Netflix

Y, por supuesto, están las colaboraciones de las que se rodeó Fito Páez, una selección de nombres notables que representan, con su participación, esa atmósfera de camaradería, de hermandad, que siempre ha caracterizado a la música en Argentina (que también está presente entre músicos del Brasil, dispuestos siempre a trabajar unos con otros todo el tiempo). Allí están, por ejemplo, Luis Alberto Spinetta en Pétalo de sal, balada con entrada y salida de tango; Mercedes Sosa y nuestro compatriota, el guitarrista Lucho González en Detrás del muro de los lamentos, marinera peruana con cajón y todo; Andrés Calamaro en Brillante sobre el mic, una de las mejores y menos difundidas del álbum; Celeste Carballo y Fabiana Cantilo en Dos días en la vida, una celebración de la libertad y de escaparse un rato sin dar explicaciones –“dos días en la vida nunca vienen nada mal, de alguna forma de eso se trata vivir”-; Charly García y Andrés Calamaro en La rueda mágica, un homenaje a la decisión de volverse músico (“me fui de casa a tocar rock and roll y no volví nunca más”).

El espíritu positivo con el que Páez desplaza a las oscuridades que lo cercaron durante sus años formativos -muchas de las cuales son retratadas de manera efectiva en la serie, como quedar huérfano de madre siendo muy pequeño, enterarse de la muerte de su padre mientras estaba en otro país, el trágico asesinato de sus abuelas, sus desencuentros con el alcohol y las drogas- se luce en canciones como Brillante sobre el mic -usada en los créditos finales con una polémica detrás, el borrado digital de León Gieco de una foto histórica tomada en 1986 por la fotógrafa Andy Cherniavsky, que hasta ahora nadie explica-; la inspiracional Creo; o el rock de fiesta A rodar mi vida, ideal para saltar y sacudir la mano al estilo de las barras bravas.

Por otro lado, las letras surrealistas en temas como La Verónica, Tráfico por Katmandú o bizarras como en Sasha, Sissí y el círculo de baba y Balada de Donna Helena, que navegan entre música árabe, funk, electropop y hard-rock, nos ponen frente a una creatividad multiforme, cuya onda expansiva alcanzó para sus tres siguientes producciones -Circo Beat (1994), Enemigos íntimos (1988, con Joaquín Sabina) y Abre (1999)-, tras lo cual Fito Páez iniciaría un voluminoso aunque menos impactante camino discográfico que ya lleva acumulados, hasta el momento, más de veinte títulos en lo que va del siglo XXI.

Sus seguidores saben de sobra que, en toda su obra, el elemento autobiográfico es fundamental, con menciones directas al año de su nacimiento –Del 63 (Del 63, 1983)-, a su largo e intenso romance con la Cantilo –Fue amor (Tercer mundo, 1990)-, sus recuerdos de infancia –Mariposa teknicolor, Tema de Piluso (Circo Beat, 1994)-, dedicada a Olmedo y que fuera estrenada, precisamente, en la gira de presentación de El amor después del amor-, sus reflexiones tras la mediática pelea con Joaquín Sabina –Al lado del camino (Abre, 1999)- y tantas otras.

En ese sentido, El amor después del amor contiene tres joyas, referidas a su entonces naciente relación con la actriz Cecilia Roth. Un vestido y un amor es una balada de corte sinfónico en la que relata lo que sintió al conocerla, desde un punto de vista sublimado, que incluso fuera grabada por su amigo y colega, Caetano Veloso. En Tumbas de la gloria hace lo mismo, pero apelando a una melodía densa y lenguaje más ambiguo, con guitarras atmosféricas de Gustavo Cerati en el fondo.

Y está, por supuesto, el tema-título, con su inconfundible introducción y el intenso final con voces y metales en trance de soul, que nos invoca a creer en el amor pero no de forma etérea o imprecisa sino remitiéndonos a su propia experiencia, una interpretación a la que, por cierto, se arriba fácilmente luego de ver la serie, borrando de un plumazo la asociación al mundo homosexual que se le dio en nuestro país tras ser usada como tema central de una película nacional basada en el primer libro de Jaime Bayly (No se lo digas a nadie, Francisco Lombardi, 1998).

