Coaching

Salir de la zona de confort

Algunas personas tienden a vivir su vida sin asumir ningún riesgo, protegiéndose de cualquier actividad por miedo a fracasar o evidenciar alguna carencia propia, real o imaginada. “Con el fin de mejorar como personas y prosperar diariamente, es importante que asumamos algunos riesgos razonables y pongamos nuestras capacidades a prueba, sin importar lo que digan otras personas”, indica Fernández. Así, es más probable que se logren superar los miedos y complejos, y se descubran cualidades que se desconocían.

Tags:

autoestima, Baja autoestima, Coaching

5.-Ofrecer retroalimentación de calidad

La retroalimentación es un regalo para la mejora profesional y personal, el simple hecho de tomar acción y aceptar un feedback con los brazos abiertos es un buen paso, ya que ayuda a canalizar de forma correcta las expectativas de los líderes y de los colaboradores.

En caso haya que hacer alguna mejora, es el momento oportuno ya que mejorará el desempeño y productividad, y construirá una buena comunicación entre el líder y su equipo de trabajo.

Tags:

Coaching, Habilidades a desarrollar, Liderazgo

Las emociones son, generalmente, difíciles de controlar y regular. Por ello, existen diversas herramientas que ayudan a manejar situaciones difíciles en tiempos como los que vivimos. En una tercera ola, debido al Covid-19; la inestabilidad política, económica y social; así como el estrés de enfrentar un nuevo año y sus complicaciones.

A continuación, Claudia Tassara, psicoterapeuta de niños, adolescentes y adultos, así como asesora en crianza y orientación de educación emocional, brindará algunos tips para tener una adecuada salud mental. Una que nos ayude a encontrar el equilibrio en estos tiempos tan complejos.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social; y no solo la ausencia de afección de enfermedades”, comenta Tassara.

Y agrega: “Por lo tanto, la salud mental es el bienestar general de lo que piensas, regulas tus sentimientos o te comportas. Cuando nos referimos a la salud mental nos referimos a la manera en la que tú te autorregulas, cómo controlas tus pensamientos, acciones y emociones. Es la capacidad de poder dominar nuestros estados internos, el saber canalizar nuestros impulsos y adaptarnos bien a nuevas situaciones”, señala la experta.

Claves

  • Aprende a identificar tus emociones. La conciencia emocional es una habilidad básica que se va desarrollando desde la infancia. Es importante que aprendamos a definirlas e identificarlas: qué situaciones pueden aparecer, cómo se manifiestan, qué sensaciones corporales siento y qué pensamientos tengo.
  • Comprender que tu mente se centrará en aquello que pones atención. Por ello, si solo tienes pensamientos negativos como “me quedé sin trabajo”, “otra vez encerrados”, “¿Qué pasará?”, siempre te vas a sentir estresado, ansioso, preocupado o malhumorado. Recuerda que tu cerebro siempre te alentará para prepararte para el peligro. Por ello enfoca tu atención en realizar cosas que tengas pendientes. O en accionar aquellos proyectos personales que tenías estancados.
  • Aprende a detener pensamientos negativos o catastróficos. Solo tener pensamientos negativos volverse un hábito. Por eso, haz una lista de acciones que puedes realizar y resolver; y aquello que no puedes controlar, sácalo de tu cabeza porque solo tú puedes ocuparte de aquello que puedes realizar.
  • Realiza ejercicios y actividades en movimiento. La OMS recomienda hacerlo durante 30 minutos al día. Lo ideal es hacer una rutina. Practica cualquier forma de movimiento, incluso caminar. Esto puede actuar como un calmante para el estrés. Recuerda que, ante una actividad física, el cerebro libera dopamina, este neurotransmisor de placer, que se asocia con la sensación de relajación. También genera serotonina, la hormona de la felicidad, encargada de regular el apetito, sueño y estado de ánimo. Segrega endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad.
  • Cuida la manera cómo te hablas. ¿Has escuchado tu voz interna? ¿Te has oído cómo te hablas cuando fallas? Es importante entrenar el hablarnos con cariño y respeto. Sé flexible contigo mismo, tolera tus momentos de malestar sin culparte, permítete sentir, equilibra tus recursos, sin caer en autoexigencia o el perfeccionismo. No te dejes arrastrar por la presión ni te compares con los logros de los demás. Aprende a aceptar el cambio como parte de la vida. Para algunas personas el confinamiento o estar en pandemia ha sido frustrante y piensan que sus objetivos se estancan. Cuando sentimos que nos alejamos de nuestras metas. Se instauran falsas percepciones de la vida, por ello es necesario aceptar las circunstancias que no podemos cambiar y trabajar sobre los aspectos que sí podemos modificar. Proponte metas cortas y plantéate cómo lo lograrás diariamente.

