Fracaso

Según la última Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), los ingresos de los hogares en el Perú se redujeron en más de 30% entre el 2019 y el 2020. Esto impidió que los peruanos ahorren de forma óptima, pues mientras el ahorro promedio de una familia en 2019 era de S/ 636 al mes, en 2020 el monto se redujo a solo S/104. Este ha sido uno de los impactos de la pandemia que hoy seguimos viviendo.

Por ello, es importante que tengamos un claro orden de nuestras finanzas personales. Si el contexto es lo suficientemente complejo, es necesario que nosotros mismos pongamos las mejores condiciones para cuidar de nuestro dinero. Un informe del BBVA explica los errores más comunes que solemos cometer en este aspecto de nuestras vidas:

Tener una sola fuente de ingresos

Dejar que todos los ingresos dependan de un único origen puede resultar peligroso, pues, como bien hemos visto en el último año, siempre existe la posibilidad de perder un puesto de trabajo, o tener que asumir grandes gastos de un momento a otros. Se recomienda estudiar el mercado e identificar posibles oportunidades de negocio para conseguir ingresos extra que ayuden a diversificar nuestros ingresos y reducir los riesgos.

Vivir al crédito por sistema

La escasa planificación puede hacer que no se controlen los gastos y se necesite recurrir al financiamiento en algún momento. Es importante ser conscientes del error cometido y ajustar el presupuesto mensual, pues se podría entrar en una espiral de deudas, lo cual implica un mayor esfuerzo financiero para saldar las deudas contraídas y volver a la estabilidad económica lo más rápido posible.

No contar con un presupuesto

Es básico tener cierta planificación en nuestras finanzas, por muy simple que sea, para no llevarse sorpresas a fin de mes y descubrirse en déficit. Lo normal es tener en la cabeza los ingresos que se generan de forma mensual, ya que muchas veces vienen del sueldo y son sencillos de controlar. Los gastos, por otro lado, no resultan tan fáciles de recordar porque suelen variar. Es posible tener gastos fijos mensuales y otros que son trimestrales o anuales, como seguros, recibos, y otros. Esto además de los gastos variables.

No poner un límite claro a los pasatiempos

Todos tenemos algún pasatiempo o hobby y con ellos también debemos poner límites. Por ejemplo, el hecho de ser apasionado por la lectura o la música no implica que debamos tener cada libro o cada disco que nos llame la atención. Para no caer en el exceso de gasto en los pasatiempos, es recomendable incluir un monto mensual y fijo en tu presupuesto que se pueda acomodar a tus posibilidades económicas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Deudas, Finanzas personales, Fracaso

Para Theodore Dale, consultor internacional del Banco Mundial, el 95% de los emprendimientos peruanos no tienen éxito debido a que no se eligen buenas ideas de negocios que resuelvan necesidades.

Es necesario que los emprendedores peruanos, y quienes están prontos a aventurarse en el emprendimiento, tengan algunas pautas claras y aprendan de sus errores e historias de fracaso.

El movimiento Fuckup Nights, creado en México y ahora expandido a Latinoamérica, lleva cinco años demostrando que cuando un emprendedor encuentra el fracaso en su intento por llevar a buen puerto un proyecto y lo reconoce como tal, hay más posibilidades de que consiga más adelante sus objetivos, al haber aprendido de sus propios errores y de los de otras personas.

Un informe de Fuckup Nights explican algunas de las razones que evitan el crecimiento del emprendimiento:

Pocos recursos

Muchas veces los emprendedores no tienen el dinero suficiente para subsistir. Entre los problemas financieros se encuentra el generar una idea de negocio poco rentable, administrar mal los recursos con los que se cuenta o no tener acceso a fuentes de financiamiento para concretar la idea.

Falta de medición

Muchos emprendimientos no cuentan con indicadores y métodos para medir resultados, rendimientos y eficiencias. Otro punto débil es la mala estructura organizacional y conflictos entre accionistas para obtener el control de la empresa.

