Hans Behr

Integración emprendedora

“Fortalecer la regularización de los migrantes y promover una integración social equitativa, los escenarios van a cambiar y el desarrollo autosostenido de la población que acogen le significará un crecimiento promisorio”

Es misión de las Ciencias Sociales, estar en continuo proceso de análisis para encontrar elementos que se aproximen al descubrimiento de alternativas de convivencia, de tolerancia y de muchos otros planteamientos sociales, que coadyuven a los procesos de desarrollo que se necesitan para crecer no solo en el aspecto económico, político, sino también como sociedad misma. Estamos en un siglo que ya se denomina el siglo de las migraciones humanas, y muchos países en estas circunstancias se van convirtiendo, visto objetivamente, en territorios de acogida. El Perú es uno de ellos, y es por eso, que nuestra mirada tiene que darse, lejos de las percepciones inmediatas, a la generación de estrategias que colaboren a la implementación de políticas públicas que fortalezcan la integración que se convierte a dar de hecho y sin programación alguna. Sería mejor que la planificación convierta esta situación en un momento de oportunidades y posibilidades de crecimiento para los desarrollos locales, regionales y a nivel nacional.

Para ello, es más que importante considerar el análisis previo en lo social, cultural, puntos que preparan las bases para la comprensión de lo que significa en todo sentido el fenómeno migratorio y no solo caer en el económico y político, pues estos temas pueden ser el resultado de lo que no se ve. Ojo con eso.

Entonces, tomaré nuevamente un tema que me parece recurrente y es que las redes sociales, en el proceso migratorio, se convierten en una de las causas principales por las que las migraciones en el mundo perduran en el tiempo. No solo eso, también estas redes permiten la evolución y la adaptación al espacio geográfico, la reconfiguración y la posibilidad de entender el sentido de la superación social conjunta. Es bastante conocido y lógico que los mismos actores de los flujos migratorios son elementos muy activos en la conformación de anclajes sociales que sirven de apoyo inicial al asentamiento humano. No hay personas solas o las hay pocas y son los pioneros los que se convierten en colchón para la base de crecimiento y desarrollo, esta situación genera un nuevo flujo migratorio con una mirada distinta del migrante. Necesidad versus oportunidad.

Mis amigos colegas y quizás la academia y el publico en general, no me dejará mentir que este fenómeno lo vivimos hace muchos años, las redes sociales y económicas fueron los iniciadores del gran mercado interno que vive el Perú, los Gamarra, Caquetá o los Unicachi fueron en un primer momento producto de este proceso. Proceso que trajo consigo elementos que sin darse cuenta fueron superando y convirtieron este fenómeno en una fuente de competitividad, de innovación y de flujos comerciales que fortalecieron a los nuevos “notables comerciales” de los pueblos o comunidades. Era una mirada regional, muy peruana y con distinciones culturales muy marcadas y a su vez similares o diferentes, pero que contribuían a la formación de la empresa popular. Podemos advertir que la red social se convierte en una institución cuya estructura observa lazos que unen, que se vuelve sistémica y que articula en todo momento. Son estos vínculos, esta articulación los que se encargan de poner en los imaginarios colectivos las experiencias exitosas de la migración para el asentamiento y el crecimiento, y esto es una constante. Comienza a generarse el péndulo.

En la actualidad, este fenómeno social, que parte de la necesidad genera la empresa popular que a su vez encuentra más opciones de crecimiento viendo en la oportunidad un factor de desarrollo y de articulación. Esta situación permite ver el horizonte y la realidad actual. El comerciante peruano, el emprendedor peruano, encuentra una segunda oportunidad, y es la que le da el encontrarse con masas nuevas y distintas de nuevos emprendedores, emprendedores que comienzan a utilizar sus redes y que poseen rasgos culturales muy distintos y que generan nuevas percepciones de la población con respecto al nuevo mercado interno emprendedor. ¿Para ello que hacer? Pues tomar en serio, varias estrategias, afinar las competitividades, ver la asociatividad estratégica, pendular los flujos económicos, tomar el toro por las astas y darse cuenta que los espacios se han reconfigurado y se comienzan a tener pares emprendedores y los que fueron manos de obra o recurso humano barato, articuló y comienza a innovar.

Las municipalidades deberían considerar lo que se plantea en este artículo, fortalecer la regularización de los migrantes y promover una integración equitativa, los escenarios van a cambiar y el desarrollo autosostenido de la población que acogen le significará un crecimiento promisorio. Fuera las percepciones negativas, el mercado fluye y en la competencia y la innovación motivada de las distintas poblaciones, harán un todo social. A tomar en cuenta. 

Tags:

comerciantes, Empresa

Mas artículos del autor:

"Perú, país joven: Construcción social en marcha (II)"
"Perú, país joven: Potencia integradora (I)"
"Emprendimiento: Necesidad de un liderazgo"
x