Día del pastelero: La historia de Vekia Dulce y Tradición

El 12 de enero celebramos a quienes endulzan nuestro paladar en los onomásticos, fiestas y fechas especiales. Sí, hablamos de los chefs pasteleros. Hoy celebramos su día con Samira y Gianfranco, dueños de Vekia Dulce Tradición, que comparten su historia de superación con nuestros lectores.

Era diciembre del 2017 cuando una pareja de enamorados decidió emprender un sueño. Uno que a muchos con solo pensarlo nos antoja un pie, yapanish o una torta de chocolate. Esta es la historia de Samira y Gianfranco, ahora esposos y dueños de Vekia Dulce y Tradición. Sudaca pudo dialogar con Samira para que nos comentará un poco de esta historia de superación, perseverancia y unión familiar.

Los inicios de Vekia

¿Por qué Vekia? Samira nos comentó que una parte de la familia de Gianfranco tiene ascendencia italiana, entonces, buscando relación con la tradición familiar se inspiraron en la frase “Vecchia Ricetta” (La Vieja Receta). “Nosotros queríamos que esas recetas que habían acompañado a la familia desde chicos fueran compartidas con los demás”, detalló.

“La primera vez que vendimos al público fue en una feria del Jockey Plaza. Fue solamente postres en porción”, mencionó. El departamento donde vivía Gianfranco con su familia se convirtió en un taller de postres. “Hacían los postres en el horno de su casa y después se pudo implementar un horno más grande. A la par estábamos haciendo la remodelación de la cafetería y pastelería”.

Samira comenta que con el transcurrir de los años se ha conformado un equipo que ha podido lograr los objetivos trazados. “Gracias a Dios tenemos un equipo de trabajo que se encarga del taller de pastelería y otros que se encargan de atención al cliente, etc. Somos un equipo de trabajo mediano que estamos día a día luchando para que más gente nos conozca”, comenta con entusiasmo.

 

La pastelería no estuvo meramente en sus planes. Samira es arquitecta de profesión, pero siempre ha tenido el espíritu de emprender. “Mi papá y mi mamá siempre nos han dado la idea de hacer un negocio. Entonces por mi parte fue esa idea mientras que la familia era de la pastelería. Nos hemos unido y hemos creado una sinergia bonita. Todos ponemos de nuestra parte”

Samira también nos comentó sobre el trabajo de la familia en este emprendimiento. “A la mamá de Gianfranco, mi suegra, le encanta la pastelería, yo me encargo de las redes sociales y presentación de los platos. Gianfranco ve más las finanzas. Hemos logrado algo que no habíamos imaginado desde un inicio, pero ahí vamos”, mencionó.

Samira recuerda que hubo altibajos como en toda iniciativa que requiere responsabilidad y perseverancia. Sin embargo, lograron crear su local propio y empezar la historia de Vekia. “Nosotros abrimos nuestro primer local en octubre del 2019. Éramos nuevos, pero lo logramos”, recuerda con entusiasmo.

La pandemia

Tiempos sin rumbo. Samira al igual que muchos emprendedores afrontaron las duras pruebas que la pandemia de la COVID-19 ocasionó. “Tuvimos que acatar las medidas. Teníamos un montón de mercadería, postres que tuvimos que repartir y regalar. Al igual que la cafetería, había frutas, jamones y otras cosas, pero tuvimos que regalar todo”, recuerda con tristeza.

A mediados de mayo del 2020 que se flexibilizaron las medidas pudieron salir a vender a personas cercanas. “Empezamos desde cero en el local, estábamos solo nosotros produciendo y atendiendo desde WhatsApp. Poco a poco pasaron los meses y semanas y empezamos trayendo nuevamente al equipo”

Fuimos dando pasitos chiquitos hasta que pudimos lograr levantarnos”, comenta Samira. Sin lugar a duda, la pandemia de la COVID-19 ha impactado en la vida de muchas personas, pero el equipo de Vekia Dulce y Tradición no encontró excusa para seguir adelante. “Pudimos abrir el salón, empezamos a utilizar descartables hasta que a mediados del 2021 pudimos retornar a la normalidad”, menciona.

La perseverancia fue la clave del éxito. Samira comentó que la pandemia fue un “baldazo”, ya que recién abrían un local cuando se dieron las restricciones sanitarias y la inversión se perdió. “A veces hay que retroceder para dar pasos más grandes”, afirma mientras recuerda que el negocio de la cafetería no funcionaba, pero la pastelería sí, entonces pudieron encontrar soluciones. “Van a ver obstáculos en el camino pero hay que ser perseverantes y creativos para salir adelante

Sus aspiraciones

Samira nos comentó que quiere seguir creciendo y busca que la gente siga conociendo este emprendimiento. “Queremos sacarle provecho al local. No solo queremos enfocarnos en el tema de la pastelería, también el tema de la cafetería. Hay mucho pan por rebanar como se dice en nuestro local. Nos gustaría expandirnos en algún centro comercial y a diferentes distritos, pero con calma”, comenta.

En la entrevista reflexionamos sobre los emprendimientos que acabaron justamente por la pandemia. Samira nos comenta que fue difícil salir adelante, pero con ardua perseverancia pudieron salir a flote. Hoy por hoy recomiendo a los futuros emprendedores sean constantes y se enfoquen mucho en sus objetivos. “A veces uno deja el trabajo de oficina por las horas y quiere manejar sus propios horarios, pero el emprendedor trabaja las 24 hrs. así que el mejor consejo es estar siempre pendiente y saber que no es fácil, pero no difícil. Hay que proponerse y estar bien asesorado

Samira y Gianfranco nos esperan en la Av. Reducto 938 – Miraflores entre Benavides y 28 de julio. Atienden de lunes a domingo de 8:30 am a 10:00 pm y están gustosos de atenderlos y recibirlos con esas tortas de chocolate que es su producto estrella al igual que sus productos de cafetería. Desde Vekia Dulce y Tradición saludan a todos los pasteleros en su día y esperan que muchos emprendimientos, ahora que las medidas sanitarias han finalizado, puedan surgir.

Tags:

Vekia Dulce Tradición

Mas artículos del autor:

"Burocracia abusiva transforma Reactiva Perú en Destructiva Perú"
"“Algunos congresistas están promoviendo una masificación para los más grandes»"
"Masificar el uso gas natural en el transporte terrestre es una urgente necesidad para la salud pública en Perú"
x