deuda que presenta una persona es bajo o alto, y si está en la capacidad de adquirir una nueva obligación financiera o crédito en el corto plazo.

Capacidad de pago

Este concepto hace referencia a la capacidad que tiene una persona de pagar mes a mes las obligaciones financieras. La especialista recomienda no comprometer más del 30% del ingreso mensual al pago de una obligación financiera, luego de restar los gastos fijos y variables.

Es necesario recordar que los gastos fijos son las salidas permanentes de dinero en el corto plazo como gastos en transporte, renta, o alimentación; mientras que los gastos variables son los que aparecen de manera inesperada como, por ejemplo, las emergencias médicas.

Mora

Pinzón recuerda que existe un concepto adicional que se debe tomar en cuenta frente a cualquier producto financiero: la mora. Esta se genera en caso de que no se pueda realizar el pago de una cuota a tiempo. De encontrarse en esta situación la experta recomienda buscar una negociación de la deuda con los acreedores o entidad financiera, bajo condiciones que se acerquen más a la situación actual de cada persona.

Indicó que lo recomendable es que bajo ninguna circunstancia se genere alguna mora que pueda perjudicar el historial financiero. “La clave para tener una vida financiera saludable está en mantener el control sobre las obligaciones crediticias, así como una excelente planificación a partir del conocimiento de conceptos básicos como la capacidad de pago y la capacidad de endeudamiento”, puntualizó.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

capacidad de pago, Endeudamiento

Según el Grupo Kobsa, empresa especializada en cobranzas, cada año se excluyen a aproximadamente 200,000 personas del sistema financiero debido a la falta de pago de sus deudas, pero se estima que solo en el 2020, cerca de 1 millón de personas fueron excluidas por esta razón.

Por ello es importante que llevemos con cuidado nuestras finanzas personales y sobre todo las tarjetas de crédito que en muchos casos puede resultar un arma de doble filo. Es necesario evaluar las condiciones crediticias de cada tarjeta y mantener solo las que ofrecen las menores tasas de interés y otros beneficios.

Juan Antonio Cabanas, fundador de Hola Andy brinda algunos puntos a considerar sobre tarjetas de crédito para evitar el sobreendeudamiento:

Capacidad de pago: Si solo podemos cubrir los pagos mínimos, es posible que ya contemos con demasiadas tarjetas de crédito o deudas. En cambio, si solo se cuenta con una tarjeta, se puede disponer de una adicional a modo de respaldo para compras y gastos imprevistos.

Línea de crédito disponible:  Tener una línea de crédito asignada no significa que podamos usarla al límite. Toma en cuenta que para algunas personas usar 40% de sus líneas podría significar un sobreendeudamiento, mientras que otros cubren tranquilamente sus gastos utilizando el 70% de las mismas.

Control adecuado: El seguimiento de las tarjetas de crédito incluye cumplir con las fechas de pago, pagar más del monto mínimo o lo más cercano al pago total posible, así como llevar un control de los consumos y compras realizadas.

No más de dos: El experto indica que es preferible tener dos tarjetas con S/3,000 de línea de crédito cada una, en lugar que una de S/6,000. Si alguna de ellas es clonada, los consumos fraudulentos serán sobre una línea menor. Además, si el sistema del medio de pago de una tarjeta no está disponible, se puede utilizar la otra. Esta estrategia permite aprovechar las promociones de ambas tarjetas.

Si no las usas, devuélvelas: Muchas veces se adquieren tarjetas de crédito por descuentos que llaman la atención, o por alguna oferta en especial, y sin darnos cuenta podemos llegar a tener hasta cinco tarjetas e incluso estar pagando un mantenimiento por ellas. Si esta es tu situación, lo mejor será devolver aquellas que te brinden menores beneficios o tengan una tasa muy alta comparativamente con las demás.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

capacidad de pago, Deuda, Tarjetas de crédito