Como era de esperarse, la serie ha generado un renovado interés por Fito Páez y su larga trayectoria. Tanto los conocedores del rock argentino como los recién llegados logran conectarse, a través de entrañables canciones -de Charly, de Baglietto, de Spinetta, de Fito- con esa historia de rebeldía, descubrimiento y superación de adversidades que es coronada con un final feliz predecible y genuino a la vez. El artista celebrará los 30 años de lanzamiento de El amor después del amor con una gira que llegará al Perú en septiembre.

Tags:

El amor después del amor, Fito Páez, Música, Netflix, Rock Argentino, Rock en Español

Todos los días, de lunes a viernes, Alexandra Ames, David Rivera y Paolo Benza discuten los temas más importantes del día por Debate. Hoy nuestro episodio número 329.

Escúchalo en SoundCloud:

En Spotify:

Y en YouTube:

Recuerda seguirnos en vivo por Youtube, Facebook live y Twitter

 

 

Lima – Perú

Tags:

Debate, Netflix

A pocos días de conocer las películas nominadas para los premios Oscar, ya suenan algunos nombres que podrían contender por la estatuilla dorada. Uno de ellos es Passing o Claroscuro según su traducción. Opera prima de Rebecca Hall, quien se hizo conocida por su actuación en el film Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen. La directora britanica ha realizado esta cinta en blanco y negro, con una sobresaleinte fotografia en manos del español Eduardo Grau, que ha sido producida por Netflix y está voceada para las principales categorias de la Academia. 

Rebecca Hall nos cuenta una historia de mujeres, realizada también desde la perspectiva de una mujer, que empezó siendo actriz y que no declinó de su intención de grabar en blanco y negro pese a las presiones y negativas que recibió. Importante experiencia en la actuación, con 32 películas, que le da el crédito necesario para establecer el casting y la construcción de personajes desde una profundidad completamente verosímil. 

Passing es la adaptación de la obra literaria del mismo nombre, escrita por Nella Larsen en 1929 y adaptada al guión por Hall. Cuenta la historia de dos mujeres que se reencuentran después de 12 años pretendiendo tener una vida perfecta, pero que en realidad está llena de apariencias y simulaciones. 

Este reencuentro está planteado con muchos elementos externos que nos hablan más bien de la naturaleza de ambos personajes. Irene (Tessa Thompson) sube apresurada a un taxi. Un hombre se ha desmayado sobre la vereda debido al calor extremo. Ella ha preferido mirar a la distancia la situación hasta llegar a su destino, donde podrá tomar algo para calmar su bochorno. Minutos después, de pie frente al Hotel Drayton en Nueva York, duda en ingresar.  El film que en un inicio la muestra recorriendo las calles, haciendo compras. Deja en claro que pertenece a una clase socioeconómica acomodada, por la cantidad de bolsas que lleva consigo. Sin embargo, se muestra a la defensiva con todos los que la rodean. 

Cuando finalmente ingresa al exclusivo Hotel, lo hace titubeando, limpia con polvos el sudor de su rostro. En la escena, vemos alrededor dos ancianas observando al vacío y una pareja que se susurra al oído, mientras la mirada de otra mujer la invade, ella es Clare (Ruth Negga). 

Desde este momento y hasta el final, una serie de sutilezas irán generando suficiente intriga en la relación de ambas protagonistas como para sostener una narrativa que propone un ritmo lento y un ángulo contemplativo de los sucesos. El marco de esta historia está ambientado en los años 20 ‘s. En medio del conservadurismo y racismo que incluso en la ciudad de los rascacielos imperaba. 

