Empresa

Un informe del Harvard Business Review explica el alto nivel de frustración que genera el lidiar con personas desorganizadas y desordenadas. Abordar este problema puede ser difícil, pero es necesario para que la productividad del equipo mejore. “Primero es importante explicar a qué nos referimos con desorden. Si, por ejemplo, se trata de una desorganización de agendas, o no estar a tiempo para reuniones de trabajo”, señala Gonzalo Rossi, CEO de Whalecom y experto en neuroliderazgo y gestión del cambio.

Cuando el desorden está vinculado al incumplimiento de procesos, el líder tendrá que ver hasta qué punto esa falta tiene que ver con el estilo de trabajo del compañero o si se debe a una sobrecarga de trabajo. También existe la posibilidad de que la persona no cuenta con las competencias necesarias para realizar las tareas que conllevan su posición. “En el primer caso, el líder tiene que poder dar feedback. En el segundo ejemplo, son pocos los jefes a los que les resulta fácil reconocer que alguien está tapado de trabajo. En el tercer caso, el líder debe saber hasta dónde puede dar un colaborador. Si el desafío está muy por encima de las capacidades de esa persona, se puede generar mucho estrés o desorganización en esa persona”, explica Rossi.

Lidiar con el desorden

Por otro lado, Alejandro Melamed, director General de Humanize Consulting, explica algunos consejos para lidiar con los compañeros desorganizados. Es importante escucharlos, transparentar el problema, fijar fechas precisas para determinados objetivos y mostrar las consecuencias concretas del desorden. Además es necesario que la persona entienda por sí misma porque es necesario que cambie sus pautas de trabajo.

Como el cambio de hábitos no es algo que ocurra de un día para el otro, el líder puede cambiar algunas reglas de juego para impactar en el comportamiento del trabajador. Por ejemplo, si un trabajador desorganizado suele entregar los informes a último momento y esto no le permite al líder prepararse correctamente para estudiarlo e integrarlo en una presentación a sus superiores, ese jefe puede cambiar la fecha límite de entrega de esos reportes para minimizar el impacto negativo.

Una de las características más comunes de los trabajadores desorganizados es la incapacidad de asignar adecuadamente su tiempo a tareas particulares. “No pueden priorizar porque ni siquiera saben por dónde empezar. Si este es el caso de su empleado, ayúdelo a aprender a dividir sus tareas en partes más pequeñas”, señala el informe de Harvard Business Review.

Tags:

Empresa, Trabajo en equipo

Don Ramón es un restaurante dirigido a la clase media y ubicado en la ciudad de Lima, que cayó en ventas debido a la pandemia. Los clientes habituales, oficinistas de edificios aledaños al sector, ya no consumen en el local porque se encuentran en casa realizando home office y, además, el aforo recomendado por el gobierno no ayuda a encontrar el punto de equilibrio que necesita para seguir funcionando.

Don Ramón es uno de los cientos de casos que aquejan a emprendedores y empresas a nivel nacional. Así lo comenta el experto consultor de negocios de la Clínica Empresarial del CIDE-PUCP, Luis Malpartida. Sin duda alguna, el COVID-19 ha impactado fuertemente al sector empresarial, por ello el especialista nos comenta cómo podemos resolver diversos problemas y encontrar alternativas de solución, a través de 4 pasos fundamentales:

Diagnóstico

El primer paso se centra en el reconocimiento de la problemática, por lo que deben participar todos los colaboradores de la empresa. Una herramienta sencilla para ayudar en este proceso es el análisis FODA.

Luego de la observación respectiva, el experto detectó que el restaurante no había tomado acciones de atracción de clientes: al encontrarse en una zona de clase media limeña de fácil acceso para los oficinistas y contar con un local atractivo, los consumidores acudían prácticamente por costumbre. Con la pandemia, los consumidores perdieron capacidad adquisitiva y los oficinistas laboraban desde sus hogares.

Para solucionar este impase y con el fin de mantener la imagen y estatus de clase media de Don Ramón, los dueños del local deciden abrir otra marca: Don Pepe.

Planificación de la respuesta

El siguiente paso es la planificación. Don Pepe permitirá ofrecer servicio de comida por delivery a menor precio a un target distinto. Esta nueva marca se centrará en familias del sector y oficinistas que viven solos y no cuentan con tiempo para cocinar. Es importante resaltar que la solución no deja de lado la marca Don Ramón, que mantendrá su nivel gama media: ambas empresas funcionarán en el mismo local, lo que permitirá que se aproveche de manera inteligente los activos de la empresa.

