Lo que está sucediendo en este momento es que los candidatos que postulan son los que, no teniendo mayores méritos, ganan más en un cargo público que en el sector privado o los que no teniendo mayores méritos buscan obtener ingresos ilegales a través del cargo.

Por otro lado, los que si tienen méritos, pueden ganar mucho más en el sector privado y sin asumir ninguno de los costos y riesgos de un cargo público, razones por las cuales deciden no involucrarse en la política.

Con una compensación lo suficientemente elevada, la gente capaz y honrada se vería atraída a la cuestión pública.

Estamos aplicando una regla económica elemental, si quieres conseguir a alguien talentoso y honesto tienes que pagarle acorde a sus habilidades y a los riesgos inherentes del cargo. Y lo que se paga actualmente en los cargos públicos es insuficiente.

Es posible que muchos se escandalicen si se aprueban compensaciones muy elevadas para presidente, congresistas, alcaldes, ministros y gobernadores, pero si se toman en el contexto del presupuesto que manejan se darán cuenta que esta representa un porcentaje minúsculo y que lo que se pierde por corrupción y negligencia es muchísimo mayor.

Por ejemplo, si al presidente se le paga un millón de dólares anuales, equivaldrían a menos del 0.001% del presupuesto nacional.

¿Qué país tendríamos si logramos atraer a gente capaz y honesta a la política?

Uno mucho mejor sin duda.

Twitter: @rafaelletts

Tags:

Gobierno, Partidos políticos, política peruana

El movimiento “MeToo” movilizó a las mujeres como reacción a los abusos de acoso y agresión sexual que hombres han perpetrado, en muchas ocasiones desde posiciones de poder.

Los derechos de las personas transgénero, que anteriormente no habían sido ampliamente reconocidas como objetos de discriminación, también se han convertido en una causa importante.

La globalización ha hecho que las sociedades sean bastante más diversas, creando demandas por parte de grupos que fueron históricamente desatendidos por la sociedad.

A su vez, estas demandas han llevado a la reacción de otros grupos, más establecidos, que temen una pérdida de estatus y ser desplazados hacia el margen.

La globalización ha traído un rápido cambio económico y social. Pero no todos se beneficiaron de estos cambios.

El creciente volumen de bienes, dinero y personas que se movían de un lugar a otro trajo cambios disruptivos. Enormes nuevas clases medias surgieron en China, India y otros países emergentes, pero el trabajo que hicieron reemplazó el trabajo que habían hecho las clases medias del mundo desarrollado.

La manufactura se movió constantemente desde los Estados Unidos y Europa a Asia Oriental y otras regiones con bajos costos laborales.

Al mismo tiempo, los hombres estaban siendo desplazados por las mujeres en un mercado laboral cada vez más dominado por las industrias de servicios, y muchos trabajadores poco calificados se vieron reemplazados por máquinas.

La mayoría de los votantes blancos de clase trabajadora que votaron por Trump, coincidieron con su mensaje xenofóbico y antiinmigrante, ansiando retornar a un pasado en el que su estatus en la sociedad era más seguro.

La política identitaria ya no es un fenómeno menor, que previamente solo se desarrollaba en campus universitarios o en debates promovidos por los medios.

La política identitaria se ha convertido en un esquema conceptual que explica gran parte de lo que está sucediendo en los asuntos globales.

Y esta situación genera un desafío importante para las democracias modernas.

Desde los setenta hasta la primera década de este siglo, como parte del proceso de globalización, el número de democracias aumentó de aproximadamente 35 a más de 110. Sin embargo, en los últimos años el número de democracias ha disminuido y la democracia ha retrocedido en prácticamente todas las regiones del mundo.

Una y otra vez, diversos grupos consideran que sus identidades, sean nacionales, religiosas, étnicas, sexuales, de género o de otro tipo, no reciben el tratamiento adecuado.

Este proceso está llevando a que las sociedades democráticas se fragmenten en grupos basados en identidades cada vez más estrechas, amenazando la posibilidad de acuerdo, compromiso y acción colectiva por parte de la sociedad en su conjunto.

