Congreso de la República

Es justo ponderar el correcto ejercicio político del Congreso de la República para propiciar el golpe de timón que el presidente Castillo le ha dado a su gobierno. Si no hubiese sido por la actitud beligerante y recia de buena parte del Legislativo, probablemente hoy todavía tendríamos sentado a Bellido en el Premierato, a Iber Maravi en el ministerio de Trabajo y a Vladimir Cerrón insuflando radicalismo en la periferia del régimen.

La derecha (Fuerza Popular, Renovación Popular, y Avanza País) lideró la resistencia frente a los despropósitos del gobierno y esta vez fue acompañada por las bancadas de Alianza para el Progreso, Somos Perú, Podemos y los morados, dispuestos a censurar a Maravi, aun cuando pesase la amenaza del expremier Bellido de hacer cuestión de confianza sobre esa eventual censura. Con ello tenían los 66 votos suficientes para bajarse a un sospechoso de filosenderismo, que no era admisible que hubiese pisado siquiera una oficina pública.

Lo que, dicho sea de paso, no deja de llamar la atención es la timorata y diletante actuación política de Acción Popular, partido que claudicó en la primera gran prueba política del Congreso (cuando se vio la confianza al gabinete Bellido: si, como correspondía no se le hubiese dado, nos hubiésemos ahorrado estos dos meses de caos político) y en esta segunda ocasión, guiado al parecer por el izquierdismo latente de Yonhy Lescano, estaba dispuesto a perdonarle la vida a Maravi.

Por supuesto, no hay que confiar ciegamente en la aparente moderación de Castillo. Apenas constituya su propio partido magisterial y pueda participar en elecciones, probablemente esperará a ver los resultados de su flamante agrupación en los comicios regionales y ediles del próximo año, y de acuerdo a ello evaluará nuevamente si conviene pechar al Congreso para buscar su disolución y ya poder participar directamente en las nuevas elecciones congresales, sin el corsé de Perú Libre y el cerronismo, y con la posibilidad reabierta de recorrer el camino de una Asamblea Constituyente.

Por ello es que a pesar del cambio cualitativo positivo que supone la presencia de Mirtha Vásquez en el Premierato -a pesar de los dos o tres impresentables, que parece ser la cuota personal de estulticia del Primer Mandatario-, es menester que el Congreso no baje la guardia y mantenga en ristre el arma de la vacancia si Castillo resucita el afán de disolver el Congreso, y que además no deje de tener ojo vigilante y crítico de los ministros que merezcan interpelación y censura.

Tags:

Cerronismo, Congreso de la República, expremier Bellido, Iber Maraví, Mirtha Vasquez

Todos los días de lunes a viernes «Si el Río suena» con Patricia del Río, entrevistas exclusivas. Este es nuestro episodio número 25.

El congresista de Perú Libre, Óscar Zea, aeguró que al menos ocho parlamentarios de su bancada apoyan los cambios hechos en el gabinete. Además señaló que en la reunión que tuvieron con el presidente Castillo, él les aseguró que los cambios en el gabinete fueron conversados con el líder del partido: Vladimir Cerrón.

Por Youtube:

Por Spotify: 

Por SoundCloud:

Recuerda seguirnos en vivo por Youtube, Facebook live y Twitter

Tags:

Congreso de la República, Óscar Zea, Presidente Castillo

Resulta más que evidente que el gobierno prepara una estrategia de confrontación que le permita vencer los obstáculos que le suponen no contar con 66 u 87 congresistas en el Legislativo, que le faciliten la reforma constitucional del artículo 206 que a su vez le dé carta abierta al Ejecutivo convocar a una Asamblea Constituyente.

En el evento convocado ayer para anunciar la pomposamente llamada “Segunda reforma agraria”, se reestrenó con mayor claridad el itinerario. Más allá de cuestionar la fecha elegida (no es de grata recordación democrática el golpe militar de Velasco, cuyo gobierno supuso un atraso gigantesco al país), lo cierto es que los anuncios propiamente dichos, respecto de los cambios y propuestas en materia del sector, son, en su mayoría plausibles y positivos. No pareciera que vaya a haber allí mayor motivo de roce o conflicto con el Congreso.

Pero los distintos oradores de la jornada (incluyendo a los cuestionados Guido Bellido e Iber Maravi, y, por supuesto, al mismísimo presidente Castillo), preanuncian algunos elementos políticos beligerantes que es menester resaltar y advertir.

Primero, van de todas maneras por la Asamblea Constituyente. No han renunciado a ello y ya se deben haber percatado que el quimérico esfuerzo del congresista Bermejo y compañía, de pretender recolectar firmas y con ellas forzar a que el Ejecutivo convoque a un referéndum, es abiertamente inconstitucional y que, necesariamente, cualquier iniciativa en ese sentido pasa por el Congreso.

Y allí empieza el problema. Porque el gobierno no tiene los votos para hacerlo. Ni los 87 en dos legislaturas y ni los 66 en una para convocar a un referéndum ratificatorio. Si el gobierno quiere construir la Patria socialista a la que aspira solo podrá hacerlo disolviendo el Legislativo, convocando a nuevas elecciones, y en el interregno llenarnos de bonos y populismo para lograr siquiera los 66 votos que le permiten cumplir sus propósitos en el nuevo Congreso elegido.

