Género

¿Cómo eliminar los estereotipos de género en el trabajo?

Las creencias asociadas a uno u otro género limitan las elecciones y oportunidades de las personas. Estos prejuicios terminan entorpeciendo el desempeño de las organizaciones, por lo cual se plantea fortalecer las políticas de equidad en los centros de labores.

Ese conjunto de creencias o comportamientos que se atribuyen a hombres o a mujeres es lo que se denominan estereotipos de género y, si bien no todos estos rasgos son necesariamente negativos, terminan siendo perjudiciales porque entorpecen la habilidad de las personas para alcanzar su potencial, limitando sus oportunidades.

Así lo demuestra un estudio realizado con datos de 75 países por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre estereotipos respecto al liderazgo femenino. Casi la mitad de la población del mundo todavía cree que los hombres son mejores líderes políticos y empresariales que las mujeres.

En Perú, las características emocionales asociadas a cada género también son causa de discriminación. En el 2019, de acuerdo a un informe cualitativo de la Defensoría del Pueblo sobre las Barreras a la Igualdad en la Economía Formal e Informal, se encontró que los participantes representaban a los hombres trabajadores como de “carácter fuerte” con capacidad de mando.

En cambio, las mujeres trabajadoras eran caracterizadas como sensibles emocionalmente y como “luchadoras”, lo que implica habitar un espacio de conflicto. Incluso las mujeres entrevistadas consideraban ser “guerreras” y aseguraban que tenían que esforzarse más en el trabajo que sus pares varones.

Formas de alcanzar la igualdad

Hablar de estos prejuicios abiertamente en el trabajo es una de las formas de combatirlos, según las recomendaciones de la firma Berkshire Associates, en un artículo para el portal Equipos y Talento. “Ser conscientes del efecto que pueden tener estos prejuicios sobre la toma de decisiones en la organización y hablar de cómo pueden llegar a impedir que se avance en la consecución de los objetivos de la empresa”, indican.

Además de este punto, durante el periodo de la pandemia, se han producido cambios importantes como el trabajo remoto y la mezcla del ambiente laboral con el personal, donde las mujeres se han visto más perjudicadas al momento de distribuir las tareas domésticas.

Teniendo en cuenta ello, Aequales propuso en su informe “Gestionar la crisis del COVID19 con enfoque de género” que se implementen las siguientes políticas: i) Reconocer el trabajo del cuidado no remunerado y aportar a su reducción, ii) Informarse sobre los retos que enfrentan en este contexto los equipos, especialmente las mujeres, iii) Adaptar la forma de medir el desempeño, iv) Fortalecer las políticas, programas y proyectos que apuntan a la equidad de género, v) Aumentar la participación de las mujeres en espacios de decisión.

Dentro de estas medidas se contempla, por ejemplo, extender las licencias de maternidad y paternidad remuneradas, priorizar el trabajo remoto para las madres y padres con niños menores de un año. En cuanto a la participación en espacios de decisión, se recomienda continuar implementando metas y cuotas de género.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

estereotipos, género, Trabajo

Mas artículos del autor:

"Coaching: ¿Cómo superar la inseguridad personal?"
"5 ventajas de formarse profesionalmente en una Startup"
"Emprendedor: ¿Qué tener en cuenta para exportar a EEUU?"