Huancayo

Indignación rockera

El amargo anuncio de Él Mató generó comentarios de queja en redes como Twitter. “He pagado más de 1,000 dólares para viajar con mi novio de Arequipa a Lima y Lima a Huancayo para verlos solo a ustedes. No sé qué haré con los pasajes y la reservación”, comentó la usuaria Mila Gonzáles Sánchez que dijo haber adquirido sus entradas en Navidad. 

Otros, como Froylán Miranda Lozano, estuvieron más de un día entero en la Carretera Central –terriblemente congestionada por los feriados de Fiestas Patrias– para ver a sus bandas favoritas y al final la molestia no valió la pena. “Mi enamorada y yo compramos entradas en enero, los pasajes también y ya estamos en Huancayo. Estuvimos 25 horas en un bus por ese inconveniente en la carretera central. De haber sabido todo esto, no veníamos”, twitteó tras el anuncio de la agrupación argentina. 

Sudaca buscó a Amaya y Mendoza a través de sus números teléfonicos y redes sociales oficiales del festival, pero al cierre de edición nos dejaron en visto. Sin embargo, Amaya sí declaró para El Comercio y dio unas justificaciones alucinantes. 

Festival Perú Central
Este era el line-up inicial de la cumbre musical. Se cayeron 37 artistas.

“Mis alumnos son mis socios. Mis alumnos que estaban encargados de hacer la parte de contrataciones aceptaron demasiadas bandas. Ese fue un error”, dijo sobre los detalles organizativos que explican el fracaso de su evento. Pero no solo sus estudiantes de canto tuvieron la culpa, según ella. También las bandas, dijo “se pusieron engreídas” y por eso se bajaron del festival.

Contra viento y marea (además de sus propios organizadores), el FPC se dio finalmente solo con 22 bandas y asistieron –si nos guiamos por su convocatoria en Facebook– unas 1,600 personas. Muchas de ellas se trasladaron a Huancayo de otras zonas del país para concurrir a este evento, esperando horas y horas en plena carretera Central debido a la congestión vehicular por el feriado largo.

La cólera por el desplome del lineup no se quedó solo en redes sociales. Algunos compradores de boletos hicieron un plantón afuera del Estadio Ramón Castilla gritando “estafadores”, en alusión a García y Mendoza. Indecopi, por su parte, inició acciones de control para garantizar la devolución del dinero de quienes lo soliciten. En una nota de prensa los organizadores aseguraron que esto ocurriría desde el 7 de agosto. Pero probablemente no sea el único evento de estos personajes que deban fiscalizar.

Huancayo Conciertos también organiza el Festival de las Lenguas Huancayo, que busca reunir lo mejor de la escena huancaína. Esta cumbre musical estaba anunciada para el 25 de junio, pero fue congelada un día antes de su realización. Las entradas costaban S/ 35. En un comunicado, la producción informó que, por “circunstancias de fuerza mayor” se tuvo que reprogramar. Hasta el momento la empresa de Mendoza no hace pública la nueva fecha. Con su manchado currículo, nada pronostica que termine bien. 

**Fotoportada por Darlen Leonardo

Tags:

festival, Huancayo, Música, Perú

EL DÍA D

El sábado 2, el Ejecutivo finalmente se puso las pilas. O al menos eso parecía, pues anunciaron la tardía mesa de diálogo con los dirigentes para llegar a acuerdos y una tregua. Sin embargo, fueron llegando los ministros, pero el presidente ese día no apareció, lo que exacerbó el ánimo de los protestantes. Ellos pedían que Castillo se disculpara por tildarlos de vendidos.

La reunión con los ministros se llevó a cabo en el Coliseo Wanka. Sin embargo, cuando los manifestantes se dieron cuenta de que el presidente no llegaría, la protesta volvió a estallar. “[Estoy] totalmente indignado, el señor presidente debería estar acá, debe dar la cara acá, ¿por qué se esconde? No queremos a sus ministros, no queremos esa porquería”, dijo un manifestante a los periodistas de Canal N. Producto del conflicto, casi 30 personas resultaron heridas, algunos más graves que otros, de acuerdo a medios locales.

Kenyi Huaripata Yauri (23) es estudiante de ingeniería mecánica de la Universidad Nacional del Centro de Perú. Ese sábado tenía clases, pero cuando vio a un grupo de agricultores −la mayoría, adultos mayores− que pasaban caminando mientras reclaman sus derechos, decidió ir a marchar con ellos. “Mi familia se dedica a la agricultura en Huancavelica, sé cómo es la labor, bastante sacrificada, por eso es que tomé la decisión de acompañarlos”, sostiene.

Cuando los disturbios comenzaron, cuenta, la Policía empezó a tirar bombas lacrimógenas a los manifestantes. En ese momento, él se retiró para evitar que lo lastimen. Sin embargo, para volver a casa se vio obligado a pasar por donde estaban los agentes. “Vi que estaban usando perdigones y bombas […] también cuando me estaba retirando, vi a un compañero en medio del humo tirado en el suelo, sin poder moverse debido al efecto de los gases lacrimógenos”, recuerda Kenyi.

Kenyi Huaripata paro transportistas junin
Kenyi Huaripata salió a marchar junto con un grupo de agricultores. Lo que empezó como una protesta pacífica, terminó en casi una treintena de heridos. A Kenyi le lanzaron una bomba lacrimógena en la ingle y tuvo que ser operado de emergencia.

De acuerdo a su testimonio, al darse cuenta de que eran pocas personas, la Policía empezó a lanzar más bombas para dispersarlos. Y es ahí donde uno de estos artefactos le cayó en la ingle. “El dolor era tan intenso, que ya no pude irme a mi casa como lo tenía pensado, a pesar de estar muy muy cerca”, cuenta. 

