Vladimir Cerrón

El país esperaba, con expectativas, el anunciado Mensaje a la Nación del Presidente Castillo anoche. Claro, los temas que se consideraba iban a ser mencionados eran aquellos que preocupan a la mayor parte de la ciudadanía: la permanencia del gabinete Bellido, la presencia dominante del secretario general de Perú Libre, Vladimir Cerrón, los ministros filosenderistas y la devastadora insistencia en una Asamblea Constituyente corporativista que llevaría al país al abismo.

Pues, oh sorpresa, nada de eso. Ni una letra. No existieron esos problemas para el Primer Mandatario. Se dedicó los pocos minutos que nos regaló a enumerar una serie de programas asistenciales que ya había anunciado el Premier en su presentación ante el Congreso y la única gran novedad fue el anuncio de la construcción de una planta de producción de vacunas Sputnik, sin saberse bajo qué términos, si ha habido licitación, para cuándo (por lo menos tres o cuatro años).

Fue, claramente, un mensaje escapista. Ni siquiera fue uno dirigido a sus huestes radicales, que aún confían en el gobierno y que esperan el despliegue de una serie de reformas que cambien el modelo, el establishment. No buscaba ello. Evidentemente, se trató de un afán distractor que ha buscado que la ciudadanía deje de aturdirse por la inusitada asiduidad de las denuncias que revelan los pasados cuestionables de los personajes del gobierno o las inconductas de espanto de muchos de ellos. Objetivo iluso, por cierto, que no logrará su cometido psicosocial. El problema, sin embargo, es que este mensaje básicamente revela que el Presidente no está dispuesto a cambiar su modus operandi. No parece entender que el menjunje que ha armado, mezclando al maoísta Movadef, el leninismo trasnochado del cerronismo y la tecnocracia caviar, en un solo guiso, no conduce a nada bueno.

La llegada al poder de alguien como Castillo -más allá de su ideología desorientada- era una ocasión maravillosa para que el acceso al poder del pueblo tal cual, porque eso está detrás de este régimen, activara una situación étnica-cultural que ayudase a cerrar brechas seculares de nuestra República. Pero el propio Castillo está devaluando ese proceso, con la malversación de los cargos públicos que ha puesto de manifiesto y su terquedad para corregir los tremendos errores políticos que viene cometiendo.

Castillo está destruyendo la legitimidad de la democracia popular que ha accedido a Palacio. El pueblo no está representado en el sainete que
perpetra el profesor chotano.

Tags:

Mensaje a la nación, Movadef, Pedro Castillo, vacunas, Vladimir Cerrón
Por Cristian Rebosio

Usted ha dicho que detrás del allanamiento a Vladimir Cerrón y su partido estaban los perdedores de las elecciones, ¿cree que existen presiones de la derecha para que se den órdenes como la del allanamiento?

Todos estamos siendo presionados por personas e instituciones que no terminan de reconocer el triunfo del partido de gobierno y el presidente Pedro Castillo. Esa férrea resistencia que implica un comportamiento antidemocrático, se sostiene por un gran porcentaje de la prensa que trata de seguir llevando presión, algo de lo que no escapan los fiscales y los jueces.

¿No confían en la imparcialidad del juez Juan Carlos Sanchez, quien dio la autorización del allanamiento?

Somos respetuosos de las decisiones del Poder Judicial y los pedidos del Ministerio Público. Pero eso no nos puede llevar a agachar la cabeza cuando existe un factor de presión que condiciona las decisiones. 

Tras el allanamiento, Vladimir Cerrón compartió en redes una columna de opinión de Aldo Mariátegui en la que señalaba que los “caviares” estaban detrás de estas intervenciones. ¿También considera responsable a esta izquierda?

Un caviar no es más que un ciudadano que se hace llamar de izquierda progresista, pero en el fondo va a cuidar que las cosas no cambien. Porque, si se solucionan, ellos van a perder una oportunidad política y económica de seguir subsistiendo en el sistema. Ante eso, en Perú Libre, partido auténticamente de izquierda, rechazamos y luchamos contra este grupo mal llamado de izquierda y progresista.

