Trabajo

Muchas veces somos testigos o víctimas del abuso laboral y evitamos hablar al respecto por temor o desconocimiento. Según la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), desde el inicio del Estado de Emergencia debido al COVID-19, se han registrado 939 denuncias sobre acoso y hostigamiento laboral en los centros de trabajo de nuestro país.

Según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, la hostilidad laboral comprende todos los siguientes actos:

  • La falta de pago oportuno de la remuneración.
  • La reducción de la remuneración o de categoría.
  • El incumplimiento de requisitos objetivos para el ascenso del trabajador.
  • El traslado perjudicial del trabajador de su lugar de trabajo.
  • La violación de medidas de seguridad y salubridad que afecten o pongan en riesgo la vida o la salud del trabajador.
  • Los actos de violencia o los agravios contra el trabajador o su familia.
  • Los actos de discriminación por sexo, raza, religión, opinión o idioma.
  • Los actos contra la moral o que afecten la dignidad del trabajador, como el acoso verbal, físico, visual, sexual, y demás.

¿Qué hacer si se sufre de hostigamiento laboral?

Denunciar ante la empresa

La primera acción es presentar una queja al área de Recursos Humanos de la empresa en la que laboras y solicitar el cese del hostigamiento a tu empleador. Los empleadores están obligados a responder y contar con un procedimiento especial para las denuncias de hostigamiento, así como capacitar y formar a sus trabajadores en los procedimientos internos contra estas situaciones.

Denunciar ante la SUNAFIL

Si la denuncia que presentaste ante el área de Recursos Humanos de la empresa no tiene efecto, puedes realizar una denuncia ante la Sunafil. Esta puede realizarse de manera anónima para cuidarte durante el proceso de investigación al empleador e implicados en el caso.

Denunciar ante el Poder Judicial

Si las dos primeras vías de denuncia no respondieron de forma adecuada, puedes recurrir al Poder Judicial. Este evaluará el caso y habilitará las medidas necesarias para el cese de la hostilidad o, en caso de que decidas dejar el trabajo, iniciará los trámites que te permitan recibir una indemnización por despido arbitrario.

Tags:

Abuso de poder, Sunafil, Trabajo

A la fecha son más de 65 mil los fallecidos a causa de la pandemia por Covid-19 en el Perú. Sobrellevar la pérdida de un amigo, un compañero del trabajo o un familiar es uno de los mayores retos que podemos enfrentar. Podemos ver la pérdida como parte de la vida, pero al suceder de forma tan repentina o con un virus como el Covid-19, nos embarga la confusión, que puede dar lugar a largos períodos de tristeza y depresión.

Si bien superar la pérdida toma el tiempo de un proceso muy personal, la American Psychological Association (APA), indican que esto puede ayudar a alcanzar un renovado sentido de propósito y dirección en la vida, y recomiendan. Podríamos verlo, también como una forma de sacar fuerza de la flaqueza y ser mejores cada día. Algunas estrategias para poder aceptar y superar la etapa del luto, son:

Hablar al respecto: Conversar sobre la muerte de un ser querido con amigos y colegas permite comprender lo que ha sucedido y recordar desde un mejor lugar emocional a esa persona. Negarse que ocurrió la muerte lleva fácilmente al aislamiento y puede a la vez frustrar a las personas que forman su red de apoyo.

Aceptar los sentimientos: Después de la muerte de una persona cercana, se puede experimentar todo tipo de emociones. Es normal sentir tristeza, rabia, frustración y hasta agotamiento, pero es importante reconocer que estamos atravesando estas emociones y no intentar contenerlas o reprimirlas.

Cuidarse: Parte de nuestra salud mental recae en nuestra salud física y viceversa. Comer bien, hacer ejercicio y descansar, ayudará a superar cada día y a seguir adelante.

Ayude a otras personas: Al sufrir una pérdida, es más de una la persona afectada. Al ayudar a los demás, se logra cierta mejoría, pues compartir anécdotas sobre los difuntos desde una perspectiva positiva puede ayudar a todos a lidiar con la pérdida. Los recuerdos, son una forma de revivir la alegría, aunque nos cueste.

Rememorar y celebrar la vida: Este acto de honra es muy personal. La APA recomienda acciones como hacer un donativo a la entidad benéfica predilecta del difunto, enmarcar fotos de momentos felices que vivieron juntos o plantar un jardín en su memoria.