Por último, señala Tassara, recuerda que todo momento difícil tiene un inicio, un desarrollo y un fin. Sé paciente y trata de no juzgarte demasiado. Y en caso necesites ayuda de un profesional, considéralo.

Tags:

Coaching, Emociones, Salud Mental

Más de 100,000 llamadas relacionadas a la salud mental fueron atendidas por la Línea 113 durante el 2021, informó el Ministerio de Salud. Además el psiquiatra Carlos Bromley de la dirección de Salud Mental de dicha institución indicó que los diagnósticos más frecuentes atendidos por la Línea 113 fueron estrés, ansiedad y depresión.

Resulta muy importante, sobre todo en estos tiempos en los que entramos a una tercera ola de pandemia por la COVID–19, cuidar de nuestra salud mental. Podemos hacerlo cultivando hábitos saludables, poniéndolos en práctica de manera sencilla, día a día. El psicólogo clínico Nahum Montagud brinda algunas sugerencias:

Plantearse metas

Un hábito saludable es plantearse metas a corto, medio y largo plazo. Al estructurarse una rutina laboral, se evitarán situaciones de tensión como tener que estar trabajando intensamente en el último momento. Además, planear las tareas, evita el agobio previo a la entrega de un pendiente. “El estrés que se siente en estas situaciones, aunque nos mantenga despiertos y enfocados en la meta que queremos conseguir, puede dañar nuestra salud mental”, advierte Montagud.

Dormir suficiente

Si bien es algo que se recomienda con frecuencia, la verdad es que dormir lo necesario protege la salud mental. Dormir muy poco da una sensación de cansancio mental, lo cual facilita la irritabilidad pues en esta condición, las personas no son capaces de hacer los quehaceres o pendientes de manera óptima.

Ser asertivo

Hay que prestar atención a los factores sociales que también repercuten en la salud mental. El psicólogo explica que la asertividad es la capacidad de decir aquello que pensamos de manera apropiada, y este hábito protege a la mente del mal humor, además de mejorar las relaciones sociales. Parte de la asertividad es tener la capacidad de decir “no”, especialmente se espera que uno haga más de lo que ya puede.

Tener una alimentación saludable

“No podemos tener una buena salud mental si nos alimentamos mal”, advierte el experto. El cerebro humano requiere de una dieta variada y balanceada para funcionar de forma óptima tanto en lo cognitivo como en lo emocional. Es necesario incorporar alimentos de todos los grupos alimenticios, como verduras, frutas, pescados, carnes, cereales, legumbres y lácteos a la dieta, así como controlar las porciones.

Realizar actividad física

El deporte contribuye a la segregación de endorfinas, lo cual ayuda tener una buena memoria, mayor atención, protegerse de la depresión, además de mantenerse emocionalmente bien y ser menos susceptible a los cambios de humor. El experto recomienda realizar deporte entre 3 y 4 veces, desde alguna práctica física en particular, hasta una caminata de 30 minutos.

Tags:

Carlos Bromley, Coaching, Mente saludable

El coaching va más allá de contactar a un orador o motivador que se encargue de brindar mensajes positivos o empoderadores en las organizaciones. Se trata de un medio de transformación de mindset para generar cambios eficientes y sostenidos en el tiempo para mejorar las relaciones laborales y la productividad.

Es importante prestar atención al comportamiento de los integrantes de nuestro equipo para prevenir y enmendar cualquier conflicto o pérdida de motivación a tiempo. Un informe de Psicología y Mente, comunidad de expertos en salud mental y coaching, indica que esto puede notarse mediante síntomas como la resistencia al cambio, y hábitos o pensamientos limitantes que alejan a las personas de lograr sus objetivos.

El proceso de coaching permite la autobservación, la autorreflexión y el empoderamiento, generando la transformación de las personas y las empresas. ¿Consideras que es momento de aplicar el coaching en tu equipo? Aquí algunos de sus beneficios:

Mejora el trabajo en equipo: Esta es necesaria para que los trabajadores se sientan cómodos en su puesto de trabajo, estén motivados y rindan mejor. Esto se puede lograr gracias a la metodología del coaching de equipos, que puede lograr relaciones más sanas y productivas.

Define objetivos realistas: El coaching ayuda a los trabajadores y organizaciones a ser realistas en sus metas, y ser realmente conscientes de si éstas son alcanzables o no. En este último caso, permite reestructurar las creencias y el comportamiento para lograr los objetivos.

