Deudas

El 63% de los peruanos bancarizados mantiene una deuda con una entidad financiera, reveló el estudio “Bancarización 2021”, elaborado por Ipsos Perú. Se trata de una importante responsabilidad que los peruanos deberán de ordenar para lograr tener un saludable historial crediticio.

Para que puedan lograrlo con mayor claridad, Pilar Flores, gerente de la división de Riesgos Financieros de Financiera Confianza, comparte cuatro reglas básicas para manejar de forma saludable las deudas en los siguientes meses.

1.- Calcular el monto de las cuotas: El pago mensual de las cuotas de las deudas no debe ser mayor al 30% de los ingresos mensuales. Por ejemplo, si se perciben S/1,000, el pago de todas las cuotas mensuales de los préstamos y/o tarjetas de crédito debe ser como máximo, S/300. Si se excede este porcentaje, es probable encontrarse en estado de sobreendeudamiento.

Para corregir esta situación, la experta recomienda hacer un presupuesto mensual considerando todos los ingresos y gastos. A partir de ello se debe identificar los gastos innecesarios para reducirlos o evitarlos. “También, acude a tu entidad financiera y solicita una alternativa de pago. Las entidades financieras dan facilidades a los clientes que muestran voluntad de pago, pero que necesitan ayuda para hacerlo”, agrega Flores.

2.- Evitar retirar dinero de la tarjeta de crédito: Si bien es posible pagar en un establecimiento físico o virtual con tarjeta de débito y crédito, es necesario recordar que no funcionan de la misma manera. Al pagar con la tarjeta de crédito, se usa el dinero que la entidad financiera presta. “En la mayoría de los casos, retirar dinero en efectivo con la tarjeta de crédito es muy costoso. Salvo que sea una emergencia e, inclusive en esa situación, piénsalo bien antes de hacerlo. Recuerda que al retirar dinero de tu tarjeta pagarás una comisión e intereses diarios”, advierte Flores.

3.- Prepagar deudas: Si se recibe dinero extra, este es un buen uso. Ante la buena fortuna de lograr un ingreso extra, Flores señala que se tienen dos opciones: reducir el monto de la cuota o reducir el plazo; que en ambos casos, reducirán intereses. “Si el pago de tu cuota te genera problemas a fin de mes y necesitas que la cuota sea más baja para tener liquidez y poder cubrir otros gastos, entonces es mejor elegir la opción de prepago con reducción de cuota”, aconseja.

Sin embargo, “si puedes pagar tu cuota sin ningún inconveniente, pero quisieras terminar de pagar la deuda total antes del tiempo pactado en tu contrato, la mejor opción es elegir el prepago con reducción de plazo” recomienda.

4.- Cuidar el historial crediticio: “Todas las entidades financieras deben reportar tu conducta si eres su cliente y pueden ver tu calificación o “nota” en este historial, la cual depende de si pagas a tiempo o no tus deudas, si estás o no sobreendeudado, entre otros factores”, explica Flores.

Las personas con buen historial crediticio suelen obtener mayores facilidades para acceder a préstamos y mejores tasas de interés. “Lo mejor para cuidar tu historial es pagar tus cuotas a tiempo, tener solo las deudas necesarias y no manejar varias tarjetas de crédito”, finaliza.

Tags:

ahorro, Deudas, deudas saludables

Ya se acercan las fiestas de fin de año que implican una serie de gastos, como los regalos de Navidad, el intercambio de regalos en el trabajo y la celebración de Año Nuevo. Muchas veces podemos recurrir a un préstamo o abusar de la tarjeta de crédito, bajo la idea de que todo esto puede ser fácilmente pagado con la gratificación, pero es necesario ser muy cuidadoso en el manejo de nuestras finanzas personales en esta época.

De acuerdo con la CEO de Grupo Kobsa, Ana Vera, cuando el préstamo es manejado adecuadamente, se convierte en una herramienta útil para alcanzar metas. “Todo préstamo requiere de una serie de obligaciones de pago, las cuales, antes de adquirirlo, la persona debe analizar si está en la capacidad económica de cumplirlas, según sus ingresos, consumo y ahorro. Algo que ocurre, es que cuando no se realiza este análisis se acude a otros préstamos para pagar el primero, y así sucesivamente. El principal problema es que, cuando no se cubre una deuda en los plazos establecidos se ponen en riesgo los bienes personales y familiares”, sostiene Vera.

