Perfil

“Estamos en un tiempo donde todos debemos tener respeto, cuidado y cariño hacia el otro. Todos debemos ser escuchadas y escuchados. He aprendido a que no importa lo que digan de mí, con tal de pintar lo que yo considero es lo justo”.

Venuca Evanán es una artista autodidacta. Tiene 33 años y dibuja y pinta sobre madera, las cosas cotidianas de la vida. Su arte lo plasma en las tablas de Sarhua, aquel arte ayacuchano declarado Patrimonio Cultural de la Nación un 29 de octubre de 2018.

Pero Venuca lo hace rompiendo esquemas: suelen ser los hombres quienes pintan estas tablas; y es ella, una de las primeras mujeres en hacerlo. En ellas plasma la vida del migrante, del hombre y la mujer del campo, pero sobre todo visibiliza y empodera a la mujer.

“El arte debe hacerte reflexionar e incomodar. Debe hacerte pensar. Yo aprendí a llevar así la vida”, dice Venuca, en su casa-taller ubicado en Las Delicias de Villa, en el distrito de Chorrillos.

Con su trabajo Venuca Asunción Evanán Vivanco captura momentos. Reflexiona sobre nuestro entorno y muestra lo que a muchos les molesta. A mediados del año 2020 creó la primera tabla de Sarhua donde narraba el amor entre dos personas del mismo sexo.

“Una amiga me contó su historia con su novia. Me dijo que le gustaría regalarle una tabla de Sarhua donde se cuente sus viajes y su historia de amor. Ella me preguntó si había algún problema en hacerla. Le dije que no. Que yo era libre de pintar”. Entonces Venuca cogió lápiz, pincel, pintura y dibujó la historia de amor de estas dos jóvenes.

En la primera tabla con temática LGTBIQ+ se ve a la pareja viajando por los andes peruanos. En el cielo celeste aparece un arco iris y el sol las ilumina. Como un simbolismo: dos ríos se juntan debajo de una montaña, como su amor.

Venuca dibuja sobre tablas de madera reciclada. Lo hace para cuidar el medio ambiente. “Una tabla de Sarhua original mide entre dos y cuatro metros de largo y se trabaja sobre troncos silvestres. La tradición indica que en ellas se dibuja la genealogía de una familia”, detalla.

Estas famosas tablas nacen en Sarhua, comunidad ayacuchana abatida por el terrorismo. Tradicionalmente se obsequia durante el techado de una casa y la tabla se coloca en la viga principal del nuevo hogar. Luego se celebra con fiesta, banda de música y chicha.

Pero la tradición migró y se extendió a todos los rincones del país y ahora las personas buscan a Venuca para que le hagan trabajos personalizados. Hace tablas de Sarhua de diferentes tamaños y precios. Una puede medir entre 70 centímetros de alto y 13 de ancho. La idea es contarle la historia que se quiere plasmar y ella, con su arte, lo traduce en la tabla con dibujos hechos a manos y con la estética sarhuína.

 

con primitivo evanan             arte sarhua

La hija de Primitivo Evanán

Venuca Evanán es hija de Valeriana Vivanco, quien sería la primera mujer en pintar las famosas tablas de Sarhua; y su padre es el amauta Primitivo Evanán Poma. Gran impulsor de este arte ayacuchano. Al punto que lo conocen como el padre de las tablas de Sarhua.

“Estas tablas consolidan al ayllu, a la familia, y crea reciprocidad. Une a la gente, solidariza y consolida el cariño y amor a la familia”, dice don Primitivo, quien en 1982 fundó la Asociación de Artistas Populares de Sarhua – ADAPS.

“¿Mi consejo para Venuca? Que persevere mucho más”, dice don Primitivo, quien por estos días se encuentra delicado de salud, por lo que -esperamos- se recupere pronto por su propio bien y el de todos.

Y es que don primitivo es el gran maestro de Venuca. Ha sido su inspiración. Él le enseñó su arte y ella lo potenció a niveles alucinantes. Un reconocimiento suyo, en especial por esta fecha: previo al Día del Padre.

Su trabajo caló tanto que desde hace unas semanas, Venuca es el rostro de la campaña Mujeres para inspirarte de Saga Falabella y Agarracamote, que buscan empoderar a las mujeres peruanas a través del arte.

El proceso creativo

Crear una tabla de Sarhua puede tomarle a Venuca dos semanas. Su proceso creativo así lo demuestra: Es una de las pocas en mantener la antigua tradición de pintar con plumas de aves sobre la madera recién pulida. Lo hace con pintura natural, tal como aprendió de don Primitivo.

“Soy una hija de sarhuina que nació en la ciudad, pero a pesar de estar en la ciudad no olvido mis raíces y trato de unir estas dos culturas para mostrar mi pintura”, dice esta emprendedora del arte que en el periodo más crudo de la pandemia y en la etapa más estricta de la cuarentena sobrevivió pintando mascarillas con motivos sarhuinos. Las ahora famosas mascarillas de Sarhua.

