Motivación

El miedo es una de las emociones primarias de un ser humano, y muchas veces puede resultar útil para protegernos de un inminente peligro, pero en otras ocasiones puede representar un gran impedimento para nuestro desarrollo personal. El psicólogo Arturo Torres explica que lo negativo del miedo aparece cuando lo utilizamos de forma inconsciente como una excusa para no salir de la zona de confort, o cuando, por ciertas dinámicas aprendidas, interiorizamos la idea que debemos temer a ciertas cosas que no conllevan un riesgo tan alto.

Gran parte del miedo que sentimos puede ser explicado mediante la memoria emocional. Se trata de un sistema de almacenamiento de información relacionado exclusivamente con las emociones, y no con los conceptos que pueden ser explicados fácilmente con palabras. Sin embargo, aquellas cosas que verbalizamos son procesadas de forma importante por nuestro cerebro. El psicólogo explica que existen frases positivas con tanto poder que son capaces de motivarnos y cambiar nuestra manera de ver la vida en mayor medida que libros enteros o charlas.

En ámbitos de estudio como la Psicología Positiva se parte de la idea de que los pensamientos positivos pueden ser un motor de cambio, algo que nos acerca a la transformación personal que buscamos a la vez que nos vuelve más optimistas.

Considera usar algunas de estas frases de la filosofía budista que pueden ayudarte a superar los temores diarios:

  • “Si quieres conocer el pasado, entonces mira tu presente que es el resultado. Si quieres conocer tu futuro mira tu presente que es la causa”.
  • “Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu mente disciplinada”.
  • “Nunca veo lo que ha sido hecho; sólo veo lo que sigue sin hacerse”.
  • “El único fracaso real en la vida es no ser fiel a lo que uno sabe”.
  • “El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”.
  • Sólo hay dos errores que uno puede cometer a través del camino a la verdad; no avanzar todo el camino y no empezarlo”.
  • “Nadie nos salva excepto nosotros. Nadie puede y nadie debería. Nosotros debemos andar el camino”.
  • “No insistas en el pasado, no sueñes en el futuro, concentra tu mente en el momento presente”.
  • “No creas nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo creen; créelo después de someterlo al dictamen de la razón y a la voz de la consciencia”.
  • “Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo”.
  • “Es mejor viajar bien que llegar”.
  • “Para entender todo, es necesario olvidarlo todo”.
  • “Todo el secreto de la vida se resume en vivirla sin miedo”.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Miedo, Motivación, Temores

El estudio “Music on Our Minds”, elaborado por Global Council on Brain Health (GCBH) destaca el efecto positivo de la música en el bienestar emocional, incluida la mejoría del estado de ánimo, la disminución de la ansiedad y el manejo del estrés. “Hay tantos mecanismos que explican el gran impacto que puede tener escuchar una pieza musical”, indica la colaboradora del informe Suzanne Hanser, presidenta de la International Association for Music & Medicine (IAMM) y profesora de musicoterapia en Berklee College of Music.

Dicho estudio recomienda algunas pautas para que puedas apoyarte en la música y adquirir un mejor estado emocional:

-Disfruta escuchar música familiar que te consuele y traiga recuerdos y asociaciones positivas.

-Si estás triste, prueba escuchar o crear música para mejorar tu estado de ánimo o aliviar sentimientos de depresión.

-Baila, canta o muévete al ritmo de la música. Estas actividades no solo proveen ejercicio físico, sino que también alivian el estrés y crean conexiones sociales.

-Aunque escuchar música que conoces y disfrutas tiende a causar la respuesta cerebral y la liberación de dopamina más fuertes, prueba escuchar música nueva. Las melodías no familiares pueden estimular tu cerebro.

-Prueba haciendo música tú mismo mediante el canto o un instrumento. Aprender a tocar un instrumento musical puede ofrecer una sensación de dominio y autoestima, y aumentar la actividad cerebral.

Top 10 de canciones para el buen ánimo

El Dr. Jacob Jolij de la Universidad de Groningen en Holanda, desarrolló una fórmula matemática que evalúa la canción que nos hace sentir bien (FGI) según su letra (L), su tempo en golpes por minuto (BPM) y su clave (K). El autor del estudio puso la fórmula a prueba con 126 canciones y comparó los datos que obtuvo con las opiniones de los sujetos participantes en una encuesta que se llevó a cabo en el Reino Unido. A partir de ello laboró la lista de las 10 canciones que nos hacen sentir mejor y que tienen un efecto positivo sobre nuestra conducta:

  1. Don’t Stop Me Now – Queen
  2. Dancing Queen – Abba
  3. Good Vibrations – The Beach Boys
  4. Uptown Girl – Billy Joel
  5. Eye of the Tiger – Survivor
  6. I’m a Believer – The Monkeys
  7. Girls Just Wanna Have Fun – Cyndi Lauper
  8. Livin’ on a Prayer – Jon Bon Jovi
  9. I Will Survive – Gloria Gaynor
  10. Walking on Sunshine – Katrina & The Waves

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

alegría, Motivación, Música

Un estudio global realizado por la encuestadora estadounidense Gallup reveló que solo el 15% de los trabajadores se siente entusiasmado por el futuro de sus compañías, cifras que muestran la falta de motivación laboral dentro de una empresa. El psicólogo cognitivo-conductual Xavier Molina explica que la motivación es la clave para entender por qué los seres humanos persistimos en perseguir ciertos logros que no dan ningún fruto a corto plazo.