La idea es rendirle homenaje, recordándolo con alegría, con la tranquilidad de que fuimos felices a su lado y que lo aprendido, nunca se borrará de nosotros, como un legado.

Tags:

Covid-19, luto, Trabajo

El teletrabajo y las nuevas dinámicas que se vienen manejando en el último año pueden llegar a resultar agotadoras y estresantes al punto de generar la idea de renunciar al puesto actual. La realidad es que el proceso de reinserción laboral en un contexto tan complejo como el actual, por los diversos impactos económicos producidos por la pandemia por Covid-19 puede ser más engorroso de lo normal, advierte David Laurent, economista conductual.

“Este no es un buen momento para renunciar, pero si se desea hacerlo, es importante que primero realicemos la búsqueda de otro trabajo, concretar las evaluaciones y al tener la seguridad de encontrar un nuevo puesto laboral, efectuar la renuncia. Si se desea renunciar de forma inminente, lo mejor es contar con un fondo de ahorros equivalente a un año que permita pasar el periodo de búsqueda de un empleo formal con tranquilidad”, indica Laurent.

Otra recomendación es hallar nuevas motivaciones en el actual empleo. Recuerda que siempre se pueden aprender nuevas cosas.

Posibilidad de negociación

El experto recomienda considerar las posibilidades y condición de negociación de una mejora de condiciones laborales. “Si tu puesto laboral y habilidades son escasas, es decir, si la empresa requiere de tu talento, tienes capacidad de negociación. Si tu puesto puede ser fácilmente reemplazado, la situación es todo lo contrario”, explica.

Igualmente indica que todos los trabajadores tienen la posibilidad de negociar una posibilidad de mejora de aumento o de condiciones, según la situación actual de la empresa en la que se encuentre laborando.

Laurent recomienda que si ya se ha tomado la decisión de dejar el puesto, se tomen acciones concretas, como plantear el tiempo en el que se hará el retiro oficial de la empresa. Es importante comunicarlo con tiempo para que el área de Recursos Humanos pueda realizar los trámites correspondientes. También es necesario dejar todo en orden. “Si dejas todo desordenado, afectas a la empresa y tu propia reputación. Quizás el jefe, o un compañero era una persona que potencialmente te podría recomendar, pero al dejar un desastre, cerramos esa posibilidad”, advierte. Idealmente, se debe preparar un par de opciones de personas que puedan reemplazar las labores ejercidas, de esta manera la salida es menos dolorosa.

 

“Muchas empresas cerraron por la pandemia y hay altos profesionales sueltos en el mercado. A menor cantidad de empresas, los salarios bajan. Entonces quien renuncia va a competir con muchos profesionales buenos que quedaron desempleados por la coyuntura. Esto no cierra que se pueda intentar cambiar de trabajo, pero es importante tener cautela al ir probando”, finaliza.

Tags:

Pandemia, renuncia, Trabajo

La aparición de la pandemia por Covid-19 generó cambios radicales e instantáneos alrededor del mundo. Nos introdujo términos como “la nueva normalidad” y obligó a cambiar de ritmo de vida mediante el teletrabajo, abriendo la posibilidad de un cambio permanente.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) explica en su informe “El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe”, que el Covid-19 está acelerando la transformación del mundo del trabajo a través de un uso más intensivo de la tecnología.

El futuro del trabajo

Este informe prevé tres cambios importantes en el mundo laboral a partir de lo que estamos viviendo hace más de un año.

1.- El teletrabajo se mantendrá como un aliado para combatir la propagación del virus

Mientras no se logre resolver la pandemia, esta forma de trabajo será clave para seguir produciendo y consumiendo, minimizando el contacto humano y la propagación del virus.  Para facilitar el teletrabajo, se deberá revisar el marco normativo para ajustarlo a las necesidades de  empleadores y trabajadores de cada país en particular. El BIE explica que en la región han surgido algunas preguntas que no tienen respuesta en la legislación actual, como: ¿es responsabilidad de la empresa dotar al trabajador de la conectividad adecuada y del equipo para realizar el teletrabajo?, ¿el teletrabajo se puede desarrollar desde cualquier lugar o tiene que  ser en la misma ciudad donde tiene sede la empresa?, ¿qué medidas deben tomarse para garantizar un balance entre la vida y el trabajo? Las regulaciones laborales del futuro son una tarea pendiente que deberá responder a estas preguntas.

2.-La capacitación a distancia mejorará la empleabilidad y facilita la búsqueda de empleo.