¿Pero acaso son ellos los que están presionando a la justicia?

Ellos, por mantener su posición política y económica, tienen que ir contra los que quieren hacer un cambio real. ¿Cómo no van a tener un interés en tumbarse a Perú Libre si representan un estorbo para sus fines? Funcionan igual que la derecha, pero al menos estos últimos muestran la cara.

Entonces, ¿los que ejercen presión sobre la justicia son esta izquierda progresista o, como ante mencionó, la derecha que perdió?

Son ambas fuerzas. El fujimorismo, aprismo y el sector negacionista coludido con estos tibios, que se hacen llamar progresistas, conviven en una férrea resistencia para que no se consigan los cambios. También es inaudito que ellos, que han perdido las elecciones incluso más lejos que la derecha, intenten reclamar posiciones en el gobierno. No es la manera de pedir que se les tenga en cuenta. Como la respuesta del partido es tajante, reaccionan intentando que el gobierno fracase y petardear al partido de gobierno. 

Pero esta izquierda progresista, representada por el partido de Verónika Mendoza, tiene en el Gabinete a Roberto Sánchez, Anahí Durand y Pedro Francke. ¿Ellos están operando para que el gobierno fracase?

Ellos han obtenido cuotas y posiciones que les dio solidariamente el partido. Pero como respuesta tenemos la traición que se convierte en confabulación contra el movimiento popular. Entonces, a pesar que se les ha intentado renovar la confianza, mira cómo están pagando. Porque consideran a los máximos líderes, como Vladimir Cerrón, como enemigos naturales.

Según información de La República, se habría encontrado información relevante sobre un presunto financiamiento ilícito en el allanamiento.

Pero según La República. Entonces, yo pregunto si La República lo ha corroborado. ¿La República es un brazo del Ministerio Público o tiene una dependencia en la policía? 

Otras fuentes señalaron que en Perú Libre no se habrían mostrado predispuestos a colaborar con la entrega de información.

Es cierto que la fiscalía pide documentación, pero hay respuesta por parte del partido, de Vladimir Cerrón y otros que estaban llamados a entregar documentación. Si se revisa el expediente, se encontrarán escritos de respuesta y solicitudes de prórroga. No es que se puedan hacer pedidos en veinticuatro horas. Es algo serio, no entregar por entregar. No quiero que se entienda como que hubo una rebeldía. Estamos dispuestos a colaborar con la justicia.

¿Vladimir Cerrón colaborará con los pedidos de la justicia pese a sentir que existe esta presión?

Es imposible que nos puedan pedir que respetemos la injusticia y los abogados estamos para lo que consideremos injusto. Ante situaciones en las que consideremos que hay arbitrariedad y presión, nos pondremos decididos a luchar por los derechos del doctor Vladimir Cerrón y del partido.

¿Le preocupa la información que puedan aportar los colaboradores eficaces vinculados al caso de Los Dinámicos del Centro?

No son colaboraciones eficaces mientras la persona siga siendo un aspirante. Todavía no termina la fase de corroboración de la información. Esa también es nuestra queja. Se han utilizado dos aspirantes a colaboradores y, si bien existen muchos buenos colaboradores, también hay mentirosos. No podemos pretender que, en la fase preliminar, nos hablen de aspirantes a colaboradores y que eso sea suficiente para transgredir derechos personales. No podemos ser tan ligeros. Nadie está en contra de la investigación, por más que no tiene asidero, pero sí podemos detener cualquier desviación que vaya fuera del cauce de la legalidad y el estado de derecho.

Entre estas personas que podrían colaborar con la justicia está Marina Vásquez, quien era jefa de Dirección de Transportes y Comunicaciones de la región Junín, y ha manifestado haber recibido amenazas de muerte por parte de miembros de Perú Libre.

Sigo viendo que son testimonios que no pasan el estándar suficiente para tomar una decisión como la que se tomó [los allanamientos]. No me puedo basar en un dicho para tomar medidas de esta envergadura.  El partido ha salido a confirmar que se va a respetar la investigación y contribuir, pero siempre dentro de los parámetros legales y lejos de las contaminaciones políticas y mediáticas.

