emprender

En Youtube:

En Spotify:

En Soundcloud:

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

2022, ahorro, emprender

“Emprender, apostar tiene una historia ancestral muy
vasta y por ende una fuerza para sacar provecho”.

Hablar de folklore en el Perú es encontrarse con uno de los más vastos y perdurables nexos de los pueblos con la cultura ancestral que no desaparece, es encontrarse con los mitos, con las tradiciones, con las leyendas o con las danzas, con los bailes o las canciones que se enraízan y van caracterizando la cultura popular urbana, que siendo nueva es propia de nuestro país.

Esta cultura, popular y tradicional, se adquiere y tiende a su difusión mediante la experiencia; se hace colectiva y logra su vigencia a través de generaciones, y escondiendo su origen tras el anonimato de sus creadores. Como dirían los expertos en el tema del folklore, éste siempre es popular y tiene vigencia en la sociedad, por lo general es empírico, localizado, anónimo y tradicional.

Por otra parte, es necesario recordar que la geografía peruana es una de las más variadas del mundo y la diversidad cultural que se origina de esta característica es grande. La forja de identidad en nuestros pueblos, se van condicionando con sus hábitats, sus economías y todo aspecto social y cultural del país.

Luego de estas reflexiones o afirmaciones, es importante recordar también, algo más, y es que los calendarios festivos en cada región dependen mucho de los climas, la tierra, o el trabajo netamente rural, o sea la producción, sin embargo, es muy difícil identificarlas por separado, puesto que muchas fiestas urbanas de vírgenes o santos, fueron consideradas en fechas de festividades netamente regionales y quizás ancestrales, dando lugar a un interesante mestizaje en lo que a ceremonias se refieren, además no debemos olvidarnos de los Raymis, que eran fiestas organizadas mensualmente en los andes, por diversos motivos o los Taki, que eran eventos integrales del arte en general, donde confluían la danza, la poesía o la representación de mitos o hechos históricos. Todo eso parecería haber desaparecido. Otra historia.

En la línea de los artículos precedentes, seguimos en la cruzada de entender el tema de emprender, no solo en la definición técnica del término, que te dice “tener la iniciativa de llevar a la práctica una idea de negocio, es decir, crear una empresa y llevar a cabo la producción del bien o prestación del servicio, sin que esto quede en una mera intención”, sino en la identificación de oportunidades, que permitan mirar a tu entorno y encontrar en estos detalles expuestos, por ejemplo la danza o la música, la fuerza para empezar una empresa, se trata de no perder de vista esa historia viva del hombre rural andino y amazónico en toda su extensión.

Y es por eso, que con este artículo trato de sumar a la definición tradicional y económica del término, otra que de manera general conlleve con importancia el aspecto social y cultural al tema de emprender, que no es más que empezar a hacer una cosa determinada, en especial cuando exige esfuerzo o trabajo o cuando tiene cierta importancia o envergadura, eso también es emprender y cuando está el esfuerzo y lo consideramos importante es que rescato la existencia de jóvenes que emprenden con la música, la danza y todo tipo de expresión artística y folklórica, conozco y admiro a muchos, porque eso también es emprender, apostar y generar un mercado que como dijimos líneas arriba tiene una historia ancestral muy vasta y por ende una fuerza para emprender y sacar provecho.

Es admirable ver jóvenes llenos de espíritu de danzas y cantos con un fuerte componente histórico y regional, es allí entonces donde se encuentra otra alternativa para poder apostar o emprender, identificando oportunidades en la historia, en la cultura o en el folklore peruano tan vasto, oportunidad que tienen, puesto que se mantiene en la población peruana, ese sentido de pertenencia telúrica que fuera de pandemia llena locales y espacios donde se generan estas representaciones del folklore. Casi casi un taki.

Dejando atrás la idea de un hermetismo cultural, es bueno también considerar las fusiones que el mundo globalizado genera en música y baile, y eso está bien, sin embargo, un mercado interno, debe fortalecerse y el componente expuesto líneas antes tiene un potencial a tomar en cuenta. Ese es tema para un siguiente aporte.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

emprender, Folclore, Folklore, Hans Behr

Si bien el Perú es uno de los países con mayor capacidad emprendedora, según los índices de Global Entrepreneurship Monitor, el riesgo de que los nuevos negocios fracasen ni bien inician es alto. Desde antes de la pandemia, cifras del Foro Económico Mundial, indicaban que ocho de cada diez emprendimientos peruanos no llegan a los cinco años de vida.