 Los programas de aprendizaje acelerado permiten brindar a los trabajadores mejores habilidades y facilitar su regreso al mercado laboral en menos tiempo. Esto incluye módulos cortos y simples en habilidades básicas de cuidado, digitales y socioemocionales. Una forma de multiplicar el alcance a  nivel  de  individuos  y  empresas  es  diseminar los contenidos por canales de comunicación masiva.  En  contextos  con brechas  de  conectividad se debe promover la entrega de aprendizaje en formato analógico, vía celular, redes sociales, radio o televisión.

3.- Ante la falta de seguros de desempleo, las plataformas de trabajo bajo demanda ofrecerán fuentes de ingreso accesibles

Las bajas barreras de entrada que caracterizan a las plataformas de trabajo bajo demanda pueden brindar fuentes de ingreso  a  millones  de  personas  que han  perdido  su  trabajo  o  han  visto  sus  ingresos laborales  reducidos.  Por  otro  lado,  la  flexibilidad de horarios que ofrecen también las convierte en una alternativa para muchas personas que tienen la responsabilidad del cuidado de menores en casa.

Tags:

Teletrabajo, Trabajo

Ese conjunto de creencias o comportamientos que se atribuyen a hombres o a mujeres es lo que se denominan estereotipos de género y, si bien no todos estos rasgos son necesariamente negativos, terminan siendo perjudiciales porque entorpecen la habilidad de las personas para alcanzar su potencial, limitando sus oportunidades.

Así lo demuestra un estudio realizado con datos de 75 países por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre estereotipos respecto al liderazgo femenino. Casi la mitad de la población del mundo todavía cree que los hombres son mejores líderes políticos y empresariales que las mujeres.

En Perú, las características emocionales asociadas a cada género también son causa de discriminación. En el 2019, de acuerdo a un informe cualitativo de la Defensoría del Pueblo sobre las Barreras a la Igualdad en la Economía Formal e Informal, se encontró que los participantes representaban a los hombres trabajadores como de “carácter fuerte” con capacidad de mando.

En cambio, las mujeres trabajadoras eran caracterizadas como sensibles emocionalmente y como “luchadoras”, lo que implica habitar un espacio de conflicto. Incluso las mujeres entrevistadas consideraban ser “guerreras” y aseguraban que tenían que esforzarse más en el trabajo que sus pares varones.

Formas de alcanzar la igualdad

Hablar de estos prejuicios abiertamente en el trabajo es una de las formas de combatirlos, según las recomendaciones de la firma Berkshire Associates, en un artículo para el portal Equipos y Talento. “Ser conscientes del efecto que pueden tener estos prejuicios sobre la toma de decisiones en la organización y hablar de cómo pueden llegar a impedir que se avance en la consecución de los objetivos de la empresa”, indican.

Además de este punto, durante el periodo de la pandemia, se han producido cambios importantes como el trabajo remoto y la mezcla del ambiente laboral con el personal, donde las mujeres se han visto más perjudicadas al momento de distribuir las tareas domésticas.

Teniendo en cuenta ello, Aequales propuso en su informe “Gestionar la crisis del COVID19 con enfoque de género” que se implementen las siguientes políticas: i) Reconocer el trabajo del cuidado no remunerado y aportar a su reducción, ii) Informarse sobre los retos que enfrentan en este contexto los equipos, especialmente las mujeres, iii) Adaptar la forma de medir el desempeño, iv) Fortalecer las políticas, programas y proyectos que apuntan a la equidad de género, v) Aumentar la participación de las mujeres en espacios de decisión.

Dentro de estas medidas se contempla, por ejemplo, extender las licencias de maternidad y paternidad remuneradas, priorizar el trabajo remoto para las madres y padres con niños menores de un año. En cuanto a la participación en espacios de decisión, se recomienda continuar implementando metas y cuotas de género.

Tags:

estereotipos, género, Trabajo

Afronta tus sentimientos de dolor por desempleo de la misma manera que lo harías con otra pérdida.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), un total de 2 millones 231 mil 300 peruanos quedaron sin empleo en el 2020. La tasa de desempleo se ubicó en 7.4%, es decir, del total de la población ocupada, 1 millón 193 mil 200 personas buscaron activamente un empleo en el país.

Este aumento se vio potenciado por la llegada de la pandemia por Covid-19 y las medidas de emergencia que diversas empresas aplicaron a lo largo del 2020. Si estás atravesando una situación de desempleo, expertos en psicología de Mayo Clinic recomiendan seguir estos pasos para lograr ser resilientes y salir adelante.