La Fiscalía realizó intercepciones telefónicas en las que a Marina Vásquez se le pedía contratar personal vinculado a la agrupación política de Vladimir Cerrón. ¿Esa no es una prueba válida?

Yo no leería Perú21 y mucho menos para dirigir mi tesis de investigación. Conozco muy buenos periodistas de Perú21, pero su línea editorial es sesgada, golpista y antidemocrática. 

Pero se están mencionando llamadas interceptadas legalmente no por Perú21, sino por la Fiscalía.

A lo que voy es a cómo ponen los titulares y venden la noticia. Es una idea subversiva contra la izquierda y el partido de gobierno. Estamos leyendo portadas de diario y chismes para formar una idea que nunca va a estar aterrizada en la objetividad y la verdad. Pueden haber llamadas y mensajes de Whatsapp, pero no basta escuchar. A lo mejor has contratado un imitador. Estoy exagerando. Pero lo que necesitamos es que la justicia se proteja de cualquier contaminación externa. 

Una investigación de la periodista Graciela Villasís reveló que en el 2013 Vladimir Cerrón presentó una declaración jurada en la que registraba ingresos mensuales por S/14.300 y por bienes reportaba S/69.457. Sin embargo, a finales de ese mismo año, el fundador de Perú Libre reportó S/680.400 como bienes. ¿Este drástico aumento en las finanzas de Cerrón no debería parecernos sospechoso?

Que lo use la Fiscalía, pero que vaya al fondo. Estamos en una [investigación] preliminar de lavado de activos. Recordemos que es un delito autónomo. Si bien es cierto que precede un delito que le da motivación, sigue su propia suerte. No basta decir que hay desbalance o hay superávit. Dejemos que la Fiscalía haga sus pericias. Ojalá investiguen todo porque, cuanto antes comencemos, vamos a terminar antes y queremos que se nos deje en paz para darle paz al gobierno.

¿Y no le parece un incremento llamativo?

Lo único que tenemos para decir es que estamos en una investigación preliminar y los allanamientos a los locales han sido injustificados, desmotivados y una violación a la legalidad. Por eso hemos apelado para corregir e incluso declarar la nulidad. Si me pongo a discutir las cifras de Cerrón, vamos a entrar en lo que ellos quieren, que es una suerte de audiencias por teléfono.

¿Cómo reaccionarían si se llega a pedir prisión preventiva para Vladimir Cerrón?

Si veo que es una actitud injusta, ilegal y desproporcionada, ¿por qué tendría que someterme a los brazos de mi verdugo? En su momento lo tendremos que evaluar. 

¿Considera a Vladimir Cerrón un perseguido político?

Sí, es un perseguido político y el partido también lo es. Esto es culpa de la presión y los fiscales y jueces también son víctimas de este sistema de presión motivado por los dueños de los medios de comunicación.

Dado que se considera un perseguido político, ¿podrían evaluar la posibilidad de pedir asilo político?

Nunca se puede descartar y, en una situación como la que vivimos, sería absurdo y necio decir que eso no lo haríamos. Queremos contribuir con la investigación, pero necesitamos  estar en las mismas condiciones con la defensa.

¿Pero se llegó a mencionar el caso específico del asilo político?

Por supuesto. Vladimir Cerrón es un líder y constructor del partido político del gobierno, no es ningún neófito ni es un Julio Guzmán. Es un hombre político y sería absurdo que no considere cualquier posibilidad dentro del mundo de la política.

¿Entonces sí está considerando la posibilidad de un asilo político?

El doctor Vladimir Cerrón, en una defensa donde se considera que existe una grave presión política y económica, tiene que considerar cualquier escenario y el asilo político es una solución ante lo que se podría convertir en una persecución política. Ante una situación así, tendríamos que escoger el camino que nos podría liberar de lo injusto. Pero, si a nosotros nos demuestran con contundencia que Cerrón es culpable, no podría recomendarle un asilo porque eso sería recomendar la fuga ante una responsabilidad demostrada.

