Ahorros

El año nuevo llegó y con ello nuevas oportunidades. Sin embargo, también llegan nuevas preocupaciones. Una de ellas, por estas fechas, es las deudas contraídas por los gastos en la compra de regalos, cena, adornos de Navidad y Año Nuevo. Eso motiva a muchas personas a pedir un préstamo personal. Alfredo Marin, sub gerente de Productos Minoristas de BanBif brinda algunas recomendaciones financieras para manejar de manera correcta el dinero en caso se haya tomado la decisión de sacar un préstamo personal.

1) Calificación crediticia

Primero la calificación. En línea se puede consultar en varias entidades si eres sujeto de crédito para el monto que deseas, pero si no estás en la “pre calificación” es mejor que asistas presencialmente llevando los documentos que sustenten el flujo de tus ingresos para la evaluación.

2) Evita disponer de dinero de fuentes más costosas

Muchas personas por buscar otras condiciones les “gana el tiempo” y terminan disponiendo dinero de fuentes más onerosas como el retiro de dinero en efectivo de tarjeta de crédito.

3) Analiza la simulación de cuota de pago

El tercer punto es la cuota, porque hay gastos adicionales como el seguro de desgravamen, comisiones, etc. Lo que cuenta es el valor real de la cuota y con eso comparar el costo. Hay que tomar en cuenta que los simuladores de cuotas, usualmente dan una corrida con primer vencimiento a 30 días, es importante que te fijes la fecha de pago real y mirar esa cuota incluido el periodo de gracia (tiempo entre el desembolso y la fecha del primer pago).

4) Genera el hábito del ahorro

Para usar correctamente los ahorros o si aún queda algo de las gratificaciones en esta época del año es preferible que primero ahorres y luego gastes lo que queda. Si se tiene el buen hábito de ahorrar, hay que trasladar una parte de la gratificación a otra cuenta y el resto usarlo para cubrir tres tipos de necesidades y en este orden: las necesarias (comida, luz, agua, mantenimiento, internet, colegio, cumplir con las obligaciones, etc), las útiles (pre pagar una deuda, hacer una mejora en el hogar, adquirir para reemplazar un artículo de la casa, ropa necesaria, etc) y finalmente los gastos de ocasión o de recreo (cenas, salidas, gustos, etc).

Ahorrar es uno de los mejores hábitos y es la base de la inversión y la prosperidad personal y familiar.

5) Analiza tu flujo de ingresos

Todos los que tenemos un flujo de ingresos podemos ahorrar, pero es un hábito y los hábitos se cultivan, se debe empezar separando un 5% de nuestros ingresos al mes, trasladarlo lejos, a una cuenta que no esté afiliada a nuestra tarjeta de débito por ejemplo y no tocarlo, fijarte una meta útil, por ejemplo “tener ahorrado el equivalente a un mes de lo que necesito para vivir” y en función de eso ahorrar.

6) Prepara un presupuesto

Finalmente, es importante hacer un presupuesto, es útil para generar el hábito del ahorro, tener el hábito de analizar y controlar los gastos es un reto.

Se debe dividir en el presupuesto los gastos en tres grandes grupos: los necesarios (por ejemplo, la comida, la luz, agua, movilidad, internet, etc), los útiles (se puede gastar pero puedes diferirlos), los de recreo (aquellos gastos hormiga o que satisfacen los gustos, que bien no se podrían hacer con disciplina por ejemplo, comer en la calle un día cualquiera por no preparar en casa el almuerzo o comprar un café de camino en lugar de tomarlo o llevarlo desde casa).

Tags:

Ahorros, Préstamo personal, Recomiendaciones financieras

Experto en finanzas personales y profesor de Pacífico Business School, Jorge Carrillo Acosta señala que en la actual coyuntura, donde aún nos encontramos intentando salir de la crisis económica producto de la pandemia y el entorno político, sugiere 12 recomendaciones simples para empezar este 2022 cuidando nuestras finanzas personales, con el fin de mejorar la economía familiar.