Por ello, es importante que el emprendedor tenga en cuenta los riesgos de convertirse en dueño de un negocio y depender exclusivamente de estos ingresos antes de tomar la decisión de dejar un empleo estable, si es que cuenta con ello.

De acuerdo a Patricia Padilla, Senior Associate Consultant de Career Partners Perú, hasta el 20% de los candidatos de nivel ejecutivo que asesoran opta por emprender, el 5% opta por tener una jubilación activa (asesores, directores, consultores, docentes) y el 75%, por recolocarse. “Esto evidencia que la necesidad de independencia está aumentando entre los ejecutivos más jóvenes”, indicó.

Habilidades para empezar

Sea que estos ejecutivos estén buscando una pronta reinserción laboral mediante el emprendimiento o que simplemente quieran poner en práctica sus ideas de negocio, es necesario que cuenten con las herramientas necesarias para emprender con éxito y desarrollar talentos competitivos. La especialista en Coaching Ejecutivo, recomienda tener en cuenta estos puntos clave:

Liderazgo. Pregúntese si tiene lo que se necesita para liderar un emprendimiento. La transición de colaborador a emprendedor es un reto, por lo que requiere desarrollar diversas habilidades, capacidades y, sobre todo, aptitudes de liderazgo. Algunos valores indispensables son el compromiso por llevar acabo su sueño, la perseverancia ante los desafíos que se presentarán y la confianza en uno mismo.

Plan de negocios. Al emprender, se debe iniciar un plan estratégico de cero, contemplando periodos, posibles desaciertos y acciones ágiles frente a las situaciones de crisis o inestabilidad. Un plan de negocios detalla lo que se ofrecerá, quiénes son el público objetivo, cómo se financiará la empresa, la estrategia de marketing, etc. Es probable que no se tengan todos los detalles resueltos antes de comenzar el negocio, pero prepararse para la mayor parte de sus operaciones es clave.

Establecer una red de contactos. La red de contactos es la que probablemente ayudará a conseguir nuevos clientes, acuerdos, socios y oportunidades para el negocio. Esta red debería incluir a expertos que puedan ofrecer valiosos consejos, desde consultores financieros hasta veteranos de la industria.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

emprender, Trabajo estable

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

emprender, Lisette Crespo, Selva peruana

La crisis económica por la pandemia ha hecho que surjan muchos emprendimientos por necesidad. En el norte del país la situación ha sido muy similar con algunas características propias de regiones como Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, San Martín y Amazonas.

Según Eddie Valdiviezo, director del HUB UDEP, la incubadora de emprendimientos de la Universidad de Piura, muchas familias se ven en la necesidad de emprender y en esa necesidad de diferenciarse están tratando de innovar en sus procesos y digitalizarse.

“La virtualidad ha permitido romper el esquema de solamente vender en Piura o en el norte. Se va rompiendo ese esquema mental y se vende más ahora a nivel nacional e incluso se exporta, lo vemos más en los pequeños emprendedores. Además, por el mismo contexto, en el norte, se ven mucho los emprendimientos basados en productos agroindustriales y agrícolas”, precisa.

La capacitación como un desafío

El especialista considera que la conectividad y la implementación de los pagos digitales no solo les ha permitido evitar la pérdida de ventas entre el público bancarizado, sino que también terminan por incrementar la inclusión financiera de los propios emprendedores. De esta manera, el principal desafío para su crecimiento está en el acceso a financiamiento y en las capacidades de gestión desarrolladas por los empresarios.

“(El acceso a créditos) sigue siendo complicado por los flujos de caja pequeños que tienen y que tratan de mantener para seguir operando. Hay una necesidad de mejorar el acceso a financiamiento, pero también hay un tema de educación. Es importante tener una mayor proyección de para qué quiero el financiamiento, un plan de negocios sobre el cual apalancarse para seguir creciendo ordenadamente”, comenta.

