Desconfianza

Todos hemos tenido malos días, pero a veces podemos empezar a sentir una mala racha en el ámbito laboral que ponga en cuestionamiento nuestro desempeño. Esto puede explicarse con diversos factores pero uno de los principales es el agotamiento o la mala organización.

El psicólogo organizacional Juan Armando Corbin explica que el agotamiento mental está relacionado con el estrés, el exceso de tareas y la falta de recursos. En ese sentido es importante que tomes en cuenta algunas de estas pautas para empezar a cambiar tu estado físico y mental de modo que tu desempeño pueda mejorar en el día a día.

Organización y planeamiento de toma de decisiones

La fatiga se puede disminuir con organización y planeamiento. Hay actividades sencillas que, aunque no lo parezca, nos quitan tiempo valioso. Por ejemplo, podemos decidir con anterioridad qué preparar para la semana, qué ropa utilizar o agendar temas laborales importantes que estén pendientes.

El cuerpo funciona como un reloj biológico y suele estar más apto durante las mañanas, momento que debemos de aprovechar para maximizar nuestra productividad. Tomar decisiones importantes durante la noche puede ser contraproducente pues nuestro cerebro ya se encuentra agotado.

Alimentarse de manera correcta

Esto es básico para cualquier persona. Nuestro cuerpo requiere de una buena alimentación para poder obtener la energía necesaria para el día a día y así desarrollar todas las actividades pendientes. El cuerpo requiere también de todos estos nutrientes de forma diaria por lo que tener una alimentación balanceada, respetando horarios de comidas, puede impactar positivamente en nuestro bienestar y por ende en el nivel de productividad.

Dormir bien para rendir más

Este es uno de los factores más evidentes al momento de hablar sobre agotamiento. El sueño incluso en periodos cortos puede impactar positivamente en las habilidades de resolución de conflictos o problemas. Las siestas de 20 minutos por ejemplo pueden ser muy útiles para recomponerse.

Reducir las distracciones

Son diversas las tareas a las que debemos enfrentar en el día a día, y gran parte del tiempo perdido suele irse en actividades menos importantes como la gestión de correos innecesarios. Es importante apoyarse en herramientas que ayuden a gestionar de forma correcta y rápida nuestras tareas y tiempos para tener claro a qué debemos darle mayor prioridad.

Todo el tiempo estamos tomando decisiones y si estas no son gestionadas de forma correcta o en el tiempo adecuado pueden terminar por afectar nuestro desempeño.

Buenas relaciones interpersonales

Es necesario que en el ámbito laboral manejemos adecuadas relaciones interpersonales, mantener un flujo de trabajo claro dentro del equipo y evitar la sobrecarga laboral para así poder reducir el estrés y evitar problemas en el mediano plazo.

Para ello lo mejor será tener claras las funciones de cada uno de los integrantes del equipo, desarrollar las propias capacidades al máximo, organizar el tiempo y establecer y respetar los horarios acordados.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Desconfianza, Gestión del talento, Trabajo

Estamos atravesando un período de turbulencia política que no le hace bien a la economía. La incertidumbre genera postergaciones de compras e inversiones que desaceleran la reactivación y el aumento del empleo. Mientras tanto en regiones como Arequipa, se encuentran en una ola devastadora de contagios, por la que todos deberíamos estar preocupados.

Hoy más que nunca está claro que la política influye en la economía; no voy a caer en el deporte nacional de buscar culpables como si eso arreglara algo. Aquí no se trata de culpar a unos o a otros; el problema es que no confiamos en nadie ni en nada y en ese contexto es imposible que progresemos como sociedad.

Veamos a los países exitosos, entendiendo por exitosos aquellos que brindan altos niveles de bienestar a todos sus habitantes. Son países con alto nivel de confianza interpersonal. Entonces todo fluye. El gran reto que tenemos como sociedad es volver a confiar, si es que alguna vez lo hicimos.

Lo que pasa es que la economía no funciona en un vacío, sino en una realidad concreta. Y esa realidad se caracteriza por una desconfianza casi total. Entonces nos dedicamos a insultar y agredir a todos aquellos que piensan diferente. No somos una sociedad deliberante, en la que el debate alturado y basado en evidencia empírica nos lleve a lo más cercano a la verdad. La mitad quiere convencer a la otra mitad y si no lo logra, entonces la insulta.  No nos damos cuenta que así nos alejamos más unos de otros.

La cooperación puede hacer en economía que 2 más 2 sea 5. El conflicto hace que la misma suma sea 3. Vean como funcionan las sociedades con alta calidad de vida. Funcionan tanto el mercado como el estado, tanto el sector privado como el público. ¿Cómo así? Pues el mercado produce riqueza y beneficia directamente a través de buenos empleos a aquellos que tuvieron la suerte de estudiar, entre otras ventajas que les brindó la lotería de la vida. El estado cobra impuestos y con el dinero invierte en aquellos que no se pueden integrar tan fácilmente al mercado, a través de una educación de calidad, salud de primer nivel, seguridad ciudadana, acceso a agua potable y desagüe, etc. Son sociedades libres de corrupción. No se busca lograr cosas con trampa, sino se espera el turno. Son estados que usan bien el dinero que tienen en beneficio de todos.

Nuestra pregunta creo que tendría que ser, ¿cómo hacemos para que el entorno dentro del cual funciona la economía sea conducente a elevar el bienestar? Cada cinco años creemos que lo logramos en una en elección, para luego desilusionarnos. Los mismos que apoyaron a la persona que ganó se le voltean. Es historia vieja. Para desarrollar debemos crecer y reformar, pero por encima de todo, volver a confiar.

Lo que rodea a la economía es tan importante como la economía misma. Necesitamos mejores instituciones y aumentar el capital social, que simplemente se refiere a la confianza, tanto interpersonal como a aquella que tenemos en nuestras instituciones. Es urgente volver a creer para volver a crecer.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Carlos Parodi, Desconfianza, Economía, Entendiendo de Economía, Incertidumbre