1.- Lleve un control de sus ingresos y gastos

Debemos tener claro cuánto ganamos, cuánto gastamos y en qué gastamos, para poder calcular nuestro excedente o faltante, y a partir de allí saber cómo manejarlo.

En cuanto a los ingresos, siempre tomemos en cuenta el ingreso neto (después de los descuentos), y no el ingreso bruto.

Respecto de los gastos, se recomienda distinguir entre gastos domésticos (alquiler, luz, agua, teléfono, cable, internet, etc.), gastos de manutención del hogar (alimentación, aseo, salud, educación, etc.), gastos de transporte (pasajes, taxis, gasolina, etc.), “gustitos” diarios y “gustitos” semanales.

2.- Reduzca sus gastos no esenciales

Normalmente incurrimos en gastos que no son estrictamente necesarios, ya sea de forma diaria (como comprar golosinas, gaseosas o jugar la lotería) o de forma semanal (como ir al cine, cenar en un restaurante o salir a un centro comercial).

Incluso, hay gastos que podríamos evitar, como gastar en taxis por no levantarnos más temprano y tomar el transporte público.

Este tipo de gastos debemos procurar controlarlos o reducirlos, para tener una mayor capacidad económica.

3.- Planifique sus compras

La planificación es fundamental parta no gastar de más al momento de realizar cualquier compra.

Por ejemplo, cuando vamos al mercado o supermercado, se recomienda elaborar una lista y respetar esa lista, para no adquirir algo que no necesitamos.

Asimismo, muchas familias compran productos “en mancha”, con el fin de ahorrar en conjunto por el precio “al por mayor”.

Otro ejemplo de una adecuada planificación es buscar previamente por internet el producto que voy a comprar, y de esta forma encontrar el mejor valor.

4.- Ahorre, aunque sea de a pocos

Uno de los mejores hábitos financieros es ahorrar, lo cual debemos verlo como “pagarnos a nosotros mismos”.

El ahorro nos permite alcanzar ciertas metas (como acumular para la cuota inicial de un departamento o un auto), así como afrontar algunos imprevistos (emergencias familiares, accidentes, etc.).

En este sentido, lo ideal es ahorrar al menos el 10% de nuestros ingresos, y acumular en el tiempo unos 3 sueldos mensuales como mínimo.

5.- Utilice la tarjeta de crédito de forma inteligente

La mejor forma de utilizar la tarjeta es bajo la modalidad de “crédito directo” o “pago total”, es decir, consumo mis gastos del “día a día” con la tarjeta y la dejo en “cero” llegada la fecha de pago, ya que de esta forma no pagamos intereses.

Hacer un consumo con la tarjeta y pagarlo en cuotas o con los pagos mínimos suele ser muy caro, salvo que se trate de una promoción de “cuotas sin intereses”, donde sí nos conviene, siempre que sea un monto grande.

6.-Endéudese solo para compras importantes

Solo debemos endeudarnos cuando se trata de un consumo que tenga un valor importante, como un electrodoméstico, un mueble grande o un viaje, cuya compra no podemos pagar en su totalidad a fin de mes.

En estos casos lo mejor suele ser un préstamo personal en vez de una tarjeta de crédito, ya que las tasas son más bajas en promedio.

7.- Si va a tomar un crédito, que sea en la moneda en la que recibe sus ingresos

Si, por ejemplo, gano mi sueldo en soles y me endeudo en dólares, puedo correr el riesgo de que suba mucho el tipo de cambio, y aumente innecesariamente la deuda. Por ejemplo, en lo que va de 2021, el dólar ha subido un 12% aproximadamente.

Recordemos que el dólar es una moneda que varía mucho, y depende tanto de  eventos externos como internos que ocurran en el país.

8.-Controle que sus cuotas no superen la tercera parte de sus ingresos

Si mi sueldo o ingreso neto es, por ejemplo, S/1,500 al mes, lo que yo destine para pagar las cuotas de todas mis deudas juntas (tarjetas de crédito, préstamos personales, crédito vehicular, etc.) no debería ser más de S/500.