Aceptar las emociones

Cuando tu cerebro identifica una amenaza, como el desempleo, envía señales a través de tu cuerpo para reunir recursos para enfrentarla. Esta respuesta se conoce como la reacción de lucha o huida, y provoca que el pulso y la respiración se aceleren y los músculos se tensen. Cuando el cerebro entre en acción, respira profundamente. Reconoce que estás haciendo todo lo posible, considerando las circunstancias.

Reconoce el dolor por tu pérdida

El dolor por lo que has perdido es una de las emociones más importantes que sientes en este momento. Afronta tus sentimientos de dolor de la misma manera que lo harías con otra pérdida. Entre otras cosas que ya no tienes, quizás te duela no tener las actividades en tu trabajo que brindan sentido y propósito a tu vida. Es necesario reconocer y aceptar este dolor para empezar a sanar.

Usa tu energía sabiamente

Procura hacer más de las cosas que estimulan tu energía. Por ejemplo, evita ser muy duro contigo mismo o enfocarte en lo que has perdido. De la misma manera que lo harías cuando estabas trabajando, intenta conservar tu energía. Por ejemplo, programa descansos en tu día en lugar de pasar cada momento buscando trabajo.

Cuida de ti mismo

Si estás desempleado debido a la pandemia de la COVID-19, recuerda que mientras que no puedes controlar lo que te pasa, puedes controlar cómo responder. Prueba estas estrategias para cuidar de tu salud mental y emocional mientras al atravesar los días por venir.

Tags:

Desempleo, Resiliencia, Trabajo

Evita compararte con la imagen que otras personas puedan proyectar en redes sociales.

El psicólogo Arturo Torres explica que la inseguridad tiene múltiples causas, aunque varias son comunes. Se trata de una visión distorsionada sobre las propias capacidades, desde un punto de vista pesimista. El hecho de tener expectativas muy bajas acerca de lo que uno mismo es capaz de hacer, hace que no se tengan gran iniciativas. Con el paso del tiempo, esta percepción refuerza otras inseguridades y mantiene el autoestima baja.

Para superar esto, Pilar Jericó, doctora en Organización de Empresas explica que si aprovechamos esa inseguridad, podemos convertirla en una aliada. Para que eso ocurra, el primer paso es la aceptación de esta inseguridad. Si revisamos nuestros pequeños o grandes éxitos, veremos que muchos de ellos comenzaron por un deseo de mejora de nuestra vida personal y profesional.

“La inseguridad que nos motiva a la acción de mejora es un buen aliado. Aquella que nos lleva a lamentarnos, que nos deja lamiéndonos las heridas y repitiendo lo desafortunados que somos, es paralizante”, indica la experta. “Necesitamos ponernos manos a la obra y aceptar que vamos a convivir con ella, como con el miedo, nuestra personalidad o nuestros gustos. Aceptarnos en todas nuestras dimensiones, incluyendo las que no nos gustan tanto, es un buen camino para la serenidad y la felicidad”, finaliza.

Superar la inseguridad

Anota tus fortalezas e inseguridades: Todas las personas, incluso las más inseguras, son capaces de reconocer ciertas cosas que se les dan bien. Por eso, un gran punto de partida es anotar una lista de debilidades y otra de fortalezas personales. Es importante que evites compararte con otras personas en este proceso. Destacar tus fortalezas te ayudará a centrarte más en lo bueno que tienes.

Revisa las tendencias a la paranoia: Muchas personas basan su inseguridad en pensamientos casi paranoicos, pensando en las supuestas intenciones de herirnos o de burlarse por parte de otros que se esconden tras una apariencia de normalidad. Por eso, es positivo dedicar unos cinco minutos, al final del día, a ver en retrospectiva si hemos caído en ese tipo de pensamientos de forma injustificada.

No te compares con personas desconocidas: Con el auge de las redes sociales, es fácil dar una imagen falsa. Esto es algo que facilita la aparición de inseguridades. Cada vez que te asalte un pensamiento de inferioridad frente a lo visto mediante Facebook, Instagram o similares, recuerda que se trata de un espejismo. No hay ningún motivo para pensar que esa persona sea perfecta.

