Préstamo personal

El año nuevo llegó y con ello nuevas oportunidades. Sin embargo, también llegan nuevas preocupaciones. Una de ellas, por estas fechas, es las deudas contraídas por los gastos en la compra de regalos, cena, adornos de Navidad y Año Nuevo. Eso motiva a muchas personas a pedir un préstamo personal. Alfredo Marin, sub gerente de Productos Minoristas de BanBif brinda algunas recomendaciones financieras para manejar de manera correcta el dinero en caso se haya tomado la decisión de sacar un préstamo personal.

1) Calificación crediticia

Primero la calificación. En línea se puede consultar en varias entidades si eres sujeto de crédito para el monto que deseas, pero si no estás en la “pre calificación” es mejor que asistas presencialmente llevando los documentos que sustenten el flujo de tus ingresos para la evaluación.

2) Evita disponer de dinero de fuentes más costosas

Muchas personas por buscar otras condiciones les “gana el tiempo” y terminan disponiendo dinero de fuentes más onerosas como el retiro de dinero en efectivo de tarjeta de crédito.

3) Analiza la simulación de cuota de pago

El tercer punto es la cuota, porque hay gastos adicionales como el seguro de desgravamen, comisiones, etc. Lo que cuenta es el valor real de la cuota y con eso comparar el costo. Hay que tomar en cuenta que los simuladores de cuotas, usualmente dan una corrida con primer vencimiento a 30 días, es importante que te fijes la fecha de pago real y mirar esa cuota incluido el periodo de gracia (tiempo entre el desembolso y la fecha del primer pago).

4) Genera el hábito del ahorro

Para usar correctamente los ahorros o si aún queda algo de las gratificaciones en esta época del año es preferible que primero ahorres y luego gastes lo que queda. Si se tiene el buen hábito de ahorrar, hay que trasladar una parte de la gratificación a otra cuenta y el resto usarlo para cubrir tres tipos de necesidades y en este orden: las necesarias (comida, luz, agua, mantenimiento, internet, colegio, cumplir con las obligaciones, etc), las útiles (pre pagar una deuda, hacer una mejora en el hogar, adquirir para reemplazar un artículo de la casa, ropa necesaria, etc) y finalmente los gastos de ocasión o de recreo (cenas, salidas, gustos, etc).

Ahorrar es uno de los mejores hábitos y es la base de la inversión y la prosperidad personal y familiar.

5) Analiza tu flujo de ingresos

Todos los que tenemos un flujo de ingresos podemos ahorrar, pero es un hábito y los hábitos se cultivan, se debe empezar separando un 5% de nuestros ingresos al mes, trasladarlo lejos, a una cuenta que no esté afiliada a nuestra tarjeta de débito por ejemplo y no tocarlo, fijarte una meta útil, por ejemplo “tener ahorrado el equivalente a un mes de lo que necesito para vivir” y en función de eso ahorrar.

6) Prepara un presupuesto

Finalmente, es importante hacer un presupuesto, es útil para generar el hábito del ahorro, tener el hábito de analizar y controlar los gastos es un reto.

Se debe dividir en el presupuesto los gastos en tres grandes grupos: los necesarios (por ejemplo, la comida, la luz, agua, movilidad, internet, etc), los útiles (se puede gastar pero puedes diferirlos), los de recreo (aquellos gastos hormiga o que satisfacen los gustos, que bien no se podrían hacer con disciplina por ejemplo, comer en la calle un día cualquiera por no preparar en casa el almuerzo o comprar un café de camino en lugar de tomarlo o llevarlo desde casa).

Tags:

Ahorros, Préstamo personal, Recomiendaciones financieras