Potencia las habilidades individuales: Si bien el coaching ayuda a las organizaciones, el trabajo empieza por cada uno de los trabajadores, que potencian sus habilidades personales y mejoran su rendimiento y salud laboral.

Aumenta la creatividad: Los trabajadores y líderes con cargos superiores son mucho más creativos en la resolución de problemas, pues esta metodología fomenta el autodescubrimiento y permite trabajar en “estado de flow”.

Reduce conflictos: Esta práctica aporta herramientas que ayudan a los trabajadores a superar obstáculos y a resolver conflictos de manera asertiva para evitar que estos afecten el clima y entorno laboral.

Favorece la adaptabilidad al cambio: La resistencia al cambio es un gran problema en las empresas, pues, tal como esta pandemia lo ha demostrado, el entorno laboral es cambiante, por lo que resulta necesario que los trabajadores tengan la disposición y habilidades necesarias para trabajar de manera distinta a la que lo hacían.

Tags:

Coaching, Motivación, sesión de coaching

En un contexto de crisis, desastre natural o incertidumbre, es natural que se reaccione con inseguridad o nerviosismo, pero estar en permanente estado de miedo o desconfianza, sí representa un problema para la toma de decisiones.

En un artículo de EAE Business School, la escuela de negocios indica que, carecer de confianza en nuestras capacidades es un claro obstáculo cuando se trata de desarrollar proyectos, generar nuevas ideas, tener un alto grado de autonomía y desarrollar las funciones delegadas.

Para resolverlo recomiendan mantener la mente activa y abierta a los cambios, lo que permitirá que los cambios sean menos difíciles de afrontar, enfrentar los miedos y desterrar la idea de la perfección, porque está bien tener expectativas, pero tampoco tomarlo tan en serio.

También aconsejan disminuir las necesidades. “Una buena parte de lo que necesitamos no es prioritario. Empiece por identificar aquellas cosas que no son relevantes y ocúpese de las que sí lo son. A veces la inseguridad se fundamenta en no poder dar respuesta a necesidades de segundo o tercer grado”, indican.

Ir al origen de las inseguridades

A través de su columna “The Mindful Self-Express” (la autoexpresión consciente) en Psychology Today, la psicóloga y coach Melanie Greenberg, considera que la inseguridad puede tener varias causas. Cuando el nerviosismo proviene de algún evento traumático como un fallecimiento o alguna ruptura amorosa, recomienda darse un tiempo para recuperarse, comunicarse con familiares y amigos, y estar dispuesto a probar nuevas estrategias.

En cambio, cuando se ha vuelto una sensación constante ante situaciones sociales, señala que es bueno prepararse con anticipación y para las reuniones, pensar en las cosas de las que se puede hablar en el encuentro. Si la inseguridad esconde un afán de perfeccionismo, sugirió pensar en qué tan diferente sería si su trabajo si llegara a lo que aspira o si valdría la pena el tiempo y la energía gastados.

“Los perfeccionistas a menudo tienen una autoestima condicional: se gustan a sí mismos cuando están en la cima y no se gustan cuando las cosas no salen como quieren”, refiere.

Otra forma de ver el tema es desde el punto de vista social. Svenja Weber y Gianpiero Petriglieri, profesores de comportamiento organizacional, precisan en un artículo para Harvard Business Review, que antes que un problema psicológico, es un problema social.

“La investigación sobre mujeres y minorías en entornos profesionales, por ejemplo, ha dejado en claro que la inseguridad es mucho más un problema social que psicológico. Si bien las mujeres son constitucionalmente tan seguras como los hombres, un cóctel de mensajes contradictorios y retroalimentación personal teñida de prejuicios (sea auténtico, pero menos emocional) las coloca en circunstancias que harían que cualquiera dudara”, explican.

Tags:

autoconfianza, Coaching, inseguridad, inseguridad personal

Si bien la palabra coaching es un adjetivo que deriva de ‘coach’ o todo lo “relativo al entrenamiento”, también tiene otra acepción más cercana a coche o furgón; es decir, un medio de transporte. Para Eduardo Villanueva, docente del Programa de Certificación de Coaching Profesional de la Universidad Continental, esto se debe a que el ‘coaching’ transporta a las personas de la situación en la que se encuentran, a la situación en la que desean estar.

“El coaching es una disciplina, un arte, una filosofía, que tiene sus propios métodos, fundamentos, técnicas y procedimientos, que requiere del desarrollo de ciertas competencias y habilidades por parte del coach. Consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Es acompañar a que la persona aprenda, antes que enseñarle lo que debe hacer”, precisó.