Este es un camino peligroso que conduce hacia la ruptura del estado y, en última instancia, al fracaso de la democracia.

A menos que las democracias puedan plantear una propuesta que respete la dignidad humana de manera más universal, y que esta pueda ser compartida por la mayoría, se enfrentaran a un conflicto continuo y al riesgo de derivar hacia el autoritarismo.


Twitter: @rafael.letts

Tags:

Política identitaria, sociedad actual

La reacción política a esta terrible situación fue la implementación del estado de bienestar en EE.UU. y Europa, desarrollándose varias políticas de protección, como el aseguramiento medico universal, el sistema de pensiones, el seguro de desempleo, la semana de trabajo de 40 horas, prohibición del trabajo infantil, el reconocimiento de los sindicatos, tributación progresiva, leyes anti monopolio, regulación bancaria, inversión en infraestructura educativa y de salud, así como políticas económicas que favorecían el pleno empleo.

Sabemos que en una sociedad capitalista los dueños de los recursos, es decir los capitalistas, reciben mayores beneficios que los que no son dueños. Este es uno de los incentivos que permite que el capitalismo sea es el modelo más eficiente de desarrollo económico, pero eso no quita que sea injusto que simplemente por nacer adinerado tengas derecho a mayores beneficios que el que no nació con esa suerte.

Las políticas del estado de bienestar buscaron equilibrar en algo esta injusticia, protegiendo a las clases trabajadoras de los vaivenes económicos del capitalismo y también tratando de darles igualdad de oportunidades. Que alguien nacido en una familia de bajos recursos tenga las mismas oportunidades de éxito que alguien nacido en una familia acomodada.

Pero aun en un escenario de igualdad de oportunidades, las habilidades innatas de las personas siguen siendo un factor clave en sus posibilidades de éxito. En una economía de mercado, los precios se determinan por la oferta y la demanda, y dado que las habilidades son escasas, estas son bien remuneradas.

¿Es justo que los que tengan mayores habilidades reciban mayores beneficios que los que no las tienen? Es útil para la sociedad que haya adecuados incentivos para que las habilidades sean contratadas donde puedan lograr su máxima productividad. Pero, dado que la meritocracia y el capitalismo recompensan a los más hábiles y relegan a los menos, esto también puede generar diferencias sociales injustas.

Para que haya un equilibrio, las rentas que los dueños del talento y los dueños del capital generan en la sociedad tiene que servir no solo para remunerarlos apropiadamente sino también para que todos en la sociedad puedan tener una vida próspera y digna, independientemente de sus habilidades y de los recursos económicos con los que nacieron.

Esto se logra con un Estado capaz de utilizar parte importante de las rentas que la sociedad genera en bienes públicos de primera necesidad como salud, educación, seguridad, espacios públicos, infraestructura de transporte y vivienda y debida protección social para todos.

La meritocracia y el capitalismo son útiles para el desarrollo, pero para mitigar de manera importante las diferencias sociales injustas que producen es también necesario una política redistributiva que permita calidad de vida para todos.

El gran reto es encontrar el equilibrio entre incentivos apropiados y la redistribución necesaria.

Tags:

capitalismo, meritocracia

Gradualmente estallo un grado de desacuerdo y algunos, con derecho, comenzaron a defender otros estilos. Sin embargo, esto llevo al extremo de decretar que en cuestiones de gusto visual ya no existía un estándar objetivo. El atractivo en la arquitectura se convirtió en un fenómeno subjetivo. Esto también fue bien recibido por los desarrolladores inmobiliarios, ahora a nadie se le permitiría describir un edificio como feo. El gusto era subjetivo.

Tercero. Originalidad: Durante gran parte de la historia se entendió que lo último que se necesitaba en un arquitecto era originalidad. El trabajo de un arquitecto era simplemente hacer un edificio mas o menos como los demás edificios en un distrito. Como resultado, la mayoría de los distritos de la mayoría de las ciudades se parecían mucho. La arquitectura era bellamente impersonal y repetitiva.