Para evitar este riesgo, la especialista brinda algunos consejos que puedan ayudar a las personas a manejar mejor sus finanzas y prevenir caer en el sobreendeudamiento:

1.-Definir la prioridad: Analiza si realmente aquello que quieres adquirir a través de un financiamiento es necesario o si lo puedes obtener mediante los ahorros. De esta forma se evita pagar un precio más elevado, considerando la tasa de interés que ofrecen las entidades financieras.

2.-Plan financiero: Si no es posible pagar usando los ahorros, entonces es importante establecer un plan financiero. Es útil establecer el ingreso disponible para pagar la nueva deuda. Se debe considerar que, en lo posible, los pagos de créditos no superen el 30% de los ingresos mensuales.

3.-Crear un calendario de pagos: Esta es una buena forma de evitar la presión por los intereses. No se debe esperar hasta el último día para hacer el pago, ya que pueden surgir complicaciones de última hora que le impidan realizarlo y esto le traería costos adicionales, como los intereses de mora. Aquí pueden considerarse ingresos extraordinarios como las gratificaciones, bonos o ingresos como el retiro de la AFP.

4.-Evitar deudas no solicitadas: A pesar de ver como una oferta muy atractiva, el adquirir un crédito adicional sin ningún propósito, este va a convertirse en una obligación financiera que disminuyen los ingresos disponibles de cada mes, así como la capacidad de ahorrar para el futuro.

Tags:

Deudas, Navidad, Sobreendeudarse

En septiembre de este año, más de 15 millones de transacciones fueron realizadas con tarjetas de crédito, según la Gerencia Central de Estudios Económicos del Banco Central de Reserva. Muchas veces el uso constante de este medio de pago, y de forma descontrolada, puede llevar al endeudamiento.

Además, resulta muy común entre los peruanos, el tener más de una tarjeta de crédito, lo cual puede resultar contraproducente, ya sea por sobreendeudamiento o en caso no se les dé uso, a la afectación del historial crediticio. Entonces, ¿qué hacer al darse cuenta que ya no se necesitan tantas tarjetas? ¿o al encontrarse en falta de autocontrol sobre este producto? Efectuar la cancelación es una buena opción.

En ese sentido, un informe de Rankia explica cómo cancelar una tarjeta de crédito de forma correcta:

1.-Revisar el contrato: Al recibir una tarjeta de crédito, recibimos también un contrato que incluye una cláusula de cancelación. Esta suele indicar que el cliente debe cumplir algunos requisitos para lograr cancelar la tarjeta de crédito. En caso de incumplirlos, se hará un cargo de indemnización por querer romper el contrato.

2.-Pagar la deuda pendiente: Al momento de cancelar la tarjeta de crédito, es necesario que la línea esté disponible en su totalidad. Antes de contactar al banco, es importante asegurarse de no mantener ninguna deuda, de lo contrario habrá que saldar la deuda lo más pronto posible para evitar generar intereses.

3.- Contactar a la entidad financiera: Cuando se corrobore que el saldo a pagar de la tarjeta de crédito es cero, será buen momento de contactar a la entidad financiera vía telefónica o en una agencia para iniciar el trámite.

4. Dar seguimiento al trámite: Una vez que empecemos con el proceso de cancelación, la entidad se asegurará que el saldo de la tarjeta es cero y al comprobar que todo está en orden, la entidad deberá entregar una prueba de que efectivamente la tarjeta se encuentra en proceso de cancelación.

5. Revisar el Estado de cuenta: Después de haber realizado todos estos pasos y obtener el número o código de cancelación por parte de la entidad financiera, como medida adicional, el cliente puede esperar al próximo Estado de cuenta de la tarjeta de crédito, y comprobar que la tarjeta ha sido cancelada.

Tags:

cancelar tarjeta, Deudas, tarjeta de crédito

De recibir un premio de S/1.000, el 17% de los peruanos lo usaría para pagar sus deudas, según informó una encuesta de Ipsos Perú. Este es un gran uso que se le puede dar a un dinero extra, de modo que las obligaciones financieras urgentes puedan ir reduciéndose.

