Estrategias

Es un hecho que la situación ha cambiado de forma drástica y repentina. No solo en nuestro país debido a las duras consecuencias económicas que la pandemia por Covid-19 provocó, sino también a nivel global.

 

La consultora multinacional de Recursos Humanos, Randstad; elaboró el Talent Trends Reports 2021. Esto con la finalidad de analizar cuáles serán los desafíos de gestión de personas que enfrentarán las compañías mientras avanzamos hacia la era post Covid.

 

1. Foco en las competencias

Ahora, las compañías se están centrando en elaborar una estrategia basada en las habilidades de las personas. Si previo a la crisis, la mayor preocupación era cómo incrementar la productividad, este año los desafíos giran en torno a los empleados. Así, 58% de encuestados considera que el principal reto será retener a los mejores y 55% piensa que desarrollar líderes con competencias sólidas para manejar el nuevo escenario marcado por la crisis.

 

2. Salud y bienestar

Aunque las empresas se han tenido que adaptar a nuevas formas de trabajar, esta preocupación seguirá siendo una prioridad para los líderes de las organizaciones. Gestionar eficazmente la seguridad y las necesidades emocionales de los trabajadores fideliza el talento, sino que también garantiza beneficios, al contar con una fuerza laboral más saludable.

 

3. Teletrabajo y flexibilidad

Uno de los grandes retos del área de Recursos Humanos es crear un ambiente laboral propicio para el home office y mantener a los trabajadores bien informados pese a la distancia física.

 

Además, la posibilidad de ubicar al equipo en cualquier lugar ha supuesto una ventaja al desdibujar las fronteras, pues a los trabajadores les permite una mayor conciliación de horarios y libertad de elegir dónde vivir y desempeñar su actividad; mientras que para las organizaciones significa una reducción de los costos en alquiler de oficinas.

 

4. Transformación digital

Adoptar herramientas y formas innovadoras de trabajo ha logrado que muchas empresas hayan tenido notables ganancias de productividad, pues la tecnología permitió que millones de personas continúen desarrollando su trabajo o atendiendo a sus clientes a distancia.

 

5. Formación continua

El desarrollo profesional es decisivo, tanto para la competitividad de la organización como para el crecimiento de las personas. Claudio Sánchez, branch manager de Randstad, explica que “las compañías que llevan tiempo invirtiendo en la formación continua de sus empleados han logrado salir a flote de una manera más rápida y eficiente, por lo que dotar al equipo de los conocimientos necesarios para abordar ciertas situaciones no solo hará que esa firma esté preparada para futuras crisis, sino que también atraiga al talento que requiere”.

 

6. Diversidad e inclusión

Generar políticas de diversidad e inclusión en el lugar de trabajo aparece como un nuevo reto de RR.HH. 2021, con 20%. “Una compañía que cuenta con una buena estrategia en este sentido logrará posicionarse encima de competidores que no apuesten por estos valores”, asegura Sánchez.

 

7. Reorientación de los equipos

El reciclaje y desarrollo de las personas se han convertido en un objetivo prioritario para que los trabajadores sean capaces de asumir nuevos papeles. Reducir la brecha digital y lograr equipos capacitados y competitivos es crucial para que la empresa pueda seguir creciendo. “En esta crisis, algunas organizaciones han tenido que reinventarse y dar un giro a sus procesos, a sus objetivos e incluso a sus productos y servicios, y ese cambio no hubiese sido posible sin gente con gran capacidad de adaptación”, concluye.

Tags:

Estrategias, Manejo de equipo, RR.HH

Dentro de las organizaciones, la comunicación estratégica ayuda a construir reputación, pero bien dirigida también impulsa el compromiso de los trabajadores incluso en la adopción de nuevas rutinas que la pandemia ha traído a nuestras vidas como el teletrabajo.

 

Como en este difícil periodo, la vida misma de las personas se encuentra en riesgo, Rocío Arbulu, directora de Estrategias de Comunicación de Dench Consulting, explicó que los trabajadores estarán muy pendientes de cubrir sus necesidades básicas y eso trae consigo, la necesidad de aplicar la empatía y una comunicación centrada en la persona.

 

“Hay que respetar los espacios personales del colaborador y como parte de la nueva normalidad, digitalizar las experiencias. A pesar de que la nueva normalidad nos habla de un contacto mucho más virtual. Necesitamos seguir reconociendo y agradeciendo a nuestros colaboradores por lo que hacen por nosotros”, explicó en el webinar Cultura Corporativa y Comunicación Interna. Tendencias 2020 después del COVID-19, organizado por la Universidad de Lima.

 

Agregó que este trabajo con los colaboradores es importante porque ellos son embajadores de la marca hacia lo positivo como hacia lo negativo. Si la empresa tiene entre sus valores la pluralidad, no es posible que no se escuche la opinión de los demás.

 

Manejo de la información

Para Karen Ovseyevitz, presidenta de Porter Novelli en América Latina, la comunicación desde los líderes es relevante para que los empleados se sientan atendidos y apoyados. “El tono debe ser empático, pero no debe ocultarse la realidad ni mentir para minimizar la relevancia de la situación”, indicó.

 

Debido a que en estos momentos la gente está empezando a sentirse sobresaturada de información, aconseja hacer una segmentación para evitar que los anuncios importantes sean ignorados y establecer algunas rutinas de comunicación. “Lo recomendable es establecer una rutina que puede mantenerse consistente al menos por unos meses. La gente puede reaccionar negativamente a juntas y comunicados de último momento, creyendo que lo que se compartirá en estos serán malas noticias”, advierte.

 

En la misma línea, Renato Aguilar, director de Reiva, consultora de comunicación corporativa, considera que se deben potenciar los canales digitales, cuyo uso frecuente es uno de los cambios principales en esta pandemia. Por ello, los canales de comunicación digital de las diferentes empresas han tomado importancia junto con al comercio electrónico.

 

El reto estaría en lograr que la tecnología ayude a continuar manteniendo vínculos construidos en el mundo real, incluso si ya no se está operando igual. “Una empresa, que sigue comunicando pese al cese de sus actividades, tiene más posibilidades de continuar afianzando su posicionamiento y generando empatía dentro de sus grupos de interés”, finalizó Aguilar.

Tags:

Emprendimiento, Estrategias, Pandemia