Con su trabajo, Venuca crítica al machismo que se ampara en el silencio. Ha hecho propio su camino y su voz, que la hizo ganadora del Premio ICPNA de Arte Contemporáneo 2020. Su trabajo lo ha llevado a Brasil, Florida e incluso lo ha expuesto su trabajo en la Universidad de Yale.

Sus tablas tienen nuevas lecturas y posibilidades. Su arte desprende una luz propia que nos hace reaccionar, reflexionar e interpelar nuestra realidad. Es una emprendedora del arte.

 

Datos:

Venuca realiza tablas de Sarhua a pedido.

Pueden comunicarse con ella al teléfono:  970866453

También pueden hacerlo a su Facebook o a su cuenta de Instagram

 

Foto de portada: una colaboración de la fotoperiodista Tatiana Gamarra.

Tags:

Primitivo Evanán, Tablas de Sarhua, Venuca Evanán

Las piezas elaboradas de forma artesanal siempre tienen un valor especial, pues implican un trabajo detallado, cuidadoso, e incluso cierto nivel de personalización. Esto además del importante conocimiento y herencias que se transmiten y plasman en tales piezas. El trabajo artesanal en cuero, por ejemplo, es un arte que asegura piezas únicas y una historia de identidad. Esta es una de las grandes premisas de Q’ara Handmade & Leather, una marca cusqueña que busca reivindicar la identidad andina, mediante un trabajo artesanal 100% en cuero con fibras naturales.

José Luis y Miguel Ángel Farfán, padre e hijo, son los autores de esta marca, cuya relación con el cuero empezó años atrás, sin imaginar que un día emprenderían juntos. “Mi papá se dedicó a la zapatería durante la primera parte de su adultez, ya que su papá también era zapatero. A mi, de joven, no me gustaba usar los zapatos que él me hacía, pero poco antes de llegar a los 30 años empieza a cambiar mi percepción del mundo y de las cosas, y empiezo a darle más atención a lo artesanal y lo andino”, explica Miguel Ángel Farfán.

En 2017, tras años de haber dejado de practicar el oficio, José Luis se animó a crear desde cero, una mochila para Miguel Ángel. Como muchos de los emprendimientos, la chispa por el negocio la trajo el grato recibimiento de un producto elaborado con el fin de ser entregado como muestra de cariño.

“Varios amigos me decían que querían una mochila también. Entonces se lo comenté a mi papá, y empecé a ver cómo se hacían, cuáles eran las técnicas. También por mi mismo interés, por el conocimiento sobre las prácticas artesanales, del bordado y del tejido”, recuerda el emprendedor y periodista comprometido con la diversificación de las lenguas originarias. Este trabajo fue empezando a distancia, pues Miguel Ángel residía en Lima y José Luis en Huancayo. Mediante llamadas y fotos vía WhatsApp lograron coordinar la elaboración de las primeras mochilas y zapatos que se convertirían en el inicio de Q’ara.

               

Identidad andina

Cada elemento en los productos de Q’ara tiene una razón de ser, y esto parte del deseo de respetar y honrar los insumos y símbolos de la cultura andina. “Uno de los símbolos que más usamos es el Loraypu, una flor que crece sobre todo en Chinchero. Si colocamos eso, por ejemplo, en una prenda de hombre, es porque consideramos que hay una reivindicación, porque el Loraypu es un símbolo que se usaba sobre todo en prendas de mujer. Buscamos romper estos esquemas tradicionales, pero darle un lugar adecuado a la simbología y también tratar de comunicar, tratar de generar una narrativa de lo andino”, explica Miguel Ángel.

A ello se suma el uso del quechua para nombrar cada uno de sus productos, pues esta es también una forma de comunicar y acercar a las personas a conocer más sobre las lenguas originarias y la cultura andina. Parte de la valoración del trabajo de las comunidades andinas es el ser justos con las personas con las que trabajan. “Entendemos el trabajo de las artesanas. No regateamos. Si les compramos telares para usarlos en los productos, no esperamos a que se vendan para recién pagarles. Respetamos sus tiempos y procesos también”, indica Farfán hijo.

Durante la última semana electoral se generaron algunos comentarios desafortunados que invitaban a dejar de visitar y consumir en ciudades como Cusco en las que haya ganado el candidato Pedro Castillo. Ante ello, Miguel Ángel reacciona con calma, pues siente que se trata no de una cuestión coyuntural, sino histórica. “Los artesanos y artesanas funcionamos bien dentro del esquema de la foto para el turista, pero no podemos ser iguales. Podemos ser proveedores, brindar un servicio o un producto y ser subalternos”, indica. Momentos así le recuerdan al equipo de Q’ara por qué es que deben seguir trabajando por reforzar su identidad.