Irene y Clare son mulatas, la segunda ha optado por disfrazar su origen y ocultarlo a su esposo que además de blanco, es racista. La primera, en cambio, está casada con un médico afroamericano, al que no le tiene que ocultar su origen, pero vive a sobresaltos por temor a su seguridad y la de sus hijos, debido a su color. Esta es la época en donde fueron linchados alrededor de 4,400 personas por el color de su piel, sumado a que el Ku Klux Klan buscaba reestructurarse. 

Irene es Tessa Thompson, muchos la reconocerán por su papel de Valquiria en el universo de Marvel, con los Avengers. Sin embargo, la actriz americana de origen panameño, ha interpretado a personajes como Diane Nash en el film Selma, reconocida activista por los derechos civiles en el país del norte y el drama Mississippi maldito, como protagonista, en el personaje de Kari Peterson, entre otros. 

Ruth Negga hace de Clare, la prensa internacional la ve como favorita por esta interpretación para llevarse el Oscar. Anteriormente la vimos como Celeste en la cinta 12 años de esclavitud y como Mildred en Loving, que trata también del amor interracial. 

Claroscuro observa a través de los ojos de Irene, quien se ve alterada por la aparición de Clare.  Personaje que trastoca todo su mundo y lo cambia por completo. No solo su vínculo con el entorno, si no la verdadera naturaleza de la relación entre ellas. 

Un largometraje con dos protagonistas que sostienen una vida que no les genera entusiasmo y con matrimonios que perdieron hace tiempo su encanto. Un ejercicio de observación y de contención a las emociones más intensas como la atracción, los celos, el rechazo y la traición. Emociones que saben explotar con la caída de una taza, con miradas que revelan situaciones, pero que a su vez evitan enfrentar, con gestos que delatan, pero que generan dudas. Las dudas con las que desde un inicio se presentó a Irene y que llevaron a esta historia a convertirse en ambigua, contenida, sutil, desconcertante y por ratos densa. 

Acá ni el final resulta una certeza, porque todo está sujeto a conjeturas. Paradojicamente, este film tiene más de un acierto, desde el reparto, las actuaciones, los diálogos, la atmósfera, la fotografia, los encuadres, el blanco y negro  y todo aquello que subyace en la historia y nunca llegamos a confirmar. Ninguna vida es perfecta. Pero sobre todo, de ese lado de la ciudad y desde el otro, que es opuesto en su población, la infelicidad es compartida. 

 Cr: Netflix © 2021

Tags:

Claroscuro, Netflix, Passing, pelicula

Saavedra habla sobre la crisis educativa. Todavía no tenemos ministro y se anuncia retorno a las aulas, pero por horas. Los vínculos de Patricia Chirinos. ¡Y comentamos No mires arriba!

En Youtube:

En Spotify:

En Soundcloud:

Síguenos en Sudaca.pe

Lima – Perú

Tags:

crisis educativa, Don't look up, Educación, Ministro de educación, Netflix, No mires arriba

Según un informe de Ipsos sobre el entretenimiento en casa, los peruanos disfrutan su tiempo libre en el hogar, pues el 84% de los entrevistados así lo declaran. Ver series o películas, cocinar, leer o realizar deporte en casa son las actividades que definen el ocio en pandemia.

Dicho informe revela también que el entretenimiento por streaming se encuentra posicionada como la actividad preferida en tiempos de pandemia, donde ver series o películas en casa es la actividad más realizada por un 66%. “Tanto es así que uno de cada dos consultados se han dado de alta en alguna plataforma de contenido bajo demanda en estos últimos meses”, revela la data de Ipsos.

Los niños y el streaming

Complementariamente, la agencia Sherlock Communications publicó el Informe de Consumo de Streaming para América Latina en el que revela los comportamientos de los padres de familia que han pasado estos dos años con los niños en casa, modificando sus hábitos.

Un hallazgo relevante de este informe es que el entretenimiento infantil ha sido un importante catalizador para las suscripciones. El informe arrojó que el 27% de los usuarios de la región se suscribió por ese motivo este año, a diferencia del 22% obtenido en 2021.