A partir del siglo veinte el arquitecto fue considerado como un individuo con una visión única que necesitaba expresarse en toda su creatividad. De pronto los arquitectos comenzaron a competir para crear formas que demuestren su carácter distintivo y su valor.

El mundo olvido que la originalidad en la arquitectura podría ser tan desagradable como en la cirugía cerebral. Se perdió la capacidad de decir que lo que realmente ansiábamos eran edificios que se parecieran a los que siempre se habían hecho, en los cuales no sería necesario preguntarse quién los hizo.

Cuarto. Expansión: Durante gran parte de la historia las personas vivieron en calles y plazas estrechamente organizadas y cuidadosamente alineadas, básicamente porque era conveniente. Cuando uno se movía a pie valía la pena mantener las cosas cerca. Pero con la propagación de los automóviles la presión para usar eficientemente el espacio se desvaneció. 

Quinto. Mantenerlo local: Inicialmente los arquitectos no tenían mas remedio que construir con materiales que fueran tanto naturales como locales. Esto tenia dos ventajas, primero que como regla general las cosas no pueden ir tan mal con materiales naturales y también es difícil construir muy alto con ellos, lo cual garantiza cierta modestia. Segundo, que los materiales locales nos ayudan a orientarnos y conectarnos con lugares particulares.

Después de exponer estas razones el ensayo concluye lo siguiente:

El mundo se volvió tan feo porque nos olvidamos de argumentar que los lugares donde vivimos determinan el tipo de personas que podemos ser. En un ambiente degradado, por más segura y rica que sea nuestra vida material, nuestros espíritus se hundirán.

La modernidad ha tenido poco respeto por nuestra fragilidad, ha imaginado que mientras el techo no goteara podríamos habitar entre edificios de fealdad insuperable y no perder nuestras ganas de vivir.

Hemos construido un mundo feo a partir de la estupidez, no la falta de recursos. Un libro o una canción de mal gusto puede ser archivada y no molestar a nadie, pero un edificio feo permanecerá desfigurando la tierra y molestando a los que deben mirarlo por trescientos años. 

No sabemos cómo articular políticamente nuestro disgusto por la fealdad. Nos han enseñado a decir que queremos un mundo más rico, más justo, más verde pero todavía estamos tropezando para clamar que también desesperadamente queremos un mundo más hermoso.

La promesa de la modernidad fue que las cosas importantes estuvieran disponibles a bajo precio para todos, pero paradójicamente no podemos producir en masa una hermosa arquitectura. Como resultado la mayoría de esta hermosa arquitectura fue construida antes de 1900 y colapsa bajo el peso de los turistas. Las pocas calles agradables que quedan son más costosas que nunca. 

El desafío es recordar nuestro anhelo de belleza y luchar contra las fuerzas que nos impedirían actuar en consecuencia.

Hasta aquí llega el resumen del ensayo. El tema es complejo y tiene muchas aristas. Continuare explorándolo en futuras entregas. Por favor enviar comentarios y sugerencias a mi twitter @rafaelletts. Gracias por leer.

Tags:

modernidad

¿Por qué hay informalidad? 

Hace unos días el periodista Jaime Chincha entrevistaba a Kurt Burneo, economista, ex viceministro de Hacienda, y le preguntaba: ¿Porque es tan difícil formalizar al Peru? Burneo responde: “Hay una asimetría entre los costos y los beneficios de la formalización, cuando un informal decide formalizarse, le cae la municipalidad a pedirle la licencia, le cae la Sunat a pedirle su RUC, le cae sanidad a revisar la salubridad de sus trabajadores, se trata de costos que son absolutamente ciertos y van desde el primer momento. Es un análisis básico de costo beneficio. Tienes una serie de costos pero los beneficios son inciertos. Puedes convertirte en sujeto de crédito por ser formal pero otra cosa es que el banco te preste. Entonces si tienes beneficios inciertos y costos ciertos, los informales deciden seguir en esa condición. Si no se reconoce esa asimetría poco vamos a avanzar respecto a la informalidad. ¿Qué le ofrecemos al informal como beneficio concreto si cambia su condición?”