Frente a una situación similar, una persona con deudas por préstamos o créditos, tiene la opción de hacer un pago anticipado o un adelanto de cuota. Ambas figuras funcionan para productos como créditos por consumo, créditos hipotecarios o préstamos personales.

La Financiera Confianza explica que un pago anticipado se efectúa directamente al capital del crédito, con la consiguiente reducción de los intereses, las comisiones y otros gastos. Es decir, mediante el pago anticipado se consigue disminuir el número de cuotas pendientes de pago, o bien el importe de las mismas. En caso se elija la primera opción, previa coordinación con la entidad financiera, se tendrá que realizar un nuevo cronograma de pago.

Adelanto de cuota

Por otro lado, el adelanto de cuota se aplica a las cuotas inmediatamente posteriores a la exigible en el periodo, sin que se produzca una reducción de los intereses, las comisiones y los gastos derivados de las cláusulas contractuales. La principal bondad de esta opción es que se genera un periodo de tiempo en el que no se tiene la obligación de pago, similar a un período de gracia.

Es importante recordar, que para las entidades financieras, los pagos menores a dos cuotas o equivalente a dos cuotas –incluyendo la exigible en el período– se considerarán como adelanto de cuotas.

En cambio, si  los pagos son mayores a dos cuotas –incluyendo la exigible en el período– se podrán considerar como pagos anticipados, y dentro de los 15 días de realizado el pago se procederá con la reducción del número de cuotas, o reducción del importe, según elija el usuario.

Además, las personas deben tener presente que cuando se efectúan pagos por encima de la cuota exigible en su período, se trata de un procedimiento normal y ordenado, pues el usuario se encuentra en su derecho a realizar pagos anticipados o realizar adelanto de sus cuotas. Además, en cualquiera de los dos casos, al usuario no se le debe aplica ninguna comisión, gasto o penalidad por ejercer este derecho.

Tags:

Adelanto cuota, Deudas, pago anticipado

Las empresas tienen hasta el 15 de noviembre para hacer el pago de la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS) a sus trabajadores en planilla y ellos aún pueden hacer el retiro parcial o total de la CTS hasta el 31 de diciembre. El ABC del BCP explica 5 cosas que debes evitar hacer con este dinero adicional:

1.-No guardar para tu fondo de emergencia: la CTS es un dinero que te permite afrontar obligaciones monetarias ante la pérdida eventual de tu empleo mientras buscas recolocarte en otro. Por eso, si decides retirarla, guarda ese extra para tu Fondo de Emergencia, ahorro que te permitirá afrontar eventualidades, como el desempleo o un accidente. Lo recomendable es que tengas en este fondo un mínimo de 6 veces tu sueldo mensual.

2.-No adelantar el pago de tus deudas: siempre que se tenga un dinero extra, lo más recomendable es utilizarlo para adelantar el pago de deudas en préstamos y tarjetas de crédito, así pagarás menos intereses. Acude a tu banco y pide prepagar tu préstamo para reducir tu deuda.

3.-No ahorrar para tus planes: si tienes planeado casarte o comprar una vivienda para tu familia deberías ahorrar tu CTS para este plan. Una de las opciones es abrir una cuenta de depósito a plazo. Revisa bien los intereses que ganarás con los diferentes productos de ahorro que te ofrecen los bancos. Los intereses en las cuentas CTS son generalmente más altos que los de las cuentas de ahorro normal. Si tu plan es ahorrar, entonces es mejor que no retires tu CTS y sigas ganando intereses cada mes. Asimismo, muchos se consultan si deberían ahorrar en soles o dólares por la coyuntura, sin embargo, ésta decisión depende del motivo para lo que estás ahorrando. Si quieres adquirir algo que cuesta en dólares como un carro, ésa es la moneda en la que deberías guardar tu dinero.

4.-Sobreendeudarte o malgastar el dinero: a veces cuando tenemos más dinero gastamos más en temas de consumo diario, como salidas, ir a comer a restaurantes, etc. Recuerda que estos gastos variables deben estar considerados en tu presupuesto mensual para no superar tus gastos contemplados y que te sobreendeudes. El dinero adicional debe utilizarse muy inteligentemente.

5.-No invertir: para rentabilizar el dinero una de las opciones es invertir, ya sea en un negocio, en instrumentos financieros como los fondos mutuos o realizar aportes voluntarios en tu AFP. Si tienes planes de mediano a largo plazo y no lo haces, será más difícil llegar a tus metas.