“Buscamos, desde este pequeño espacio de consumo, dar un mensaje de diversidad. Y que la diversidad no sea una cuestión de eternizar a las personas que son diferentes, sino de poder aceptarlos, entenderlos, conocerlos y que eso también genere tolerancia”, finaliza.

Dato:

Si deseas conocer los productos de Q’ara Handmade & Leather, puedes visitar su cuenta de Instagram o contactarlos al 989178401.

Tags:

cuero, José Luis Farfán, Miguel Ángel Farfán, Q’ara

En un espacio entre sus actividades diarias, Lida Farfán se coloca ante la computadora como cuando les habla a sus seguidores en Instagram y nos comenta cómo pasó de leer las etiquetas de los productos que consumía, cuando estaba embarazada a preguntarse si no debería también averiguar más sobre la toxicidad que podían esconder los productos cosméticos. “Ves lo que comes, pero ¿qué pasa con lo que te pones en la piel?”, se cuestionó.

Esa pregunta hizo que esta ingeniera en industrias alimentarias se animara a revisar los ingredientes de los productos que utilizaba, a tomar clases sobre cosmética natural y finalmente, se convenciera de lanzar su marca propia, Blossom-Floral Luxury. Al inicio elaboraba jabones y después fue atreviéndose a lanzar productos más complejos como cremas y ‘serums’. “No es mezclar ingredientes como en una cocina, es toda una ciencia”, explica.

En uno de sus videos más recientes explica, por ejemplo, lo beneficioso que resulta para la piel –que tiene una grasa natural- limpiar el cutis primero con un producto a base de aceites antes que solo lavarlo. “El agua y el aceite no se mezclan, entonces cuando nos lavamos solo con agua no estamos retirando toda la suciedad. Tiene más sentido limpiarse primero con un aceite, que va a eliminar inclusive la suciedad a prueba de agua”, indica.

Blossom 2

Sin recetas mágicas

Después de desarrollar entre 20 y 30 productos distintos y brindar asesorías para que cada clienta pueda tener su propia rutina de cuidado personal, no solamente ha cambiado su visión de los productos naturales, sino también de la estética. Con el tiempo se ha convencido cada vez más de que la piel perfecta de las revistas es solo un mito y, en realidad, la única fórmula mágica para envejecer con el mejor cutis está en el cuidado oportuno.

“Un producto cosmético ayuda externamente, es un tema externo que puede retrasar o hasta disminuir el impacto del envejecimiento, pero con el tiempo la configuración del rostro y la grasa del cuerpo empieza a cambiar. Si desde muy joven no te cuidaste la piel, usando protector solar, por ejemplo, el daño ya va a estar en la piel”, advierte.

A través de sus redes sociales, constantemente, habla no solo de la cosmética sino también de yoga facial, de cuarzos, tés relajantes y los necesarios minutos que uno debería de tomarse para cuidar la piel. “Se trata de cambiar el ‘chip’ porque igual tengo que alimentarme bien, hidratarme y utilizar productos naturales”, indica.

Transformarse a digital al 100%

Afortunadamente, considera que la industria en general de la cosmética natural está creciendo y las usuarias se animan cada vez más a probar estos productos. Antes de la pandemia sí tenía la página web lista, pero su mayor foco de atención no era necesariamente el comercio electrónico.

“Las ventas eran más en ferias y presencialmente. Con todo esto, el mismo consumidor ha cambiado muchos sus hábitos. Ahora las personas confían más en los negocios online porque les dices con qué plataforma de pago estás trabajando y se quedan más tranquilas”, precisa.

Junto a los canales de venta, las necesidades de las consumidoras en cuarentena han generado algunos cambios en los pedidos. “Desde que se creó, el más pedido es el ‘serum’ de contorno de ojos. Ahora, en la pandemia, como hay más acné por el uso de las mascarillas, se han sumado también los ‘serums’ hidratantes”, agrega, quién con sus productos, promueve un mundo más sostenible.

A pesar de que divide sus actividades entre un empleo estable y Blossom-Floral Luxury, donde ha logrado formar un equipo de trabajo, considera que tomar el riesgo de emprender le ha dado mucha confianza. “Es un empoderamiento, siento que he crecido como persona y como profesional”, asegura.

La segunda lección que resalta es el sentido de comunidad que ha encontrado en otras marcas que han ido surgiendo porque siempre se dieron la mano, y lo que más valora es el contacto que su negocio le ha permitido tener con el cliente. “Hay muchas historias que nos comparten de personas que recién empiezan a cuidarse y ven en su piel el cambio. Eso es invaluable”, comenta.