Tags:

éxito, inseguridad, Trabajo

A la posibilidad de tener algún accidente o desarrollar una enfermedad ocupacional, ahora se ha sumado el riesgo de contagiarse de COVID-19 en el centro de labores, por lo que los empleadores requieren implementar nuevas medidas de prevención y cuidado para los trabajadores

La obligación que tienen las empresas de garantizar ambientes de trabajo seguros y saludables ha enfrentado cambios radicales con la pandemia. En términos de riesgos biológicos, psicológicos y ergonómicos, las obligaciones de los empleadores se han vuelto más complejas, particularmente, entre los empleos considerados como de primera línea.

Desde que surgió la crisis, según datos del informe “Anticiparse a la crisis, prepararse y responder. Invertir hoy en sistemas resilientes de SST” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), siete mil trabajadores sanitarios han fallecido y 136 millones de trabajadores de los servicios sanitarios y de asistencia social corren el riesgo de contraer el COVID-19 en sus trabajos.

En Perú, a pesar de la implementación del trabajo remoto, el 2020 fue el segundo año con mayor porcentaje de reportes de accidentes laborales desde el 2012, según fuentes de la dirección de Seguridad y Salud en el Trabajo del Ministerio de Trabajo.

Medidas por implementar

Para Angel Armijo, gerente de Riesgos Laborales y Colectivos de Pacífico Seguros, las organizaciones deben buscar mejorar constantemente sus protocolos de seguridad y salud, teniendo en cuenta que al menos un 27% de los trabajadores en nuestro país realizan labores de alto riesgo y deberían estar protegidos con un seguro para accidentes y enfermedades ocupacionales.

Entre las recomendaciones que considera importante implementar en el centro de trabajo destaca el fortalecimiento de los comités de seguridad, que deben participar en los procesos, aprobar políticas y monitorear sus cumplimientos. Además, sugiere:

Diagnosticar factores de riesgo. Una de las tareas del comité es la de diagnosticar aquellos factores que ponen en riesgo la salud de los colaboradores. Para ello, también se pueden realizar auditorías internas para tener información más precisa.

Ser inclusivo. Cada colaborador tiene características y necesidades distintas que deben ser consideradas para poder construir una política integral. Además, se deben establecer medidas específicas que protejan a ciertos grupos, como personas con discapacidades o madres de familia.

Implementar talleres y cursos virtuales. Es vital que los colaboradores sean capacitados según los lineamientos de seguridad de la empresa. Esto no se limita solo a disminuir distintos tipos de riesgos sino a generar una cultura de prevención.

Monitorear la salud. Es crucial evaluar los resultados de las políticas con una evaluación inicial de la salud de los colaboradores y un monitoreo constante.

Tags:

Salud ocupacional, seguridad, Trabajo

El investigador principal de Grade asegura que hay un exceso de autoempleo en el país y este se encuentra en una situación precaria. Afirma que al próximo gobernante le toca repensar los temas en materia laboral. Esta situación, dice, no puede seguir así

El investigador principal de Grade, Hugo Ñopo, recordó que una gran parte del empleo en el país es autogenerado. La mala noticia -asegura- es que este empleo resulta precario: La mitad de los hombres en el autoempleo ganan menos de una Remuneración Mínima Vital (RMV) al mes.

Más dramático -afirma- es entre las mujeres: 90% de las autoempleadas ganan menos de una RMV al mes.

A propósito del Día del Trabajo, ayer primero de mayo, analizamos los desafíos que tendrá el próximo presidente para la generación de empleo en medio de la crisis sanitaria.

En la actualidad ¿Cuál es el panorama del trabajo en el Perú?

Hay exceso de autoempleo. Además, tenemos un exceso de trabajo familiar no remunerado. La sumatoria de ambos son la mitad del empleo en el país. Y ambos son muy precarios. El autoempleo genera muy pocos ingresos para las personas que trabajan. Y el trabajo familiar no remunerado, como el mismo nombre lo dice, genera cero remuneraciones. Entonces es más precario. Tenemos un serio problema con el trabajo. Y no nos hemos dado la tarea de repensarlo. Debemos hacerlo profundamente. No puede seguir esta situación.

Los candidatos que pasaron a segunda vuelta tampoco han hecho muchos esfuerzos para tener propuestas concretas en material laboral.

Siendo justos, ninguno de los 18 candidatos tenía propuestas concretas. Esto es sintomático de lo siguiente: 1) No nos hemos dado la tarea de reformar, o sincerar la legislación laboral: ¿Qué se puede financiar y qué no? 2) Simplificar la legislación laboral. Esto no necesariamente significa recortar derechos. 3) Luego hacer más efectiva la fiscalización.