Revisa tus finanzas personales y los planes que quieres cumplir para tomar las mejores decisiones financieras con tu dinero adicional.

Tags:

ahorro, CTS, Deudas

La pandemia de Covid-19 y el aislamiento social obligatorio en casi todo el 2020, generó que los flujos de las empresas en algunos sectores, pasen de positivos a negativos o sustancialmente negativos, generando deudas. “Por lo que a la fecha ya no solo se está en un escenario de reprogramación, sino de refinanciamiento”, señaló el profesor de la carrera de Administración y Finanzas de la Universidad ESAN, Edmundo Lizarzaburu.

En ese sentido, enfatizó que es importante entender que la reprogramación de deudas es una herramienta que te permite cumplir con el pago de tus deudas, es decir antes de caer en retraso, mora o algún otro sobrecosto.

“Pero también existe el refinanciamiento y es importante no confundirlo para que tomes la decisión más conveniente, ya que este último se produce cuando no has cumplido con la entidad financiera, pagas con retraso, aspecto que evidencia, entre otras cosas, poca planificación”, explicó a la agencia Andina.

En ese sentido, Lizarzaburu precisó las diferencias más representativas entre la reprogramación y el refinanciamiento de una deuda:

Reprogramación: Puede otorgarse a solicitud del cliente o de forma unilateral (a decisión de la entidad financiera), previo al vencimiento.

Refinanciamiento: Está sujeto a la negociación con la entidad financiera, en vista de que el pago ya ha vencido.

Reprogramación: Se puede solicitar estando al día en los pagos para evitar sobrecostos.

Refinanciamiento: Se puede pedir, pero ya es considerado como un vencido.

Reprogramación: Las condiciones del crédito (tasa, plazo, monto u otros) pueden variar, pero hay capacidad de negociación, se puede hasta buscar la compra de deuda al estar al día.

Refinanciamiento: Las condiciones del crédito (tasa, plazo, monto u otros) pueden variar, pero son más reducidas.

Reprogramación: No afectará la calificación crediticia del deudor en las centrales de riesgo y el scoring en el sistema no se deteriora.

Refinanciamiento: La calificación crediticia del deudor en las centrales de riesgo se verá afectada, impactando en su scoring.

El docente de la Universidad ESAN, también señala que se debe tener en cuenta las épocas de alza del dólar, pues hay un componente importante de créditos en moneda extranjera y se tendría un mayor monto de deuda, solo por la conversión.

Frente a ello siempre es necesario hacer la evaluación que debe considerar: moneda de las fuentes de ingreso y de las obligaciones, así como el plazo de ambos tanto en ingresos como en egresos.

Afirmó que es conveniente que si tienes una deuda en dólares, cámbiala a soles y planifica el pago, buscando reprogramar, considerando algunas variables tales como: reducción en la tasa y en la cuota, así como evaluar los plazos, señaló a la agencia de noticias Andina.

Tags:

Deudas, Refinanciamiento, Reprogramación

La serie de Netflix “El juego del calamar”, que cuenta la historia de un grupo de personas agobiadas por las deudas que aceptan participar en un juego mortal donde solo uno sobrevivirá y se convertirá en millonario, ha servido también para hablar de la crisis de deuda que afronta Corea del Sur.

De acuerdo a Sarah A. Son, profesora de estudios coreanos de la Universidad de Sheffield, la deuda de los hogares en este país ha ido creciendo hasta llegar al 100% del PBI, la brecha de desigualdad es amplia y los que más se endeudan son los jóvenes.

“Hubo un aumento de la deuda en relación con los ingresos y un aumento reciente de las tasas de interés. Esto ha dejado a quienes carecen de recursos para hacer frente a eventos no planificados, como un despido repentino o una enfermedad familiar, en una posición aún más precaria”, explicó en The Conversation.

Tras la pandemia, la situación se ha agudizado. En el mes de agosto, el gobierno surcoreano colocó restricciones crediticias para reducir la deuda entre los más jóvenes, debido a que los ‘millennials’ y los que tienen 30 años son los que tienen más deudas en relación con sus ingresos, sobre todo por hipotecas y estudios universitarios.