Dato:

Pueden saber más sobre la marca en: blossomperu.com

 

Tags:

Blossom, Blossom Floral Luxury, Lida Farfán

El director del Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad del Pacífico, Javier Salinas, asegura que un cambio de modelo económico perjudicaría a los emprendedores y señala que, el reto de los micro y pequeños empresarios -post pandemia- es adaptarse a un nuevo consumidor, más adaptado al mundo digital y más informado.

¿Cuáles son los retos para que el sector emprendimiento avance post vacunación?

Entendiendo que la vacunación está caminando rápido. Al llegar a vacunar a un 70% de la población –para tener inmunidad del rebaño– los consumidores podrían volver a sus actividades, por supuesto, con los protocolos debidos. Esto significa una mayor necesidad de capital de trabajo y los emprendedores deberán prepararse para hacer frente a ello.

¿Qué implicaría para los emprendedores un rebote de la economía?

En primer lugar, una necesidad de capital de trabajo. Segundo, volver a recomponer equipos para atender una economía cada vez más abierta. Tercero, y lo más importante, es haber aprendido que los consumidores han cambiado y son mucho más expertos: están acostumbrados al delivery, acostumbrados a un mundo digital. Creo que los emprendedores, además, van a tener que haber leído muy bien la situación de pandemia para atender a este consumidor más exigente, más moderno, más informado. Hay diferencias en el tiempo de entrega, en el método de pago.

Estamos en el último tramo de la campaña electoral, ¿cuál es el panorama para el sector emprendimiento con cualquiera de los dos candidatos?

Tenemos un candidato que propone la continuidad del modelo económico. Yo creo que el panorama será positivo. Pero si sale el candidato que propone un cambio en el modelo económico y un cambio en el Estado, los bancos de inversión tienen que esperar y mirar. Esto podría significar seis meses tranquilamente, con lo cual se retraen las inversiones. Puede cerrar la economía, o generar con algunas medidas, como subidas de precios, inflación en buena cuenta, un alza del tipo de cambio. Hay un escenario menos favorable para los emprendedores que puede hacerlos ver otros mercados o exportar servicios, talento, y tecnología, como ha sucedido en Argentina, ante la situación económica complicada. O los emprendedores que empezaron a salir de Argentina y los que se quedaban empezaban a brindar servicios a otros emprendimientos en el mundo. Igualmente hay que decir también que el emprendedor va a encontrar oportunidades donde nadie las ve. Entonces seguramente van a ver las mismas oportunidades, pero creo yo, muy limitadas en un escenario de cambio de modelo.

¿Cómo pueden los emprendedores ser más resilientes ante estos tiempos de incertidumbre?

La muestra de que efectivamente los emprendedores son resilientes y tienen una gran capacidad de adaptación fue con la pandemia. Creo que todos han aprendido a adaptarse a una nueva realidad mundial. En este caso, lo que pasaría ahora es que el ecosistema de emprendimiento e innovación podría sufrir cambios.

¿Cómo cuáles?

Por ejemplo, no sabemos si en un gobierno que propone el cambio de modelo, los programas de innovación continuarán. Lo otro es la propia estabilidad o la predictibilidad: saber que requerimos un tipo de cambio estable, que hay una inflación controlada. Esta incertidumbre se suma a la pandemia, que está afectando directamente el ecosistema local. La competitividad se reduciría y el consumidor es finalmente el que pierde, pues el emprendedor va a tener que adaptarse y ver otros mercados. La posibilidad de irse a otro país es más fácil.

El tema está para los que tienen contacto con el mercado o el público, como por ejemplo restaurantes, turismo, o peluquerías, porque se merma la capacidad adquisitiva. Las personas dejan de consumir, dejan lo que no es imprescindible, porque si suben los alimentos el dinero va a tener que ir más hacia los artículos de primera necesidad. Realmente sería un impacto muy fuerte. Un reacomodo de las actividades ante un nuevo escenario es difícil comentar porque no sabemos qué tan profundas van a ser estas propuestas de cambio de modelo.

Ante cualquiera de los dos escenarios, ¿cuáles serían las opciones de financiamiento para seguir adelante?

Yo creo que ambos están anunciando ayudas a las Mypes y lo tienen claro, pues las Mypes son el 90% de las empresas en Perú. Sin embargo, cuando hablamos de financiamiento llegamos al escenario de mantener el modelo. En estos últimos 15 días ya se ha terminado de reglamentar, por ejemplo, el crowdfunding, la plataforma de financiamiento participativo, que permite que los microempresarios, pequeños empresarios y emprendedores recurran al mercado. Entonces, en un escenario que no haya cambio de modelo, esta va a ser una modalidad de financiamiento muy potente, porque se democratiza la posibilidad de que podamos invertir nuestros ahorros, ya sea deuda o como accionistas de empresas.