Fotoportada: La República

Tags:

Dinámicos del Centro, Vladimir Cerrón

La demanda de nueva constitución, que parece ser el único punto de programa del presidente Castillo, no tendría por qué ser motivo de conflicto si se debatiera en los términos políticos normales, para los que existen cauces preestablecidos. Pueden avanzarse argumentos a favor y en contra, con seguridad acalorados, sobre el tema, pero así es el quehacer político. Y se gana o se pierde en la cancha, con todas las de la ley. 

Lo que no se debe hacer es colocar un tema propiamente político, incluso ideológico, por importante que sea, por encima del manejo de la agenda diaria, de las demandas urgentes de la población. De la gobernabilidad, en suma. 

En un texto muy conocido   el historiador Alberto Flores Galindo cita a Aristóteles que dice que: “la diferencia real entre democracia y oligarquía es pobreza y riqueza. Siempre que los hombres gobiernen en virtud de su riqueza, sean muchos o pocos, estaremos ante una oligarquía; y cuando los pobres gobiernan, estaremos ante una democracia.” Y concluye diciendo, a partir de la cita del estagirita, que “Democratizar el Perú significaría construir otro tipo de relaciones sociales y otra forma de organizar el poder. La democracia exige la revolución social.” Esa afirmación que suena subversiva, sobre todo en un país como el nuestro, no tendría por qué serlo. ¿Alguien puede negar que hay una agenda de exclusión y pobreza pendiente, aquella que, al hacerse cuerpo en la figura que representaba, como candidato, el profesor Pedro Castillo, lo llevó a la presidencia de la república?

Pero, esa revolución social no requiere de grandes movilizaciones, no se trata de tomar el palacio de invierno, ni de asambleas populares tipo soviets para concretarse. El presidente Castillo tiene, hasta que la población decida si quiere o no cambio de constitución, todo en las manos para realizar profundas transformaciones, muchas de las cuales ni siquiera requieren del amén del Congreso de la República. 

Atender las demandas de un electorado pendiente de sus decisiones para saldar aquella deuda histórica, en un contexto de minoría en el Congreso de la República, y una mayoría de la prensa opositora que no le va a perdonar ni cuándo estornuda, podría ser posible. Sin embargo, el señor presidente Pedro Castillo no está haciendo nada para alcanzar este objetivo que el destino puso a su alcance. Y él, y toda la izquierda que lo acompaña, están perdiendo una oportunidad histórica.   

Pedro Castillo, en suma, debiera estar resolviendo el dilema de iniciar el proceso de atender la deuda pendiente hacia una mayoría poblacional, con lo que, según Aristóteles, actuaría en democracia. Pero no es eso lo que está haciendo. 

 

Para Castillo no importa el ambiente

No voy a centrarme en la total ausencia de acciones políticas relevantes en todos los sectores, salvo la eficacia solitaria de Pedro Francke en el Ministerio de Economía. Quiero referirme a aquello en lo que, con toda razón y sin dudas, ya se ganó el rechazo y la animadversión de toda la comunidad ecologista y la duda e inquietud del pueblo indígena. 

El debate técnico entre los dos candidatos a segunda vuelta, ya fue anuncio de que para ninguno de los dos candidatos se trataba de tema relevante. El dúo Castillo/Cerrón es igual al fujimorismo en su desprecio por el cuidado del territorio. La señora Celeste no recuerdo qué, representante de Perú Libre en esa ocasión, tuvo una presentación vergonzosa. 

Lo que siguió, una vez en la presidencia, es que Pedro Castillo nombró como ministro del ambiente a un abogado, Rubén Ramírez Mateo, sin vinculación alguna con la agenda ambiental, y que además tiene el antecedente de ser abogado de invasores de terreno para vivienda en Lomo de Corvina, en Lima, que no solo no es terreno apto para edificar, sino que es zona de protección arqueológica. Ramírez es hombre de Cerrón que, no me cabe dudas, quiere usar ese ministerio para negociar –vaya uno a saber cuáles – condiciones con las mineras y otras empresas extractivas. 