En este punto se realiza un plan de acciones a seguir. Se detalla la cantidad de motorizados que se contratarán bajo demanda, el protocolo de desinfección al entregar el producto, la nueva carta de presentación, el plan de redes sociales y los nuevos proveedores de alimentos. Toda acción debe tener un plazo determinado.

Implementación

Todo lo presentado en la planificación debe ser ejecutado paso a paso. Si una de las acciones proyectadas fue conversar con anteriores comensales e introducir esta nueva marca, esta tarea debe ser realizada en el tiempo planeado.

Para poder ampliar el conocimiento de las personas sobre este nuevo servicio, la implementación de un plan de redes sociales con una correcta segmentación y con contenidos enfocados en este nuevo público objetivo debe ser revisada con periodicidad para enmendar cualquier error.

Seguimiento

Para comprobar que la propuesta al problema cuenta con el impacto esperado, es necesario monitorear diariamente las ventas e inventario. En el caso de Don Pepe podría utilizarse herramientas sofisticadas, pero para disminuir costos una hoja de Excel bien elaborada será de gran ayuda.

Los gerentes deben calcular, por ejemplo, cuántos platillos necesitan vender diariamente para cubrir los costos y generar ganancias. Si no se logran las métricas esperadas, la estrategia debe ajustarse, ya que todo es un proceso de mejora continua.

Por último, el experto Luis Malpartida considera que los principales problemas de las empresas provienen de una mala gestión. Recomienda realizar las acciones en el tiempo planificado: la compra de insumos para el restaurante, la capacitación a los empleados. Si la empresa solo se encarga de solucionar problemas, no tendrá tiempo para la innovación.

 

Tags:

Empresa, Planificación, Problema

Uno de sus mayores retos es ser quien lidere el proceso de transformación digital en la empresa

El Chief Executive Officer, usualmente conocido como CEO o Director Ejecutivo, es el profesional que cuenta con una gran responsabilidad en una organización, pues lleva a cabo la gestión y dirección administrativa de la misma.

Expertos de Forbes explican que los roles de un CEO han ido cambiando con el tiempo, y ahora el objetivo mayor de una empresa es buscar su sustentabilidad. Algunos de los retos que los CEO en el contexto actual enfrentan son:

Buena experiencia del cliente: El CEO debe asegurar que los procesos que involucren a los clientes externos generen satisfacción y tengan una experiencia positiva al recurrir a la empresa.

Captar al mejor talento: Es necesario crear un ambiente tal dentro de la empresa que la experiencia del trabajador sea muy positiva para poder retenerlo, desarrollar a su gente y darles las herramientas para que también hagan que la experiencia al cliente sea excelente.

Digitalización de la empresa: Este es un proceso inminente que ya empezó en las empresas. El CEO debe crear entornos de innovación, y buscar innovar constantemente, ya que el mundo se mueve muy rápido en este nuevo contexto digital.

¿Cómo participa el CEO en la transformación digital?

McKinsey & Company, consultora estratégica global, realizó una encuesta a una docena de ejecutivos sobre el impacto de la transformación digital en sus empresas. Esta concluyó que la función del CEO estará influenciada por la magnitud, la urgencia y la naturaleza de la transformación, las capacidades y fallas de la compañía y el estilo personal del líder.

Son cuatro las acciones clave que el CEO debe realizar para asegurar un proceso de digitalización exitoso:

Hacer una transformación significativa: Los trabajadores se comprometen a participar de las causas en las que creen y confían. El CEO debe involucrar a todos los trabajadores en el proceso de transformación digital y lograr que lo sientan como un cambio personal.

Ser un ejemplo a seguir: Es necesario que el director ejecutivo haga su propio viaje de transformación personal para inspirar a los trabajadores de la organización. Dejar de ser ‘todista’, delegar, saber escuchar y ser horizontal en el trato servirán para inspirar a tus dirigidos.

Construir un buen equipo: El CEO debe elegir a los profesionales que tienen la capacidad y la motivación para liderar el viaje hacia la transformación digital.

Buscar el impacto: Cuando el valor financiero y simbólico de una empresa están implicados en un proceso de transformación, el CEO debe involucrarse personalmente y buscar el impacto deseado de la transformación en su compañía.

Tags:

CEO, Empresa, Liderazgo

Dejar un puesto de liderazgo para ir a otra empresa y ser un miembro más del equipo puede afectar a algunas personas acostumbradas a puestos de mando. ¿Cómo asumir el nuevo rol y aportar con tu experiencia? 