Lógicamente, las personas van a guardar sus ahorros ante un incremento de precios por incertidumbre. Yo creo que los microempresarios y los emprendedores van a esperar que no se muevan los programas de ayuda. Si el mercado es afectado, se retrae el ahorro, y la inversión. Claro: si no hay ahorro, no hay inversión.

Tags:

Emprende Up, Emprendedores, Javier Salinas

Ebert Tassara observa cómo su esposa, Mina, apoya su celular sobre un servilletero. Lo coloca ahí para que el equipo se sostenga y pueda ver los aeróbicos que aparecen en YouTube. Pero el celular, pese al soporte, siguió cayendo. Una vez, dos veces, tres veces… levantar el smartphone era una rutina tan cansada como los mismos ejercicios de la internet.

Al darse cuenta de este problema, Ebert Tassara -un habilidoso electricista de 78 años- ingresó al taller de su casa en Surco. Tomó unos fierros, unos tubos de aluminio, algo de madera. Buscó unos clavos, un martillo y con ingenio -o la sabiduría de un hombre experto en manualidades aprendidas en la Marina de Guerra del Perú- creó un trípode para que Mina sostenga su celular. No quería verla dependiendo de un servilletero o una taza para darle equilibrio a su teléfono.

“Entonces se lo entregué a mi esposa. Le expliqué cómo debía usarlo y a ella le gustó mucho. De premio me dio un beso y me sentí feliz”, cuenta sobre aquel momento que, sin querer, se convirtió luego en un ejemplo de emprendimiento: el génesis del Taller de Ebert.

Pero todo negocio tiene un impulso definitivo. Y estos fueron los cuatro hijos y los seis nietos de don Ebert. Ellos al ver este novedoso trípode le pidieron que fabricara más. Uno para cada uno. Don Ebert, entonces, ingresó nuevamente a su taller con la alegría de un adolescente. Creó más porta celulares y se los entregó. Luego vino el boom.

Sus familiares les mostraron a sus amigos la novedosa creación de don Ebert. No faltó quien colocara las fotos en sus redes sociales y -más pronto que tarde- comenzaron a llegar los primeros pedidos de forma espontánea. Así se fundó, oficialmente, el Taller de Ebert, un emprendimiento que nació en junio del 2020, en la etapa más dura de la cuarentena.

Ventas que motivan

Desde entonces el emprendimiento de don Ebert ha vendido más de mil trípodes para sostener smartphones, tablets, iPads y hasta laptops. Los hace a pedido y a medida. Cada semana fabrica lotes de 20 0 25 trípodes y los vende a través de las redes sociales de El Taller de Ebert. Demuestra eficacia, innovación y creatividad. Tres características claves para salir adelante.

  • Señor Ebert, ¿Qué les diría a esas personas que tienen ganas de emprender, pero tienen miedo?
  • Que se atrevan. ¿Por qué tener miedo? Si te sale mal, se repite y si sigue saliendo mal, se hace hasta lograr la perfección. No tengan miedo a lanzarse al río.

Una pieza clave en El Taller de Ebert es Lucía Casafranca. Tiene 21 años y es nieta de don Ebert. Ella es quien lo apoya en los temas logísticos y administrativos del negocio. Ambos forman un interesante equipo que, pese a la distancia generacional, ha logrado cohesionar el trabajo conjunto y bien planificado, logrando que el negocio se convierta en una fuente de ingreso y de distracción para don Ebert.

“Dentro del Taller de Ebert soy quien administra los pedidos, maneja las redes sociales y también envía los productos”, cuenta Lucía Casafranca. Y añade: “Cuando comenzó, en realidad, no sabíamos si iba a vender o si mi abuelito iba a jalar. Comenzamos a ofrecer los trípodes por internet y él encontró una forma de ganar dinero en plena pandemia”, cuenta.

La idea del Taller de Ebert, con la creación de estos trípodes, es facilitar la comunicación de las personas en estas épocas difíciles. Al colocar los teléfonos sobre el soporte pueden, por ejemplo, sostener videollamadas o conferencias vía Zoom de manera más cómoda.

En tanto, para este emprendedor, la creación de los trípodes se ha convertido en un espacio ideal para no pensar en la crisis económica, la incertidumbre electoral y la pandemia que nos asfixia. Por eso, cada día, pasa tres horas trabajando por las mañanas. Y luego, tres horas más por la tarde. Su taller es un refugio que lo revitaliza.

Señor Ebert ¿A qué se dedicaba antes de crear su taller?, le preguntamos

Soy de Camaná (Arequipa). A los 18 años me inscribí en la Marina, donde estuve cinco años. Cuando me retiré, trabajé como independiente: arreglaba todo lo que es línea blanca, como lavadoras o cocinas. Así hasta que me jubilé.