Enseguida, desde ese ministerio a manos de tan inepta persona se objetó la promulgación de la ley, aprobada por el Congreso de la República anterior, que establecía la obligación de protección, descontaminación, remediación y recuperación de cuencas hidrográficas afectadas por daños ambientales, al tiempo que concedía derechos a los ríos, y para la que solo faltaba la firma del presidente de la república: Castillo la observó asesorado por el Ministerio del Ambiente, y pasó a archivo, y con eso afectó los intereses de millones de ese “pueblo” al que Castillo aludía tanto en sus discursos. 

Un ejemplo sobre cómo esto afecta, sobre un caso que leo en un post de denuncia de un amigo que trabaja en la zona. En Parinacochas, los pobladores del distrito Coronel Castañeda, al sur de Ayacucho, reclaman a la empresa minera Ares por la muerte de truchas en el río Suyamarca y la contaminación del valle Huancahuanca. Si el presidente Castillo hubiera promulgado esa ley que observó asesorado por el peón de Cerrón, los campesinos afectados tendrían un instrumento legal firme para su defensa. Pero no la tienen.

El proyecto de construcción de un ferrocarril desde una región del sur hasta la costa central del país, que tendría como punto de partida el “nodo minero” ubicado en el Cusco o en Apurímac para llegar hasta el puerto de Marcona en el Océano Pacífico, implica la participación de grandes empresas mineras como, por ejemplo, la china MMG que explota Las Bambas – comunidad con conflictos pendientes que el presidente del Consejo de Ministros dejó meciendo en el aire, como sabemos – y la Southern Perú sancionada y con funcionarios culpables de delitos ambientales. Esto subraya la voluntad de continuar con la lógica extractivista de los gobiernos anteriores. ¿Novedad para el “pueblo” ?: pues ninguna. 

Por lo que se refiere a la actividad extractiva petrolera, lo mismo. Las federaciones de Pueblos Afectados por las Actividades Extractivas (PAAE), conformados en gran parte por los pueblos indígenas del circuito petrolero loretano, con lotes como el 192 y el 64 en Datem de Marañón, el 8 de Trompeteros, el 95 en Bretaña, víctimas desde hace 50 años de la destrucción de su entorno y ellos mismos con poblaciones enteras envenenadas, familias diezmadas, recibieron el año 2020, vía DS N° 145-2020-PCM, o Plan de Cierre de Brechas un monto compensatorio que no cubre tantas décadas de devastación y desgracias, pero es igual un monto importante, de 6 mil millones de soles. Falta definir si va a un fideicomiso administrado localmente con fiscalización de los pueblos indígenas, como piden las federaciones indígenas, o se diluye entre los sectores del gobierno central que, como se sabe por experiencia, es la mejor manera de que no llegue nada o la mitad a los beneficiarios.  

Al renovar las conversaciones con los funcionarios del Estado, los dirigentes indígenas se han topado con personas que manifiestan una relación de hermandad e igualitarismo casi infantil, muy buena voluntad, pero nulo criterio, ningún conocimiento ni experiencia, la improvisación como regla. También se mata “sin querer queriendo”, por usar la fórmula del Chavo del ocho que, al menos, reconocía su falta. Quizá aprendan, pero ese aprendizaje puede tener un alto precio, quizá años de retraso. 

La vasta idea de “pueblo” va a llevar, además, al gobierno de Castillo por senderos oscuros, más precisamente. Según reveló Roberto Ochoa hace algunos meses, el entonces candidato Castillo, conocedor como no conocía el gobierno de la fuga por pandemia a las actividades ilegales de miles de personas, fue al corazón de Madre de Dios a organizar mítines sin mayores cuidados, que planteaban desde facilitar la extracción de oro fluvial, incluso en áreas prohibidas, hasta “paralizar los operativos que erradicaron la minería ilegal de zonas como La Pampa”. Con oferta semejante, como bien decía Ochoa, de cumplirse, se abriría la puerta para la “colonización de áreas naturales protegidas, la extracción ilegal de madera, la siembra de cocales, instalación de laboratorios de cocaína, la construcción de trochas carrozables y de aeropuertos clandestinos, entre otras perlas contaminantes y depredadoras.