De lo contrario, podría caer en sobreendeudamiento.

9.-En un financiamiento, pregunte siempre por la TCEA

Cuando tomamos un crédito, normalmente solo preguntamos por la tasa de interés, pero, además de esta, las entidades financieras cobran otros conceptos adicionales, que son comisiones, seguros y otros gastos.

Si incluimos todos los cargos que nos cobran en un solo “paquete”, se obtiene justamente la TCEA (Tasa de Costo Efectiva Anual), que la tasa real que debemos comparar.

10.-Cuide su “deuda potencial”

No conviene tener muchas tarjetas de crédito o mucha línea de crédito en estos plásticos, ya que ello incrementa nuestra “deuda potencial”, y cuando solicitemos un crédito hipotecario o vehicular, no podremos acceder a estos productos a menos que cancelemos algunas tarjetas o reduzcamos nuestras líneas.

Se recomienda tener máximo 2 tarjetas de crédito, y con líneas no mayores a 3 sueldos mensuales.

11.- Mantenga un buen historial crediticio

Debemos cuidar nuestra reputación crediticia, cumpliendo puntualmente con nuestras obligaciones, y no solo cuando se trate de deudas con entidades financieras, sino también con otras instituciones como SUNAT, el pago de luz, agua, teléfono, etc., ya que todo ello se reporta a las centrales de riesgo.

Si estamos mal reportados, se limita nuestra posibilidad de obtener un nuevo financiamiento, pero además podríamos perder oportunidades laborales.

12.- Aproveche los meses de ingresos fuertes

Si estoy en planilla, debería aprovechar los ingresos “estacionales” como la gratificación, la CTS o el pago de utilidades, para poder reducir mis deudas caras o empezar a ahorrar.

Lo mismo ocurre si, por ejemplo, soy emprendedor y obtengo mayores ganancias en esta campaña navideña. Es una buena oportunidad para ordenar mis finanzas familiares.

Tags:

Ahorros, Finanzas personales, Uvas financieras

El pago de Compensación por Tiempo de Servicios – CTS, correspondiente a mayo – octubre 2021, debe ser depositado por los empleadores como máximo, hoy lunes 15 de noviembre. Además, los trabajadores beneficiados tendrán hasta el 31 de diciembre de este año para efectuar un retiro excepcional, total o parcial, para cubrir sus necesidades económicas generadas por la pandemia.

Una buena gestión de este fondo puede generar rentabilidad, pues a mejor tasa, mayores las posibilidades de crecimiento financiero. Este dinero cuyo objetivo es tener un fondo de contingencia puede ayudar para invertir en un negocio o el pago de deudas. En ese sentido, el Banco de Comercio brinda algunas recomendaciones para quienes busquen hacer crecer su CTS:

Evaluar el rendimiento financiero: Lo primero es verificar que la CTS sea depositada en una entidad supervisada por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). Se recomienda que cuando los usuarios gestionen el depósito de CTS reconozcan los beneficios de los intereses, como una buena Tasa de Rendimiento Efectivo Anual (TEA). Esta variable le permitirá al usuario saber cuánto ganará efectivamente por el dinero que deposite en una entidad financiera.

Practicar una cultura de ahorro: Hay que considerar que la CTS cumple las veces de un seguro de desempleo, que protege el futuro de la persona. Antes de realizar un retiro es imperativo que los usuarios evalúen bien cuáles son sus objetivos y expectativas de inversión.

Adicional a ello, Jorge Ojeda, docente de la Facultad de Negocios EPE de la UPC, comparte consejos útiles para darle usos concretos al dinero de la CTS. Lo primero que aconseja el especialista de la UPC, es mantener la CTS en la misma cuenta donde esté, o buscar un depósito que brinde mayor tasa de rentabilidad. “Esto porque normalmente los depósitos de CTS tienen tasas por encima de lo que paga una tasa por depósito normal en cualquier cuenta de banco”, explica Ojeda.