Don Ebert viene demostrando fortaleza, resiliencia y un valor fundamental: perseverancia para seguir trabajando de manera honesta. Los años no son impedimento para emprender. Todo lo contrario, la edad le regala la experiencia para crear, seguir adelante y con su trabajo, hacer felices a quienes quiere.

Dato:

Para adquirir uno de sus trípodes pueden escribir al WhatsApp: 998 867 368.

Tags:

Ebert Tassara, El Taller de Ebert, Emprendedor, porta celulares, trípodes

Cada mañana, Enrique Cuadros abre su taller en casa. Revisa las maderas, los materiales disponibles y se asegura de tener todo listo para empezar a producir una nueva serie de juegos de mesa. El entrañable Ludo y los eternos Ajedrez y Damas son tres de los tableros más populares.

Gloria Ramos, su esposa, dedica las mañanas al hogar y por las noches, su tiempo está completamente disponible para pintar con cuidado y detalle los tableros y fichas que pronto tendrán un nuevo hogar. Juntos crearon Gloren, un emprendimiento en el que la pareja de esposos con discapacidad auditiva, unieron fuerzas y demostraron que nunca es tarde para emprender.

Oportunidades en pandemia

Enrique  tiene 80 años y es carpintero de vocación. Gloria con 70 años, es tejedora con gran amor y arte en las manos. Durante 2019, se animaron a armar juegos de mesa de madera para divertirse y pasar tiempo productivo en casa. En la Navidad de ese año, produjeron varios tableros y sus hijos, encantados con los juegos, los ayudaron a promocionar y vender.

Esto abrió las puertas a una idea de negocio que se reactivó llegada la pandemia: Gloren, una marca de juegos de mesa hechos en casa. Carlos Cuadros, su hijo, los apoyó con la difusión en redes sociales y la rápida adquisición de materiales como maderas y pinturas, para permitirles trabajar cada día. “Este emprendimiento nos permite pasarla bien, porque hacemos lo que nos gusta y eso nos mantiene ocupados y muy activos a los dos”, indica Enrique, en lenguaje de señas, mientras que Carlos -el mayor de sus tres hijos- nos traduce los dicho por su papá.

De forma orgánica, y como en todo negocio familiar, cada integrante de Gloren tiene claras sus funciones: Enrique se encarga de todo el trabajo de madera, como los cortes, acabados, y lijado. Gloria se encarga del pintado y el control de calidad final. Y Carlos, realiza toda la compra de los insumos y las ventas en redes sociales.

Oportunidades para todos

Gloria y Enrique llevan 41 años de casados. Su historia de amor y crecimiento empezó en una reunión de la Comunidad sorda del Perú y a lo largo de su vida han sabido hacerle frente a cualquier limitación. Sin embargo, no ha sido un camino sencillo.

“Seguimos en una sociedad con muchas limitaciones para las personas con discapacidad en general y los adultos mayores. No ha sido fácil para nosotros toda la vida. Hoy tenemos la suerte de tener a nuestros hijos que nos ayudan con las redes y sus contactos, pero esa suerte no la tienen todos. Vemos muchos compañeros que se esfuerzan toda la vida y a veces sólo alcanza para comer. Nadie es pobre porque quiere. Todavía hay mucho por hacer para que todos tengamos igualdad de oportunidades”, indican los esposos creadores de Gloren.

Planes de crecimiento

Ahora en Gloren no solamente venden los tableros que vienen produciendo, sino también juegos y juguetes importados y de otras marcas, muy originales. Su catálogo ha logrado extenderse para llegar a un mayor público y ofrecer más productos a sus clientes actuales. Incluso, ampliaron su línea de negocio. Doña Gloria ha comenzado a vender bufandas tejidas por ella misma, -a través de las redes de Gloren- ahora que llegó el frío limeño.

Su deseo es seguir creciendo, posicionarse en redes sociales, implementar una tienda virtual y post pandemia montar una tienda física que les permita atender al público con el mismo cariño con el que elaboran sus productos. Por lo pronto ese cariño se traduce entre sus seguidores: tienen más de 8 mil en Twitter y cerca de 5 mil en Facebook.

Gloren, indican sus creadores, es un emprendimiento hecho con amor y la nostalgia de los juegos de mesa para las familias.

 

Dato:

Para revisar su catálogo y adquirir sus productos, puedes escribir al 994 962 401.

Tags:

Carlos Cuadros, Gloren, Gloria Ramos, Juegos de mesa

El emprendedor Diego Armando Gutti Del Solar, de 38 años, creció admirando a su padre, el futbolista profesional Jorge Gutti. “Mi padre jugó en el Boys, Cienciano, Melgar, Unión Huaral. Se retiró en el año 86”, cuenta.

