PNP

Pero no en todos los países la policía acata estas órdenes. En Rosario, Argentina, las mujeres policías se revelaron el 2019 declarando que no pensaban reprimir el accionar de las jóvenes feministas que salían a protestar. Dos años antes en Honduras, los policías desacataron a sus máximas autoridades, aduciendo que no podían ir contra el pueblo para proteger a un presidente que forzó la reelección y que actualmente está preso por narcotráfico. Y a mediados del 2020, en Francia, los policías en un acto simbólico, tiraron al piso las esposas con las que debían detener a la población que salió a protestar contra el racismo de su ministro del Interior. Estos ejemplos nos sirven para reclamar a nuestras y nuestros policías, que despierten su sentido ético, su empatía. Cuántos de ellos no vienen acaso de familias también marginadas y excluidas de los servicios del estado, hartos de ser víctimas del temible racismo peruano. Todos podemos escapar de la banalidad del mal, del triste argumento de “yo sólo seguía órdenes” que la pensadora alemana estadounidense Hannah Arendt visibilizó en los funcionarios nazis. Nuestros policías sí pueden evitarlo. Basta, simplemente, que nos dejen de disparar, que se den un momento para sentir qué es lo que estamos viviendo, del temor tan grande que están viviendo hasta sus propias familias bajo el régimen actual de represión. Y aunque en sus escuelas policiales (que por cierto, nunca culminaron su proceso de acreditación como instituciones de educación superior) les hayan enseñado que someterse a la cadena de mando es la única opción, miren a su alrededor, recuperen su tarea primordial: cuidar el orden del país y evitar asesinar. Es hora de que nos protejan, ellos también pueden decir que no.


*Fotografía perteneciente a un tercero

Tags:

PNP, Policía Nacional

Frente a los vándalos y violentistas, todo el peso de la ley y de la justa represión. Frente a la población movilizada, contención sensata y búsqueda inagotable de mecanismos de diálogo que los haga trastocar una agenda politizada, que es inviable y seguramente no comparten (liberación de Castillo, renuncia de Boluarte, cierre del Congreso y Asamblea Constituyente), por una plataforma de acciones sociales y gubernativas concretas en cada una de las regiones soliviantadas.

La del estribo: imprescindible la lectura de Sin noticias de dios. Sodalicio: una crónica de impunidad, del periodista Pedro Salinas, una suerte de bitácora personal del caso en su conjunto, desde sus inicios, sobre los actos violatorios de los derechos humanos perpetrados en una sociedad pontificia que, con la abundancia de pruebas delictivas presentadas, ya hace tiempo debió haber sido clausurada.

Tags:

Marchas, PNP, política peruana

Manuela, ¿qué sucede en Lima?  El nuevo alcalde de Lima Metropolitana no se apropia del tema, está priorizando otros temas y parece que no está al tanto del pedido ciudadano, tanto así que acaba de cambiar al Gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad Metropolitana de Lima, contribuyendo a la inestabilidad a la que nos tiene acostumbrado el Ejecutivo. Hemos tenido en un año siete ministros del interior y cinco comandantes generales de la PNP, y a eso hay que añadir los cambios de los superintendentes de La Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos (SUCAMEC) y de la Superintendencia Nacional de Migraciones. No hay control en el uso de armas ni en las fronteras. El sector interior no está respondiendo al problema actual, ni tampoco lo está haciendo el alcalde dentro de sus funciones como Gobernador Regional, alcalde Provincial y distrital. Los vecinos y vecinas de Lima estamos solos enfrentando la inseguridad. La seguridad ciudadana no es solamente un tema policial, es multisectorial e intergubernamental que hasta la fecha nadie reconoce ni articula. Es momento de exigir a las autoridades y estar atentos a las propuestas para elegir autoridades que respondan a nuestros pedidos en las próximas elecciones del 02 de octubre.

Tags:

PNP, Policía Nacional, seguridad ciudadana

Así es Manuela, hoy en el bicentenario, las mujeres son activas luchadoras contra la criminalidad. Por dos años y medio tuve el honor de ser Defensora del Policía, velar por los derechos humanos del personal policial y soy testigo de la contribución de las mujeres en la lucha contra la criminalidad así como la prevención del delito en sus diferentes formas. No tienen condiciones igualitarias pero ellas luchan, avanzan contra una organización muy masculina. En unos pocos años contaremos con Generalas de Armas ya que actualmente tenemos Coronelas de Armas. Como sociedad debemos garantizar que eso ocurra.

En estos tiempos de pandemia, las oficiales de servicios han salido a salvar vidas a través de la Sanidad Policial. No puedo dejar de reconocer a las 1442 mujeres oficiales de servicios cuyo grueso se encuentra en la sanidad compuesto por profesionales de la salud que se asimilan a la PNP.  Ellas son las enfermeras, técnicas, médicos  que han luchado frente al COVID19 en estos tiempos de emergencia sanitaria. A ellas un fuerte agradecimiento por cuidarnos durante estos dos años de pandemia. 