Pagar deudas: Si es necesario retirar este dinero, se puede destinar a pagar deudas anteriores, porque estas pueden tener tasas mucho más altas.

Traslado a AFP: Otra opción para los fondos de CTS, al momento de retirarlos, es colocarlos en una cuenta de AFP sin fin previsional. Esta cuenta se puede retirar en cualquier momento y genera la misma rentabilidad que están ganando los fondos de pensiones.

Pago de tarjetas de crédito: Cuando estamos hablando de pagar deudas anteriores, las más importantes son las relacionadas a tarjetas de crédito, sobre todo si está en crédito revolvente o, peor aún, si es que se ha realizado alguna disposición de efectivo.

Finalmente, uno de los consejos más importantes es no utilizar este dinero para gastos corrientes, como regalos, un televisor, o una nueva lavadora. Esto sería un error, ya que por definición este dinero tiene un fin previsional.

Tags:

Ahorros, Compensación por Tiempo de Servicios, CTS

Una de las grandes lecciones que nos ha dejado esta pandemia es la necesidad del ahorro. Según la entidad financiera BanBif, la cantidad de dinero ahorrado en bancos por personas naturales creció un 47.53% durante el 2020. Estos ahorros, en muchos casos, se han logrado por la liberación de la CTS y AFP, así como en la necesidad de posponer gastos.

En ese sentido, la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc) resalta la importancia de contar con un fondo de emergencia que nos permita disponer de dinero que deba ser utilizado en casos de urgencias o cubrir gastos no planificados, como temas de salud o la reparación de un desperfecto en tu hogar, negocio o incluso del auto. Este dinero te permitirá tener mayor tranquilidad y pasar cualquier situación apremiante de manera más tranquila y sin mayores complicaciones económicas, subraya Asbanc.

El dinero de este fondo está pensado exclusivamente para cubrir urgencias o emergencias, por lo que debes empezar un plan de ahorro para reponerlo, cuando lo hayas usado en parte o en su totalidad. De manera que siempre esté ahí, completo y listo, por si se necesita.

¿Cómo empezar mi fondo de emergencia?

En la medida que nuestra situación económica lo permita, para comenzar debemos tener disciplina y un objetivo claro en mente: tener un dinero que nos resuelva la vida ante eventualidades. ¿Cómo hacerlo? Separa un porcentaje o cantidad fija de tu sueldo para destinarlo a tu fondo de emergencia. La idea es que este tipo de ahorro no forme parte del dinero que requieres para cubrir tus necesidades. Por ello, debe guardarse en una cuenta separada. Puedes abrir una cuenta bancaria destinada únicamente a este fondo de emergencia. Puedes hacerlo en tu banco a elección y de manera digital. Según el BBVA, para lograr este fondo debes identificar tus gastos fijos (aquellos que hay que afrontar todos los meses como los gastos de la casa  o seguros) y gastos variables (aquellos cuyo coste puede alterarse como los gastos en ocio, la alimentación o los gastos médicos). De lo restante, saldrá tu fondo de emergencia.

Recuerda que el objetivo del fondo de emergencia es disponer de liquidez inmediata, por lo cual es recomendable evitar colocarlo en un depósito a plazo o algún producto financiero que no permita retiros. Así, cuando ocurra un imprevisto tendrás disponible tu fondo de emergencia y podrás cubrir estos gastos.

Este fondo, además, te da tranquilidad, ya que de acuerdo a una encuesta de la Asociación Americana de Psicología, para el 64% de los adultos el dinero y las preocupaciones financieras representan una fuente de estrés. Los expertos avisan: una mala salud financiera puede conllevar problemas de salud mental.

