Partidos políticos

Los modelos caudillistas del presente, su elasticidad (que en algunos casos los lleva a ser vientres de alquiler) no son un síntoma de degradación que haya que enmendar, sino un signo de los nuevos tiempos políticos a los que debemos acostumbrarnos, sin tratar de amoldar la realidad mediante leyes inaparentes.

Las crisis políticas que vivimos los últimos tiempos no son producto de que tengamos esa clase de partidos, sino resultado de mediocres decisiones de los elegidos o inquilinos accidentales en Palacio (la bronca Keiko-PPK, la gestión de Vizcarra, el despropósito de Merino o el incompetente de Castillo).

La precariedad de ese modelo tradicional tiene su mejor botón de muestra en la trayectoria del partido Morado, que se pasó años formando comités, bases, asambleas, inaugurando locales, haciendo elecciones, etc., y hoy está reducido a nada por su desventura electoral. Cumplir con los ritos partidarios tradicionales no asegura un buen porvenir y no debe ser por ello el requisito necesario para proceder a resolver la crisis vigente.

Tags:

Partidos políticos

El siglo XX no fue el siglo de los partidos políticos porque fue el siglo de las dictaduras militares Jorge, las pro-oligárquicas, las antioligárquicas y la de Fujimori; por eso aquí nunca se fundó una democracia formal de partidos gobernando y alternándose el poder. Lo único que hemos tenido en doscientos años de política peruana republicana ha sido, en el siglo XIX, caudillos con Congreso, en el siglo XX dictadores militares, y en el siglo XXI, de nuevo caudillos con Congreso. Nos estamos reencontrando con una vieja historia, aquí nadie está inventando la pólvora. 

El telón de fondo de 200 años de república sin democracia -a ver quién desata el nudo de este oxímoron- es la execrable corrupción de casi todo aquel que se acerca al Estado. Desde Francisco Pizarro, Jorge, ese siempre fue el rol del Estado en el Perú.  Los tratados y leviatanes son para otras latitudes. Aquí nada ha cambiado, Jorge, aquí al joven Haya no lo dejaron hacer su revolución y después ya no quiso hacerla; cuando Mariátegui se nos fue no se había decidido a realizarla, y la de Velasco demostró cuanto sabe nuestra sociedad eso de transformarse mucho para no cambiar nada. ¿Por eso la anomia? ¿ha triunfado finalmente el roba pero hace obra

En cada lectura de El Quijote, en la misma página, nuestro romántico caballero la emprende contra los molinos de viento y es derrotado, pero vendrán nuevas y nuevas lecturas de la misma novela, Jorge. 

Tags:

Partidos políticos

Hasta un 20% de la totalidad de los candidatos al Congreso puede ser designado sin pasar por elecciones primarias/internas, tanto entre afiliados como no afiliados. Esta opción permitiría el ingreso de invitados, aunque es común que esta opción se utilice para evitar que los dirigentes que deseen ser candidatos tengan que pasar por elecciones primarias/internas.

Los partidos políticos que presenten candidatos deben entregar al JNE su respectivo plan de gobierno de acuerdo con el nivel de elección que corresponda. 

Solo los partidos con representación en el Congreso podrán recibir financiamiento público directo. Los partidos no pueden recibir aportes de instituciones estatales, organizaciones religiosas o personas jurídicas con fines de lucro. Podrán recibir aportes de personas naturales o jurídicas sin fines de lucro cuando los aportes sean dedicados a formación, capacitación e investigación.

En conclusión, parece que la tarea de inscribir un partido es factible. Lo que parece más complicado es encontrar a las personas capaces y honestas que estén dispuestas a ocuparse del liderazgo, organización y propuesta que se necesitan para obtener buenos resultados. Lo cual es difícil dado que la actividad política implica mucho sacrificio.

Tags:

Elecciones, Gobierno, Partidos políticos
x