El último año generó una gran rotación en el mercado laboral, debido a reducción de personal, suspensión perfecta y otras medidas que los propios trabajadores tomaron en busca de mejores oportunidades en un contexto tan complejo. A más de una persona le ha sucedido que ha tenido que pasar de un cargo de jefatura a un rol de colaborador en otra empresa, ya sea por una mejor línea de carrera, o un mejor sueldo.

En ese sentido, es necesario estar preparados para afrontar un cambio que no solo implica un nuevo entorno laboral, sino también otros roles, funciones y tipo de estatus. David Laurent, economista conductual indica que el primer paso es romper el ‘Efecto framing’. Se trata de un sesgo cognitivo que define nuestras decisiones dependiendo de la situación mental en la que estemos.

“Si yo le digo a alguien que hay un 90% de probabilidades de que algo le salga bien, posiblemente lo haga. Pero si le digo que hay un 10% de probabilidades que salga mal, posiblemente se abstenga de hacerlo, pese a que es la misma proporción”, explica.

Es importante entonces revisar con qué marco entramos a un nuevo puesto de trabajo. “Lo mejor es entrar pensando que uno va a ser el mejor trabajador que hubiese querido tener en el equipo cuando fue líder, para adoptar ese papel”, recomienda Laurent.

¿Cómo adaptarse a un nuevo puesto de trabajo?

Conocer las expectativas sobre tu trabajo: Asegúrate de que tanto tú como tu empleador tengan claro qué requieren de ti y cuáles serán tus funciones para que puedas desempeñarte al cien en este nuevo puesto de trabajo.

Tener actitud empática: Conocer y abrirse con los compañeros de trabajo es clave, pues ellos serán los encargados de brindarte toda la información que necesites en esta nueva empresa. Esto aplica tanto sobre el quehacer diario, como la dinámica de trabajo, el ambiente laboral y sus hábitos en común como equipo.

Demostrar conocimiento técnico: Es importante que cuentes tu experiencia y conocimientos para aplicarlos al generar propuestas novedosas que sumen al equipo. En el trabajo previo todos pudieron haber reconocido tus habilidades, pero en este nuevo espacio es importante que te hagas notar pero con mesura.

Tags:

Efecto framing, Empresa, Jefatura

Abre la brecha de la tolerancia al error, promoviendo la tranquilidad que ese es parte del proceso normal de innovación.

El Ranking de Innovación C3 Perú – 2020, desarrollado por Brinca, Emprende UP y FutureLab, reveló que solo el 30% de las empresas en el Perú incentivan nuevas ideas y promueven una cultura de innovación. “La innovación se ha instalado como una temática relevante para entender la competitividad y el desarrollo en el ecosistema empresarial peruano, pero a la vez, desafiante: aún falta mucho por hacer para que las organizaciones puedan extraer valor en base a la instalación de capacidades para innovar sistemáticamente” comenta Roberto Sotero, Gerente General de FutureLab.

Nos encontramos entonces en un terreno nuevo al cual debemos colocar esfuerzos para que nuestra empresa siga creciendo. Para ello, expertos del Programa de Especialización en Innovación Empresarial de la UTP recomiendan cinco claves para promover la innovación en las empresas.

Implementar una cultura de innovación

Sin importar el rubro o el tamaño de la industria a la que perteneces, una cultura empresarial que intente prevalecer la innovación debe orientar su filosofía de trabajo en el ambiente, el talento y los procesos involucrados en la concepción y desarrollo de una idea. Fomenta el diálogo horizontal y abierto para que a ningún miembro de la empresa le incomode expresar sus ideas sobre qué considera innovación, desafía los supuestos e invita a la diversidad.

Abrir la brecha de tolerancia al error

Si en los trabajadores no se ha instaurado una confianza y una reacción más empática frente al error, puede que existan resistencias al momento de plantear proyectos y experimentar con los resultados obtenidos,  sean positivos o negativos. Asegúrate que el equipo entienda que el error es también parte de un proceso de innovación.

Sistematizar la innovación

Si tu empresa aún no acondiciona un esquema en el que la innovación tome un papel relevante es muy probable que el directorio esté concentrado más en cómo incrementar su rentabilidad. Esto no está mal, pero buscamos un equilibrio entre  innovación y ganancias. Los procesos de innovación deben planificarse y adaptar una mecánica de trabajo determinada con objetivos y un know-how interno que favorezca la implementación de áreas estratégicas, herramientas, transformación digital, programación de tiempos y proyecciones económicas.