¿Cuánto ha cambiado la situación del empleo en el Perú comparada a la era prepandémica?

Este último año es bastante atípico y toca pensar en el mediano plazo. Así como hemos tenido dos o tres décadas de crecimiento económico, gracias a buenas políticas macro; toca pensar en buenas políticas micro para las siguientes dos o tres décadas.

¿Qué ha pasado? ¿Por qué en las últimas décadas se precarizó el trabajo y no se desarrollaron las condiciones para un trabajo digno?

Voy a la primera parte de la pregunta qué es muy importante. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué no nos damos a la tarea de repensar el mercado del trabajo? La discusión alrededor de esto es como estar en un campo minado. Es un terreno de posiciones dogmáticas en ambos extremos. Un ejemplo de eso son los planes de gobierno de los candidatos a la segunda vuelta. Cada uno se posiciona en un extremo dogmático y se ha abandonado el justo medio. Lo que necesitamos es que esas dos posiciones extremas y dogmáticas se acerquen. Cada una, un poquito, hacia un centro equilibrado y encuentren puntos de concordancia que hoy no la hay.

¿Por ejemplo?

Lo que para unos son derechos laborales, para otros son sobrecostos. Lo que para unos es estabilidad laboral, para otros es inflexibilidad de la contratación. Es verdad, son dos caras de una misma moneda. Lo que toca es reconciliar ambos para que se genera esta situación de gana-gana. Debe verse la integración. Y eso se consigue con diálogo, que hemos abandonado como sociedad. Necesitamos retomarlo.

Cómo usted lo ha señalado, pareciera que los planes de Perú Libre y de Fuerza Popular están mirando a la misma luna, pero siempre en dos caras opuestas. En esa línea ¿Cuán complicado es este diálogo? Parecería inviable…

Es complicado, pero no por eso vamos a abandonar la tarea. Toca enfrentarla. Que no sabemos dialogar, que no tenemos la institucionalidad para un buen diálogo, es cierto. Pero toca aprender y generar los espacios para ese buen diálogo.

Para darnos una cachetada de realidad, podría recordarnos ¿Cuáles son las condiciones de precariedad en las que están los trabajadores hoy en día?

Esto lo hemos visto múltiples veces. Con los jóvenes que murieron incendiados en Las Malvinas, con los jóvenes electrocutados en Mcdonalds. El afán desmedido de lucro en un contexto que la regulación no se fiscaliza adecuadamente hacen que tengamos esta situación tan precaria. Y cuando la situación es precaria, la pita se rompe por el lado más débil.

¿Por qué este crecimiento económico no ha servido para generar mejores condiciones laborales? ¿En qué hemos fallado todos?

Parte del diagnóstico de hace dos décadas era que los sindicatos eran una piedra en el zapato. Entonces la tarea consistió en minimizarlos. Eso se ha conseguido pero lo que hoy tenemos es un desbalance de poderes. Por eso estamos en esta situación. Esa es una de las razones. Puede haber una legislación, una normativa que equilibre un poco más la cancha. Lamentablemente, la normativa que hoy tenemos es abundante, de 1800 páginas. Y barroca. Cuando uno lee la legislación encuentra múltiples zonas grises, vacíos, contradicciones. Es muy compleja la legislación laboral. Toca simplificarla.

Pero no solo debe quedar en un tema de legislación…

Hay un tercer punto. Por más que la normativa sea perfecta. Aquí de lo que se trata es ser una mejor sociedad. Una donde todos nos podamos mirar como iguales. Y no una donde un empresario se sienta en condiciones o capacidad de explotar a sus operarios. Eso no debería suceder. Y más allá de cualquier legislación, debería estar en la consciencia de cada persona, de cada empresario que decide dar condiciones dignas de empleo, de cada empresario que juzga lo que han sido sus ganancias previas y después decide si pone en suspensión perfecta a sus empleados o no. Hace falta un poco más de consciencia. Eso se resuelve con que cada uno de nosotros cambie un poquito.

¿El emprendedurismo está muy romantizado en el Perú?

Exactamente. La legislación está hecha de forma tal que un microemprendedor no tiene incentivos para crecer, porque si crece ya le toca pagar más impuestos. Entonces la legislación pese a sus buenas intenciones termina condenando a las empresas al enanismo. Esto trae problemas de productividad. Ese es el problema.

Tags:

Día del trabajo, Grade, Hugo Ñopo, Trabajo
Página 7 de 8 1 2 3 4 5 6 7 8
x