A diferencia de los psicólogos, un ‘coach’ se refiere a la persona que lo contrata como ‘coachee’ o clientes, pero nunca como pacientes.

Por ello, la psicóloga y coach, Miriam Ortiz de Zárate, socia directora del Centro de Estudios del Coaching (CEC) considera que la diferencia básica radica en que, mientras la psicología se centra en la resolución de un problema en base a una patología, el coaching “pone el objetivo en el aprendizaje, y el desarrollo de la persona, un mundo al que la psicología no se había acercado”, indicó al portal Cinco Días.

Para terapias, buscar un especialista

De acuerdo a Carolina Weldt, psicóloga de la firma chilena HK Human Capital, la diferencia fundamental es que el proceso terapéutico, en su sentido clínico, apunta a tratar algún trastorno emocional que afecta el bienestar de la persona de manera significativa.

“Si bien algunas personas emprenden procesos terapéuticos con el fin de desarrollarse personalmente, sin tener un motivo de consulta asociado a un trastorno específico, en general la terapia suele estar asociada a un tratamiento (…). Los procesos de coaching, en cambio, especialmente si están situados en un contexto organizacional, apuntan a desarrollar habilidades aplicadas y relacionadas con el ámbito laboral”, explicó.

Recordó que, usualmente, los ejecutivos que realizan un proceso de ‘coaching’, lo hacen con el objetivo de mejorar su manejo como líderes, a través del desarrollo de habilidades comunicacionales y relacionales. “Si el coach identifica una alteración afectiva relevante, lo recomendable y esperado es que realice la derivación o recomiende a un especialista para realizar un tratamiento efectivo”, agregó.

En la misma línea, el coach y conferencista Daniel Colombo resaltó que el ‘coach’ no evalúa al cliente; ambos trabajan juntos y lo acompaña para lograr su mejor versión, de acuerdo a las metas consensuadas en el proceso de ‘coaching’.

Tags:

Coaching, psicología

El conocimiento que un ejecutivo tiene de la empresa o de la industria puede ser una de las razones que explican su elección como máximo responsable de la compañía o CEO (Chief Executive Officer). Sin embargo, su designación también puede obedecer a sus habilidades de liderazgo, una instrucción que no todos poseen y que pocos reciben de parte de su organización.

Desde el 2013, un estudio de The Miles Group y la Escuela de Negocios de Stanford, en la que participaron 200 directores generales de empresas, encontró que dos tercios de ellos no recibían asesoramiento sobre liderazgo fuera de sus empresas, pero que casi 100% decía que sí querían recibirlo para mejorar su desempeño.

De acuerdo a María Eugenia Pistacchia, country manager en México de Von Der Heide, en el coaching que se realiza a pedido de la organización, el CEO ya no acude tanto para corregir un problema, sino para prevenirlo.

“Si sabe que tiene que afrontar una transformación en la organización o es nuevo en ese rol va al coaching para apoyarlo en ese proceso, a veces también porque recibe uno u otro mensaje de la organización para alertarlo de que algo no está bien”, indicó al portal El Empresario.

Cómo se usa y para qué sirve

En líneas generales, el coaching viene a ser un proceso de acompañamiento interactivo que permite a los ejecutivos conocer sus incompetencias y, de alguna forma, reeducarlos para que reviertan esas dificultades en favor del equipo y la organización.

Para Mayte Tortosa, CEO y fundadora de YUcoach, plataforma de coaching profesional, en este momento de pandemia, el coaching es una herramienta que facilita la gestión de todos los cambios que están ocurriendo.

“Es una ‘vacuna’ para prevenir y tratar determinadas enfermedades contagiosas como la desmotivación, la falta de enfoque o la inacción porque estimula la generación de ideas llevadas a la acción (‘anticuerpos’) para la productividad, con lo que se consigue una ‘inmunización’ para el mediano y largo plazo”, explicó al portal RRHH Digital.

Según Francisco Cárdenas, chair de Vistage Perú, el coaching ayuda a comprender todo lo que interviene en el proceso de toma de decisiones, como las creencias o paradigmas. “El CEO que tiene un coach reconoce la importancia de escuchar y de hacer preguntas. Habla menos y logra conectar con la gente porque consigue una mejor empatía”, sostuvo.

También agregó que un CEO que ha recibido coaching está más abierto a leer mejor la situación, las conversaciones y la performance de la empresa y de quienes la rodean, lo que fortalece y acelera su liderazgo. “El proceso de coaching también permite que uno sea más consciente de la necesidad de apostar por el desarrollo de otros y delegar”, anotó.

Tags:

CEO, Coaching, Líder
Página 1 de 3 1 2 3
x