Eso va en serio, los dirigentes de las federaciones indígenas del circuito petrolero, que tratan sobre sus problemas con los nuevos funcionarios estatales, los han escuchado, con aprehensión, hablar sin desparpajo del pueblo minero, maderero, cocalero, agricultor en la selva, al que hay que reconocer y apoyar para que realice su trabajo en la legalidad, es decir precisamente aquellas actividades que devastan Amazonía y constituyen una de las mayores amenazas para la sobrevivencia del bosque húmedo, y de los pueblos indígenas amazónicos. Pero también de bosques de neblina y bosques secos, hay que agregar. Las promesas de Castillo en Madre de Dios, iban en serio.

Iremos viendo sin mucha esperanza. Ya el mensaje del primer ministro ante el Congreso de la República, da una idea de hacia dónde va la cosa: aparte unas cuantas menciones sueltas, ni por azar una propuesta de política ambiental, en tiempos de urgencia climática. De ignorancia con respecto a qué se refirió el presidente de la república cuando habló de lucha contra la deforestación, en medio de un rosario de promesas: una sola mención a los bosques, y solo tangencial, una cita que quiso ser poética. Ni hablar del mar de Grau, sobre lo que tampoco hubo una línea, aparte de prometer pesca.

Queda claro, como dijeran en la Red Muqui, “que el gobierno de Pedro Castillo mantendrá una línea de continuidad en la política minera del país.” Es decir, de preferencia por los intereses de las empresas sobre los de las poblaciones, ni siquiera una promesa de trato equitativo. Y ello será en lo que se refiere a todas las actividades extractivas, hay que agregar: no solo minería, como ya vimos, incluyendo las peligrosísimas concesiones a cierto “pueblo” que debiera recibir alternativas a lo que hace, y no aliento depredador. 

En tiempos de urgencia climática, estas son noticias gravísimas. 

Tags:

Medio ambiente, Pedro Castillo, Vladimir Cerrón

Supuestamente había en el Perú una izquierda que había evolucionado a favor de la defensa de la democracia, los derechos civiles y, en alguna medida, criterios económicos responsables, disidentes del statu quo liberal, pero enmarcados en una lógica racional de mercado.

Esta izquierda sufrió un severo traspiés moral cuando miró de soslayó y rehuyó definiciones acerca de las dictaduras de Cuba y Venezuela, y no supo marcar diferencias y, por tanto, despejar dudas respecto de que si accedía al poder no hubiera desplegado esquemas de gobierno igual de autoritarios y populistas.

Costó sangre, sudor y lágrimas que paulatinamente algunos políticos o intelectuales de izquierda aceptasen que ambos regímenes eran indigeribles, democráticamente hablando, y que merecían, por tanto, severa condena.

Pero puesta sobre el test de realidad que hoy significa el gobierno de Castillo, esa izquierda ya no ha cometido un mero traspiés sino un descalabro moral. Estamos ante un gobierno inepto, imbuido de lógicas políticas dictadas por el leninismo anacrónico de Vladimir Cerrón y el filosenderismo del ala castillista. No hay forma de que una izquierda moderada se pueda tragar semejante sapo si no es previa claudicación política, moral e ideológica.

Parece que el puro afán de poder es el que mantiene a los ministros de esa izquierda en sus respectivos cargos. Un gobierno mediocre, un Presidente patológicamente dubitativo y un régimen ideológicamente esquizoide es la receta segura al fracaso más estrepitoso.

¿Quiere incinerarse la izquierda “moderna” en ese incendio seguro? La campeona del yerro, Verónika Mendoza, ya jugó sus cartas a favor de
Vladimir Cerrón. Hace pocos años rompió un proyecto político porque estaba el exgobernador de Junín presente. Hoy, se olvidó de sus aprehensiones morales y no solo lo acompaña sino que lo apuntala.

¿Pero y el resto de la izquierda? ¿Va a seguir el juego frívolo o perverso de Mendoza o va a ser capaz de denunciar las prematuras tropelías que este gobierno está perpetrando? ¿Va a tolerar el radicalismo autoritario de Cerrón? ¿Va a mirar de soslayo la presencia evidente de Sendero Luminoso en el seno de Palacio? ¿Va a pasar por agua tibia la misoginia rampante de, nada menos, el Premier?