Norman Loayza, en su estudio, coincide con Burneo y dice: “La informalidad surge cuando los costos de circunscribirse al marco legal y normativo de un país son superiores a los beneficios que ello conlleva.” 

Sin embargo, planteado de esa forma el análisis puede ser engañoso. 

Ser informal conlleva claros beneficios de evasión tributaria al ahorrarse tanto el pago del 18% de impuesto general a las ventas como el 30% de impuesto a la renta. Por otro lado, también permite ahorrarse los diversos trámites e inversiones que requiere la formalidad. ¿Como consideramos la pérdida de esos ahorros al formalizarse? ¿Como un costo de la formalización? Desde el punto de vista del informal sin duda es un costo en el que incurre al formalizarse. 

En un contexto en el cual el negocio informal tiene bajas probabilidades de recibir una sanción por evasión de impuestos no tiene mucho sentido pretender que el problema de la informalidad está en que no haya suficientes beneficios para formalizarse. El problema más bien esta en el costo que implica dejar de evadir impuestos y trámites.

Las empresas formales pagan sus impuestos porque saben que las sanciones por no pagarlos son importantes y que la probabilidad de recibir una sanción es alta. Si esto no fuera así las empresas formales preferirían evadir impuestos e incrementar su rentabilidad. Antes de que la SUNAT se ordene y profesionalice en los noventa la evasión tributaria era mucho mayor a la actual.

Ser informal también implica ahorrarse todo tipo de controles regulatorios. Por ejemplo, la SUNAFIL solo fiscaliza empresas formales. INDECOPI lo mismo. A las entidades gubernamentales se les hace muy difícil fiscalizar a una empresa informal que no tiene razón social, ni direccion, ni representante legal, ni activos identificables.

Me parece que los economistas están abordando el tema de forma equivocada, el problema no es que falten beneficios para la formalización sino más bien que faltan sanciones (costos) para el que no se formaliza.

En la práctica considero que lo que hemos tenido en el Perú es un gigantesco programa de subsidio a la informalidad que no ha sido diseñado ni ejecutado de manera planificada, sino que se ha dado de manera natural y tácita. El Estado ha permitido que suceda, ha tomado la decisión de no sancionar a diversos negocios informales probablemente porque consideraba que los involucrados estaban en situación de pobreza y estos negocios ayudaban a la economía de subsistencia de una parte de la población. Además, sancionarlos sería muy impopular.

De hecho, muchos consideran que la razón por la cual el Perú no ha tenido el nivel de protestas que Chile es porque nuestra informalidad es una válvula de escape que permite que la sociedad tenga espacios de solución a diversos problemas económicos y sociales.

Sin embargo, hay que diferenciar entre la informalidad que sirve como alivio a la pobreza de la que permite que negocios con grandes ingresos evadan impuestos y regulación. 

El problema de la informalidad no es que falten beneficios para formalizarse, sino que no se están aplicando las sanciones que corresponden. Considero que hay que continuar siendo laxos con la formalidad a nivel individual en grupos de extrema pobreza, pero ser mucho más exigentes y aplicar las sanciones que correspondan a todo lo que signifique informalidad empresarial.

Al gobierno lo único que le interesa es que ellos y sus allegados se beneficien, sin importarle como afecta eso al país. Quienes los acusan de comunistas, en realidad les están haciendo un favor, porque les están asignando principios, ideología y direccion a un grupo que no lo merece. Con esas acusaciones lo único que logran es alienar a los izquierdistas que se dan por ofendidos y en vez de unirse con la oposición para luchar contra la corrupción, terminan identificándose con el gobierno o manteniéndose pasivos.