La contribución de las mujeres en la carrera pública, como te comente una carta anterior,  es importantísimo. Identificar la diversidad de trabajos que desempeñan así como sus retos nos lleva a una sociedad más igualitaria. Como dice su himno:

Sin fatiga sin tregua, con honor hasta el fin

Siempre habrá un policía, presto a servir

Listo a morir por el Perú

Feliz día de la Mujer Policía.

Tags:

PNP, Policía Nacional

Desde hace unas semanas se inició una crisis en el Ministerio del Interior, cuyos protagonistas fueron el ex ministro del Interior, Avelino Guillén, y el ex comandante general de la PNP, Javier Gallardo. Guillén denunció en una entrevista en “Epicentro TV” una serie de ascensos y traslados policiales conducidos por Gallardo en la PNP, donde se ha tratado de remover a generales de reconocida trayectoria, reubicando a otros integrantes de la policía al mando de direcciones clave, y cuya trayectoria es cuestionada para ejercer esos cargos. Asimismo, ha buscado recortar el presupuesto y reducir miembros de la DIVIAC.

Al parecer esto sería parte de una mafia que cobra por estos movimientos en la PNP, y como denunció el general Javier Bueno, en varios casos se habría pagado, según la posición a la que se postulaba, desde 25 mil dólares para lograr el ascenso. Y lo más cuestionable es cómo llega Gallardo a ser comandante general de la PNP. Según IDL, el congresista cajamarquino por Perú Libre, Américo Gonza Castillo, lleva a Gallardo a reunirse con el presidente Castillo antes de ser comandante, y poco después se anuncia su ascenso.

No solo habría una mafia que cobra por ascensos, sino un escándalo de corrupción por presuntos contratos corruptos en la Policía durante la pandemia, por lo cual la ex suboficial de la PNP, Patricia Sovero, está siendo investigada por la Fiscalía. Aun así, ella se ha reunido varias veces con Pedro Castillo, y en una de esas reuniones estuvo presente el ex comandante general Javier Gallardo.

Avelino Guillén trató de luchar contra todo lo antes mencionado. Observó las listas de ascensos presentadas por Gallardo, aunque este último habría hecho caso omiso a los cambios solicitados, y al tener contacto directo con Palacio de Gobierno, pasaba por alto al ex ministro del Interior en todas las coordinaciones. Guillén denunció esto ante Castillo, sin recibir respuesta alguna, lo que llevó a su irrevocable renuncia, admitida el domingo pasado en la noche.

¿Qué hizo Castillo? Brilló por su silencio, un silencio que podría representar un blindaje a la corrupción, y de ser así, sería una puñalada en la espalda al “pueblo” que tanto dice representar. El pueblo pide a gritos seguridad ciudadana, el pueblo pide a gritos luchar contra la corrupción. ¿Esperar dos semanas para actuar y recién oficializar el pase al retiro de Gallardo? Muy tarde señor presidente. 

Avelino Guillén ha sido en mi opinión de lo más destacado de este gabinete. Trató de defender la institución de la PNP, fue un político fuerte que denunció las irregularidades de las que fue testigo, no se prestó a ser parte de la presunta corrupción organizada por Gallardo, y, para reforzar la lucha contra el crimen organizado en el país, buscó impulsar que la DIVIAC sea considerada como una dirección al interior de la PNP. Durante su gestión se han desarticulado diversas bandas criminales, y, aun así, no recibió el respaldo del mandatorio del Perú.

Nuestro presidente parece estar más preocupado por darle mar a Bolivia que por mejorar la seguridad ciudadana. Se olvida que representa al “pueblo”. Lamentablemente ya nos estamos acostumbrado a su silencio, a su falta de mano dura, a su poco accionar en temas relevantes para la ciudadanía. Parece que Castillo sigue usando al Perú como su escuela de gobernabilidad. Me pregunto, ¿cuánto más tiempo tiene que pasar para que se tome en serio su cargo y comience a gobernar en beneficio del “pueblo”?

Tags:

Avelino Guillén, PNP

Todos los días, de lunes a viernes, Alexandra Ames, David Rivera y Paolo Benza discuten los temas más importantes del día por Debate. En nuestro episodio número 255: El gobierno de Castillo en las manos de AP y APP. Mirtha Vásquez va suave con el consorcio Camisea. ¿Un batallón militar «de apoyo» a la PNP? ¡Y el elenco de la presidencia, según Netflix!

En Youtube:

En SoundCloud:

En Spotify:

Síguenos en Sudaca.pe

Lima – Perú

Tags:

AP, app, Mirtha Vasquez, Netflix, PNP
x