Si la izquierda moderna y moderada -que existe en la política, en la prensa y en la academia- guarda silencio “estratégico” frente a lo que ya claramente es una tragedia política, será cómplice y corresponsable -si acaso ya no lo es- de un régimen destinado al abismo más hondo.

Tags:

Gobierno peruano, Pedro Castillo, Perú, Verónika Mendoza, Vladimir Cerrón

EL PODCAST DIARIO DE OPINIÓN DE JUAN CARLOS TAFUR.

En Youtube:

 


En Soundcloud:

 

En Spotify:

 

 

Síguenos en Sudaca.pe

Tags:

Movadef, Pedro Castillo, Vladimir Cerrón

La decisión política que va a tener que tomar el presidente Castillo no es poca cosa. Es dramática. Se va tener que desarraigar de las dos fuentes matrices que lo llevaron al poder y reiniciar su gobierno bajo parámetros distintos. Porque el problema no es solo Vladimir Cerrón y sus pretensiones de que sea el partido Perú Libre el que gobierne -vieja reminiscencia leninista- y de que el régimen, con él como titiritero, se conduzca al proceso de refundar constitucionalmente la República a través de una Asamblea Constituyente, para lo cual ya junta firmas (esfuerzo, dicho sea de paso, inútil, ya que solo es el Congreso el único con potestad de reformar la Carta Magna, así se junten diez millones de firmas).

El otro grave problema fundacional del régimen, y que es el que está generando serísimos problemas de gobernabilidad, tantos como los ocasionados por el cerronismo, es la predominancia excesiva del ala magisterial radical vinculada al Movadef (de la cual es miembro, por ejemplo, el cuestionado ministro de Trabajo, Iber Maraví, sobre quien pesan serias acusaciones que lo vinculan a Sendero Luminoso), que también tiene entre sus propósitos el tema de la Asamblea Constituyente, pero, sobre todo, diseñar un plan de conquista sindical del magisterio, aplastando al Sutep, y luego la puesta en marcha de un plan político para construir desde el poder una patria socialista.

Si Castillo no rompe con ambos frentes, los cuales explican la ingobernabilidad que se aprecia en este primer mes y pico de gobierno, no va a poder desplegar ni siquiera una agenda de izquierda moderada. Se va a quedar atrapado en el conflicto político (porque, además, ambas alas se aborrecen y se sabotean mutuamente) y sumido en la parálisis y el desgobierno.

Entre el maoísmo del Movadef y el leninismo de Cerrón, Castillo no va a llegar a buen puerto. Y necesita actuar rápido. Ya, como se ha visto, nos han bajado la calificación crediticia y de persistir el despelote, las consecuencias económicas pronto se sentirán en los bolsillos, más allá del proceso devaluatorio e inflacionario, que en parte se explica por razones globales.

Castillo tiene que aprender a zanjar, a crear resentimientos, a postergar filiaciones, a desairar expectativas, a frustrar aspiraciones. De eso se trata, en alguna medida, gobernar, en tomar decisiones que alegran a algunos y afectan a otros. No se puede contentar a todos. Si lo que el Primer Mandatario busca es no herir susceptibilidades de nadie, vamos rumbo al despeñadero, a una situación de precariedad gubernativa de tal envergadura que amenaza la propia continuidad del régimen y conducirá, de paso (imaginamos que lo sabrá) al descrédito histórico de una opción de cambio.

Tags:

Movadef, Pedro Castillo, Vladimir Cerrón

Todos los días, de lunes a viernes, Alexandra Ames, David Rivera y Paolo Benza discuten los temas más importantes del día por Debate. En nuestro episodio número 209: El presidente y el primer ministro: ¿quién lidera al Gabinete? Bellido pide renuncias, pero estas no se efectúan. Y el regreso a clases, pese a todo, se pondría en marcha.

En Youtube:

En Soundcloud:

En Spotify: 

Síguenos en Sudaca.pe

Lima – Perú

Tags:

Aulas escolares, Bellido, Podcast, Vladimir Cerrón
Página 9 de 17 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
x