En ningún lugar este aumento fue más evidente que en el Perú, donde el 33% afirmó haberse suscrito a un canal de streaming para distraer a sus hijos. Hace doce meses fue el 23%.

Respecto de las plataformas disponibles para los usuarios, si los usuarios latinos tuvieran que escoger una sola plataforma de streaming sería Netflix (68%) y en segundo lugar Amazon Prime (12%).

En Perú se repite el mismo escenario, entre toda la oferta de servicios de streaming, el 68% de los peruanos indicó inclinarse por Netflix, le siguen de lejos Amazon con 11%, Disney Plus con 7%, HBO Max con 6%, y Movistar Play y Claro Video reportan índices de predilección por debajo del 5%.

Hay que señalar que la exposición excesiva a plataformas de streaming puede provocar en los niños problemas como insomnio, hiperactividad y descontrol, según un estudio del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Tags:

Amazon Prime, Netflix, niñas y niños, Niños, streaming

Series como El Juego del Calamar, películas del Universo Cinematográfico de Marvel, o sitcoms como Friends, son muy populares y disfrutadas por sus audiencias pero pertenecen todas a distintas plataformas de streaming: Netflix, Disney Plus y HBO Max. ¿Cómo logran los peruanos disfrutar de todas estas series?

La agencia Sherlock Communications publicó el Informe de Consumo de Streaming para América Latina, que reveló que el 67% de peruanos conectados considera el acceso a series y películas de estreno, como factor más importante para elegir la suscripción a una plataforma de streaming. Otros puntos que interesan a los peruanos son las nuevas temporadas de sus series favoritas, nuevas series en idiomas nacionales, temporadas antiguas de series populares y una interfaz que permita una fácil navegación.

Respecto de las plataforma utilizadas por los peruanos, el informe revela que el 68% se inclina por Netflix, el 11% por Amazon Prime, el 7% por Disney Plus, el 6% por HBO Max con 6%, y menos del 5% optan por Movistar Play y Claro Video.

En Perú, la cantidad de usuarios con cinco proveedores de streaming se redujo de 13% a 1% en el mismo periodo de tiempo. Esto podría deberse a un alza en los precios, así como a la gran oferta de servicios. Patrick O’Neill, socio gerente de Sherlock Communications, comenta que «el costo puede ser un factor importante para las personas de la región, pues aumentar las tasas de suscripción puede ser una opción arriesgada a menos que incluya una buena oferta como contenidos originales».

streaming

Streaming post pandemia

El aligeramiento progresivo de las restricciones sanitarias y el incremento de aforo en espacios públicos, está haciendo que los peruanos piensen utilizar el tiempo que dedican al streaming y al cable en otros pasatiempos. Entre los principales estarían los paseos al aire libre, salir a comer o beber en compañía de amigos, e ir al cine, que ahora reciben clientes con las dos dosis de la vacuna contra el Covid–19.

Sin embargo, el 31% de los encuestados peruanos indicó que no reducirá el tiempo que dedica a ver sus series y películas favoritas aunque se normalice por completo la actividad en exteriores. A nivel de Latinoamérica el 35% continuará invirtiendo la misma cantidad de tiempo en streaming, independientemente de si se levantan las medidas de seguridad relacionadas con el Covid–19.

Tags:

Amazon Prime, Disney Plus, Netflix, peruanos, streaming

Todos los días, de lunes a viernes, Alexandra Ames, David Rivera y Paolo Benza discuten los temas más importantes del día por Debate. En nuestro episodio número 255: El gobierno de Castillo en las manos de AP y APP. Mirtha Vásquez va suave con el consorcio Camisea. ¿Un batallón militar «de apoyo» a la PNP? ¡Y el elenco de la presidencia, según Netflix!

En Youtube:

En SoundCloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

Lima – Perú

Tags:

AP, app, Mirtha Vasquez, Netflix, PNP
Página 1 de 2 1 2
x