Muchas veces el pasar largo tiempo en una sola tarea o proyecto puede terminar por agotarnos y desmotivarnos, lo cual impacta negativamente en la calidad de aquello que se nos ha encargado. Si te enfrentas a esta situación, toma en cuenta estas acciones que te ayudarán a mantenerte constantemente motivado, hasta culminar con el proyecto.

Divide el proyecto: Es mejor enfrentarse a varias tareas pequeñas y concretas que a un solo gran proyecto. Una tarea pequeña con una descripción muy clara te permite visualizar fácilmente el final y es la mejor cura para la procrastinación. Un proyecto grande y complejo puede resultar abrumador. Al dividirlo en tareas minúsculas consigues ver claro el camino y la resistencia a enfrentarte a él disminuye.

Concéntrate en tareas sencillas: Si sientes que cuentas con poca energía o pocas ganas, concéntrate en tareas sencillas y rápidas. Cerrar cosas pendientes, aunque sean poco importantes, te dará energía y fuerza para ir por otros objetivos mayores. Si te encuentras agobiado por el gran número de tareas, simplemente elige una y empieza. La resistencia al trabajo irá desapareciendo a los pocos minutos de empezar.

Tómate tu tiempo: Muchas veces confiamos en que podemos hacer una tarea en menos tiempo del realmente necesario. Cuando transcurre ese tiempo y no hemos terminado, aparece la frustración y el desánimo. Sé realista en tu planificación y adáptate si la situación cambia.

Prémiate: Cuando termines una tarea o logres un buen avance, haz algo que te apetezca, que te relaje y que no implique ningún esfuerzo. Puedes dar una caminata de 15 minutos o disfrutar de café.

Hazlo divertido: Una tarea rutinaria puede convertirse en algo más placentero si eres capaz de hacerla de una forma diferente. Escucha música mientras trabajas, o cambia de lugar de trabajo de forma momentánea para cambiar el ambiente.

Comprueba tu progreso: Trata de realizar algún tipo de registro o gráfica que te permita evaluar cómo vas haciendo las cosas. Además de obtener una información valiosa, el aspecto visual te motivará a continuar avanzando en tus objetivos.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Motivación, proyecto, Trabajo

Una investigación de Harvard Management Update reveló que en aproximadamente el 85% de las empresas, la moral de los trabajadores disminuye bruscamente después de los primeros seis meses en el trabajo, y continúa deteriorándose durante los años posteriores.

Esto está estrechamente vinculado al nivel de motivación que mantienen los trabajadores y muchas veces representa una de las mayores preocupaciones de las empresas. Expertos de la Inc Magazine, revista especializada en negocios, explican los tres factores más comunes que llevan a los trabajadores a un estado de desmotivación:

Desgaste personal y profesional

Hacer una sola actividad o encargarse de una sola tarea durante un largo periodo de tiempo es contraproducente para el estado de ánimo del trabajador, así dicha tarea lo mantenga permanentemente ocupado. Para evitar esta situación es necesario empezar a plantearse nuevos retos y delegar actividades a otras personas que puedan, también, asumirlas como nuevas metas, alimentando de forma recíproca el flujo de motivación entre todos los trabajadores. Esto generará, no solo una variación en la rutina laboral, sino también mayores expectativas sobre los logros que cada uno de los trabajadores puedan tener.

Exceso de objetivos

Los objetivos son necesarios para saber hacia dónde estamos caminando y tener claro por qué es que estamos trabajando. Fijarse objetivos se vuelve algo positivo, siempre y cuando sea alcanzable. Plantearse metas que no se pueden lograr, genera frustración en los trabajadores y posteriormente negatividad. Además, al fijarse objetivos inviables o difíciles de alcanzar, se extienden los plazos y procesos en exceso. Para evitar estas situaciones, es necesario trabajar sobre plazos cortos y accesibles o buscar apoyos externos que reactiven ese entusiasmo y permitan avanzar en el proyecto.

Descontrol de las emociones

Alargar las jornadas de trabajo genera cansancio físico, mental e incluso emocional, dependiendo del ambiente laboral que se respire. No todos los trabajadores tienen la misma tolerancia al estrés o pueden lidiar con sus emociones intensas como la frustración, la ira y la tristeza. Aprender a lidiar con las situaciones que provocan estados bajos de ánimo, permite mantener un equilibrio entre los deseos y los miedos, el entusiasmo y la desmotivación. Desde las empresas es recomendable generar espacios de mejora como talleres para reforzar este aspecto en los trabajadores.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Desmotivación, empleo, Motivación, Trabajo

Según el boletín sobre la Demografía Empresarial en el Perú, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), más de 45,000 empresas dejaron de operar en Perú durante el 2020. A primera vista uno podría pensar que todas estas empresas fracasaron, cuando en realidad estos cierres se debieron a la crisis provocada por la pandemia por Covid-19.