Y a eso van. Que no quepa duda. Harán cuestión de confianza por la eventual censura a Maraví y luego lo harán por cualquier cosa que se les ocurra: el paquete de facultades delegadas, la propia reforma del 206, la permanencia de otros ministros impresentables, la expropiación de algunos conglomerados empresariales, etc.

Y los monstruos que construirán en el imaginario popular para acompañar su gesta de alguna aprobación popular, será arremeter contra el propio Congreso, contra los grupos de poder empresariales y contra los medios de comunicación. En diversas manifestaciones y con distinta intensidad ya lo vienen anunciando. Se viene la guerra política y ojalá la oposición dé la talla para enfrentarla airosa y dignamente.

Nota: esta columna reaparecerá el domingo 10 de octubre.

Tags:

Congreso de la República, Iber Maraví

Si el gobierno realmente hace cuestión de confianza por la eventual censura al ministro de Trabajo Iber Maraví, como ha amenazado el premier Bellido, abrirá las puertas del infierno político, en donde la disolución del Congreso o la vacancia presidencial estarán en ristre.

Porque si efectivamente lo hace, quedará claro que será una herramienta que empleará para muchos otros temas: la aprobación de leyes expropiatorias, la solicitud de facultades delegadas en materia tributaria, la reforma del artículo 206 para cambiar la Constitución y permitir la Constituyente, etc., etc.

Y el objetivo final será que el Congreso le niegue en dos ocasiones dicha confianza para, simplemente, proceder a disolverlo. Y entre tanto, gobernar a punta de bonos y concesiones populistas, que le aseguren en las nuevas elecciones congresales que deberá convocar, por lo menos los 66 votos que le permitan aprobar la reforma de la Carta Magna para ir en camino hacia la Constituyente. Y una vez logrado ese propósito, convocar la Asamblea corporativista que tiene pensada y destruir por fin todo vestigio de democracia y mercado, que el Perú ha sostenido a lo largo de los últimos 30 años con tanto éxito.

Felizmente, todo parece indicar que el Congreso ha entendido cuál es el probable juego político del Ejecutivo y ha decidido que no va a ceder a chantajes, primero, y que, dado el caso, pues procederá a vacar a un Presidente que, si intenta forzar la disolución del Congreso por objetivos antidemocráticos, no tendría la capacidad moral de ejercer el cargo.

Hasta antes del exabrupto de Bellido, todo permitía suponer que, contra lo previsto hoy, el titular de Trabajo iba a conseguir salir bien librado de la interpelación. Pero luego de la amenaza del Premier, en el Congreso han cerrado filas y ya tendrían los votos para censurar a Maraví, haya o no cuestión de confianza de por medio.

El Congreso se reivindicaría así de la claudicación de haberle dado la confianza a un gabinete presidido por un inefable testaferro político del prontuariado Vladimir Cerrón. Este gabinete nunca debió entrar en funciones, ya que, salvo tres o cuatro excepciones, es una calamidad absoluta, plagada de radicales cerronistas, filosenderistas, acusados de violencia de género o claramente incompetentes para el cargo que ocupan.

Tags:

Congreso de la República, Cuestión de confianza, Iber Maraví, Premier

Un gobierno débil, torpe, ineficiente, mediocre y pertinaz en el error, como el que nos ha tocado en suerte, ha decidido, a pesar de que su tarea inmediata debiera ser resolver ese zafarrancho interno, ir a la confrontación política con el Congreso.

El premier Bellido ha anunciado que evalúan hacer cuestión de confianza por el eventual pedido de censura al ministro de Trabajo Iber Maraví. El propósito es claro: intimidar al Congreso, dado que si a pesar de la amenaza éste insiste en la censura gasta una bala de plata. Se tumba al gabinete Bellido, pero queda expuesto a que a la siguiente cuestión de confianza denegada que se dé, podrá ser disuelto.

Y si el gobierno ha decidido hacer cuestión de confianza para defender a un políticamente inefable como Maravi, pues hará lo propio cuando quiera expropiar Camisea u otros proyectos empresariales privados (que requiere ley del Congreso), cuando solicite formalmente las facultades delegadas o cuando quiera reformar el artículo 206 de la Constitución.

El régimen, por cierto, juega con fuego, porque ante el escenario factible de la disolución, lo “racional” para un congresista, será optar por la vacancia. “Si me van a disolver igual, pues prefiero irme vacando al gobierno matón”, puede ser tranquilamente la lógica que prime en parlamentarios que hasta ayer podían dudar de si llegar o no a la censura al titular de Trabajo.

Ante la matonesca advertencia de Bellido, lo digno y valiente es que el Congreso, con mayor razón, censure a Maravi y fuerce un cambio de gabinete. Y que se prepare para que el Ejecutivo trate de repetir la figura a la primera de bastos. Es el propio Ejecutivo el irresponsable que ha decidido desempolvar las armas nucleares que ambos poderes del Estado tienen en su arsenal político.

De no ser patético sería risible. O es ambas cosas a la vez. Y claramente refleja que lo que cunde en Palacio es un absoluto desgobierno, con un Presidente timorato y ausente, a quien su Premier se da el lujo de pechar públicamente. Resultado de ese caos interno es el exabrupto político que ayer ha anunciado el Premier con la aparente anuencia -ya ni eso se sabe a ciencia cierta- del holograma palaciego.

Tags:

Congreso de la República, Guido bellido, Iber Maraví
Página 7 de 9 1 2 3 4 5 6 7 8 9
x