Tags:

Ahorros, Deudas, Fondo de emergencia

Según el informe El ahorro peruano en pandemia 2021 de IPSOS, en los últimos 12 meses los adultos del Perú urbano destinaron un 35% de sus ingresos a ahorros, de ellos, un 95% lo hizo en soles y el 14% ahorró en dólares. Ante el panorama actual en Perú y los cambios del valor de la moneda extranjera, José Kohagura, coordinador académico de Administración de Negocios Bancarios de Certus, analiza si es recomendable ahorrar en dólares y en qué casos debería considerarse.

El especialista de Certus explica que no es favorable para nuestra economía especular con el dólar. “Al ser el dólar una moneda estable frente al sol y ante la incertidumbre iniciada por la pandemia y otros factores coyunturales, algunas personas optan por ahorrar en moneda extranjera. Sin embargo, si compramos dólares sin necesitarlos, podemos generar escasez, lo que puede repercutir en su precio al alza y generar inflación”, puntualiza Kohagura.

De acuerdo con todas las variables que existen sobre el tipo de cambio, lo más recomendable es ahorrar en ambas monedas. Pero, ¿cómo saber si debo ahorrar en soles o dólares? El experto de Certus brinda algunas recomendaciones:

El propósito. Primero, se tiene que analizar el fin de ese ahorro, pueden ser objetivos materiales, como la compra de un inmueble o un auto. En este punto debemos considerar el tipo de moneda por el cual se adquirirá los bienes y en función a ello elegir el tipo de ahorro que se realizará.

El horizonte del tiempo. Si es a corto plazo, es mejor ahorrar en moneda nacional porque será destinado a un consumo casi inmediato. En cambio, si el plazo es mayor, como tres años en promedio, puede elegir el dólar.

El valor monetario de lo que se invertirá. Si lo que va a adquirir tiene precio en dólares, es mejor ir comprando dólares, pues el valor de esa moneda se mantendrá estable en el tiempo.

Ingresos en soles o dólares. Si tus ingresos son en soles y todos tus gastos son pagados en soles, lo más recomendable es ahorrar en esta moneda. En cambio, si tus ingresos son en dólares, puedes ahorrar parte en dólares y pagar tus gastos en soles.

Cultura del ahorro y noción sobre la banca

En línea con ello, Kohagura recomienda tener una cultura del ahorro y noción sobre el funcionamiento de la banca. Para iniciar, recomienda abrir una cuenta de ahorros simple en soles. Si planean ahorrar por seis meses o un año, pueden ingresar a una cuenta a plazo fijo, a largo plazo y con experiencia para arriesgar y ganar más. Precisa, además, que es idóneo el fondo mutuo, que no es un producto de ahorro, sino de inversión.

Tags:

Ahorros, Dólares, IPSOS

En Youtube:

En Spotify:

En Soundcloud:

Síguenos en Sudaca.pe

#Sudaca​​​​ #Emprende​​​​​​​​ #Podcast​​​​ #SamantaAlva​​​​ #Coaching #Marketing #Finanzas

Tags:

Ahorros, Dólar, Finanzas personales

Según un informe de Equifax publicado en marzo de este año, más de 6 millones de peruanos no habían cancelado sus deudas con diversas entidades financieras o proveedores de servicios al cierre de 2020. Este alto ritmo de endeudamiento de millones de personas genera una suerte de “sueldo fantasma”, lo cual implica recibir el salario y rápidamente verlo desaparecer al encontrarse en la necesidad de cancelar los pagos pendientes más urgentes.

El economista y asesor financiero Juan Carlos Delgado explica que inevitablemente el sueldo va a desaparecer pero lo importante es saber cómo y en qué. “Lo principal para cualquier persona o empresa es saber cuáles son sus gastos fijos. Saber cuánto se va a gastar mensualmente. Con ello ya tendremos la base para no caer en nuevas deudas que lleva a gastar más de lo que recibimos”, indica.

Para ir aligerándose de las deudas mes a mes sin quedar ajustado, el experto recomienda elaborar un presupuesto mensual. “Suena muy básico, pero pocas personas lo aplican y realmente funciona”, explica Delgado. El tener claridad sobre los gastos con los que debemos de cumplir hace más sencillo saber cuánto de nuestro dinero puede ser destinado a gastos extras, y al ahorro e inversión. Un presupuesto permite, también, prestar mayor atención sobre los gastos que se pueden ir reduciendo para generar mayor ahorro.

