marketing territorial

Marketing Territorial: Para el análisis

“Para conseguir cubrir este desafío las estrategias se deben dar primero a nivel de gobiernos locales apuntando al desarrollo socio económico y potenciando la promoción del territorio como eje de integración.”

[EMPRENDE] Muchas veces para entender nuevos conceptos, las personas desglosan y definen los términos por separado, esta práctica es válida, pues marca el inicio de un ejercicio mental que lleva a la profundización conceptual y a la construcción de definiciones un tanto empíricas pero que permite al final comprender y desarrollar propios elementos de análisis.

En diversos artículos he tocado el tema de territorialidad y su importancia, en tanto que el tema origina tener una mirada que analice cuestiones que permitan el rescate de particularidades culturales que muchas veces construyen sentidos de pertenencia, toda vez que desde el análisis socio cultural, el detalle en suma es de vital importancia para el desarrollo y el crecimiento país. En otro momento se tocó el tema de marketing, teniendo el afán de constituir un concepto que nos lleve desde las ciencias sociales a un desarrollo del mercado, aplicando estrategias que tengan como base la sociedad y su diferenciación, particularmente la cultural, como fortaleza para la mirada marketera.

En el transcurso de la búsqueda y desarrollo de ideas que permitan emprender los cambios, un nuevo concepto que no es ajeno a nosotros, permitirá, como siempre es mi intención, abrir un nuevo debate, claro está, entre las personas afines a la voluntad de proponer cambios y que piensan en los retos que desde la academia permitan la construcción de algo nuevo para mejor. Este nuevo concepto es el llamado marketing territorial cuyo objetivo es lograr posicionar la imagen de un territorio a nivel nacional e internacional y de esta forma poder alcanzar un posicionamiento diferente y pueda ser reconocido como tal, poniendo en tapiz todas las ventajas competitivas que se puedan tener.

El llamado marketing territorial, analizado desde el Perú, creo yo, debe ser considerado a nivel de potencialidades locales y regionales propiamente, sin excluir la mirada país al final, las fortalezas que nos da nuestra diversidad ecológica y todo el desarrollo industrial que deviene de las intenciones de crecimiento, calza para ir considerando este concepto como uno a tomar en cuenta, como generador de ideas para la construcción de cadenas de valor y ejes de productividad a todo nivel. Creando, con nombre propio la caracterización de cada región.

Para conseguir cubrir este desafío las estrategias se deben dar primero a nivel de gobiernos locales apuntando al desarrollo socio económico y potenciando la promoción del territorio como eje de integración, basándose en una perspectiva de desarrollo sostenible, generando la expansión a gobiernos regionales que pongan firma a su fortaleza productiva. De esta forma el marketing territorial posibilita también generar identidades y podría proyectar una imagen global, fuerte, concisa y atractiva al mundo, pues la valorización territorial se puede basar de potencialidad afines entre la geografía, la historia, la cultura el clima, etc.

Las nuevas teorías que hablan de competitividad no definen propiamente cosas concretas muchas veces, es por eso que existe la necesidad de comenzar a voltear la mirada al fortalecimiento de la competitividad de unidades territoriales que suman en conjunto a una economía nacional. Desarrollar políticamente un territorio es crear las condiciones sociales, económicas, culturales y ambientales que permitan a las empresas localizadas en su territorio aumentar la productividad.

En los últimos años, la tendencia entre las unidades territoriales en todo el mundo es la de desarrollar y fortalecer desde la tecnología los productos y servicios que son base primaria, apelando a la transformación y a los escalamientos productivos, desarrollando al final una marca por región, trabajo interesante que abre una puerta para los desarrollos auto sostenidos y asistidos.

En consecuencia, muchas de las herramientas que se pueden utilizar para plasmar el concepto de marketing territorial llevan a la investigación, a la autovaloración misma para promover el territorio estimulando el desarrollo local y el regional.  El reto es poder construir una respuesta ante los constantes retos que trae la globalización. El tema está en debate, y deviene en una interesante oportunidad para la creación de estrategias que desarrollen el cambio. Abrazos.

Tags:

Competitividad, Desarrollo, Estrategias, marketing, Marketing territorial

Mas artículos del autor:

"Un fenómeno social generador de oportunidades"
"Rutas Productivas: Misterio de Capital (II)"
"Rutas Productivas: Una necesidad (I)"
x