Monitorear el contexto tecnológico y competitivo

Complementa el proceso de innovación con mecanismos de gestión con conocimientos adquiridos de tu entorno empresarial, competitivo, tecnológico y social. La observación, alcance, análisis y difusión interna de información de estos escenarios, amplía la perspectiva de acción que se cuenta a la hora de tomar decisiones.

Participar en fondos estatales o buscar alianzas

Las cifras del gobierno respecto a inversión en innovación auguran, según Promperú, triplicar en un 1.5% la inversión en fondos para concursos de Concytec y el Ministerio de la Producción hacia el 2021. Procura inscribir a tu empresa en proyectos que fomenten la competitividad de sus colaboradores o delegar comisiones que busquen asociarse a instituciones académicas o de investigación.

Tags:

Empresa, Innovación, promover innovación

Como la pandemia ha hecho que las entrevistas laborales por videollamada sean cada vez más comunes, el videocurrículum también se presenta como una alternativa al momento de postular a un empleo. Desde antes de la pandemia algunas personas ya lo utilizaban y desde 2017, LinkedIn ofrece esta opción para sumarlo a la presentación profesional.

Quienes mejor lo han utilizado son los especialistas de áreas que requieren gran creatividad y manejan un portafolio de sus trabajos, que es lo que mejor habla de su experiencia laboral. Sin embargo, pero ahora también lo puede usar cualquier persona.

Daniel Rubio Serrano, experto en Social Media, indica en un artículo para el blog del BBVA que, incluso quienes no gustan de salir ante cámaras pueden utilizar estos videos con animaciones o transiciones de trabajos previos. La idea es que este video complemente al currículum de papel.

Si bien el videocurrículum puede tener un mayor impacto por su brevedad y concisión, también tiene sus limitaciones. Nuria Roca, experta en RRHH, considera que el punto más débil de este formato es su vigencia. “No es un formato tan actualizable como el currículum vitae tradicional en papel, por lo que su vida útil no es larga en el tiempo. Y si lo es, preocúpate porque no lo estás actualizando con nuevas habilidades”, advierte la especialista.

Además, debe adaptarse al tipo de convocatoria que uno persigue. Por ejemplo, el portal de El Economista recomienda hacer versiones distintas del video si es que se postula a una vacante que requiere dominio de otros idiomas.

¿Cómo prepararlo?

Lo primero que se debe tener en cuenta es que en un video solo puede ir la información más relevante y la duración ideal es de alrededor de dos minutos. El portal Infojobs recomienda elaborar un guion y ensayarlo varias veces ante un espejo. En este resumen, es mejor no incluir información personal o hablar de manera rápida, ahondando en detalles que no son tan importantes.

“Es conveniente saludar de forma amable, natural y correcta y, sobre todo, atemporal, ya que lo vamos a presentar a diferentes empresas y en varias ocasiones”, precisan. Para Jorge Sánchez Morzán, asesor en optimización de CV, lo peor que se puede hacer es grabarse leyendo. Algunas partes deben memorizarse.

“Trate de hacerlo sin que se note que haya memorizado lo que va a manifestar. Un truco sería que grabe por partes algunos de los párrafos que haya preparado en su guion y no tengas la necesidad de memorizarlo por completo. Siempre recuerde agradecer la atención de quien le está viendo”, aseguró.

Por el lado técnico, es necesario elegir un fondo tranquilo, una luz que le favorezca, un ambiente que no tenga mucho ruido o personas que podrían interferir en la grabación. También es necesario vestirse correctamente y tener un tono de voz apropiado. Una vez que se haya cumplido con esto, se aconseja compartirlo con otros para que puedan dar sus consejos.

Tags:

Empresa, Trabajo, videocurrículum

Enfrentarnos a nuestros problemas no es cosa sencilla. Según Fátima Martínez López, directora del Máster de Marketing Digital de la Universidad de Alicante, muchas veces el miedo paraliza y convivimos con situaciones que llevan a extremos, y por ello no podemos dejar aquello que no nos agrada.

 

Estas son las razones más comunes que no permiten que dejemos eso que nos hace mal:

 

Obligación

 

Para Pamela Gregory, terapeuta transformacional autora del libro “Transforming Your Life with Forgiveness and Love”, las personas suelen hacer las cosas porque deben, y no porque sientan que es lo correcto o lo que quieren realmente.

