home office

El estudio realizado por EY, «Retos y desafíos en la gestión de la compensación y el impacto del covid-19» reveló que actualmente el 95% de empresas formales estarían manteniendo a parte de sus trabajadores en la modalidad de home office o teletrabajo.

Esta cifra implica a un 42% de empleados formales que vienen trabajando desde sus casas, y los sectores en los que se prioriza este sistema de trabajo son los de educación, finanzas y seguros, donde un 74% y 62% de colaboradores respectivamente, hace home office.

Horas de trabajo

Según el “Barómetro Edenred Perú 2021: La situación laboral a un año de la pandemia”, el 73% de los trabajadores que se encuentra realizando teletrabajo parcial o total indican que su carga laboral se incrementó entre 1 y 5 horas al día.

Además, el 84.5% de los trabajadores encuestados indica que pese a que su carga laboral se incrementó, no recibió remuneración por horas extra. Solo el 7.8% de los empleados consultados dijo haber recibido un bono para cubrir gastos por trabajo remoto y un 18.5% recibió muebles y equipos de la compañía.

El estudio señala también que el 47% de colaboradores valoraría que la empresa les otorgue algún bono para cubrir los costos del teletrabajo, como electricidad, internet, muebles, entre otros.

Derechos laborales y teletrabajo

Cabe señalar que el trabajo remoto es una opción laboral que tiene ciertas características, deberes y derechos, que no todos conocemos, tanto por parte del colaborador como del empleador. El socio de Amrop Perú, José Torres-Llosa, recuerda que la jornada ordinaria de trabajo hoy es la misma que se tenía pactada con el empleador antes de iniciar la modalidad de trabajo remoto o la pactada al inicio de este.

“En ningún caso puede exceder de ocho horas diarias o 48 horas semanales y por un máximo de seis días a la semana”, enfatiza. Pero precisa que no se encuentran comprendidos en la jornada máxima de trabajo los ejecutivos de dirección, aquellos que no se encuentran sujetos a la fiscalización inmediata y los que prestan servicios intermitentes.

Señaló que las horas extra laboradas durante el trabajo remoto también deben ser remuneradas. El Decreto Supremo que regula el trabajo remoto indica el cumplimiento de un horario que no puede sobrepasar la jornada ordinaria de trabajo. En ese sentido, el trabajo remoto que exceda la jornada laboral podría ser sujeto al pago de horas extras debidamente autorizadas por el empleador o, en su defecto, se podría acordar convertirlas en días compensables.

Recordó que el empleador puede pedir pruebas de que el trabajador se encuentra cumpliendo sus labores, como fotos o videos. Desde el momento en que el trabajador remoto desempeña un trabajo subordinado, el empleador podrá implementar mecanismos de supervisión y reporte de labores, pudiendo ser estos mecanismos virtuales, como podría ser horarios estimados de conexión, reportes de acciones, número de acciones ejecutadas, entre otros”.

Dato:

Según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, más de 220,000 trabajadores formales en el país realizan sus labores en la modalidad de trabajo remoto.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

EY, home office, Horas de trabajo, Teletrabajo

Una reciente encuesta realizada por Comunal Coworking reveló que a raíz del home office prolongado, el 85% de los entrevistados desea alternar entre el trabajo en casa y oficina, el 83% mencionó que sufre por no tener un lugar apto para trabajar en casa, 80% indicó que ha incrementado sustancialmente el tiempo dedicado a reuniones y llamadas, y 65% menciona trabajar más que antes como un problema.

 

En este sentido, los espacios de coworking resultan una opción eficiente para contrarrestar la problemática  que puede haber generado el súbito teletrabajo.  Ernesto de Olazával, CEO de Comunal, indicó que varias empresas que solían ofrecer oficinas tradicionales están buscando ahora aliarse con coworkings para darle mayor valor a su propuesta.

 

“Se trata de empresas de real estate que tienen un banco de metros cuadrados de oficinas tradicionales que están buscando mejorar significativamente su propuesta en este nuevo contexto. Por ahí está yendo el mercado”, aseguró.