El padre y el abuelo de Diego Gutti jugaron en la profesional. Eso provocó que Diego creciera en un ambiente donde todo el día se hablase de fútbol. Y eso lo hacía feliz. El mismo Diego jugó al fútbol hasta los 16 años. Lo hizo -por ejemplo- en el deportivo Cantolao. “Era volante, 10. ¡Diego Armado!, pues”, dice y sonríe, inflando el pecho, como jugador cantando su himno ante 80 mil almas: Diego Armando, su nombre de pila, es en homenaje al eterno 10 argentino.

Aunque Diego Gutti no logró jugar en la profesional. Sí vinculó sus dos pasiones para intentar vivir de ella. Unió el fútbol con el diseño y obtuvo como resultado lo siguiente: en el 2017 creó Foggo, una marca de ropa con una sola temática: toda prenda debía estar ligada al deporte más apasionante de todos. Hizo polos, poleras, pantalones y más prendas. Se las mostró a sus amigos y familiares. Entendió que el peruano es futbolero, apasionado por un deporte que -aunque trae más decepciones que alegrías- le permitiría vender sus productos. Usó sus ahorros e invirtió. Renunció a su trabajo estable en una agencia de marketing y dijo: “Vamos para adelante”, como futbolista arengado ante el resultado adverso. Así nació su marca. Emprendimiento que con el tiempo se convirtió en tremendo gol.

En una primera etapa Gutti creó polos. Algunos de ellos llevaban el rostro de futbolistas o técnicos icónicos. Uno de sus diseños lleva el rostro de Diego Simeone portando una gorra militar, mirando -cual ‘Che’ Guevara- al infinito. Al lado de la imagen el título: “Comandante Cholo”, en alusión al liderazgo del director técnico argentino en el Atlético de Madrid.

Pero luego se dio cuenta que podía tener problemas legales al no tener la “licencia” de usar imágenes de futbolistas modernos acostumbrados a las campañas de marketing. Dejó de diseñar ropa con imágenes de Cristiano Ronaldo celebrando sus goles o de Messi dribleando rivales. Como todo DT ducho, cambió la estrategia pero no la esencia. Siguió creando ropa urbana con temática futbolística. Ahora hace prendas -por ejemplo- con frases como: “Love fútbol” o con la palabra “Crack”. Estás se encuentran estampadas en poleras, polos o gorras.

“El enfoque hacia el fútbol siento que no está rodeado de look, de diseño, de arte. En Foggo, decidimos hacerlo”, cuenta Gutti, quien estudió periodismo, luego diseño e hizo la carrera de marketing, profesión con la que adquirió todo el conocimiento que le ha permitido hacer de Foggo una marca ya posicionada entre los ‘futbolovers’.

“Descubrí que, además del balón y los estadios, hacer jugadas de composición, color e ilustración también es apasionante”, dice.

El fútbol y la pandemia

foggo producto

Foggo tuvo una tienda física, pero por la pandemia se convirtió en ecommerce: su emprendimiento en redes sociales tiene una importante fanaticada: suman -entre Facebook, Twitter e Instagram- más de 35 mil seguidores. Juntos podrían llenar las tribunas norte, oriente y sur del Estadio Nacional. Las ventas, pese a la pandemia, “son buenas”, cuenta. Los pedidos se hacen a través de su web o redes sociales. Ahí mismo está su catálogo con buzos, casacas, shorts, gorras, polos y poleras. Se paga por adelantado y -al día siguiente- o previa coordinación, llega la prenda a la puerta de tu casa.

Sus clientes comparten la pasión de Gutti por el fútbol, tienen entre 25 y 35 años, una generación que pese a crecer con los fracasos del fútbol peruano, no dejaron que su pasión se extinguiera y más bien se vea reforzada, al punto de usar prendas que revelen su pasión. Pasión que se acrecentó con la clasificación de Perú al mundial. Fueron tiempos en los que Foggo la destruyó en el mercado al convertirse en pionera en su rubro.

Los pilares de su marca -cuenta Gutti- son el ‘Jogo bonito’, es decir: el diseño y la creatividad por sobre todas las cosas. El Fair Play: ningún negocio vale la pena si no lo ganamos limpiamente. Y Respeto a la hinchada: el centro de las decisiones siempre serán los clientes.

“Nuestra marca busca que cada pieza exprese ese romanticismo que sentimos por el fútbol. Prometemos que dejamos todo en la cancha para que nuestros hinchas puedan vestir siempre su pasión con estilo”, sentencia Gutti, como quien entra a la cancha, a jugarse su propia final.

Dato:

Pueden ver los productos de Foggo en: https://www.foggo.pe.

Tags:

Diego Gutti, Foggo, Fútbol

Tappers es un emprendimiento de comida cacera que se envía por delivery. Los platos son hechos por mamás de buena sazón y a un día de celebrar el Día de la madre ya han repartido más de 76 mil platillos. Ganan dinero y pasan más tiempo con su familia. Esa es su receta ideal.