 

Necesidad

 

Este es uno de los motivos más poderosos, sobre todo cuando hablamos en términos laborales. El dinero es uno de los motivos más fuertes para aceptar realizar un trabajo que no es agradable. David Di Salvo, autor de “Brain Changer: How Harnessing Your Brain’s Power to Adapt Can Change Your Life”, señala que las personas que hacen lo que aman nunca pierden de vista el verdadero propósito que los impulsa.

 

Hábito

 

Charles Duhigg, autor de “The power of Habit”, afirma que los hábitos pueden resultar un problema, pues el 45% de las cosas que hacemos en nuestro día a día las pensamos como una decisión, pero en realidad las hacemos por costumbre. Para cambiar un hábito se requiere de fuerza de voluntad, y es importante trabajar en fortalecerlo.

 

Complacer

 

Susan Biali, autora de “Live and life you love”, indica que muchas personas suelen hacer cosas sólo para agradar a quienes les rodean, para poder pertenecer a sus círculos sociales o sentirse apreciados. No se trata de no hacer nada por alguien nunca, sino de que se dé cuando realmente se quiera, no si la otra persona manipula la situación.

 

Miedo al cambio

 

La resistencia al cambio suele presentarse en dos factores muy fuertes, y uno de ellos es la pereza. Las personas prefieren hacer las cosas porque ya lo conocen, aunque no les guste, a tener que enfrentarse a algo desconocido. Lo importante es valorar el impacto que lo que hacemos tiene en nuestra vida.

Tags:

Empresa, Innovación, Miedo al cambio, Temor al cambio

Con las redes sociales, las opiniones de los clientes sobre un producto o servicio no solamente pueden ser vistas por miles de personas, sino que para el 97% de los consumidores, de acuerdo a un observatorio elaborado por Trusted Shops, revisar los comentarios de otros usuarios es un paso previo a la compra por internet.

Por esta capacidad de influencia es importante atender cada queja rápidamente, teniendo en cuenta que resolver el reclamo es solo una parte del problema. “La mayoría de los clientes se preocupan menos por la situación que causó su queja inicial que por cómo la maneja una compañía”, advierte el portal Marketing 4 Ecommerce.

En el grueso de las empresas, este manejo inicial de la situación queda en las manos del personal de atención al cliente. Por lo que, Crisólogo Cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC), aconseja capacitar bien a este personal y que el empleado se comporte correctamente.

“Primero, hay que capacitar al personal que va a tratar con el consumidor. En segundo lugar, hay que delegarles autoridad para que estén en capacidad de resolver -dentro de ciertos parámetros- los problemas de los consumidores. Que escuchen atentamente los reclamos. Que no hagan esperar innecesariamente”, indicó.

Pasos básicos para una solución

Dependiendo de la magnitud del problema, habrá muchas formas de afrontarlo. Para el portal Entrepreneur, existen una serie de pasos que nos permiten llegar a un buen resultado. De ellos, los siguientes cinco podrían considerarse como los fundamentales:

1. Entender la magnitud. Los emprendedores deben saber de qué se está quejando la gente, para identificar la seriedad de la queja y el curso de acción para corregirla.

2. Entender el motivo. ¿Qué quiere el cliente? ¿Está buscando la devolución de su dinero o un cambio? ¿Quiere una disculpa o simplemente ser escuchado? Comprender el resultado deseado ayudará a diseñar una respuesta.

3. No dejar esperando. El problema o queja puede divulgarse en unas cuantas horas, así que se necesita un mecanismo ágil para responder ciertas quejas a tiempo. Una respuesta automática a los emails es una forma, pero los comentarios en las redes y otras empresas necesitan ser monitoreados con regularidad.

4. Primero consolar y después remediar. En muchos casos las quejas surgen en un momento de enojo. Algunos clientes sólo quieren que los escuches y con un poco de compasión y empatía pueden salir de ese estado de enojo.

5. Pedir una crítica positiva. Si las preocupaciones de los clientes se solucionaron, no tenga miedo de pedirles que cambien su crítica negativa. Lo peor que puede pasar es que se nieguen.

Tags:

Cliente insatisfecho, Empresa, Quejas

“¡Marta, pásame el destornillador!” y Marta le alcanza el martillo…

Bastante molesto e irritado José le reclama a Marta: “¿Es que tú no sabes escuchar? Yo te pedí el destornillador”. Y ella contestará: “¡No, José!, tú me pediste el martillo. ¡Clarito escuche cuando dijiste martillo!”.

“¡Qué no! Te pedí el destornillador”, insistirá José.

