Inteligencia Artificial

Las estrategias de marketing cada vez más personalizadas a los hábitos de los clientes o las herramientas como los chatbots, son solo algunos de los usos para la Inteligencia Artificial que las empresas están encontrando de mayor utilidad para sus operaciones

Dentro de la tecnología, el campo de la Inteligencia Artificial (IA) es uno de los más prometedores porque hace posible que una máquina imite algunas funciones cognitivas de los humanos a través de algoritmos. En su aplicación, se asume que solamente las grandes firmas tecnológicas como Amazon o Facebook pueden utilizarla, pero cada vez son más las compañías de distintos tamaños que están interesadas en aplicar la IA para su negocio.

Según el informe anual sobre IA de McKinsey & Company, realizado con más de 2300 participantes en el mundo, un 58% de las compañías incorporaron en el 2019 al menos una capacidad de IA en un proceso o producto y un 44% de las empresas que lo ha hecho afirma que esto contribuyó a reducir costos.

Aunque con la pandemia, este nivel de adopción de IA no incrementó significativamente, entre las empresas de alto rendimiento que ya utilizaban IA, más del 60% decidió aumentar su inversión, siendo el sector sanitario, de automoción y servicios financieros los que han liderado esta adopción.

Debido a la cantidad de tareas que las máquinas pueden automatizar, las funciones más comunes de la IA como la personalización de la información para predecir el comportamiento del usuario, pueden ser útiles para múltiples áreas. Es el caso de marketing y ventas, pero también de logística, operaciones, finanzas, entre otros.

Ventajas y herramientas

De acuerdo a un artículo de la Universidad Esan, al menos tres factores esenciales impulsan el uso de la IA en las empresas: manejar grandes volúmenes de datos, ofrecer una ventaja competitiva y permitir un fácil acceso a la información. En síntesis, la IA puede ayudar a los negocios a tomar mejores decisiones en menor tiempo y con riesgos reducidos.

“La potencia informática en la nube permite un fácil acceso a la información empresarial. Antes de este desarrollo, los únicos entornos informáticos disponibles para la inteligencia artificial tenían un costo que no estaba al alcance de la mayoría de las organizaciones”, precisan. Entre los métodos de aplicación, cuatro son hasta ahora los más comunes:

  • Asistentes virtuales o chatbot. Un bot de conversación (chatbot) es un tipo de asistente virtual que tiene la ventaja de tener un aprendizaje evolutivo, con más entrenamiento, más efectivas sus respuestas. Están al alcance de muchas empresas.
  • Análisis de datos o “data mining”. Con analizar debidamente los datos históricos de las empresas se puede llegar a predecir qué quiere comprar un cliente habitual o qué producto ofrecer a un nuevo cliente.
  • Automatización de procesos. Introducir algún tipo de robot en una cadena de producción reduce la posibilidad de ocurrencia de un error humano (lógico o físico).
  • Cámaras inteligentes.Las cámaras de video, gracias a la inteligencia artificial, pueden identificar personas, gestos, movimientos y hasta medir la temperatura corporal de los trabajadores.

Tags:

IA, Inteligencia Artificial, Negocio