Motivación laboral

Motivación: ¿Cómo mantenerla?

Divide un proyecto en varias tareas pequeñas, pues esto te permite visualizar fácilmente una fecha de culminación y es la mejor cura para la procrastinación.

Un estudio global realizado por la encuestadora estadounidense Gallup reveló que solo el 15% de los trabajadores se siente entusiasmado por el futuro de sus compañías, cifras que muestran la falta de motivación laboral dentro de una empresa. El psicólogo cognitivo-conductual Xavier Molina explica que la motivación es la clave para entender por qué los seres humanos persistimos en perseguir ciertos logros que no dan ningún fruto a corto plazo.

Muchas veces el pasar largo tiempo en una sola tarea o proyecto puede terminar por agotarnos y desmotivarnos, lo cual impacta negativamente en la calidad de aquello que se nos ha encargado. Si te enfrentas a esta situación, toma en cuenta estas acciones que te ayudarán a mantenerte constantemente motivado, hasta culminar con el proyecto.

Divide el proyecto: Es mejor enfrentarse a varias tareas pequeñas y concretas que a un solo gran proyecto. Una tarea pequeña con una descripción muy clara te permite visualizar fácilmente el final y es la mejor cura para la procrastinación. Un proyecto grande y complejo puede resultar abrumador. Al dividirlo en tareas minúsculas consigues ver claro el camino y la resistencia a enfrentarte a él disminuye.

Concéntrate en tareas sencillas: Si sientes que cuentas con poca energía o pocas ganas, concéntrate en tareas sencillas y rápidas. Cerrar cosas pendientes, aunque sean poco importantes, te dará energía y fuerza para ir por otros objetivos mayores. Si te encuentras agobiado por el gran número de tareas, simplemente elige una y empieza. La resistencia al trabajo irá desapareciendo a los pocos minutos de empezar.

Tómate tu tiempo: Muchas veces confiamos en que podemos hacer una tarea en menos tiempo del realmente necesario. Cuando transcurre ese tiempo y no hemos terminado, aparece la frustración y el desánimo. Sé realista en tu planificación y adáptate si la situación cambia.

Prémiate: Cuando termines una tarea o logres un buen avance, haz algo que te apetezca, que te relaje y que no implique ningún esfuerzo. Puedes dar una caminata de 15 minutos o disfrutar de café.

Hazlo divertido: Una tarea rutinaria puede convertirse en algo más placentero si eres capaz de hacerla de una forma diferente. Escucha música mientras trabajas, o cambia de lugar de trabajo de forma momentánea para cambiar el ambiente.

Comprueba tu progreso: Trata de realizar algún tipo de registro o gráfica que te permita evaluar cómo vas haciendo las cosas. Además de obtener una información valiosa, el aspecto visual te motivará a continuar avanzando en tus objetivos.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Motivación, proyecto, Trabajo

Mas artículos del autor:

"¿Por qué es importante tener un proyecto de vida?"
"Entrevista de trabajo: consejos útiles para causar una buena impresión"
"Startup: ¿cómo reclutar talento calificado?"