No analizar las 4P

El marketing no sólo es publicidad y las estrategias para dar a conocer tu servicio o producto. Este también tiene que ver con el precio, producto, la promoción y el lugar en dónde lo ofrecerás. Son muchos los emprendedores que olvidan analizar estas áreas antes de emprender.

No contar con el personal adecuado

Los problemas en esta área derivan de una falta de desarrollo personal, problemas de compensación de los empleados, falta de selección adecuada del personal, o incluso robos por parte de los trabajadores y alta rotación.

Aspectos técnicos

No contar con la capacidad para cumplir con la demanda de producción, desorden en el inventario de productos. tener problemas de abastecimiento de insumos y el registro de patentes.

Factores externos

Las crisis económicas, políticas, pandemia, los cambios repentinos en los gustos de los consumidores, la entrada repentina de un competidor, las reformas legislativas, la inseguridad, la adopción de nuevas tecnologías y el desconocimiento de grupos de interés son los factores que podrían debilitar a las empresas y están completamente fuera del alcance de los emprendedores, pero siempre es necesario tomarlas en cuenta para elaborar un plan de acción.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Banco Mundial, Empresa, Fracaso

Aprender de nuestros errores es necesario para nuestro crecimiento, y parte de ello es también afrontar momentos de derrota. El psicólogo Andrés Carrillo explica la dinámica psicológica llamada sistema de recompensa: esto nos lleva a intentar realizar las acciones que nos hacen sentir bien, y evitar las que nos hacen sentir mal. Por ello, ganar significa que destacamos positivamente en algo, lo cual nos motiva, mientras que perder es la otra cara de la moneda. Sin las experiencias de derrota, nos daría igual no aprender ni desarrollar nuestras habilidades. Por ello es tan necesario aprender a procesar la derrota.

El especialista recomienda algunas acciones concretas para afrontar la derrota:

Reformula tu idea de la derrota: No es recomendable ver la derrota como una pérdida total, ni sentir que hemos perdido nuestro tiempo y esfuerzo. Las derrotas únicamente indican que podemos hacerlo mejor, y nos muestran los aspectos a mejorar. A medida que comiences a ver las derrotas como una oportunidad de mejora, entenderás por qué no lograste el éxito como esperabas.

Gestiona tus emociones: Este proceso es indispensable para asumir las derrotas. Lo ideal es tener la capacidad para reconocer las emociones negativas que se presentan cuando hemos perdido como la frustración, impotencia, o ira. etc. Una vez que reconozcas las emociones debes aceptar que son producto de la derrota y evitar que te dominen.

Deja la derrota en el pasado: Una vez que hayas procesado la emociones y realizado un análisis de la situación, es momento de seguir adelante con el aprendizaje que esta te ha dejado. No ganarás nada positivo si mantienes en tu mente la imagen de la derrota por mucho tiempo.

Reconoce el esfuerzo realizado: Pese a no haber tenido el éxito que deseábamos, es importante que tengas la capacidad de reconocer todo el esfuerzo que realizaste al prepararte. Todo tu trabajo previo al resultado, el tiempo invertido y los conocimientos adquiridos se quedan contigo por siempre.

Aprende a manejar la crítica: Las derrotas suelen venir acompañadas de la crítica negativa, lo que puede hacer más complicado el proceso de superarlo. Debemos entender que las críticas son un efecto colateral del resultado, y que no a todas se les debe dar importancia. Es bueno ser selectivos con respecto a las persona con las que nos rodeamos y sobre todo de quienes escuchan críticas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Derrota, Fracaso, Líder, Liderazgo

Las personas que pasan demasiado tiempo comparándose con otras personas suelen tener un mayor grado de inseguridad en sí mismas, indica el psicólogo Andrés Carrillo. El experto explica que compararse puede servir para aprender y tomar ciertos aspectos positivos de otros, pero esto empieza a convertirse en un hábito tóxico cuando nos comparamos de manera obsesiva.

