Fernando Flores

Para muchos emprendedores, la pandemia representó una oportunidad para potenciar al máximo sus negocios, consolidando la vía digital. Según un estudio del Observatorio Ecommerce Perú de la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (CAPECE), el comercio electrónico creció 50% durante el 2020, en plena pandemia, moviendo US $6.000 millones.

Detrás de estas cifras están miles de peruanos que decidieron seguir adelante con el sueño de ver sus negocios crecer. Un claro caso de ello es el de Geraldine García y su socio, Fernando Flores, quienes hace cuatro años iniciaron un próspero camino con Mueblez Vintaje. Se trata de un negocio dedicado al diseño personalizado de muebles para el hogar, y que a la fecha ha conseguido más de 20 mil seguidores en Facebook, plataforma por la que captan la atención de internautas con sus diseños.

Como muchos emprendimientos, Mueblez Vintaje nació a partir de identificar una clara oportunidad de negocio. “Todo empezó cuando me mudé a mi departamento y tenía que amueblarlo. Me había enamorado de unos sofás y consultando con proveedores me di cuenta que era mucho más rentable trabajarlos con fabricantes directos. Ahí vi una oportunidad de negocio”, cuenta Geraldine.

Muebles vintage 2       Muebles vintage

Expertos en decoración

Inicialmente eran tres los modelos insignia de la marca, pero vieron que hacer trabajos a pedido y personalizados les daba una satisfacción mayor a sus clientes. “Vimos la oportunidad de personalizar los muebles porque no queríamos ser una empresa convencional. Conseguimos que los clientes puedan elegir la tela, el tamaño, el color de la madera, ya sea una butaca, el sofá del comedor, la mesa de noche. Nosotros fuimos uno de los pioneros en ofrecer la visita de diseñador a casa, para hacer una simulación del mueble en el tamaño que el cliente desea”, asegura Geraldine, que se encarga del área comercial de Mueblez Vintaje.

Como todo emprendedor en sus inicios, es necesario ser multitarea hasta conseguir al equipo adecuado. Geraldine cuenta cómo ella y Fernando tuvieron que encargarse de cada uno de los pasos en el negocio: compra de insumos, negociación con proveedores y clientes, inventario, diseño de muebles, publicidad, venta y posventa. “Siempre nos acordamos, porque fue una época muy bonita: Fernando me buscaba los fines de semana y caminábamos viendo proveedores. Hoy estamos conversando con diversas marcas y tiendas por departamento, a las que también vamos a ingresar”, anuncia la emprendedora.

Geraldine pasó de saber lo que cualquier persona que compra un mueble conoce, a ofrecer un catálogo de más de cuatrocientas telas para que sus clientes escojan la que desean, según la propia iluminación de su casa, y los colores de su hogar. “Nosotros construimos el mueble en función de lo que el cliente busca. Felizmente tenemos a todos nuestros clientes contentos. Podemos decir con orgullo que es porque nos preocupamos mucho en el tema de postventa que es también un espacio muy importante. Cuando los clientes tienen dudas, nosotros también estamos. Respondemos inmediatamente al cliente y estamos muy pendientes de todo”, indica.

Para ella, la parte más compleja de lanzarse a emprender es encontrar al equipo humano que el negocio realmente necesita y merece. “Puedes contratar a alguien, pero finalmente en la cancha ves si es una persona responsable y comprometida. Lo más difícil es poder encontrar a personas comprometidas con su trabajo y no que tan solo busquen tener un sueldo fijo. Afortunadamente contamos con un equipo que ha demostrado ser totalmente responsable”, cuenta agradecida.

Ahora, y tras haber ganado más clientes durante la pandemia, debido al impulso del ecommerce, Mueblez Vintaje está próximo a lanzar su tienda digital, que facilitará el proceso de diseño y compra directa. Igualmente han reactivado las visitas a las casas de sus clientes para darles asesoría. Esta consiste en ver las medidas del departamento para que el mueble a fabricar sea del tamaño ideal al hogar, además que los colores del departamento combinen con el de los muebles para conseguir una armonía total. Esto se hace cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad para garantizar la mejor experiencia, afirma Geraldine.

“Buscamos exportar, como cualquier otra empresa que tiene ambición por seguir expandiéndose. Estamos trabajando y conversando con diversas empresas y personas dedicadas a este negocio en otros países, como Bolivia y Chile. Hoy el campo digital nos permite hacer cada vez más cosas. Así vamos creciendo. Roma no se hizo en un día. Un negocio tampoco”, finaliza.

Dato:

Puedes seguir a Mueblez Vintaje en su cuenta de Facebook e Instagram o contactarlos a su WhatsApp.

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Tags:

Fernando Flores, Geraldine García, Muebles Vintage