Asegura que el nivel de formalidad también ha ido presentando mejoras, pero también requiere de un esfuerzo educativo de parte de las autoridades para explicar adecuadamente las oportunidades que se obtienen a partir de la formalización, por ejemplo, el acceso a nuevos mercados con créditos más accesibles.

A nivel nacional, el estudio “Perfil del Emprendedor Peruano del Bicentenario”, encargado por el Programa Contigo Emprendedor BCP, encontró que el 92% de los emprendedores busca capacitarse y tiene una alta disposición para adquirir conocimientos.

Otro de los resultados indica que el 56% de los empresarios de la microempresa son de provincia, y un 44% son de Lima. Asimismo, el 48% de las microempresas se dedican al rubro del comercio, principalmente a la compra y venta de bienes (al por mayor y menor).

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Emprendedores, emprender, Regiones

Emprender requiere de determinación, organización y un capital base para empezar. Aunque uno crea que se necesita juventud para hacerlo, la edad no es un factor decisivo. Según el Global Entrepreneurship Monitor, el 15.5% de los emprendimientos establecidos en el Perú son administrados por personas entre los 55 y 64 años.

Por ello, nunca es tarde para emprender. Se necesita tener una buena idea, muchas ganas de materializarla, una perspectiva de negocio, conocer las posibilidades que ofrece el mercado actual y conseguir financiación.

La historia más conocida a nivel mundial sobre emprender a la tercera edad es la del “Coronel Sanders”, que tenía 62 años cuando formó la franquicia Kentucky Fried Chicken.

En el Perú, la pandemia obligó a muchos adultos mayores a emprender, ya sea por necesidad, por ausencia de ingresos o por oportunidad, pues vieron un nicho en el mercado que podían explotar con sus negocios.

Dos ejemplos peruanos son: Gloria Ramos y Enrique Cuadros, una pareja de adultos mayores de 70 y 80 años con discapacidad auditiva que crearon Gloren, un emprendimiento surgido en pandemia que ofrece juegos de mesa hechos en madera y pintados a mano. Iniciaron su negocio de venta de juegos de ajedrez, damas y ludo como una forma de pasar las horas de encierro producto de la cuarentena. Ya han vendido más de 500 juegos.

También se encuentra Ebert Tassara, del Taller de Ebert. Un emprendimiento de un electricista de 78 años que creó trípodes para colocar los celulares y ya ha puesto en el mercado más de 1000 unidades.

Se trata de ejemplos que nos demuestran que, para emprender, no hay edad.

Claves para emprender en la tercera edad

Pablo Coloma, gerente general de Emprende, entidad del grupo de la Fundación Microfinanzas BBVA, indica que una de las claves de estos negocios es desarrollarlos en tamaños que puedan ser adecuadamente administrados. “Lo ideal es que los emprendedores comiencen sus servicios de modo pausado, primero con una pequeña actividad que puedan controlar y comercializar adecuadamente y que vayan creciendo de a poco”, señala Coloma.

Lo atractivo de las oportunidades laborales autogeneradas para los jubilados es que pueden seguir teniendo ingresos y realizar actividades a tiempo parcial desde el propio hogar. Dirigir la propia Mype puede ayudar a mantenerse motivado, feliz, saludable y activo en los próximos años, así como a complementar los ingresos.

Entre los años 2000 y 2050, la proporción de la población mundial con más de 60 años se está duplicando y llegará al 22% al final del período, pasando de 605 millones a 2.000 millones, de acuerdo a información de la OMS. En ese sentido, emprender y sostener un negocio durante la tercera edad no será un hecho extraño, más bien es parte de la nueva y antigua normalidad.

Finalmente, un emprendedor de 65 años demuestra tener experiencia en los negocios, pues ha trabajado gran parte de su vida.  Encuentra una motivación laboral pasada la jubilación y le permite mantenerse activo. Además, tiene sabiduría laboral, lo que significa que puede ser un buen mentor. Esto servirá para guiar y formar nuevos trabajadores bajo un modelo de disciplina y responsabilidad. Como ven, para emprender, no hay edad y les sobra experiencia.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

65 años, emprender, experiencia