Luz verde, luz roja

Al margen de los elementos de ciencia ficción de la serie, que se ha convertido en la más vista de la historia de Netflix, estar sobreendeudado puede llevar a las personas a situaciones extremas, ocasionar múltiples perjuicios, o caer en las manos de prestamistas informales con métodos delictivos de cobranza.

Para evitar caer en una situación de este tipo, los especialistas del ABC del BCP, recomiendan tener un presupuesto que te ayude a mantener el control de tus ingresos y gastos. Esto permite que se pueda destinar la cantidad necesaria para cumplir con tus responsabilidades mensuales, como los pagos de servicios, el alquiler del hogar, el colegio de los hijos, entre otros gastos.

Bajo el propósito de mantener la salud financiera, también se aconseja que las deudas no superen el 30% de los ingresos mensuales. “Si ganas S/ 1000 mensuales y tus cuotas mensuales de deuda son de S/ 400 (40%), es una señal de que estás sobreendeudado”, advierte el ABC del BCP.

Además, si tus pagos mensuales de deudas en tarjetas de crédito y préstamos, te tienen cerca de esta situación, reduce tus gastos variables y contáctate con el área de pagos de los bancos para reorganizar tu cronograma de pagos.

Por último, se sugiere contar con un fondo de emergencia, que debe tener al menos entre tres y seis veces el sueldo que tenemos, para cubrir gastos ante eventualidades.

Tags:

ahorro, Deudas, El juego del calamar

Una tarjeta de crédito es una de las formas más comunes de empezar un historial crediticio y por consiguiente acceder a mayores beneficios financieros, siempre y cuando sea manejada de manera responsable y con toda la información posible a la mano.

Un informe del Banco Azteca recuerda algunas claves a tomar en cuenta antes de aceptar o solicitar una tarjeta de crédito para asegurarte de que es la más indicada para ti.

1.-Tu capacidad de pago

Una tarjeta de crédito no es una extensión de tus ingresos, pues luego deberás pagar el dinero consumido. Para un buen uso de este producto, lo mejor será que el monto utilizado no supere el 25% de tus ingresos mensuales. Si deseas tener mayor claridad sobre tu capacidad de pago, descuenta tus gastos fijos y ahorro a tus ingresos.

2.- Diferencia entre tarjetas

Compara cuál es la mejor opción tomando en cuenta tus necesidades y tu capacidad de pago, así como la comisión anual, la tasa de interés y los beneficios y otros servicios que te ofrece la tarjeta:

-TCEA: La Tasa de Costo Efectiva Anual es un indicador del costo total de todo tipo de crédito, por lo que es posible comparar el costo entre créditos, aunque sean de plazos y productos diferentes. Este concepto incluye el monto del crédito, los intereses, el IGV, las comisiones y cualquier otro cargo que deba pagar el cliente.

-TEA: La Tasa de Interés Efectiva Anual es el interés que cobra el banco por prestar dinero.

-Fechas claves: Ten clara la fecha de corte, que es el día en que empieza un nuevo ciclo de facturación y la fecha de pago que es el último día en que puedes pagar la cuota mensual.

-Membresía: Es el monto anual que se paga por tener una tarjeta de crédito y poder acceder a los beneficios que esta ofrece. Cada banco y tipo de tarjeta pone sus propias condiciones para evaluar una exoneración de membresía.

-Línea de crédito: Es la cantidad de dinero asignada a tu tarjeta. Es importante entender que este no es un monto extra de dinero del que dispones, sino la cantidad que el banco está dispuesto a prestarte cada mes. Evita consumir toda tu línea si es que tu capacidad de pago no te permite deshacerte de esa deuda rápidamente.

3.-Extensión de línea

Tras un año de uso, y dependiendo de tu historial crediticio, el banco puede ofrecerte una extensión de tu línea de crédito. Antes de aceptarla, considera si tus ingresos crecieron a la par de tu crédito, si tus gastos fijos se han mantenido o, en todo caso, si ya eres un experto en administrar tus compras.

4.-Beneficios

Cada tarjeta de crédito ofrece distintos beneficios como acumulación de millas para viajes, puntos para compras, atención preferente en ciertos establecimientos y otros. Evalúa el costo beneficio del producto que te interesa.

Tags:

Deudas, Primera tarjeta de crédito, Tarjetas de crédito
Página 1 de 4 1 2 3 4