Como pudo, se acercó a una unidad de primeros auxilios de su universidad y les pidió ayuda. Fue llevado al hospital Daniel Alcides Carrión. Luego de tenerlo dos horas haciendo papeleos, una prima llegó a ayudarlo y lo trasladó a una clínica para ser operado de emergencia. “Si mis papás no hubiesen hecho un esfuerzo para ayudarme a pagar la clínica, seguramente no me habrían operado y ahora estaría mal”, apunta el estudiante. 

Otro de los que resultó herido de gravedad fue Frayan Toribio Yaranga (27), que se encontraba como brigadista de primeros auxilios en la protesta. “Voy a apoyar el paro de los transportistas porque ya mucho se abusa del pueblo y las cosas suben: el petróleo, los víveres. Ya no nos alcanza”, le dijo a su padre Félix Toribio, según recuerda este a Sudaca.

Pero en medio de la batalla campal que se armó en las afueras del Coliseo Wanka, a Frayan le cayó un perdigón en el ojo derecho. Su familia se enteró de que estaba herido cuando vieron una foto de él en redes sociales. Cuando fueron a buscarlo, lo encontraron tirado en una camilla y sin atención médica. Tuvieron que trasladarlo de emergencia hasta el Hospital Nacional Guillermo Almenara, en Lima. Fue operado, pero perdió la visión del ojo derecho. Ahora corre el riesgo de perder el otro ojo debido a la gravedad de las heridas y a la atención tardía, según le informaron los médicos a su padre.

Frayan Toribio
A Frayan Toribio le tiraron un perdigón en el ojo derecho. Aunque lo operaron, perdió la visión en ese ojo. Ahora se encuentra en peligro su ojo izquierdo.

“Mi hijo trabaja en Arequipa, en la mina, gana su plata con el sudor de su frente. No es un delincuente. No entiendo por qué le hicieron esto. Muy mal la policía, ¿cómo va a disparar de frente a las personas como si fuesen animales? Queremos justicia, nos sentimos indignados”, reclama Toribio.

Ahora Frayan se encuentra deprimido, por lo que su familia pide que los ayuden con un psicólogo para su hijo. “Mi hijo está llorando, está desesperado. Ahora yo le pido a Castillo o a los congresistas que me ayuden con un psicólogo que le hable a mi hijo”, pide su padre.

Daniel Zacarias Tejeda (28) también resultó herido. Él fue golpeado por los efectivos policiales en varias partes del cuerpo. “Cuando ya me estaba retirando, nos empezaron a tirar bombas y luego entre varios nos golpeaban, nos maltrataban. Tuve que ir a sacarme ecografías y rayos X para descartar cualquier fractura”, recuerda. 

Daniel Zacarias
Daniel Zacarias también resultó herido en las manifestaciones: fue golpeado por los efectivos policiales en los exteriores del Coliseo Wanka.

Zacarias, quien se dedica a la construcción, tuvo que dejar de trabajar por los golpes recibidos. Cuando fue a la clínica, había 20 personas más que también estaban heridas. Ahora solo espera ver a Castillo dando la cara hoy en Huancayo. “Mi familia está muy molesta por lo que me hicieron. Y ese es el sentir general”, advierte. 

Al cierre de esta edición, el presidente de la República acababa de llegar, entre pifias, al Coliseo Wanka para clausurar el Consejo de Ministros. Cuatro horas después que sus ministros. Tarde y mal para los juninenses y sus muertos. 

Tags:

Huancayo, Junín, Pedro Castillo, protestas

Finalmente, un temor que nos quedaba en modo de pregunta es si con esta repercusión en medios sobre lo importante que ha sido la protesta en Junín, ¿se abre la posibilidad de que la oposición pro-vacancia retome su proyecto y la impulse nuevamente?

OC: Como decía, solo mayores errores del gobierno y un muy prudente silencio de los partidos de extrema derecha podrían llevar a un escenario donde una nueva vacancia cobre vuelo. La derecha podría capitalizar si inteligentemente se mantiene prudente esperando que el gobierno cometa más errores. Mientras más intente sumarse a las protestas, más les quita su capacidad de crecer.

NCh: Actores como este Congreso, que actúan en las sombras, con un manto de oscuridad que lo cubre, van a intentar subirse al carro para ganar algo de legitimidad, pero eso no quiere decir que realmente vayan a ser un peso importante. Hemos visto que Castillo ha articulado una serie de coaliciones con el Congreso que más bien hacen difícil la vacancia. De hecho si el Congreso sigue blindado a alguien como Merino, sería bien extraño que aprovechen estas protestas contra Castillo. 

¿Van a intentar algo? Seguro. ¿Tienen escenario para lograrlo? Muy difícil. Todo actor que esté contra Castillo va a tratar de sumarse, como lo que pasó en Junín, pero eso no significa que lo legitimen o que los convierta en la cabeza del movimiento. Es bueno esperar a ver cómo este conflicto se desarrolla, cómo queda Castillo y cómo se esparce a nivel territorial, más que a nivel de Lima. Las regiones tienen el espacio hoy para posicionarse alrededor del gobierno y marcar una pauta. Es difícil que Castillo deje de lado la protesta, le guste o no, porque va a marcar la manera que tiene de comunicarse con la población.

Tags:

Huancayo, Junín, protestas

Castillo y Perú Libre han llegado al gobierno a copar puestos públicos a su antojo, dándole trabajo a sus allegados y, además, malversando contratos o licitaciones públicas en beneficio corrupto de los amigos de antes y los advenedizos de ahora. La calle le está pasando factura por ello.

 

 

Tags:

Gobierno, Huancayo, Pedro Castillo, protestas
x