Técnicas de ahorro

Una de las técnicas más conocidas para empezar a generar un fondo de ahorro personal es la regla del 10%, que implica reservar esta porción de nuestro sueldo mensual para algún objetivo futuro. El asesor financiero explica que es una buena técnica pero es relativa al nivel de ingresos de cada persona, por lo que es buena idea empezar por guardar cualquier excedente tras realizar los pagos necesarios del mes.

“Una buena forma de ahorrar es invertir, porque así el ahorro a la larga tiene rentabilidad”, explica Delgado. El economista recomienda revisar las opciones al alcance y considerar inversiones en bolsas, adquirir inmuebles, o invertir en algún negocio, según las posibilidades de las finanzas personales.

Sobre las vías de endeudamiento, Delgado recomienda tener cautela con el uso de las tarjetas de crédito, pues esta debe ser utilizada para los gastos corrientes puntuales que puedan ser cancelados en una o dos cuotas como máximo. Cuando se excede este número de cuotas, el nivel de deuda aumentará pues las tarjetas de crédito son productos costosos, y deben ser usadas para aquello que sabemos que podemos pagar rápidamente.

Tags:

Ahorros, Deudas, Sueldo fantasma

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), explica que una cuenta a Plazo Fijo está conformada por depósitos de dinero que se realizan por un periodo de tiempo determinado, por lo que uno se obliga a no disponer del dinero depositado antes de cumplirse el plazo pactado. Por su parte, la entidad financiera pagará una tasa de interés estimada en función al tiempo de permanencia acordado.

Si estás buscando cuidar y hacer crecer tu dinero, esta es una buena opción. Sin embargo, dependiendo de tus planes, hay algunos puntos que debes tener presente:

Baja ganancia: Si tu objetivo de invertir es concretamente aumentar tu dinero, un Plazo Fijo es la opción más conservadora. Las tasas de interés son bajas respecto a otras alternativas de inversión como Fondos Mutuos, comprar acciones en la bolsa de comercio o invertir en bienes raíces.

Rigidez: Si bien el rescate de tu dinero se da de forma rápida, no puedes solicitar tu efectivo cualquier día, sino en la fecha acordada inicialmente con el banco. En caso necesites retirar tu dinero, la entidad financiera fijará una penalidad según el monto y tiempo de permanencia en el producto.

Uniformidad: El Plazo Fijo es un producto financiero homogéneo. Esto significa que estás invirtiendo en un solo tipo de activo financiero según la moneda elegida. No hay diversificación de cartera, como sucede con otras alternativas de ahorro como en los Fondos Mutuos de acciones o renta fija, que usan una combinación de fondos para hacer crecer tu dinero a mejores tasas.

Beneficios:Por otro lado, si tu objetivo es solo cuidar de tu dinero, el Plazo Fijo sí podría resultar una buena opción. Expertos financieros de Compara Bien destacan los siguientes beneficios:

Evita que te gastes el dinero: Como no lo puedes retirar por el plazo establecido, no habrá forma de sucumbir ante las tentación de usar tu dinero. Con ello, tus fondos estarán a salvo de compras impulsivas.

No representa un mayor riesgo: Si buscas invertir sin mayor riesgo, esta es una buena opción. Pese a que este producto no representa una inversión al 100%, sí te permitirá obtener ganancias sin arriesgar tanto como con los bonos o las acciones.

Su dinero se encuentra en un lugar seguro: Es diferente tener tu dinero guardado en casa o dárselo a un familiar para que lo cuide, a tenerlo en una institución financiera. Ante cualquier robo, o desastre, tu dinero está protegido por el Fondo de Seguro de Depósito.

Tags:

Ahorros, Plazo fijo
Página 1 de 2 1 2