¿Qué podemos hacer para evitar caer en este mal hábito? Aquí algunas claves para enfrentarlo:

Reconoce que te comparas con los demás

Parece algo sencillo, pero cuando existe un hábito, puede ser complicado darse cuenta rápidamente que estamos cayendo nuevamente en compararnos. Una vez que tomas conciencia en pleno momento puedes empezar a tomar acciones al respecto. En ese momento intenta concentrarte en las cosas positivas que tú puedes aportar a las personas alrededor tuyo.

Concéntrate en lo que tienes y eres

Piensa en la manera en que puedes contribuir a la vida de los demás. Esfuérzate en hacer cosas positivas que te hagan sentir bien contigo mismo, para empezar a fortalecer tu seguridad múltiples aspectos de tu vida.

Sé consciente del daño que te causas

Compararte con alguien te causa dolor, y este es generado por ti mismo. La persona con la que te comparas está dirigiendo su vida a su manera e ignora que constantemente te estás comparando con ella.

Enfócate en aprender y no en competir

Sentirte mal al compararte con los demás es signo de que no estás aceptando que puedes aprender de alguien más. Procura ver a las otras personas desde una perspectiva de aprendizaje. Utiliza la comparación para inspirarte. Si sientes malestar al compararte es probable que te enfoques en competir y no en aprender.

Limita tu tiempo en redes sociales

Muchas veces lo que vemos en redes es el mejor ángulo de la vida de las personas. Podríamos tener la impresión de que estas personas no tienen problemas ni dificultades. Sin embargo esto es falso, pues fuera de lo que mostramos al mundo, todos tenemos dificultades, defectos y frustraciones. Limita tu tiempo en las redes sociales pues te expones a ver situaciones que no son reales y pueden debilitarte.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

compararse, éxito, Fracaso

Según el boletín sobre la Demografía Empresarial en el Perú, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), más de 45,000 empresas dejaron de operar en Perú durante el 2020. A primera vista uno podría pensar que todas estas empresas fracasaron, cuando en realidad estos cierres se debieron a la crisis provocada por la pandemia por Covid-19.

Muchas veces nos enfrentamos a obstáculos en nuestro camino del emprendimiento, pero estos no deben representar un fracaso o abandono de nuestros sueños. El psicólogo organizacional Juan Armando Corbin explica que aquello que determina nuestro éxito es cómo afrontamos esos obstáculos. La perseverancia y levantarse a pesar de las caídas es lo que va a permitirnos lograr los objetivos planteados mediante la resiliencia.

Algunas claves que el experto recomienda para recuperarse de los fracasos son:

Aceptación

Es necesario aceptar que los fracasos son parte de la vida y que le ocurren a todas las personas en el mundo del emprendimiento. También es importante que en este proceso no seamos duros con nosotros mismos cuando las cosas no salen como las esperábamos.

Busca los errores

Una vez que se ha aceptado el fracaso, es necesario buscar los errores o factores que hicieron que llegáramos a dicha situación. Es probable que haya sido la mala planificación o el resultado se debe a causas ajenas a uno mismo.

Ten un plan de acción

Al detectar los errores, debes tener claro que si se trata de un factor externo, no hay mayor motivo para cambiar. Si la responsabilidad fue tuya, es momento de planificar una nueva estrategia que te permita llegar al objetivo deseado. Esto te hará tener una visión más clara de los pasos a seguir.

Actúa en lugar de quejarte

El experto explica que para tener una mentalidad positiva es necesario no asumir el rol de víctima. Si no pasas a la acción, difícilmente conseguirás levantarte. Cuando cuentes con un plan de acción listo, el siguiente paso es ponerlo en marcha y fijarse objetivos concretos.

Desafía las creencias limitantes

Cuando fracasamos, es fácil pensar que superar estos momentos difíciles no está a nuestro alcance. Debes entender que estas palabras que te dices a ti mismo son creencias limitantes, que no te dejan avanzar en el camino hacia el éxito. Sustituye estas frases por creencias potenciadoras y afirmaciones positivas.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

éxito, Fracaso, Motivación