Muchas veces nos enfrentamos a obstáculos en nuestro camino del emprendimiento, pero estos no deben representar un fracaso o abandono de nuestros sueños. El psicólogo organizacional Juan Armando Corbin explica que aquello que determina nuestro éxito es cómo afrontamos esos obstáculos. La perseverancia y levantarse a pesar de las caídas es lo que va a permitirnos lograr los objetivos planteados mediante la resiliencia.

Algunas claves que el experto recomienda para recuperarse de los fracasos son:

Aceptación

Es necesario aceptar que los fracasos son parte de la vida y que le ocurren a todas las personas en el mundo del emprendimiento. También es importante que en este proceso no seamos duros con nosotros mismos cuando las cosas no salen como las esperábamos.

Busca los errores

Una vez que se ha aceptado el fracaso, es necesario buscar los errores o factores que hicieron que llegáramos a dicha situación. Es probable que haya sido la mala planificación o el resultado se debe a causas ajenas a uno mismo.

Ten un plan de acción

Al detectar los errores, debes tener claro que si se trata de un factor externo, no hay mayor motivo para cambiar. Si la responsabilidad fue tuya, es momento de planificar una nueva estrategia que te permita llegar al objetivo deseado. Esto te hará tener una visión más clara de los pasos a seguir.

Actúa en lugar de quejarte

El experto explica que para tener una mentalidad positiva es necesario no asumir el rol de víctima. Si no pasas a la acción, difícilmente conseguirás levantarte. Cuando cuentes con un plan de acción listo, el siguiente paso es ponerlo en marcha y fijarse objetivos concretos.

Desafía las creencias limitantes

Cuando fracasamos, es fácil pensar que superar estos momentos difíciles no está a nuestro alcance. Debes entender que estas palabras que te dices a ti mismo son creencias limitantes, que no te dejan avanzar en el camino hacia el éxito. Sustituye estas frases por creencias potenciadoras y afirmaciones positivas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

éxito, Fracaso, Motivación

En un contexto de crisis económica, donde las empresas cuentan con muy pocos recursos para ofrecer incrementos de salario o bonificaciones a los trabajadores que más se esfuerzan, todavía es posible recompensar la productividad en formas no monetarias. Por ejemplo, brindar algún día libre o dar facilidades de horario.

 

Estos beneficios, según Franklin Ríos, director del Centro de Desarrollo Personal y Profesional Perfil, se conocen como el “sueldo emocional” y en esta coyuntura de teletrabajo pueden convertirse en una herramienta útil “no económica” para retener al talento dentro de la organización, reducir los niveles de estrés, entre otras ventajas.

 

“El reconocimiento es una de las palancas más fuertes para motivar a la gente. Alguien reconocido por sus logros, no solo va a motivarse, sino que su desempeño va a subir. El reconocimiento empodera mucho, les da seguridad a los colaboradores y los reconforta. Compartir ese simbolismo y ser reconocido entre los demás es muy valorado”, explica.

 

Además de generar un buen desempeño entre los trabajadores, incrementar este “salario emocional” también ayuda a reducir la rotación y mejorar la identificación organizacional con la compañía. “Funciona cuando la persona no solo está satisfecha, sino que se siente orgullosa de estar ahí. Hay que trabajar ese sentimiento e involucrar mucho a la familia, eventos y ferias”, precisa.

 

¿Cómo aplicar estos incentivos?

Si bien estas actividades para la familia o los descuentos para servicios de gimnasio o de yoga generan un gasto para la empresa, Ríos considera que deben ser tomados como mecanismos de retención. Con la pandemia, el tipo de beneficios por ofrecer también ha cambiado.

 

“Ahora que se está en cuarentena, las empresas pueden pensar en dar espacios para el almuerzo. En Alemania a pesar del teletrabajo ya se está dando libre los viernes y con un aumento de productividad de hasta 40%”, comenta.

 

Esta mayor flexibilidad se alcanza, generalmente, cuando la actividad laboral empieza a medirse en función a los objetivos alcanzados y no tanto por las horas trabajadas. Bajo un sistema más flexible, los trabajadores valoran más facilidades como el poder asistir a reuniones escolares de padres o celebrar los cumpleaños de los niños.

 

“Mientras se piensa que la persona está sola en casa trabajando, la realidad es que también están los hijos u otros familiares y no tiene el espacio para concentrarse. Ahí vienen los beneficios no monetarios como la flexibilidad de horarios para cocinar, por ejemplo”, agrega.

 

También aconsejó brindar la opción de llevar alguna formación específica que no esté tan relacionada al trabajo. Los temas como el manejo del estrés o los cursos de cocina bajo la modalidad virtual son opciones bastante populares.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Gestión del talento, Motivación, Salario emocional