 

Beneficios del coworking en esta coyuntura

 

Espacio funcional. Los coworkings cuentan con ambientes cómodos, equipados y seguros. Esto aporta a la productividad de los clientes porque optimiza su experiencia de trabajo y fomenta la interacción entre ellos.

 

Flexibilidad. Este beneficio gana especial importancia en la coyuntura actual. Los clientes pueden personalizar el servicio a sus necesidades, desde el plazo del contrato hasta los beneficios que desea incluir en el paquete. Así, las empresas pagan por lo que realmente usan y pueden adaptar su oficina a la medida.

 

Ahorro. En este contexto es necesaria la optimización de recursos y la búsqueda de ahorros. El coworking permite que los clientes generen ahorro pues evitan los gastos que implican contar con una oficina tradicional.

 

Seguridad. La coyuntura COVID-19 exige que las organizaciones refuercen sus medidas de bioseguridad. Actualmente los coworking deben contar con un Protocolo Integral de Seguridad y Salud en el Trabajo alineado a las recomendaciones gubernamentales y de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

comunal, coworking, home office

A más de un año del cierre de las aulas por el COVID-19, los padres de familia con trabajo remoto se han inventado formas de apoyar en la educación de sus hijos. ¿Cómo organizarse para no entrar en caos?

 

Para los padres de familia con trabajo remoto, apoyar a sus hijos en las clases virtuales mientras permanecen atentos a sus sesiones de trabajo es todo un desafío. Sin embargo, la situación resulta mucho más llevadera cuando la familia logra organizarse y cada uno realiza sus actividades en un espacio propio.

De acuerdo a la psicopedagoga Sammy Estrada Barrutia, es una oportunidad para que los padres vean el proceso de aprendizaje, sin interferir en el trabajo de los docentes.

“Los papás ni las mamás tienen que interrumpir el trabajo de la maestra. El año pasado se observó mucho al comienzo del confinamiento que la madre estaba ahí al lado, viendo la clase de la maestra. Es legítimo porque estamos en casa y podemos ver lo que la maestra hace, pero si es la maestra de siempre, tengo que saber que mi hijo está en buenas manos”, considera.

Si bien las dinámicas familiares y escolares han cambiado drásticamente, la nueva normalidad del hogar tiene ya más de un año y a este punto, la especialista estima que las familias deberían haber encontrado alguna forma de organizarse donde cada uno tenga un lugar de trabajo. “Es un privilegio, pero lo ideal es que ambos tengan su espacio para laborar”, agrega.

Errores comunes y ventajas

Mientras que el padre de familia puede tener un escritorio en un lado de su habitación, el niño también debe tener un sitio exclusivo para sus clases donde no tenga tanto distractores como en las áreas comunes de la casa.

“Los errores ocurren cuando el niño trabaja en la mesa del comedor. Cuando el hogar tiene un solo espacio, si los padres tienen la dedicación, pueden colocar una mesa pequeña junto a la pared solo para ellos. Al igual que el espacio de los padres, debe estar adecuado solamente para que ellos trabajen”, explica.

Otra recomendación es adecuar las herramientas que se tengan en el hogar y manejar horarios bien definidos, periodos entre los cuales eviten interrumpirse mutuamente. “Para los niños es muy importante que este horario lo tengan en físico y puedan observarlo y manipularlo con las manos. Los niños con habilidades diferentes además usan pictogramas en casa”, precisa.

Durante los momentos de recreo, conversar y desconectarse de los equipos tecnológicos resulta beneficioso. Si los padres, además, logran darse espacio para un paseo fuera de casa de 10 a 15 minutos, eso también tiene un efecto positivo en las actividades diarias de los niños.

“Es el momento en que los padres se darán cuenta de todo el trabajo que hace la maestra al educar a sus hijos. Pedagógicamente, ahora son partícipes del apoyo pedagógico porque ven directamente el proceso de aprendizaje”, comenta.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Clases virtuales, home office, padres trabajadores, ventajas