A poco tiempo de quedar embarazada, Carol Valencia, una joven secretaria, se tomó un año sabático para pasar más tiempo con su bebé. Quedarse en casa le daba tranquilidad, pero no le permitía tener más ingresos. Al menos eso era lo que pensaba. Buscaba alternativas, buceaba en internet. ¿Cómo ganar dinero estando en casa?, se preguntaba. Entones encontró una publicación de Tappers.pe, un emprendimiento que conecta a las amas de casa con los clientes que buscan probar una comida 100% casera vía delivery.

“Las secretarias a veces tenemos un cargamontón de trabajo, siempre tenía como una presión en la cien. Esta empresa me permite no solo hacer lo que me gusta, sino pasar tiempo de calidad con mi familia. Termino temprano y valoro mucho eso”, comenta Carol, un jueves por la tarde y minutos antes de salir con su hija de un año y medio a dar unas vueltas por el parque.

Así como Carol, existen “mamás Tapperas” de todas las edades y con distintas motivaciones que se ponen a cocinar en base a una programación semanal que Tappers les alcanza por Whatsapp. La idea es que incluso puedan usar los mismos ingredientes para su hogar y para los pedidos.

“Cocinamos con el mismo amor que lo hacemos en casa y es reconfortante que nuestros platos les encanten a personas que no conocemos”, cuenta Anabel, mamá Tappera.

“Ahora tengo un trabajo flexible que me permite cuidar de mi hijo mientras hago lo que me encanta”, dice Nina Becerril, otra mamá Tappera.

De acuerdo a Martín Pasache, uno de los fundadores de Tappers, en esta comunidad se han sumado muchas mamás que buscan seguir sintiéndose activas desde su hogar.

“Se ha creado un grupo muy bonito que no siempre tiene que ver con temas de comida, a veces les damos clases de yoga, charlas de empoderamiento porque mientras más motivadas estén, el proyecto podrá crecer más”, refiere.

Probar la sazón de casa

La motivación detrás de los fundadores de este emprendimiento, los hermanos Martín y José Pasache, fue las ganas de probar una sazón casera, aunque trabajaran en oficina y no tuvieran tiempo de prepararse la comida por ellos mismos. “Para nosotros, que tenemos una madre del norte, donde el tema del almuerzo familiar es muy importante. Queríamos ver cómo captar esa sensación de la comida de casa”, explica.

Desde que fundaron el proyecto, hace dos años y medio, han ido evaluando cada fase desde el pedido y la preparación del plato, hasta su entrega en el domicilio y la satisfacción del cliente con el servicio. En base a esos datos, se han ido incorporando platos bajos en calorías o vegetarianos dentro del menú.

En total, se han establecido 40 variedades de platos desde lentejitas con arroz para un clásico lunes o un tallarín saltado, hasta postres como el suspiro de chirimoya o complementos como una ocopa. Los platos de fondo tienen un costo de entre S/12 a S/16 a lo que se suma el precio del envío. Los precios también son flexibles en función a la reserva, que puede ser para toda la semana.

Para ser una “mamá Tappera”, han establecido que un jurado pruebe antes la sazón de la madre que va a sumarse al proyecto y que las condiciones en las que cocina sean las adecuadas. Una vez que se empieza a trabajar con la plataforma, las madres siguen siendo evaluadas, lo que les permite saber incluso qué platos cocinan mejor.

Los cambios de la pandemia

Con la llegada de las cuarentenas y el cierre de las oficinas, el público objetivo al que apuntan tuvo que modificarse, pero Pasache precisa que también se abrieron nuevos nichos de mercado en hogares que tenían dificultades para cocinar por sí mismos.

“La demanda original era de oficinas, pero con la pandemia ha ido mutando y aparecieron otros rubros como los adultos mayores o gente que hace home office en casa. Hay muchos tipos de clientes”, precisa.

Como también había restricciones para salir a comprar los productos, decidieron impulsar los planes semanales entre los clientes, de esa manera, la madre sale una sola vez por semana a hacer el mercado para atender los pedidos. Asegura que es un cambio que tuvo buena acogida entre el público y también les ha permitido mejorar el sistema de reparto.

De cara a los próximos años, Pasache confía en que puedan ampliar el proyecto en otras ciudades y que Tappers pueda lanzarse incluso en otros países con similares características al mercado de Lima. Además de tener una segunda iniciativa similar.

“Tenemos dos proyectos; crecer en algunas ciudades del Perú y a nivel regional y tener un portal de venta de productos hechos en casa, no solamente hechos por madres, sino por cualquier pequeño emprendedor que tiene un producto por exponer. Es un modelo fácilmente replicable y escalable”, comenta.

Dato:

Para pedidos pueden ingresar a: https://tappers.pe/

Tags:

delivery, Día de la madre, Emprendimiento, Tappers