La reciente propuesta del gobierno de consultar si se desea una nueva constitución es una contraofensiva con el objetivo de distraer la atención. El mensaje es: déjennos tranquilos porque si no vamos a insistir con la nueva constitución.

Lamentablemente el Congreso no está haciendo el papel de control que le corresponde, porque, creo esta parcialmente capturado por los mismos intereses que el gobierno.

La situación es intolerable y para enfrentarla es necesario que los políticos de izquierda y derecha que estén a favor de un Estado competente y honesto se unan más allá de sus diferencias ideológicas y errores del pasado. En este momento la prioridad es salvar al país del caos en el que está sumido y eso significa dejar atrás rencillas y concentrarse en recuperar al país y salvarle la vida a la democracia. 

Este frente unificado de oposición debe trabajar con el Congreso para que haga el control debido y viabilizar la protesta ciudadana organizada y respetuosa de la ley. Está claro contra que hay que luchar y porque hay que hacerlo.

Tags:

Gobierno, Pedro Castillo

Este fue el gran aprendizaje de los años 70 y la razón por la cual en los últimos cuarenta años no ha habido problemas inflacionarios similares. Entre 1979 y 1982, Paul Volcker, el presidente de la Fed de la época, tuvo que incrementar la tasa de interés al 19%, lo cual genero una recesión que finalmente logro controlar la inflación, pero a un fuerte costo para la economía.

A pesar de que la Fed ha comenzado a incrementar su tasa de interés, indicando que llegaría hasta el 2%, Summers considera que este incremento es insuficiente y que debería llegar más bien al 4 o 5% dentro de los próximos dos años, lo cual lograría que la tasa de interés real sea positiva. 

Mientras la tasa de interés real sea negativa (como es el caso actual), la gente preferirá gastar en vez de ahorrar y la economía continuara estimulada. Por esta razón Summers considera que para poder retornar a los niveles de 2% anual de inflación, previos a la pandemia, muy probablemente se necesitara tener una recesión. Esta es una advertencia de que se viene un enfriamiento importante de la economía en algún momento de los próximos dos años.

 

 

Tags:

Economía, sociedad

Hasta un 20% de la totalidad de los candidatos al Congreso puede ser designado sin pasar por elecciones primarias/internas, tanto entre afiliados como no afiliados. Esta opción permitiría el ingreso de invitados, aunque es común que esta opción se utilice para evitar que los dirigentes que deseen ser candidatos tengan que pasar por elecciones primarias/internas.

Los partidos políticos que presenten candidatos deben entregar al JNE su respectivo plan de gobierno de acuerdo con el nivel de elección que corresponda. 

Solo los partidos con representación en el Congreso podrán recibir financiamiento público directo. Los partidos no pueden recibir aportes de instituciones estatales, organizaciones religiosas o personas jurídicas con fines de lucro. Podrán recibir aportes de personas naturales o jurídicas sin fines de lucro cuando los aportes sean dedicados a formación, capacitación e investigación.

En conclusión, parece que la tarea de inscribir un partido es factible. Lo que parece más complicado es encontrar a las personas capaces y honestas que estén dispuestas a ocuparse del liderazgo, organización y propuesta que se necesitan para obtener buenos resultados. Lo cual es difícil dado que la actividad política implica mucho sacrificio.

Tags:

Elecciones, Gobierno, Partidos políticos

Es importante no perder perspectiva y recordar que tanto la invasión de Israel a Palestina como la invasión de EE. UU. a Irak y ahora la invasión de Rusia a Ucrania han sido arbitrarias. La reacción de Occidente en cada caso no ha sido uniforme ni principista sino proporcional a como sus intereses se veían afectados.

A pesar de esto, está claro que toca estar del lado de las fuerzas democráticas, aun cuando estas no sean perfectas, la alternativa es mucho peor.

El riesgo más grande sigue siendo que una decisión mal calculada de cualquiera de las partes termine convirtiendo este conflicto en una tercera guerra mundial.

 

 

Tags:

EEUU, Mundo, Rusia
Página 1 de 3 1 2 3
x