Entonces, la discusión se pondrá peor. Cuando cada uno, por defender su posición, traiga temas que nada tienen que ver con la situación.

¿Será posible un desenlace distinto? ¿Será posible lograr un resultado diferente? Veamos la misma historia con una actitud y enfoque nuevo. Uno en el que nuestro foco se oriente a conseguir el resultado y no en ver quién está equivocado o quién tiene la razón.

“¡Marta me pasas el destornillador!”. Y Marta trae el martillo.  Aquí es donde todo puede ser distinto.

José puede decidir tener la razón. Él dijo lo que dijo y nunca se equivoca.  Es decir, la del problema es Marta porque no escucha, porque siempre piensa en cualquier cosa y quién sabe qué más podría inventarse. Por este camino, ya sabemos el resultado y el destino.  O puede estar realmente comprometido con el resultado y la relación, de tal manera que esos objetivos sean más importantes que “tener la razón” y abrir posibilidades a obtener el resultado que se desea: Que Marta traiga el destornillador.

Entonces la situación puede ser la siguiente:

“¡Gracias Marta! Es posible que no me haya dejado entender, o me haya equivocado o quizás no lo haya dicho claramente. Pero lo que necesito es el destornillador para colocar el tornillo ¿Me podrías traer uno?”. Simple y sencillo.

Solo se necesita abrirnos a la posibilidad de que lo sucedido pudo haber sido nuestra responsabilidad.

Si depende de mí que Marta entienda, puedo volver a probar, generar claridad y lograr mi resultado. Pero si la otra persona es “el problema”, ya no tenemos posibilidades porque depende de ella o él y no podemos hacer nada al respecto. En ese caso mis resultados están supeditados a otra persona y esto en muchos casos agrava la situación porque nos genera frustración.

Cuantas veces en nuestro día a día nuestro compromiso es mayor con “tener la razón” que con los resultados que queremos (sin estar consientes).

Esto está basado en nuestras creencias o paradigmas. Muchos de los cuales ni siquiera son nuestros, porque en muchos casos, son aprendidos durante nuestro crecimiento o son asignados por la cultura o sociedad, adoptándolos como propios.

Decimos querer lograr “A” pero logramos “B”, y preferimos encontrar todas las evidencias, excusas y problemas externos por lo que no logramos “A”, en vez de enfocarnos en seguir buscando la manera de lograr “A”. Y lo más importante, no queremos hacernos cargo o aceptar que si dices querer “A” pero constantemente obtienes “B”, la realidad es que inconscientemente tu compromiso realmente es “B”. Por eso muchas veces no vemos o encontramos otras posibilidades.

Imagínate ir a algún lugar y por ‘X’ razón no se puede transitar por el camino habitual.  En ese caso, podemos molestarnos, gritar, pensar en toda la genealogía del alcalde de turno. Y sí, es cierto, tenemos todo el derecho a estar molestos, que es injusto, que pagamos nuestros impuestos, etc. Y sí, tenemos razón. Pero queremos estar claros que todo eso no hará que lleguemos a tiempo.  Que distinto sería si la actitud y el pensamiento estuviesen comprometidos con llegar a tiempo más que con tener la razón; de que eso no debería estar sucediendo, que es injusto, etc.  Simplemente buscaríamos otro camino. Porque en el fondo, no importa cuánto gritemos, nos molestemos o irritemos, la situación no va a cambiar.

Otra forma en la que muchas veces preferimos tener la razón versus tener éxito es cuando decimos: “Es que yo soy así”. En realidad, no lo eres. Actúas de una u otra manera, pero no lo eres. Es una conducta aprendida. Puedes revisar un artículo que escribí -hace una semana- que se llama “El poder de las palabras”, donde hablo un poco más profundo del tema; y próximamente publicaré un artículo en donde veremos con mayor profundidad la diferencia entre “ser” y “actuar”.

Debemos cambiar el foco de tener la razón y actuar como una “víctima” de la situación o de una persona, para pasar a verme como el autor y creador de mis resultados. Comprometerme con ellos de tal manera que lo que tenga presente es cómo los puedo obtener y no las excusas, pretextos o inventos de por qué “yo no puedo”.

¿Qué resultados podrías obtener en tú vida si momento a momento te comprometes a enfocarte en los caminos hacia tus resultados, y no en las razones por las que no los puedes tener?

Disfruta el camino al éxito.

Tags:

Empresa, éxito, Liderazgo
Página 1 de 3 1 2 3