Fondo de emergencia

¿Por qué es tan importante contar con un fondo de emergencia?

Este tipo de ahorro no debe formar parte del dinero que requieres para cubrir tus necesidades. Por ello, debes guardarlo en una cuenta separada.

Una de las grandes lecciones que nos ha dejado esta pandemia es la necesidad del ahorro. Según la entidad financiera BanBif, la cantidad de dinero ahorrado en bancos por personas naturales creció un 47.53% durante el 2020. Estos ahorros, en muchos casos, se han logrado por la liberación de la CTS y AFP, así como en la necesidad de posponer gastos.

En ese sentido, la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc) resalta la importancia de contar con un fondo de emergencia que nos permita disponer de dinero que deba ser utilizado en casos de urgencias o cubrir gastos no planificados, como temas de salud o la reparación de un desperfecto en tu hogar, negocio o incluso del auto. Este dinero te permitirá tener mayor tranquilidad y pasar cualquier situación apremiante de manera más tranquila y sin mayores complicaciones económicas, subraya Asbanc.

El dinero de este fondo está pensado exclusivamente para cubrir urgencias o emergencias, por lo que debes empezar un plan de ahorro para reponerlo, cuando lo hayas usado en parte o en su totalidad. De manera que siempre esté ahí, completo y listo, por si se necesita.

¿Cómo empezar mi fondo de emergencia?

En la medida que nuestra situación económica lo permita, para comenzar debemos tener disciplina y un objetivo claro en mente: tener un dinero que nos resuelva la vida ante eventualidades. ¿Cómo hacerlo? Separa un porcentaje o cantidad fija de tu sueldo para destinarlo a tu fondo de emergencia. La idea es que este tipo de ahorro no forme parte del dinero que requieres para cubrir tus necesidades. Por ello, debe guardarse en una cuenta separada. Puedes abrir una cuenta bancaria destinada únicamente a este fondo de emergencia. Puedes hacerlo en tu banco a elección y de manera digital. Según el BBVA, para lograr este fondo debes identificar tus gastos fijos (aquellos que hay que afrontar todos los meses como los gastos de la casa  o seguros) y gastos variables (aquellos cuyo coste puede alterarse como los gastos en ocio, la alimentación o los gastos médicos). De lo restante, saldrá tu fondo de emergencia.

Recuerda que el objetivo del fondo de emergencia es disponer de liquidez inmediata, por lo cual es recomendable evitar colocarlo en un depósito a plazo o algún producto financiero que no permita retiros. Así, cuando ocurra un imprevisto tendrás disponible tu fondo de emergencia y podrás cubrir estos gastos.

Este fondo, además, te da tranquilidad, ya que de acuerdo a una encuesta de la Asociación Americana de Psicología, para el 64% de los adultos el dinero y las preocupaciones financieras representan una fuente de estrés. Los expertos avisan: una mala salud financiera puede conllevar problemas de salud mental.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Ahorros, Deudas, Fondo de emergencia

Mas artículos del autor:

"¿Por qué es importante tener un proyecto de vida?"
"Entrevista de trabajo: consejos útiles para causar una buena impresión"
"Startup: ¿cómo reclutar talento calificado?"